Ideología e identidad. La idea meseánica, las semjanzas y diferencias.

Toda ideología participa también del carácter de “idea me­siánica”, tal como la postula Bion (1) al señalar que, de tanto en tanto, surgen en las religiones y filosofías de todos los tiempos y en los centros de discusión científica, ideas y hombres diversamente descriptos como místicos o genios. Aplicando su modelo “continen­te-contenido”, sugiere que debido a que la idea mesiánica ejerce un efecto disruptivo sobre el medio en que actúa, la institución o el grupo social pueden fracasar en su función de recibirla, y pueden reaccionar entonces como un continente que ahoga y priva de vida al “contenido-idea mesiánica” al que se le atribuye un peligro poten­cial. Creemos que la relación “continente-contenido” es fructífera cuando el “continente” sociedad se deja fecundar por el “contenido” ideas nuevas.

Uno de los elementos importantes para la consolidación del sentimiento de identidad es el interjuego dialéctico entre la seme­janza y la diferencia; semejanzas y diferencias con uno mismo en el tiempo, con el otro en el plano grupal y con los otros. Si lo relacionamos con lo que ocurre en un grupo ideológico, veremos que el individuo necesita poder diferenciarse de los demás, aunque com­parta la ideología común en función de semejanza para no ser “tragado” por el grupo; pero también la pertenencia al grupo basada en la semejanza le permite diferenciarse de todo lo que no es el grupo, o sea del resto de la comunidad. El grupo ideológico puede ofrecer entonces la solución para el dilema entre correr el riesgo de diluirse en el grupo demasiado grande, anónimo, el de la socie­dad o bien tener que ceñirse a una identidad individual, necesi­tando rigidificarse para mantenerse con caracteres propios y no compartidos con nadie. El excesivo individualismo lleva al aisla­miento, a la incomunicación y a la vivencia de pérdida de los “otros”, incluidos en el grupo.

A lo dicho anteriormente se puede agregar la gravitación del factor “continuidad”, tan importante en la ideología, como acaba­mos de ver, que la vincula con la identidad; ésta se caracteriza precisamente por la trascendencia de la continuidad del sentimiento del yo: “Yo soy el mismo que fui ayer y seré mañana”. De ahí que podamos inferir que la ideología pueda ser necesaria en algunos individuos para asegurar su identidad.

 

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: