LA QUÍMICA HORMONAL. Estrógeno, progesterona y ositos de peluche.

LA QUÍMICA HORMONAL

El estrógeno es la hormona femenina responsable del sentimiento de satisfacción y felicidad en la mujer y tiene un papel protagonista en la conducta alimentadora y protectora del hogar de la mujer. Debido a sus efectos calmantes, esta hormona se suele inyectar a los hombres agresi­vos que se encuentran en prisión para controlar su conducta violenta. El estrógeno también ayuda a la memoria, lo que explicaría por qué tantas mujeres sufren problemas de memoria cuando alcanzan la menopausia, puesto que sus niveles de estrógeno disminuyen. Las mujeres que reci­ben tratamientos hormonales poseen mejor retención de memoria.

La progesterona es la hormona responsable del sentimiento materno y de amamantar y su objetivo es animar a la mujer a llevar a cabo su papel como madre. La progesterona se desprende cuando una mujer ve a un bebé y las investigaciones demuestran que son el tamaño y la forma del bebé los que provocan esta reacción. Un bebé tiene unos brazos y unas piernas pequeñas y rechonchas, un cuerpo rollizo, una cabeza más grande de lo normal y unos ojos grandes, tamaños que se conocen como «desencadenantes». La reacción de la mujer a estas for­mas es tan fuerte que esta hormona también se desprende cuando una mujer ve estas formas en algún objeto como por ejemplo un oso de peluche. Por eso este tipo de juguetes y peluches se venden tanto entre las mujeres, mientras que los flacos y larguiruchos no venden nada. Cualquier mujer o chica, cogerá un osito de peluche y exclamará «¡Ahh! ¡No me digas que no es bonito!» y la progesterona pasará a su sistema sanguíneo.

La mayoría de los hombres, al carecer de esta hormona, no entienden la reacción de la mujer ante un trozo de trapo embutido con algodones. Esto también explica por qué las mujeres que tienen un gran instinto materno se suelen casar con hombres rechonchos y con mofletes.

Observe estas tres ilustraciones. Al ver al bebé esta hormona se desprende en las mujeres, al igual que al ver al osito de peluche de la figura número 2. Sin embargo, la figura número 3 no provoca esta reacción en la mujer. Por eso los muñecos que más se venden son los bebés regordetes o los animales de peluche.

— 181 —

papel como madre. La progesterona se desprende cuando una mujer ve a un bebé y las investigaciones demuestran que son el tamaño y la forma del bebé los que provocan esta reacción. Un bebé tiene unos brazos y unas piernas pequeñas y rechonchas, un cuerpo rollizo, una cabeza más grande de lo normal y unos ojos grandes, tamaños que se conocen como «desencadenantes». La reacción de la mujer a estas for­mas es tan fuerte que esta hormona también se desprende cuando una mujer ve estas formas en algún objeto como por ejemplo un oso de peluche. Por eso este tipo de juguetes y peluches se venden tanto entre las mujeres, mientras que los flacos y larguiruchos no venden nada. Cualquier mujer o chica, cogerá un osito de peluche y exclamará «¡Ahh! ¡No me digas que no es bonito!» y la progesterona pasará a su sistema sanguíneo.

La mayoría de los hombres, al carecer de esta hormona, no entienden la reacción de la mujer ante un trozo de trapo embutido con algodones. Esto también explica por qué las mujeres que tienen un gran instinto materno se suelen casar con hombres rechonchos y con mofletes.

Observe estas tres ilustraciones. Al ver al bebé esta hormona se desprende en las mujeres, al igual que al ver al osito de peluche de la figura número 2. Sin embargo, la figura número 3 no provoca esta reacción en la mujer. Por eso los muñecos que más se venden son los bebés regordetes o los animales de peluche.

182 —

¿POR QUÉ LAS RUBIAS SON MÁS FÉRTILES

El pelo rubio es una señal de altos niveles de estrógeno y de ahí la atracción que los hombres sienten por las rubias. Ser rubia es un indi­cativo de fertilidad y esa podría ser la explicación de la mítica frase «las rubias son tontas». Se suele decir que las rubias son tontas, son muy fértiles y tienen poca capacidad de razonamiento lógico. Las investiga­ciones han demostrado que las adolescentes que recibieron hormonas masculinas durante el embarazo suelen sacar mejores notas que el res­to de las chicas y que es mucho más probable que aprueben los exá­menes de acceso a la universidad. Sin embargo, la otra cara de la mo­neda es que estas chicas parecen poco femeninas y suelen tener más vello corporal.

Después de que una rubia tenga su primer hijo, su pelo se suele oscurecer porque los niveles de estrógeno bajan. Cuando tenga el se­gundo hijo, el pelo se oscurecerá incluso más. Debido a la reducción natural de los niveles de estrógeno, después de los 30 suele haber pocas rubias naturales.

Anuncios
  1. #1 por nemecia el 28 mayo, 2013 - 10:56 PM

    muy asertivo..

  1. Anónimo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: