Archivo para la categoría máximas

La verdad…

La verdad no es de izquierda ni de derecha. La verdad es lo que ocasionalmente los conservadores prostituyen con sus tradiciones homeostáticas y lo que los progresistas destruyen con su inmadurez girocopernicana. La verdad necesita el descomunal esfuerzo de reconocer lo que es en lo que siempre fue y el titánico valor de ser protagonistas de la eterna novedad de existir hoy.

Anuncios

1 comentario

Máximas: Un chat con Milko sobre el miedo. Los orígenes del miedo patológico.

Milko -mirá que casualidad, la mayorìa de los problemas que tiene esta gente entre ellos mismos es por un tema reciente en tu blog: miedo

P&E- sí, el miedo es un gran tema, es EL tema

Milko -y no hay una “sana” dosis de miedo que te invite a la prudencia? (aunque confieso que no sè si serguiríamos llamándolo miedo)

P&E -sí, lamentablemente descubrimos la exacta proporción en contraste de los excesos y de los defectos…
bah, en realidad la racionalización de toda virtud es posible por ese contraste..

Milko -supongo que sí. A mí siempre me llamó la atención el tema del miedo en los casos en que se convierte en una suerte de “impulso para”, sobre todo después de experimentar y ver lo que pasa en el ámbito de las artes marciales Leer el resto de esta entrada »

10 comentarios

Máximas: El “trascendental miedo” la raíz común de toda patología. Por Ludovicus.

Con gran placer leí la entrevista a Ludovicus en Wanderer y me vi sorprendido gratamente porque la realidad destruye nuestros preconceptos. Huy, me dije, otra entrevista más, ¿qué necesidad de ponerse en riesgo de “crear un personaje”, “un relato de sí mismo”?

Gratamente sorprendido en la entrevista a Ludovicus no pude encontrar los indicadores típicos, es llana, directa, por momentos sanamente prosaica y, sobre todo, no tiene la permanente tensión chestertoniana (con todo lo que amo al gordo y me gusta) por ser genial (por eso me descansa mucho más leer Lewis). Leer el resto de esta entrada »

6 comentarios

Máximas: La actitud frente a la muerte. Jimi Hendrix (Por Oscar)

“Cuando muera, simplemente sigue poniendo los discos.”

La verdad que esta ejercicio que nos propone P&E por medio de máximas y aforismos es muy interesante y fecundo en lo que al pensar se refiere. A mi particularmente me pasa con los aforismos algo similar a de las “tres mercedes” de Sta. Teresa.

Por ilustrar un detallito: salvo 2 técnicas más, todo lo que se hace en guitarra eléctrica “lo inventó” Hendrix.

Pero bueno, renunciando toda argumentación ‘ad hominem’, consideración de su disoluta vida y triste final, me pregunto: ¿qué visión de la posteridad y/o plenitud quiso expresar Jimi con esto?
o ¿si aún en ese alocado ritmo de vida pudo vislumbrar en el horizonte esa plenitud y hacerle un riff o un yeite?

Frente a la muerte, preguntas, preguntas y más preguntas… o quizás sea una sola.

Oscar

6 comentarios

Máximas: El agonismo de la vida. Psique y Eros

“La vida es como el tenis siempre tenemos la sensación que no hemos ganado nada hasta que no cae la última pelotita”

No voy a explicar demasiado la frase, siempre la explicación de los lectores es más rica que la mía, y a mí, en lo particular, me interesa más…

Baste a modo de explicación esa estupenda fotografía de Roddick totalmente jugado en una palomita para hacer el punto de partido frente a Raonic…

Todo en una sola pelota y hasta que esta pelota no marca no se tiene nada…

¡Cómo no va  a ser el tenis el más mental de los deportes físicos!

7 comentarios

Máximas: Hacer cosas por compromiso. Beto Casella

El grado de madurez de una persona es inversamente proporcional a la cantidad de cosas que hace por compromiso. Beto Casella

Después de torturar bastante a alguien que amo con esta frase que escuché en la radio quiero compartirla en el blog. Por supuesto, mi víctima es alguien muy sensible a las necesidades ajenas y queda pegado siempre en cosas que no quiere y que termina haciendo por compromiso. Me dije que estaba buena para discutirla en el blog. Porque tiene muchos matices,  hay que desplegar correctamente lo que intenta decir y es necesario explícitamente  marcar lo que no quiere decir. Por eso se las dejo, para ver cómo resuena en ustedes, que finalmente es lo más interesante.

15 comentarios

Máximas: Los políticos. Sir George Bernard Shaw

Los políticos y los pañales se han de cambiar a menudo…  y por los mismos motivos.

Sin comentarios…

5 comentarios

Máximas: Las malas palabras. Autores varios

Les dejo aquí, como disparador, algunas citas sobre las malas palabras. Soy, en lo personal, bastante propenso a usarlas. Una de estas citas me hizo entrever por qué…

“Las llamadas malas palabras ocupan esa zona del lenguaje adonde todavía se puede recurrir para buscar la intensidad, la sensualidad, la violencia, la trasgresión. Las otras zonas de la lengua ya neutralizadas por el uso normativo dentro de la convivencia cotidiana, pierden gradualmente expresividad y sedimentan como estratos agónicos, con cierto grado de muerte”.

Teresa Porzecanski

“Las palabras parecen malas cuando son usadas en un contexto en el cual el decirlas conforma una violencia a otros, y la maldad parece radicar entonces en el mismo vértice en que aparece en distintas ocasiones. La agresividad nutre las malas palabras y lo que ellas designan, de muchas maneras”.

Saúl Paciuk

“El que emplea una voz la llena de significación positiva o negativa desde el punto de vista moral, de ahí que, “mesa” y “hablar”, por ejemplo, pueden ser malas como las que se conocen como tales, si alguien las utiliza con carga semántica malsonante. Contenido e intención -aderezados con la subjetividad de emisor y del receptor- se adhieren fuertemente para que una voz vaya más allá de lo que normalmente es su destino de comunicación “.

Héctor Balsas

 

 

2 comentarios

Máximas: Los buenos que dan miedo. Dostoievski

No puedo tolerar a las personas honradas a las que uno no puede acercarse sin miedo.

Fiodor Dostoievski

Leyendo El Jugador me encontré con esta frase que me hizo pasar, en un instante, muchas personas por la cabeza. Personas respecto de las cuales he hecho experiencia en el ámbito de la religión. Por curiosidad se la leí a una amiga mía, hiper inteligente, con cero registro de lo religioso o de personas que tengan que ver con lo religioso y le pregunté si le decía algo, si tenía en su experiencia de vida registro de haber vivido o experimentado alguna persona que le hiciese recordar la frase. Su respuesta fue negativa. Es más, sin la experiencia de ese tipo de personas, me costó explicarle su significado.

¿Será una disociación propia de lo religioso?

¿Los buenos que dan miedo, son realmente buenos?

¿Por qué dan miedo si son buenos?

20 comentarios

Máximas. ‘Harto de San Juan’ o ‘El atroz encanto de ser sanjuanino’. Psique y Eros

¿Casualidad que el lugar más conocido de San Juan sea el más árido del planeta?

Estoy harto de San Juan. No veo la hora de terminar psicología para irme. Seguro que también tiene que ver conmigo, nunca todo lo malo está nada más que afuera (tal vez estoy esperando, íntimamente, que me demuestren cuan equivocado estoy). Pero este es un matrimonio que no va a funcionar. Y como dice y repite mi amada Sonia: “es más fácil cambiar de persona que a la persona”… ¡IMAGÍNENSE CON LAS SOCIEDADES! No me banco más mentalidades tan, tan, pero tan chiquitas y mezquinas. ¿Me ayudan a escribir “El atroz encanto de ser sanjuanino”? (Los no-sanjuaninos pueden participar pasivamente, como observadores, o si se animan a meter la cuchara, con mucho… mucho tacto o simplemente preguntando, como quien quiere saber por qué…)

13 comentarios

Máximas: Los pibes de ahora. El Carlista

Les dejo un diálogo del Carlista con su suegro (robado de Wanderer) que me hizo reír un rato largo. Buena descripción de los chicos posmodernos. En lo personal corregiría el tema de la intuición-razón, pienso que es al revés, pero es una anécdota, el diálogo además de sabio es hilarante…

Ayer nomás, conversaba con mi suegro, -un irlandés que tiene tres ideas, pero esas tres bien claritas, (como todo irlandés)-en medio del cumpleaños de un niño que cumplía 5 añitos:

– Estos nenes son unos boludos –espetó-.
– Sí, pero son el resultado de padres más boludos, padres computarizados –le contesté-.
– A ninguno le sangran las rodillas y apuesto a que no saben hacer una hondera.
– No saben ni sobre eso, ni de nada, pero la gente asegura que “ahora los niños vienen avivados, hablan de sexo y no les podrías ganar con los juegos de la computadora”.
– ¿Entonces? Eso importa un carajo.
– Lo que sucede es que a pesar de lo antipedagógico ya no se les da un tortazo cada tanto, ni se preocupan por que desarrollen la inteligencia. Lo que desarrollan es la razón. Con los jueguitos te pegarían un paseo bárbaro, pero carecen de intuiciones e imaginación, carecen de inteligencia.
– ¿De fábrica?
– No. El bocho es un músculo a ejercitar despertando en el niño la curiosidad ante la naturaleza, y eso ya no se hace.
– Ahhh…
– Y ni te digo cómo salen. Yo cada tanto los tomo en el estudio, a eso de los veintipocos. No sirven para nada la mayoría de las veces. Ahora, que tienen que usar la computadora pero no para jueguitos tienen el problema que no saben escribir, y si saben les falta chispa. Llegan 5 minutos tarde al tercer día sin sentir terror y cosas por el estilo. Es para matarlos.
– Mirá cómo se aburren.
– Sí, se aburren porque ya no inventan sus juegos y tienen que soportar, junto con nosotros, a esa imbécil que les anima la fiestita por 700 mangos.
– Servime otro whisky y prometeme algo.
– ¿Qué?
– Que nunca vas a dejar de darle tortazos a mis nietos.
– Dalo por hecho. ¿Este con hielo?
– No me ofendas.

3 comentarios

Máximas: Lo más importante. Fito Paez

quiero dejar una suerte de señal
si un corazón triste pudo ver la luz
si hice mas liviano el peso de tu cruz
nada más me importa en esta vida aún.

Bueno, como nadie se anima a responderle a Cande (¿Qué es la plenitud?) le llamé a Fito y me respondió con la estrofa de arriba. No estoy seguro de si sea la respuesta adecuada, ni siquiera de lo que quiera decir o de mi hermenéutica al respecto. Sólo sé que cuando salgo a correr, me pongo el mp3 y escucho esa estrofa cantada mi corazón se expande creyendo haber tocado algo, que si no es la plenitud, se le parece bastante…

¿Preguntas sobre la estrofa? Miles, pero si son nada más que mías… nada más que mías… ¿a quien le importa?… probablemente ni a mi mismo….

9 comentarios

Máximas: Perpetuar el placer. El abismo definitivo. Mary Lennox

…buscar y perpetuar el placer. Eso es lo que nos tuerce a nosotros, la búsqueda desesperada de perpetuar lo pasajero. En un interesante pasaje Jack escribe en Más alla del Planeta silencioso, podemos ver esto:
“—Pero uno come todos los días. ¿Quieres decir que este amor viene al jross una sola vez en suvida?
—Pero le ocupa toda su existencia. Cuando es joven, tiene que elegir a su compañera, luegotiene que cortejarla; luego nacen los jóvenes; tiene que criarlos. Después recuerda todo eso, que hierve dentro de él, y lo transforma en poemas y en sabiduría.
—¿Y en cuanto al placer físico? ¿Debe contentarse sólo con recordarlo?
—Eso es como decir: ¡Yo debo contentarme con sólo comer mis alimentos!
—No te comprendo.
—Un placer sólo es pleno cuando se lo recuerda. Mbre, tu hablas como si el placer y el recuerdo fueran dos cosas distintas, y no es así: son una sola. Los séroni pueden explicártela mucho mejor que yo, aunque no decirlo mejor que yo en uno de mis poemas. Lo que tu llamas “recordar” es la última parte del placer, así como el craj es la última parte de un poema. Cuando tu y yo nos encontramos, el encuentro terminó enseguida; no fue nada. Ahora está creciendo algo a medida que lo recordamos, pero todavía sabemos muy poco de ese encuentro. El encuentro verdadero entre tu y yo será lo que yo recuerde de él cuando me acueste a esperar la muerte; lo que haya influenciado en mi vida hasta ese momento… Me has dicho que en tu mundo hay poetas. ¿No te enseñaron esto? ”
Por otro lado esa búsqueda de perpetuar, es el desorden o torcedura de nuestra sed de eternidad, somos peregrinos, no nacimos para vivir en la tierra de sombras. Pero la entropía nuestra hace que nuestra tendencia se desordene, haciendo que fijemos el concepto o idea de felicidad (la total poseción del Bien) en otro Bienes, o en el placer mismo.

Mary nos pone de relieve el abismo definitivo, el placer como objeto… Siempre tuve ese texto como algo saliente de ese libro, algo que algún día iba a tener que volver a buscar…

Me encantó su respuesta de corte cultural sobre los ingleses:

Y con respecto a los Ingleses, Me parece que Nietzche apunta a la búsqueda desesperada del Ingles del estado de felicidad en el que todo, incluso lo que no puede encajar encaje, no en vano beben desde los 10 años…

Esa necesidad de que todo encaje, de que todo esté en su lugar, de que todo esté ordenado, aun en lo que no depende de nosotros mismos y dentro mismo del globo-cosmovisión que podemos tener de la realidad… muy probablemente va por ahí la respuesta.

Esperamos que alguien se anime a tirarle una respuesta a nuestra erizada Cande… ¿qué es la plenitud?

 

3 comentarios

Máximas: La madre de todas la batallas. ¿Qué es la plenitud?. Cande

Y después está esa paradoja, de que si buscamos la felicidad como objetivo, se nos escurre como agua de las manos, y ni siquiera, porque ahí ya la habríamos tocado por lo menos. En cambio me parece más asequible pensarla como algo que es fruto de la plenitud. Pero ahí, ya se plantea la pregunta: ¿qué entiende cada uno por plenitud? o mejor, ¿qué vive cada uno como plenitud? (por otro lado, siempre limitada, creo, como todo lo humano).

Bueno, quien se anima a contestarle a Cande… sin sentir que mete la mano en el avispero…

Una pista epistemológica y metodológica: la ausencia de lo que como objeto es considerado lo más plenificante, debe ser, necesariamente, lo más desestructurante…

Pista evolutiva: lo más plenificante debe ser una necesidad humana que se estructura desde el mismo nacimiento…

2 comentarios

Máximas: Nietzsche en perspectiva. Milko

Para empezar, me parece que cualquier consideración cobre el pensamiento de Nietzsche debe partir de un dato real no poco significativo: no era filósofo, sino filólogo. Y cualquiera de los que venimos del mundo de las letras, sabemos que el filólogo, por más que coquetee con la filosofía, es filólogo.
En el caso particular de Nietzsche es su capacidad de fluidez entre pensamiento y lenguaje, su capacidad de apuntar a la idea con frases sugestivas, pero también su capacidad de suplir una idea con frases sugestivas. En eso es un maestro: ahí donde a primera vista te parece que hay un redondeo conceptual o una definición, ahí mismo hay un golpe de efecto, más sobre la psicología del lector que sobre el intelecto de este. Y eso se debe también a su capacidad de condensación mental, su capacidad para la frase lapidaria o el comentario cortante: una perfecta combinación entre mentalidad germánica y una relación amor/odio con el budismo, del que da cuenta en varios de sus escritos.

Lo otro que hay que tomar en cuenta es su posición claramente elitista y aristocrática respecto del conocimiento y de la vida en general. El superhombre nietzscheano nace, precisamente, da la conciencia de poder, y de la destrucción de todo lo que limite o desvíe ese poder: piedad, caridad, religión, moral. Son todo límites a la voluntad de dominio de las cosas, excusas de hombre débiles, por tanto deben ser desterradas del hombre, sin ningún tipo de conmiseración.

Me pareció muy interesante la contextualización de Milko, por eso la convertí en post….

Deja un comentario

Máximas: La fuerza del fin. Nietzsche.

Quien posee su propio “porqué” de la vida acepta casi todo “cómo”. El ser humano “no” aspira a la felicidad. Eso es algo que sólo hacen los ingleses.

La primera máxima usada repetidamente por Victor Frankl y la escuela existencial de psicología.

Interesante la dialéctica que establece entre felicidad y tensión por el fin, afirmando exactamente lo opuesto a Aristóteles: “Todo hombre busca ser feliz”. Seguramente la respuesta debe pasar por la semántica de los planos intentados en el fin: consciente/inconsciente, objetivo/subjetivo, implícito/explícito. ¿Alguien se anima a integrar ambas afirmaciones contrarias?

¿Por qué los ingleses? Hasta ahí no llega ni mi cultura, ni mi conocimiento de Nietzsche… Espero aportes, desde lo cultural, o desde lo erudito-nietzscheano…

12 comentarios