Anuncios

LA CAZA DEL HOMBRE MODERNO. El deporte es el sustituto moderno de la caza.

El deporte es el sustituto moderno de la caza. La mayoría de las activi­dades deportivas se originaron a partir de 1800 ya que, antes de dicha fecha, en la mayoría de los lugares todavía se cazaba para comer. La Revolución Industrial de finales del s. XVIII y el desarrollo de la tecno­logía ganadera supuso el fin a la caza por necesidad. Los hombres ha­bían sido programados para cazar y de repente ya no tenían que hacerlo más.

El deporte se convirtió en la respuesta a la necesidad de realizar ejercicio físico. El 90 por ciento de los deportes se crearon durante el s. XIX y algunos en el s. XX. La mayoría de estas actividades requieren correr, cazar o alcanzar blancos y así permiten que las personas pue­dan quemar el exceso de hormonas. Las investigaciones demuestran que los chicos que practican deportes regularmente tienen menos pro­babilidades de verse involucrados en actos agresivos o delictivos y que los hombres jóvenes que poseen antecedentes penales no solían practi­car actividades físicas. Se trata de algo bastante simple: si esas hormo­nas no se queman en un campo de fútbol se quemarán en las calles. En las autopistas y autovías se puede observar que la violencia entre conductores es una conducta casi exclusivamente masculina. A los hom­bres les gusta competir en la carretera, en cambio las mujeres nunca se echan a la carretera con este propósito.

Antes de hacerse miembro de algún club deportivo, examine los objetivos, los valores, los modelos y los líderes del club. Si los miem­bros están ahí «por el juego» y el juego es lo más importante, entonces esas personas siguen siendo esclavos de su biología, por lo que sería mejor que se hiciese miembro de un club de pesca. Hay otro tipo de actividades como el yoga o las artes marciales que enseñan los princi­pios esenciales en la vida como la salud, la relajación y otros valores humanos. Evite cualquier club que subraye los logros financieros que podría conseguir.

¿POR QUÉ LOS HOMBRES SON BARRIGONES Y LAS MUJERES CULONAS?

La naturaleza distribuye el exceso de grasa en partes que estén alejadas de los órganos vitales para que, si es necesario realizar operacio­nes, la grasa no sea un obstáculo. Por eso no suele haber grasa alrede­dor del cerebro, del corazón y de los genitales. Las mujeres, además, tienen unos órganos vitales adicionales: los ovarios. Consecuentemen­te, las mujeres que pueden tener hijos no suelen acumular grasa en la barriga. Los hombres, al carecer de ovarios, acumulan su exceso de grasa en esta parte, lo que se suele llamar «la curva de la felicidad» y también suelen acumular grasa en la espalda. Es raro que haya hom­bres con piernas gordas, mientras que es bastante común en las muje­res, que la acumulan en las caderas, en el trasero y en la parte posterior del brazo, ya que esta última zona sirve como reserva alimenticia para la lactancia del bebé. Si los hombres tuviesen ovarios también tendrían caderas anchas y barrigas planas. Las mujeres que se someten a una histerectomía, una extirpación del útero o matriz, suelen redistribuir las grasas también en la barriga.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: