Anuncios

Archivo para la categoría yoyocentrismo

La histeria sacerdotal

En la última serie que cayó en mis manos, Los Sopranos, aparece un personaje secundario, Padre Phil, que me merece una reflexión. En la serie se lo muestra como un tilingo, un poco vividor y que coquetea, o, siendo más preciso ‘histeriquea’ con las dirigidas espirituales, mujeres maduras de cierta edad.

La verdad pensé mucho en escribir o no este post, y pensé mucho en que ‘cuantificadores’ usar. Para este fenómeno no quisiera usar el adjetivo “muchos”, ni el sustantivo “mayoría”. Apenas me animo a decir que es un fenómeno frecuente. Y como tal, como fenómeno frecuente, sería bueno que cualquiera de los dos extremos de la trampa histérica estén prevenidos, conozcan de modo explícito los mecanismos del histerisqueo, magistralmente definidos aquí por Carmela Soprano, la mujer del capomafia.

No digo más, una vez un amigo me dijo algo muy sabio que pocas veces usé en mi vida: “Solo hay que explicar lo que el otro siente la necesidad de que le expliquen, no más”. Sobreabundar implica el riesgo de explicar de cosas que no son percibidas y no son un problema para la persona, por ende, no serán aprendidas. Lo dejo por aquí y veamos qué se vuelve necesario de explicar y qué no…..

Anuncios

5 comentarios

Cómo el narcisismo de los padres afecta a los niños

Escrito por Mario Ramos | Traducido por Paulina Illanes Amenábar

El narcisismo es un desorden mental que resulta en una persona que tiene un sentido inflado de importancia y una profunda necesidad de admiración, según la Clínica de Mayo. los sentimientos de los demás importan muy poco. Sin embargo, detrás de esta fachada de seguridad y grandilocuencia, el narcisista esconde un ego frágil que es altamente sensible a las críticas. ¿Cómo afecta a sus hijos una persona conflictiva y egocéntrica?. Los narcisistas pueden infligir daño emocional severo en sus descendientes, según la psicoterapeuta licenciada Michelle Piper. Este daño puede afectar a los niños como adultos, manifestándose en culpa inexplicable y un sentido de autoestima disminuida. Algunos adultos también pueden sentirse indignos de sentirse felices o libres. Leer el resto de esta entrada »

2 comentarios

Las selfies (autofotos) síntoma de falta de actividad sexual (y autoerotismo de imagen)

No es extraño el resultado de este estudio ya que todo síntoma de narcisismo conduce a la no conexión con el otro:

Un estudio realizado por el investigador holandés, Christyntjes Van Gallagher, de Wageninge University, con el fin de hallar la causa de la exposición tan alta del nivel de privacidad sexual en las redes sociales, descubrió que las selfies son un grito de ayuda que expresan las personas por un abandono sexual. Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

Egocentrismo del “científico”. El modo de darse del egocentrismo en el flemático.

Ahora describiremos brevemente una cuarta tipología de egocentrismo, que hemos dado en llamar de científico, porque es muchas veces en la ciencia donde se encuentra algún interés altamente absorbente que puede generar esta tipología. Parece una obviedad decirlo, sin embargo, es bueno aclarar que esta tipología no está restringida solamente a científicos. La característica principal de este modo de egocentrismo es la concentración de la vida por un interés que se convierte en excluyente de otras cosas que también son perfectivas de la vida humana. Por contraste decimos que en este tipo de egocéntrico no hay una voluntad eficaz de dominio del mundo, como es el caso del egocéntrico adulto; tampoco hay una voluntad ineficaz de dominio del mundo,  que genera deseos imaginarios de como le gustaría que el mundo fuese, como es el caso del egocéntrico infantil; ni es el caso de una voluntad de dominio del mundo por medio de la generación como sucede con la madre sobreprotectora. En este caso también hay una voluntad de dominio del mundo, que es eficaz, pero que en vez de tratar de someter todo a sí mismo busca crear un pequeño mundo, paralelo del mundo real, en el cual todo responda a los propios esquemas. No les interesa someter a los otros a ese pequeño mundo, sino simplemente no ser molestado en la burbuja que crearon para sí mismos. Tampoco son de tener fantasías, como el egocéntrico infantil, de como les gustaría que el mundo fuese, ya que sus deseos ya están en concreto en el pequeño mundo que se mueven. Generalmente tampoco les interesa generar discípulos, sino simplemente vivir en su mónada existencial. Leer el resto de esta entrada »

2 comentarios

El Show del Yo. La colectivización de la intimidad.

Gérard Wajcman

En 2003 se estrenaba Elephant, la película de Gus Van Sant. Habían pasado cuatro años desde la matanza de Columbine, el tiroteo perpetuado el martes 20 de abril de 1999 por dos adolescentes: Eric Harris y Dylan Klebold, en el liceo de Columbine (Columbine High School), Estados Unidos. Antes de suicidarse, Harris y Klebold mataron a doce estudiantes secundarios y a un profesor, veinticuatro personas más resultaron con heridas más o menos graves. Leer el resto de esta entrada »

,

Deja un comentario

Autoindulgencia. Pobre de mí…

En algunos casos el egocéntrico es terriblemente indulgente consigo mismo. Siempre se está protegiendo de situaciones en las cuales puede sufrir. Huye del dolor, y es ingeniosísimo para hacerlo.. Es el tipo que siempre está pidiendo excepciones a las reglas porque él es un caso excepcional. Puede inventar excusas de cualquier naturaleza. Leer el resto de esta entrada »

1 comentario

La autocompensación. El sentimiento del “derecho” a gratificarse.

Les dejo aquí otro viejo texto mío, con una idea interesante: “el sentimiento de derecho” en relación a ciertas compensaciones.

Otro mecanismo igualmente dañino para la sicología de la persona es el mecanismo de autocompensación. El que está sufriendo normalmente busca compensar sus sufrimientos con placeres. Es típico en el mundo de hoy ver personas que cuando están tristes salen a hacer compras, es decir a autocompensarse con cosas. En otros casos más extremos la compensación puede hacerse con sexo, drogas, etc. Allí la persona se convence que está sufriendo demasiado y que esto le da derecho a “descargar tensiones”, o ansiedades por medio del sexo, masturbación, drogas, comiendo, etc. Es ciertamente una fuga que no soluciona nada ya que la misma persona percibe que eso solo trae un alivio parcial y temporario. Y además genera un sentimiento de culpabilidad que desemboca en más frustración y tristeza, que a su vez pide más compensaciones. El hacer algo de lo cual después uno puede sentirse culpable nunca puede ser remedio ni alivio verdadero para ningún tipo de problemas. La raíz del problema se encuentra en el sentimiento, o en algunos casos hasta la idea de derecho, que forja el que está sufriendo. El derecho es una noción que surge de la vida en sociedad de los hombres, en la cual la persona establece una especie de relación de posibilidad de posesión legítima respecto de aquellas cosas que la perfeccionan. Leer el resto de esta entrada »

5 comentarios

¡Hay también culpa sana! El menospreciado sentimiento de culpa. Culpa sana y culpa patológica.

Después de buscar varias imágenes para ilustrar el tema, no pude encontrar ninguna que transmitiera la culpa como la mirada de este cachorrito. Les dejo también aquí un antiguo texto mío, paciencia puede ser duro de roer y falto de estilo.

Antes de entrar directamente en el problema y su relación con la tipología que estamos analizando, es necesario aclarar que entendemos por el término “culpa”, ya que varias veces, y sin ningún tipo de complejo lo hemos usado.  Dejando de lado las cargas negativas y la mala imagen de la palabra culpa, que tiene el mundo moderno, para los fines estrictamente sicológicos la entendemos simplemente como la falta, o ausencia de realización, frente a aquello de lo cual se es responsable y libre. Leer el resto de esta entrada »

5 comentarios

Impuntuales: la vida a deshora. Un modo de narcisismo e inmadurez.

Un muy buen artículo de Laura Reina en la Nación. Le falta profundizar un poco más en las expectativas culturales que hacen posible la impuntualidad, pero por lo demás excelente análisis.

En su mundo ideal, no existen los relojes, ni los horarios. Les cuesta acatar normas, les molesta esperar a los demás, pero siempre son lo que deben ser esperados. Viven, por lo menos, treinta minutos atrasados respecto del resto de los mortales y siempre tienen la excusa perfecta para justificar su retraso.

Pero ser un impuntual crónico -de ellos se trata- trae consecuencias: desde discusiones de pareja, hasta pérdidas de vuelos y de años académicos; multas económicas e imprevistos de los más insólitos. Leer el resto de esta entrada »

4 comentarios

Chanchos Argentinos. ¡¡¡Nos están cerrando el portón!!!

Encontré maravillado esta fábula campera digna absoluta del mismísimo Castellani, hice un poco de inteligencia internética y parece ser que el autor es un tal César Hildebrandt, famoso periodista peruano. La fábula fue adaptada, con muy buen gusto (por Carlos Alberto Castro), a la realidad argentina. Ahora, con ocasión de la re-reelección sanjuanina, me pareció por demás significativo publicarla.

Hace ya unos meses, anduve de vacaciones por la provincia y fui invitado a visitar una finca propiedad de un paisano alemán del Volga donde elaboraban jamones caseros. Al pasar por un chiquero, me llamó la atención el porte de una chancha amamantando a unos cuantos lechones. Para salir de la curiosidad, le pregunté al hijo del patrón que me estaba atendiendo de qué raza eran esos chanchos.

Leer el resto de esta entrada »

,

6 comentarios

Educando al Clérigo III. Milko

 

En toda esta discusión que se ha planteado aquí también hubieron mails privados, creo que estos párrafos de Milko son de antología, con su autorización los publico (espero no me odie por titularlo con su ya famosa serie “Educando al Clérigo…”):

 

Y después hay un tema de fondo: no digo ya el fenómeno da la consagración religiosa, sino directamente el hecho religioso cristiano, no tiene ningún asidero de coherencia desde lo exclusivamente humano. Es una locura, un despropósito, una pérdida de tiempo. Más aún entonces consagrarse en castidad a “eso”. Leer el resto de esta entrada »

8 comentarios

Vida consagrada y patología. Aclaraciones necesarias.

Entiendo que mis afirmaciones pueden escandalizar a cualquier católico medianamente formado, al menos con esa formulación (la vida consagrada es patologizante) y con todo lo que esa formulación sugiere sin ir antes a todas las distinciones que pide para poder entenderla. Claro, con todo lo que sugiere, pero no dice, es casi una herejía… o una herejía simpliciter…. Leer el resto de esta entrada »

13 comentarios

Máximas: Los buenos que dan miedo. Dostoievski

No puedo tolerar a las personas honradas a las que uno no puede acercarse sin miedo.

Fiodor Dostoievski

Leyendo El Jugador me encontré con esta frase que me hizo pasar, en un instante, muchas personas por la cabeza. Personas respecto de las cuales he hecho experiencia en el ámbito de la religión. Por curiosidad se la leí a una amiga mía, hiper inteligente, con cero registro de lo religioso o de personas que tengan que ver con lo religioso y le pregunté si le decía algo, si tenía en su experiencia de vida registro de haber vivido o experimentado alguna persona que le hiciese recordar la frase. Su respuesta fue negativa. Es más, sin la experiencia de ese tipo de personas, me costó explicarle su significado.

¿Será una disociación propia de lo religioso?

¿Los buenos que dan miedo, son realmente buenos?

¿Por qué dan miedo si son buenos?

20 comentarios

La iglesia y la pedofilia. Una herida abierta.

Reproduzco aquí una nota del blog  Prensa Católica que me parece importante:

Ante el problema de los abusos sexuales cometidos por sacerdotes, el Papa ha pedido claridad. Es lo que pretenden conseguir estos sacerdotes psicólogos con el libro “La Iglesia y la Pedofilia: Una herida abierta”. Leer el resto de esta entrada »

30 comentarios

Luca era gay… e adesso sta con lei…

A raíz de una discusión en facebook con algunos “amigos de facebook”, nueva categoría de amistad por contacto virtual, sobre la naturaleza patológica de la homosexualidad, me puse a buscar un libro que les recomiendo y que voy a poner en la biblioteca, se llama “Homosexualidad y esperanza” y es de un psiquiatra holandés Gerad J.M. Van Den Aardweg. Excelente libro que leí hace muchos años, obligado por la situación, en un seminario donde el 40 por ciento de los seminaristas eran homosexuales y más o menos, según el obispo del lugar, el mismo porcentaje de sacerdotes lo era también. Recuerdo la tragicómica situación de que los sacerdotes casi linchan al obispo por haber criticado abiertamente el homosexualismo en una conferencia. Patético, simplemente patético. Bueno, buscando ese material, que me trajo esos recuerdos, encontré esta canción de este rockero bastante políticamente incorrecta que es sorprendente, con las obvias limitaciones de ser una canción, porque describe muy ajustadamente la estructura disfuncional de una familia que termina poniendo las condiciones que pueden engendrar -dependerá también de la decisión del individuo- una patología homosexual. También hace caer, cosa más sorprendente aún, el mito de la imposibilidad de retorno de la condición homosexual. Leer el resto de esta entrada »

32 comentarios

Autocompasión. El estadio más profundo de la queja: la desintegración de la identidad.

Les dejo este post que va en la misma línea del anterior, en realidad es el subsuelo más profundo de la queja. Les pido disculpa por no haber estado contestando las preguntas en los comentarios, tuve la semana pasada una gripe horrible y todavía estoy tratando de recuperarme al 100%.

Sentir la compasión ajena por medio de la queja, o, por medio de una exposición de nuestros males, generar en otros conmiseración es ciertamente un alivio, aunque temporario y engañoso, es un alivio. Quien se autocompadece busca generar ese alivio en su propia persona. Se produce en él como un desdoblamiento, por un lado se coloca como víctima y por otro lado se compadece de ser víctima. Leer el resto de esta entrada »

9 comentarios

La queja, el cáncer del alma.

He sido gran parte de mi vida un gran “quejoso” y, por eso mismo, desde que logré despegarme de un modo total y radical de todo conato de queja en mi vida -en términos humanos obviamente- me ha quedado una hiperalergia cuando la detecto. No sé si sea justo o no, no se si deba mejorar eso también o no, pero sencillamente no soporto las quejas ni las personas que se quejan. Me compadezco de mi padre, un santo, que tiene que escuchar las quejas de mi madre. Me compadezco también de mi suegro, otro santo, que tiene que escuchar quejas al cuadrado, las de mi suegra y de la hermana de mi suegra. Leer el resto de esta entrada »

9 comentarios

El Show del Yo. La pérdida de la intimidad en la cultura moderna.

Les dejo una excelente entrevista a una antropóloga, Paula Sibila, hecha por María García Terán. Un análisis profundo, pliegue por pliegue, de la pérdida de intimidad en nuestra era de la comunicación. Interesante para tener en cuenta cuantos usamos de esta poderosa herramienta que es internet. No necesita más consideraciones de mi parte ya que es muy profunda y al mismo tiempo amena. La verdad hace pensar, es probable que muchos se vean afectados por el síndrome Truman Show, pero que no puedan decir “on the air unaware”, sino que están todo el tiempo en el aire, simplemente porque quieren o porque no tienen otro modo de ser, así han construido su identidad. Leer el resto de esta entrada »

21 comentarios

Dicotomía. Todo o nada y la definición de sí mismo. Egocentrismo infantil.

Prefiere morir asfixiado a aceptar vivir en el vaso medio lleno.

Todo o nada y la definición de sí mismo:

Normalmente como los chicos caprichosos hay una cierta actitud de “todo o nada”. Si un chico caprichoso quiere una bicicleta y el padre le regala un auto, ciertamente va a estrellar el auto contra la pared. Hay un desprecio de todo lo que no se ajuste a la propia voluntad. Hay una incapacidad a conformarse con la realidad como es. Y que esa realidad no puede ajustarse a la propia voluntad. Esto genera frustración que a su vez genera tristeza. Leer el resto de esta entrada »

5 comentarios

La cura de Tom Bombadil. Confesión de un insight.

He leído varias veces el Señor de los Anillos y cada vez que lo he hecho cuando me topo con Tom Bombadil mi alma siente un alivio, una alegría, una calma y una tranquilidad que me son totalmente inexplicables. Invariablemente me pregunto ¿qué tiene ese personaje, casi estúpido, que se pasea cantando don diló y  me provoca ese efecto?¿Por qué envidio, desde algún lugar de mi ser, esa cándida imperturbabilidad de no ser más que alguien que simplemente canta don diló y está feliz de hacerlo?¿Por qué disfruto tanto con esa voz profunda, descuidada, feliz, que pronuncia palabras sin sentido?¿Si no hay sentido ni lógica en su canto por qué es la única música que quiero escuchar? Leer el resto de esta entrada »

22 comentarios