Melancólicos.

En los melancólicos, la identidad queda perturbada muy fre­cuentemente por el tipo particular de identificación que establecen con el objeto perdido. Por medio de dicha identificación tienden a incorporar atributos, gestos o actitudes del objeto y, en ocasiones, asumen los síntomas de su enfermedad. Abraham (1) , uno de los primeros discípulos de Freud, relata cómo encaneció pasajeramente a raíz de la muerte de su padre que tenía la cabellera y la barba blancas. Freud (6) cita el caso de un niño que, profundamente apenado por la muerte de su gato, se identificó totalmente con él. Declaró haberse transformado en dicho animal y comenzó a andar en cuatro patas, negándose a sentarse a comer a la mesa.

La clásica frase “la sombra del objeto cae sobre el yo” repre­senta gráficamente la alteración de la identidad del melancólico, al asumir la identidad del objeto abandonado o perdido.

 

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: