SÍNTESIS

A lo largo de este capítulo, hemos pasado revista a los prin­cipales elementos constitutivos del vínculo de integración espacial de la identidad. Señalamos la importancia de la noción del propio cuerpo con la fantasía inconsciente de una “piel-continente” que contrarresta la ansiedad de desintegración y “desparramo” de los primeros períodos de vida. La percepción del cuerpo como unidad, a través de las reacciones del niño frente al espejo, contribuyen al establecimiento de la noción del esquema corporal que se extiende más allá de los límites del cuerpo, comprendiendo —además de las experiencias kinestésicas y las estructuras posturales— una rela­ción espacial y temporal. Presentamos brevemente las característi­cas de la evolución de la identidad sexual del niño y de la niña durante las etapas preedípicas y edípicas del desarrollo, ya que son las que determinarán las condiciones en que se establecerá la identidad sexual adulta. Finalmente, planteamos la problemática de esa identidad sexual a la luz de las pautas culturales y de su gravitación en las diferencias entre el hombre y la mujer en la socie­dad victoriana, y en el borramiento de esas diferencias tal como se viene presentando en la sociedad actual y como parece que se configurará en la sociedad del futuro, a menos que se produzcan cambios radicales en su estructura y en la relación entre los indi­viduos.

 

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: