Interpretaciones. Hipótesis del analista.

Frente a los conflictos removidos surgió la reacción hipocon­dríaca *. Al desplazar sobre los órganos su lucha con el objeto —vivido como perseguidor— se atrevió a encarar directamente el aspecto transferencial de su conflicto que, en un primer plano, surgió con un contenido agresivo que implicaba una identificación con el agresor en la medida en que la frustración fue vivida como un ataque. Pero los insultos representaban, por otra parte, su protesta a gritos; mejor dicho, su tentativa de protestar a gritos, porque éstos fueron ahogados e inmediatamente olvidados. La represión de los insultos tenía el sentido de preservar al objeto ante el peligro de destruirlo y perderlo definitivamente, repitiendo su situación de frustración. Por otra parte, existía un aumento de su ansiedad determinada por la amenaza retaliativa del objeto presumiblemente agredido que se transformaba de este modo en perseguidor. Ante la agudización de sus temores, recurrió a un mecanismo más regre­sivo para protegerse del incremento de angustia y surgió entonces la despersonalización. Se manifestó por la sensación de alejamiento de los objetos del ambiente y representaba una regresión a su situa­ción traumática infantil. Volvía a convertirse en un niño y veía la habitación con sus dimensiones alteradas, con la misma perspectiva con que habría visto las habitaciones en su infancia. Sentía que se había achicado en relación a lo que lo rodeaba. Al notar su difi­cultad para hablar, era como si hubiera reconocido que lo que le estaba ocurriendo en estos momentos ya lo había experimentado en una época anterior, de muy niño, cuando aún no sabía hablar. Tardó mucho en dormirse: reproducía la situación del niño frus­trado oralmente que no podía conciliar el sueño a causa del hambre. Tenía la necesidad de ser amamantado para poder dormirse rápidamente, por eso fantaseó sobre temas sexuales que, de acuerdo con el material aportado, representaban contenidos orales, temiendo que se produjera la polución. Lo que en realidad temía era que no se produjera la polución, es decir, no obtener la gratificación oral ansiada; finalmente la consiguió mediante la alucinación del pecho gratificador. (En otro plano, la polución se relacionaba con su temor de sufrir la retaliación del objeto.) Al referir estas vivencias, que inconscientemente expresaban la búsqueda del placer oral, ex­perimentó la sensación rara en la boca consistente en el movimiento rítmico de la lengua que comparó a un acto masturbatorio y que por los movimientos de la succión reproducían el amamantamiento. Sus ulteriores secuencias asociativas revelan ya más profundamente los contenidos de la fantasía que le angustiaba y que determinaron la aparición, en la sesión, de los procesos defensivos. Se debía fundamentalmente a la correlación que estableció entre su situación traumática infantil, reproducida regresivamente al comienzo de la sesión y la vivencia transferencial experimentada en el momento actual. Mencionó que fue a la casa del tío y que estaba vacía, no había nadie: la casa vacía lo representaba a él mismo sin sus objetos, sin su madre que lo atendiera y alimentara y sin el padre que lo había abandonado (el tío ausente) . Al nombrar a su tío, proyectado en la figura del analista, sintió que todo su cuerpo au­mentaba progresivamente de tamaño y le pareció que contemplaba su agrandamiento desde afuera. Representaba, en parte, el cre­cimiento de su yo infantil. En otro plano, y dada la relación am­bivalente con la significación paterna y superyoica de la imagen tío-analista, se reactivaron sus angustias de castración ante el con­tenido de sus fantasías masturbatorias. Ello provocó la sensación de agrandamiento compensatorio de su cuerpo que se convertía así en un gigantesco pene que entraba en erección al aparecer su tío en el campo de sus asociaciones para contrarrestar la amenaza pu­nitiva que éste le sugería.

 

La reactivación de sus angustias frente al superyó determinó que se reavivara su sometimiento homosexual ante él mismo. Sintió deseos de masturbarse evocando situaciones análogas de su época infantil, pero no llegó a hacerlo y en su lugar experimentó la sensa­ción en la boca que reprodujo al comienzo de la sesión. La represión de la masturbación se debió a la captación de su significado homosexual y de sus contenidos oral-sádicos. Durante el transcurso de la sesión llegó a percibir que sus fantasías del día anterior, en el presente, eran experimentadas con más intensidad y hacia un ob­jeto real y cercano: el analista. El resultado fue un incremento en su ansiedad; por eso olvidó referir que mientras subía hacia la ha­bitación alcanzó a ver un gato que se escapaba: eran sus impulsos sádico-orales rechazados. Asoció a continuación con juegos sexuales realizados con animales y recordó el sueño reprimido en cuyo contenido manifiesto aparecía una situación erótica con animales fero­ces. Expresaba su actitud homosexual destinada a aplacar la peli­grosidad de las figuras superyoicas, entre ellas la del analista. Se había movilizado la angustia ligada a los conflictos latente: condi­cionados por la siguiente serie: fantasías edípicas —amenaza de cas­tración— sometimiento homosexual. Los animales feroces represen­taban, por otra parte, sus impulsos agresivos que, al no ser tolerados, fueron reprimidos.

Todo ello determinó que apareciese de nuevo la sensación de alejamiento, por medio de la cual no sólo rechazaba y proyectaba aquellos aspectos de su yo que entraron en conflicto con el objeto y que contenían las tendencias orales condenadas, sino que también significaba volver a la situación primitiva de quedarse en el vacío. Se sintió aturdido: era debido a la confusión que le producía notar que se le alejaban y perdían los límites de su yo, y no poder dis­criminar la distinción y separación entre él y el objeto. A conti­nuación percibió que la boca se le agrandaba hasta transformarse en una cavidad inmensa, todo su yo se convertía en una boca enorme y vacía como expresión magnificada de su yo totalmente frustrado, y como una tentativa de identificarse con el objeto frustrador —el ambiente que le rodeaba— para alterar sus proporciones. En otro plano, representaba su fijación oral pasiva al pene del analista – tío -padre. Y, como no podía admitirla, la proyectaba atribuyéndola a otra persona.

La fantasía básica de esta sesión, apoyada en las vivencias in­mediatas anteriores, podría resumirse y expresarse mediante las mo­dificaciones de su yo corporal sufridas en dos momentos de la sesión: el agrandamiento del cuerpo que representaba el pene gigante y el aumento de la boca que estaría destinada a recibirlo. La formula­ción boca – pene expresaba su relación con el objeto, con los dis­tintos contenidos y defensas que aparecieron durante el curso de la sesión transcripta.

* Tausk (17) la considera una defensa contra el exceso dé carga libidinosa; por ese mecanismo el yo se defiende y considera al órgano alterado como algo ajeno a su integridad corporal.

 

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Tarda en llegar, y al final, al final, hay recompensa... en la zona de promesas.

    Gustavo Cerati


  • Seguime en Twitter
  • ¡El cedro no tolera la maceta!

    Hölderlin


  • Se multiplicaron unos pequeños grupúsculoss restauracionistas; yo los llamo fundamentalistas. Como usted dijo, en este cúmulo de incertezas les dicen a los jóvenes: “Hacé asi y asá”. Entonces un pibe o una chica de diecisiete o dieciocho años se entusiasman, le meten para adelante en directivas de rigidez y, en verdad, les hipotecan la vida y a los treinta explotan. Porque no los prepararon para superar las mil y una crisis de la vida, incluso los mil y uno fallos que uno tiene, las mil y una injusticias que uno comete. No tienen elementos para conocer o entender lo que es la misericordia de Dios, por ejemplo. Ese tipo de religiosidad, bien rígida, se disfraza con doctrinas que pretenden dar justificaciones, pero en realidad privan de la libertad y no dejan crecer a la gente. En gran parte terminan en la doble vida.

    Cardenal Bergoglio (ahora Francisco)


  • Lo que eres habla tan fuerte, que no se te escucha lo que dices.

    R.W. Emerson


  • No es la presencia o ausencia de angustia, su calidad o incluso su cantidad lo que permite predecir la enfermedad o el equilibrio psíquico ulterior. Lo único significativo al respecto es la capacidad del Yo para dominar la angustia

    Ana Freud


  • Toda estructura narcisista necesita de alguien a quien frustrar.

    Berenstein


  • Los hombres inteligentes quieren aprender; los demás, enseñar.

    Antón Chéjov


  • Yo no soy un cristiano: Uds. tampoco. Pero yo sé lo que es el ser cristiano y Uds. no. Yo sé que no soy cristiano; Uds. no lo saben y se creen cristianos; y enseñan un cristianismo mitológico.

    S. Kierkegaard


  • Y del mismo modo que de cien cabezas huecas no se hace un sabio, de cien cobardes no surge nunca una decisión heroica.

    Adolf Hitler


  • Conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas, otra alma humana

    Carl G. Jung


  • Mira, no tengo tiempo para tales estudios (una leyenda local griega, cada uno puede remplazarla con algo de su interés objetivo....). Te diré por qué.... Antes debo conocerme a mí mismo, como dice la inscripción de Defos, y veo claramente el ridículo que significaría que yo, que aún carezco de ese conocimiento, me entregara a examinar cosas ajenas a él.

    Sócrates


  • Prefiero morir como un puma que vivir como una gallina.

    Cacique Huazihul


  • si te dibujo sin rostro es por que amo tu interior

    Miguel Mateos


  • Sometimes there's so much beauty in the worId. I feeI Iike I can't take it... and my heart... is just going to... cave in.

    American Beauty


  • Lo que hayas heredado de tus padres, adquiérelo, para poseerlo.

    Goethe


  • Cuando señales al cielo muchos estúpidos mirarán la punta de tu dedo

    Confusio


  • Judas no nos escandaliza. Pero imaginemos que a Judas lo hubieran encubierto los Apóstoles, disimulando sus afanos o la traición, o justificandola con el argumento de que "Dios escribe derecho con líneas torcidas": eso sería escandaloso.

    Ludovicus


  • La clase de filosofía que se elige, depende por tanto de la clase de hombre que se es: pues un sistema filosófico no es un mobiliario muerto que se puede rechazar o aceptar a nuestro antojo, sino que está vivificado por el alma del hombre que lo tiene.

    Johann Gottlieb Fichte


  • Stay hungry, stay foolish.

    Steve Jobs


  • Se puede adorar al verdadero Dios como si fuera un ídolo, y a un ídolo como si fuera el verdadero Dios.

    Sören A. Kierkegaard


  • Cuando se comienza a tener la costumbre de atender a los asuntos, se desprecian todas las teorías, empleándolas, como los geómetras, no para marchar en línea recta, sino para continuar en la misma dirección.

    Napoleón Bonaparte


  • Soy hombre, nada de lo humano me será ajeno

    Terencio


  • No puedo tolerar a las personas honradas a las que uno no puede acercarse sin miedo.

    Dostoievski


  • sólo me encuentro cuando de mí huyo

    Fernando Pessoa


  • Every man dies, not every man really lives

    William Wallace


  • Únicamente debe elegirse el atajo cuando estamos seguros de alcanzar íntegramente la meta [un hombre pleno] que buscamos en ese atajo. Y esta meta [el hombre pleno] no se podría alcanzar si al hombre no se le permitiese pecar [el atajo hacia el hombre pleno: coartar la libertad].

    Tomás de Aquino


  • He sufrido mucho en mi vida por causa de sacerdotes estúpidos, cansados, obnubilados y aun malvados; pero ahora sé lo bastante de mí como para ser consciente de que no debo abandonar la Iglesia (que para mí significaría abandonar la alianza con Nuestro Señor) por ninguno de estos motivos: debería abandonarla porque no creo...

    J.R.R. Tolkien


  • Ora posso amare, ora; Ora posso correre e giocare; Ora volo sopra le parole; Sopra tutte le persone; Sopra quella convinzione; Di avere la verita'..

    Giuseppe Povia


  • La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más.

    Sören A. Kierkegaard


  • El que no dice la verdad se hace cómplice de los mentirosos y falsificadores.

    Charles Péguy


  • Pertenezco, sin embargo, a esa especie de hombres que están siempre al margen de aquello a lo que pertenecen, no ven sólo la multitud de la que son, sino también los grandes espacios que hay al lado.

    Fernando Pessoa


  • I am the master of my fate: I am the captain of my soul.

    William Ernest Henley


  • Los discípulos de un maestro sufren mucho más que el mártir.

    Nietzsche


  • Las convicciones son más peligrosos enemigos de la verdad que las mentiras.

    Nietzsche


  • Toda verdad, quienquiera que la diga, proviene del Espíritu Santo.

    San Ambrosio


  • el hombre sano, el hombre pleno y el santo tienen algo en común: ser iconoclastas de sí mismos

    Plagium Ludovicus


  • Sólo hay un vicio, un vicio: vivir de té beodo / y no tocar el vino por no soltar verdades. / Sólo una cosa hay necesaria: TODO. / El resto es vanidad de vanidades.

    G. K. Chesterton


  • Si la Iglesia no practica la honradez, está perdida; Si la Iglesia atropella la persona humana, está perdida; Si la Iglesia suplanta con la Ley, la norma, la rutina, la juridicidad y la "política"... a la Justicia y a la Caridad, está lista.

    Leonardo Castellani


  • ¡Qué tu felicidad no se rinda!

    Chicho (el peque)


  • Si tuviera que predicar un solo sermón, sería contra el orgullo.

    G. K. Chesterton


  • la humildad es el fundamento y la conservación en su ser de todas las demás virtudes

    Tomás de Aquino


  • Dame, Señor, el sentido del humor, para que pueda obtener algo de felicidad en esta vida y compartirla con los demás.

    Tomás Moro


  • con el número Dos nace la pena

    Leopoldo Marechal


  • El ser humano es raro. La certeza empacha, la duda genera anorexia. Sólo la verdad alimenta.

    Ludovicus


  • Web Analytics Clicky
  • RSS .

    • Frases de Hui Neng
      Hui Neng Budismo Chan Sitúa tu mente en un estado similar al del espacio ilimitado, pero sin apegart
      centromenadel
    • Frases de Hui Neng
      Hui Neng Budismo Chan Habéis de saber que en todo momento, la esencia de la mente se encuentra en un
      centromenadel
    • Frases de Hui Neng
      Hui Neng Budismo Chan Pero al escuchar la palabra vacío, no debes confundirla con la idea de vacuida
      centromenadel
    • Frases de Hui Neng
      Hui Neng Budismo Chan Durante el ejercicio de nuestras facultades mentales, no debemos dejarnos arra
      centromenadel
    • Frases de Hui Neng
      Hui Neng Budismo Chan Todo es vacío como el espacio. Intrínsecamente nuestra naturaleza trascendenta
      centromenadel
    • Frases de Hui Neng
      Hui Neng Budismo Chan Debemos dejar a un lado tanto los pensamientos positivos como los negativos. E
      centromenadel
    • Frases de Hui Neng
      Hui Neng Budismo Chan Dos monjes discutían viendo agitarse una bandera sobre si era el viento el que
      centromenadel
    • Frases de Hui Neng
      Hui Neng Budismo Chan Uno debe liberarse del apego a los objetos externos para alcanzar la paz inter
      centromenadel
    • Frases de Hui Neng
      Hui Neng Budismo Chan Si quieres conocer los puntos esenciales de mi enseñanza, debes liberarte de t
      centromenadel
    • Frases de Hui Neng
      Hui Neng Budismo Chan Todos tenemos la posibilidad de alcanzar la iluminación. Es la ilusión bajo la
      centromenadel
  • RSS .

  • RSS +

A %d blogueros les gusta esto: