Anuncios

Procesos en el varón y la mujer.

Será útil agregar unas palabras más acerca de cómo se irán delineando las respectivas identidades sexuales del varón y la mujer a través de su evolución (9) .

El destete, primera experiencia de pérdida después del naci­miento, como acabamos de señalar, desencadena un estado de duelo, que el niño trata de elaborar intentando rehacer el vínculo de otra manera, con otra zona corporal de satisfacción (genital) y un otro objeto: el pene del padre que sustituirá, en la fantasía, al pecho de la madre y con cuya inclusión se inicia la situación edípica triangular. Ante la imposibilidad de satisfacer las fantasías genitales con la madre, el varón pasa por una fase femenina transitoria que se instala bajo el dominio de impulsos y fantasías inconscientes orales, uretrales y anales, en relación con el objeto primario: el pecho de la madre. Al desplazar parte de sus deseos libidinosos al pene del padre, lo fantaseará como un órgano bueno y creador que le dará bebés como se los da a su madre. Estos deseos femeninos constituyen la raíz de un complejo edípico invertido y forman la base de las primeras fantasías homosexuales. Pero la imagen positiva del pene paterno es también una condición previa para la identidad masculina que capacita el desarrollo de los deseos edípicos positivos.

La imagen del pene será predominantemente buena o mala Según haya, sido la relación con el pecho. De modo que si lo que se transfiere sobre el pene es una relación negativa, y el padre real resulta incapaz),de modificar esa imagen, el pene será vivido como perseguidor y castrador, y llevará al sometimiento pasivo antes que a la asunción de una identidad masculina.

También la niña busca una satisfacción genital con el pene del padre, en sustitución de la relación con el pecho, y sobre el modelo de las relaciones orales: una cavidad que recibe un órgano que nutre.

La frustración inevitable de los deseos genitales en esta fase, que se agrega a la peligrosidad que de por sí involucran por estar estructurados sobre la base de la frustración oral, hace que, tanto para el varón como para la niña, la relación que los padres man­tienen entre sí pase a ser el centro de su atención, curiosidad, riva­lidad, celos y envidia. Aumenta el odio hacia la madre como rival que, para la fantasía del niño, recibe todo lo anhelado del padre, y odio hacia el padre que da todo lo bueno a la madre y a su vez recibe todo lo bueno de ella. Las fantasías de venganza por esta situación entrañan ataques a la pareja en coito, al vientre de la madre y al pene del padre.

Estas fantasías están en la base de futuros temores a los órganos genitales, y a ser vaciado retaliativamente en la relación sexual, tanto en el hombre como en la mujer; de no ser elaboradas, dificultan      la asunción de la identidad sexual, dando lugar a sus diver­sas perturbaciones, como la homosexualidad u otras perversiones.

De todos modos, el inevitable fracaso de la “fase genital tem­prana” (1) lleva, por regresión, a la que P. Heimann denominó “fase perversa polimorfa” (8) durante la cual, como al nacer, se trata de recuperar el vínculo con el objeto a través de todo el cuerpo, que se carga de sensaciones erógenas como también de fan­tasías crueles y agresivas.

La “fase anal expulsiva” que sucede a la anterior en el desa­rrollo libidinoso, aparece como una forma de preservar el vínculo con un objeto bueno, evacuando a los padres malos internalizados, atacados por las sucesivas frustraciones (destete, frustración genital y odio por la escena primaria) . Esta fase expulsiva actúa también como defensa frente a la confusión.

Con el control de esfínteres y la actuación de los mecanismos obsesivos se instala la “fase anal retentiva” en la que hay una mayor capacidad de discriminación entre los objetos a expulsar y los objetos a retener.

Es recién después de haber atravesado todas estas etapas cuando el niño siente que ha expulsado los objetos peligrosos y ha sido capaz de retener los valiosos, manteniendo el dominio sobre los esfínteres, que puede volver a las fantasías de una nueva “fase genital” en que el niño desea a la madre y la niña al padre.

La rivalidad con el progenitor del mismo sexo despierta inten­sas ansiedades: en el varón, básicamente, surge el temor a ser pri­vado de sus genitales de diversas maneras, y en la mujer el miedo a ser vaciada, que subyace a lo que puede manifestarse como envidia al pene, cuyo carácter es defensivo.

Con todo, los deseos edípicos no se reprimen solamente por la angustia de castración (femenina y masculina) , sino también por la percepción, por parte del niño, de que la muerte del padre (al que fantasea sustituir) sería dolorosa para la madre, y también por el dolor y la pena que el niño siente frente a ese padre, y los deseos de preservarlo.

El conflicto edípico se resuelve por la identificación introyec­tiva de la imagen positiva y permisiva del progenitor del mismo sexo *.

El establecimiento de la identidad sexual implica una renuncia al sexo que no se tiene. En rigor de verdad, cada paso hacia la aceptación de la propia identidad y de lo que cada uno es obliga a la elaboración del duelo por lo que uno no es.

* Al comentar la importancia del complejo de Edipo, J. Lacan (10) se­ñala que se debe incorporar un cuarto personaje, introducido a través del padre, que representa la estructura o código social que rige las relaciones entre el niño, la madre y el padre. Esta función paterna denominada “falo” o la ley del padre, y diferenciada del pene concreto del padre, sería de gran impor­tancia en la evolución y resolución del conflicto edípico que, según Lacan, se desarrolla en tres tiempos. En el primero, el niño busca la relación inmediata con el padre pero descubre que la madre no está libre, que su relación con ella está mediatizada y depende de algo exterior a ella: el falo. Trata de iden­tificarse con el objeto de su deseo, el falo del padre que todavía no diferencia del pene; el niño quiere convertirse concretamente en el falo del que la madre carece. Pero esa identificación no satisface a la madre. En el segundo tiempo, el padre aparece activamente en la relación con la madre, y es el agente directo de la prohibición. Priva a la madre de la posesión del falo ya que es quien lo tiene, y separa al niño de la madre, haciendo cumplir la ley. En el tercer tiempo, el niño descubre que lo que el padre tiene no es falo sino pene, y lo importante es identificarse con quien lo posee. El padre deja de ser omnipotente: no es el falo. Al reconocer al padre como hombre y no como ley, se introyecta el falo como símbolo, como normas, se lo instala como ideal del yo, se resuelve el complejo de Edipo, y comienza la vida moral en términos de valores.

 

 

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Tarda en llegar, y al final, al final, hay recompensa... en la zona de promesas.

    Gustavo Cerati


  • Seguime en Twitter
  • ¡El cedro no tolera la maceta!

    Hölderlin


  • Se multiplicaron unos pequeños grupúsculoss restauracionistas; yo los llamo fundamentalistas. Como usted dijo, en este cúmulo de incertezas les dicen a los jóvenes: “Hacé asi y asá”. Entonces un pibe o una chica de diecisiete o dieciocho años se entusiasman, le meten para adelante en directivas de rigidez y, en verdad, les hipotecan la vida y a los treinta explotan. Porque no los prepararon para superar las mil y una crisis de la vida, incluso los mil y uno fallos que uno tiene, las mil y una injusticias que uno comete. No tienen elementos para conocer o entender lo que es la misericordia de Dios, por ejemplo. Ese tipo de religiosidad, bien rígida, se disfraza con doctrinas que pretenden dar justificaciones, pero en realidad privan de la libertad y no dejan crecer a la gente. En gran parte terminan en la doble vida.

    Cardenal Bergoglio (ahora Francisco)


  • Lo que eres habla tan fuerte, que no se te escucha lo que dices.

    R.W. Emerson


  • No es la presencia o ausencia de angustia, su calidad o incluso su cantidad lo que permite predecir la enfermedad o el equilibrio psíquico ulterior. Lo único significativo al respecto es la capacidad del Yo para dominar la angustia

    Ana Freud


  • Toda estructura narcisista necesita de alguien a quien frustrar.

    Berenstein


  • Los hombres inteligentes quieren aprender; los demás, enseñar.

    Antón Chéjov


  • Yo no soy un cristiano: Uds. tampoco. Pero yo sé lo que es el ser cristiano y Uds. no. Yo sé que no soy cristiano; Uds. no lo saben y se creen cristianos; y enseñan un cristianismo mitológico.

    S. Kierkegaard


  • Y del mismo modo que de cien cabezas huecas no se hace un sabio, de cien cobardes no surge nunca una decisión heroica.

    Adolf Hitler


  • Conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas, otra alma humana

    Carl G. Jung


  • Mira, no tengo tiempo para tales estudios (una leyenda local griega, cada uno puede remplazarla con algo de su interés objetivo....). Te diré por qué.... Antes debo conocerme a mí mismo, como dice la inscripción de Defos, y veo claramente el ridículo que significaría que yo, que aún carezco de ese conocimiento, me entregara a examinar cosas ajenas a él.

    Sócrates


  • Prefiero morir como un puma que vivir como una gallina.

    Cacique Huazihul


  • si te dibujo sin rostro es por que amo tu interior

    Miguel Mateos


  • Sometimes there's so much beauty in the worId. I feeI Iike I can't take it... and my heart... is just going to... cave in.

    American Beauty


  • Lo que hayas heredado de tus padres, adquiérelo, para poseerlo.

    Goethe


  • Cuando señales al cielo muchos estúpidos mirarán la punta de tu dedo

    Confusio


  • Judas no nos escandaliza. Pero imaginemos que a Judas lo hubieran encubierto los Apóstoles, disimulando sus afanos o la traición, o justificandola con el argumento de que "Dios escribe derecho con líneas torcidas": eso sería escandaloso.

    Ludovicus


  • La clase de filosofía que se elige, depende por tanto de la clase de hombre que se es: pues un sistema filosófico no es un mobiliario muerto que se puede rechazar o aceptar a nuestro antojo, sino que está vivificado por el alma del hombre que lo tiene.

    Johann Gottlieb Fichte


  • Stay hungry, stay foolish.

    Steve Jobs


  • Se puede adorar al verdadero Dios como si fuera un ídolo, y a un ídolo como si fuera el verdadero Dios.

    Sören A. Kierkegaard


  • Cuando se comienza a tener la costumbre de atender a los asuntos, se desprecian todas las teorías, empleándolas, como los geómetras, no para marchar en línea recta, sino para continuar en la misma dirección.

    Napoleón Bonaparte


  • Soy hombre, nada de lo humano me será ajeno

    Terencio


  • No puedo tolerar a las personas honradas a las que uno no puede acercarse sin miedo.

    Dostoievski


  • sólo me encuentro cuando de mí huyo

    Fernando Pessoa


  • Every man dies, not every man really lives

    William Wallace


  • Únicamente debe elegirse el atajo cuando estamos seguros de alcanzar íntegramente la meta [un hombre pleno] que buscamos en ese atajo. Y esta meta [el hombre pleno] no se podría alcanzar si al hombre no se le permitiese pecar [el atajo hacia el hombre pleno: coartar la libertad].

    Tomás de Aquino


  • He sufrido mucho en mi vida por causa de sacerdotes estúpidos, cansados, obnubilados y aun malvados; pero ahora sé lo bastante de mí como para ser consciente de que no debo abandonar la Iglesia (que para mí significaría abandonar la alianza con Nuestro Señor) por ninguno de estos motivos: debería abandonarla porque no creo...

    J.R.R. Tolkien


  • Ora posso amare, ora; Ora posso correre e giocare; Ora volo sopra le parole; Sopra tutte le persone; Sopra quella convinzione; Di avere la verita'..

    Giuseppe Povia


  • La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más.

    Sören A. Kierkegaard


  • El que no dice la verdad se hace cómplice de los mentirosos y falsificadores.

    Charles Péguy


  • Pertenezco, sin embargo, a esa especie de hombres que están siempre al margen de aquello a lo que pertenecen, no ven sólo la multitud de la que son, sino también los grandes espacios que hay al lado.

    Fernando Pessoa


  • I am the master of my fate: I am the captain of my soul.

    William Ernest Henley


  • Los discípulos de un maestro sufren mucho más que el mártir.

    Nietzsche


  • Las convicciones son más peligrosos enemigos de la verdad que las mentiras.

    Nietzsche


  • Toda verdad, quienquiera que la diga, proviene del Espíritu Santo.

    San Ambrosio


  • el hombre sano, el hombre pleno y el santo tienen algo en común: ser iconoclastas de sí mismos

    Plagium Ludovicus


  • Sólo hay un vicio, un vicio: vivir de té beodo / y no tocar el vino por no soltar verdades. / Sólo una cosa hay necesaria: TODO. / El resto es vanidad de vanidades.

    G. K. Chesterton


  • Si la Iglesia no practica la honradez, está perdida; Si la Iglesia atropella la persona humana, está perdida; Si la Iglesia suplanta con la Ley, la norma, la rutina, la juridicidad y la "política"... a la Justicia y a la Caridad, está lista.

    Leonardo Castellani


  • ¡Qué tu felicidad no se rinda!

    Chicho (el peque)


  • Si tuviera que predicar un solo sermón, sería contra el orgullo.

    G. K. Chesterton


  • la humildad es el fundamento y la conservación en su ser de todas las demás virtudes

    Tomás de Aquino


  • Dame, Señor, el sentido del humor, para que pueda obtener algo de felicidad en esta vida y compartirla con los demás.

    Tomás Moro


  • con el número Dos nace la pena

    Leopoldo Marechal


  • El ser humano es raro. La certeza empacha, la duda genera anorexia. Sólo la verdad alimenta.

    Ludovicus


  • Web Analytics Clicky
  • RSS .

  • RSS .

    • Sciency Words: Type A Behavior Pattern
      Today’s post is part of a special series here on Planet Pailly called Sciency Words. Each week, we t
      J.S. Pailly
    • That's Not Kosher Part 2
      There’s no better title that screams “I lack subtlety!!!” than “The Jew Among Thorns”. It’s also kin
      ehadams
    • Sin título
      In this article, I am going to discuss the importance of choosing the correct style of “dieting” or
      cfarrellfitness
    • Truth.
      During the past few years, I have considered the possibility that what I think may not be true, that
      Rachael
    • 5 Hidden Abilities of Highly Successful People (2 min read)
      Written by Millionaire’s Digest Team Member: Mliae A. Founder & Owner of: Life Experim
      mliae
    • "Housekeeping!"
      After a little more than seven months, it is time for me to return to the land of the useful. I am t
      crybright
    • Inspired by history? 
      I find a lot of my inspiration for writing and story telling comes from not only daily experiences a
      Lucy Blackall
    • Playing for Keeps
      Life has led me on a merry chase after the Golden Fleece, with lapses in continuity and trials of su
      Emma Beane
    • Loving People
      I’m a firm believer that the Bible teaches that we should love one another. I don’t thin
      bdenton
    • Depression and Music: Part I
      I’ve struggled with depression since I was 8, my worst years being between the ages of 11-23.
      Brain On Beats
  • RSS +

A %d blogueros les gusta esto: