Cambios Sociales. La resistencia frente a ellos.

También acontecimientos que impliquen cambios sociales importantes pueden convertirse en factores desencadenantes de reac­ciones de extrema angustia, porque son vividos por muchos indivi­duos como pérdidas o amenazas de pérdida de aspectos de la iden­tidad del self. La ansiedad aparece cuando emergen los primeros indicios del cambio. La posibilidad de los cambios sociales puede dar lugar a que surjan de distintos campos de la ciencia o de la política individuos que asumen el rol de oponerse al cambio, o sea, que representan la resistencia al cambio, a fin de mantener las estructuras existentes e impedir la modificación (10) . Hay motivos importantes desde el punto de vista político, económico y social que intervienen en esa resistencia frente al cambio, pero quisiéramos señalar cómo en los individuos que asumen estos roles puede darse, como motivación psicológica profunda, la angustia frente a la situa­ción de cambio, angustia que puede llevar a veces a institucionali­zarse de una manera tal que configura una serie de fenómenos colectivos, con toda clase de racionalizaciones para justificar la evi­tación del cambio y contrarrestar de este modo la angustia. Tal como lo señaló Pichon-Riviére (10) , las actitudes de resistencia a los cambios tienen por finalidad destruir las fuentes de la ansiedad que el cambio acarrea. Tanto el individuo como la comunidad deben enfrentar miedos primarios: miedo a la pérdida de estruc­turas ya establecidas y a la pérdida de acomodación a pautas pres­criptas en el ámbito social, que generan graves sentimientos de inse­guridad, incrementan el aislamiento y la soledad y, fundamental­mente, debilitan el sentimiento de pertenencia a un grupo social establecido. Otro tipo de miedo que coexiste con el anterior es el miedo al ataque que aparece porque el individuo siente que ha salido de su estereotipo anterior y no se ha instrumentado suficien­temente como para poder protegerse de los peligros que él atribuye a la nueva situación.

El cambio social es también resistido por los efectos que pro­duce sobre los sistemas inconscientes defensivos de los individuos (8) . En otras palabras, el individuo puede llegar a aceptar más fácilmente el cambio que él mismo ha contribuido a promover o aquellos cambios en los que participa activamente, pero le cuesta aceptar los que han sido producidos por un factor o agente de cambio exterior a él mismo e independiente de su propia elabora­ción.

 

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: