Anuncios

LA TESTOSTERONA Y LA HABILIDAD ESPACIAL. ¿POR QUÉ ODIAN LAS MUJERES APARCAR EN LÍNEA?.

LA TESTOSTERONA Y LA HABILIDAD ESPACIAL

Puede que usted ya haya llegado a la conclusión que, puesto que la habilidad espacial es uno de los puntos fuertes en el hombre, esta ca­pacidad debe de estar relacionada con la testosterona. En el capítulo 3 explicamos que la testosterona es la responsable principal de la estruc­tura cerebral masculina ya en el feto, con una genética XY por lo que el hombre nace ya «programado» para ciertas tareas que requieren ha­bilidad espacial, como la caza o la persecución. Por consiguiente, cuanta más testosterona produzca el cuerpo, más masculina será la conducta cerebral. Las ratas macho a las que se les inyecta una dosis adicional de hormona masculina encuentran la salida del laberinto mucho antes que el resto de las ratas. Las hembras también experimentan una me­joría en su sentido de la orientación, pero mucho menos notable que la de los machos. También se ha comprobado que los niveles de agre­sividad aumentan en ambos sexos.

En el test de estructura cerebral, los hombres que poseen altos nive­les de testosterona suelen obtener un resultado de entre -50 y +50 puntos y tienen pocas dificultades en orientarse con un mapa, jugar a videojuegos o acertar en un blanco. Normalmente tienen barbas cerra­das y les encantan los deportes como la caza, el fútbol, el billar y las carreras de coches, además de aparcar en línea sin problemas. La testosterona es también la hormona contra la fatiga y el agotamiento. Muchos experimentos en los que se inyectó a voluntarios con dosis de testosterona demostraron que estos presentaban mayor resistencia a las actividades físicas de fondo como caminar y correr largas distancias y que se concentraban durante mayor tiempo. No resulta sorprendente que muchos de estos atributos estén presentes en las lesbianas. Susan Resnick, Instituto del envejecimiento en Estados Unidos, informó que las chicas que recibían altas y anormales cantidades de hormonas masculina mientras estaban en el vientre también presentaban mayor ha­bilidad espacial en comparación con sus hermanas que no habían reci­bido esta cantidad de hormonas.

¿POR QUÉ ODIAN LAS MUJERES APARCAR EN LÍNEA?

La testosterona mejorará la habilidad espacial, pero la hormona feme­nina, el estrógeno, suprimirá parte de esta mejoría. Las mujeres cuen­tan con unos niveles mucho menores de testosterona que los hombres y, por tanto, su cerebro presenta una estructura mucho más femenina y menos apta para las habilidades espaciales. Por eso, las muje­res que son muy femeninas no suelen aparcar bien (sobre todo si tienen que aparcar en línea) u orientarse con los mapas. Existe una condición muy poco común denominada el Síndrome de Turner en la que a una hembra genéticamente (XX) le falta uno de los cromosomas X y se conoce como chica XO. Estas chicas son extremadamente femeninas en su comportamiento y prácticamente carecen de habilidad espacial. No se le ocurra prestarle las llaves de su coche a una mujer XO.

Los hombres chinos suelen obtener resultados mucho más bajos que los hombres caucásicos en los niveles de testosterona y eso se evidencia en la carencia de bello facial y los raros casos de alopecia en los primeros. Las sociedades orientales registran niveles mucho menos significa­tivos de crímenes agresivos o violentos en comparación con los hom­bres caucásicos o negros. La violación resulta también menos común, seguramente debido a sus bajos niveles de testosterona. Esta también podría ser la respuesta a los bajos resultados comparativos de los hom­bres asiáticos en cuanto al aparcamiento en línea.

MATEMÁTICAS Y HORMONAS

Los niños ponen en funcionamiento la parte frontal del hemisferio derecho para resolver los problemas matemáticos. La zona espacial en las niñas se encuentra localizada en ambos hemisferios y las pruebas determinan que muchas mujeres intentan resolver los problemas matemáticos utilizando la parte frontal verbal del hemisferio izquierdo. De ahí que haya tantas mujeres que cuentan en voz alta y también podría ser la explicación de que las niñas estén aventajadas en cálculo básico y que su colaboración y compromiso a estudiar haga que sobresalgan en los exámenes de aritmética y matemáticas.

El desarrollo cerebral se produce mucho antes en las niñas y por eso suelen sacar mejores notas que los niños cuando son pequeñas. Entrados en la pubertad, los niños se sitúan a la par e incluso las adelantan en cálculo matemático, ya que la testosterona incrementa su habilidad espacial. Johns Hopkins, de la Universidad de Boston, llevó a cabo pruebas de habilidad matemática en niños superdotados que tenían de entre 11 y 13 años. El investigador descubrió que cuanto más difíci­les eran las pruebas, más ventaja les sacaban los niños a las niñas. En las pruebas fáciles, los niños superaban a las niñas sólo 2 a 1, en las pruebas medias la diferencia era de 4 a 1 y en las más difíciles los chicos llegaron a situarse 13 a 1.

En 1998, la destacada investigadora canadiense Doreen Kimura descubrió que si se duplica o se triplica la cantidad de testosterona en los hombres, su razonamiento matemático no se duplica por estas can­tidades. Esto demuestra que seguramente existe un nivel óptimo para que la testosterona surta efecto, seguramente en los niveles bajos y medios. En otras palabras, King Kong no demostraría mejores habili­dades matemáticas que un hombre al que le crece la barba lentamen­te. Un dato interesante es que la testosterona aumenta la capacidad matemática de las mujeres en un porcentaje mucho mayor. Una mujer que tenga bigote será probablemente mejor ingeniero que una que parece una muñeca Barbie. Los hombres obtienen más puntuación en la habilidad para leer mapas en otoño porque es cuando su testosterona alcanza los niveles máximos.

El sistema educativo favorece a los niños en los exámenes matemáticos porque hay estudios que demuestran que cuando las niñas sufren síndro­me premenstrual sus niveles de testosterona se sitúan a unos niveles nota­blemente inferiores durante esta fase. Un estudio demostró que las niñas con síndrome premenstrual obtenían una puntuación un 14% más baja en los exámenes que las que no estaban en esa fase. Un sistema más justo sería realizar los exámenes en la época biológicamente más propicia para las chicas. En los chicos da absolutamente igual.

Anuncios
  1. #1 por Moises el 1 agosto, 2013 - 2:37 PM

    Gracias por la info.
    Muy interesante y educativa…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: