Anuncios

Archivo para la categoría identidad

Zona de promesas

Mama sabe bien
Perdi una batalla
Quiero regresar
Solo a besarla

No esta mal
Ser mi dueño otra vez
Ni temer que el rio sangre y calme
Al contarle mis plegarias

Tarda en llegar
Y al final, al final
Hay recompensa

Mama sabe bien
Pequeña princesa
Cuando regrese
Todo quemaba

No esta mal
Sumergirme otra vez
Ni temer que el rio sangre y calme
Se bucear en silencio

Tarda en llegar
Y al final, al final
Hay recompensa
En la zona de promesas

Hace un tiempo le mandé el link de esta canción de Cerati, que es por lejos la que más me gusta, a un amigo. Por esas cosas que pasan en el ciber espacio, le mandé el link por Skype, nunca tuve feedback  de si le gustaba o no. Unos días atrás me respondió diciendo que no le parecía gran cosa, a lo cual yo le compartí mi hermenéutica de la canción: Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Deja un comentario

Documental sobre la diferencia de género y el voluntarismo en la teoría de géneros.

Dígase en primer lugar que el documental es llevado a cabo por un cómico noruego, que si bien no ha estudiado filosofía tiene una forma mentis filosófica sorprendente. Va desnudando, con mucha fuerza el voluntarismo de los teóricos del género. De modo tal que el gobierno noruego, en una decisión sorprendente, decidió cerrar el Instituto Nórdico de Género (NIKK), cuya función consistía en difundir esta visión de la naturaleza humana.

Véanlo minuciosamente, no tiene desperdicio:

Deja un comentario

Volver a casa…

¿Por qué será que cada vez que leo un texto de filosofía y me pongo a estudiarlo en serio me siento volver a casa?

¿Por qué será que teniendo consciencia de que la primera pregunta es meramente retórica, y no admite respuesta alguna, no vuelvo más seguido al punto de partida?

¿Qué nos hace cómplices de esta atroz vorágine de alienación?

¿Por qué dejo de cantar Diló-Diló y me embarco en la tortuosa travesía de ser para otros?

Como dicen los tanos: Che ne só io!

3 comentarios

El fundamento y la estructura de una relación enferma.

Una relación profunda y significativa para una persona, una relación que haya realmente afectado y moldeado la estructura psíquica de alguien puede ser solamente de dos modos: sana o enferma. Por supuesto no entendiendo esta dicotomía en una lógica binaria de ceros y unos, sino con la multitud de matices que va desde la salud a la patología y viceversa. En realidad, perogrullescamente, lo que quiero decir es que nunca es indiferente.

¿Cómo saber si una relación es sana o enferma? Si bien habría miles de distinciones para hacer en cada caso en particular, la respuesta es bastante simple, una  relación significativa es sana en la medida que promueve la autonomía, el crecimiento, la madurez, la resiliencia. Por el contrario, es enferma, cuando atenta contra todas esas cosas en algún grado. Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

La violencia doméstica en las relaciones de pareja

Definido el abuso doméstico como maltrato crónico en el matrimonio, las familias, las citas y otras relaciones íntimas pueden incluir un comportamiento emocionalmente abusivo. El abuso psicológico no siempre conduce a abusos físicos, pero el abuso físico en las relaciones domésticas es casi siempre precedido y acompañado de maltrato psicológico. [2]  Murphy y O’Leary [12] informan que la agresión psicológica por uno de los miembros de la pareja es el la señal más fiable de la probabilidad de que el otro miembro de la pareja sufra de agresión física. Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

La definición del abuso emocional

A partir de 1996, [4] que “no hay opiniones consensuadas   sobre la definición de abuso emocional. “Como tal, los clínicos y los investigadores han ofrecido definiciones a veces divergentes de abuso emocional.  Sin embargo, los ampliamente utilizados Conflict Tactics Scale miden aproximadamente veinte actos distintos de “agresión psicológica” en tres categorías diferentes:

  1. La agresión verbal (por ejemplo, diciendo algo que altere o molesta a otra persona);
  2. Comportamientos dominantes (por ejemplo, evitando que alguien entre en contacto con sus familias);
  3. Comportamientos celosos (por ejemplo, acusando a la pareja de mantener otras relaciones paralelas).

Leer el resto de esta entrada »

1 comentario

¿Eres un abusador o un abusado? Los derechos básicos de una relación sana

Muchas veces permitimos que la gente en nuestras vidas nos trate como esperamos ser tratados. Si sentimos desprecio por nosotros mismos o entendemos muy poco de nosotros mismos, podemos elegir compañeros u otras personas importantes que reflejan y nos devuelven y proyectan esta imagen de nuevo hacia nosotros. Si estamos dispuestos a tolerar el tratamiento negativo de los demás, o de tratar a los demás de manera negativa, es posible que también nos tratames a nosotros mismos de manera similar. Si usted es un abusador o un abusado, es posible que desee considerar y reflexionar sobre la forma en que tratas a ti mismo. ¿Qué tipo de cosas te dices a ti mismo? ¿Los pensamientos como “soy estúpido” o “nunca hago nada bien” dominan tu pensamiento? Aprender a amar y cuidar de nosotros mismos aumenta la autoestima y hace que sea más probable que tengamos relaciones íntimas sanas.

 

Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

¿Cómo se arma una pareja de abusador y abusado?

Nadie tiene la intención de estar en una relación abusiva, pero las personas que fueron objeto de insultos por un padre u otra persona significativa a menudo se encuentran en situaciones similares en la edad adulta. Si un padre tendía a definir sus experiencias y emociones, y juzgar sus conductas, puede que no haya aprendido a establecer sus propias normas, desarrollar sus propios puntos de vista, y validar sus propios sentimientos y percepciones. En consecuencia, la postura de control y de definición del otro adoptada por un abusador emocional puede ser algo cómodo y familiar para el abusado, a pesar de que es destructivo. Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

La minimización del otro, síntoma de abuso emocional

5955315-un-hombre-de-negocios-a-punto-de-ser-pisado-por-un-pie-de-gigante-aislado-en-un-fondo-blanco

  • La minimización es una forma menos extrema de la negación del otro. Cuando minimiza, el abusador puede no negar que se produjo un evento en particular, pero el problema se encuentra en la experiencia o reacción emocional del destinatario ante un evento. Afirmaciones como “Eres demasiado sensible”, “Estás exagerando”, o “Estás poniendo todo fuera de proporción” sugieren que las emociones y las percepciones del abusado son defectuosas y no se puede confiar en ellas, ni siquiera el mismo abusado (en el fondo el abusador pretende que todos los parámetros valorativos de la realidad se basen única y exclusivamente en su criterio). Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

La negación del otro síntoma del abuso emocional.

El abusador invalidando al otro, en todos los mecanismos que el otro tiene para crear su propia e independiente escala de valoración de la realidad, busca distorsionar o socavar la percepción del receptor de su mundo. La invalidación ocurre cuando el abusador niega o no reconoce la realidad cómo el otro la percibe. Por ejemplo, si el destinatario se enfrenta al agresor sobre un incidente de insultos, el abusador puede insistir: “Yo nunca dije eso”, “Yo no sé de qué estás hablando”, etc. Genera o busca generar una especie de esquizofrenia perceptiva en el otro. El mensaje es “tu sistema de valoración de la realidad está equivocado, se tiene que subordinar necesariamente al mío”. Leer el resto de esta entrada »

1 comentario

La agresión, síntoma del abuso emocional.

  • Las formas agresivas de abuso incluyen insultos, acusar, culpar, amenazar y dar órdenes. Los comportamientos de agresión son generalmente directos y evidentes. La posición unilateral que el abusador asume (él mismo es el único parámetro de valor desde donde se juzga todo, el otro no puede juzgar nada por si mismo ni influir por sí mismo en nada en la relación) por medio del juzgar o invalidar el destinatario socava la igualdad y la autonomía, que son esenciales para las relaciones adultas sanas. Leer el resto de esta entrada »

2 comentarios

¿Qué es el abuso emocional?

El abuso es cualquier comportamiento que está diseñado para controlar y subyugar a otro ser humano a través del uso del miedo, la humillación y agresiones verbales o físicas. El abuso emocional es cualquier tipo de abuso que es más emocional que físico en su naturaleza. Se puede incluir cualquier cosa, desde el abuso verbal y la crítica constante a las tácticas más sutiles, como la intimidación, la manipulación, y el descontento permanente con todo lo que el otro hace. Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

¿Por qué alguien que es abusado emocionalmente en una relación no abandona al abusador?

Hay cosas en psicología a las que uno se acostumbra como terapeuta, pero otras definitivamente no. Cada vez que escucho sobre una relación enferma, o me llega alguien sumido en un vínculo parásito, no puedo dejar de admirarme. Una y otra vez me pregunto: ¿por qué alguien querría perseverar voluntariamente en un infierno? ¿Por qué simplemente no abandona al torturador? ¿Por qué se autoengaña con miles de excusas ridículas y miserables? Leer el resto de esta entrada »

, ,

1 comentario

Relaciones enfermas, el molde y la identidad

Ayer hablando con un orientado (odio la palabra paciente, dado que en realidad todas las personas con las que trato están sanas) se me ocurrió una metáfora para las relaciones enfermas que tiene mucha fuerza. Una relación enferma es como si una figura moldeada en yeso, por ejemplo, necesitase siempre del molde para ser lo que es. En toda nuestra vida somos un material moldeable que va adquiriendo sin pausa y sin prisa una determinada forma, la forma que nuestra sacrosanta y soberana libertad elige. Pero no todo es elección, antes de que pudiésemos siquiera elegir ya alguien en sus brazos nos estaba moldeando. Ese fue el momento en que ciertamente éramos más blandos, más dúctiles, más maleables y por eso es tal vez que el moldeado de esa época nos quedó más profundamente impreso en la forma de nuestra identidad. Leer el resto de esta entrada »

2 comentarios

La casa y los cimientos. Psicología, Fe e Iglesia….

¿Es eso una casa?

¿Podría usted vivir allí?

¿Puede existir una casa sin cimientos?

Una casa no se construye para ‘disfrutar de los cimientos’, una casa tiene propósitos muchísimo más altos que meramente estar firmemente fundada sobre la tierra. Tiene el propósito de cobijar a una persona, hacerla feliz, constituir su lugar de pertenencia físico en el mundo, darle espacios suyos, etc. La psicología no agota ni plenifica los propósitos más profundos de la persona, es apenas un cimiento que sirve para que la persona disfrute libremente de otras riquezas que la sobrepasan cualitativamente. Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

La inestable pubertad

LA INESTABLE PUBERTAD

Esta etapa del desarrollo, que aproximadamente va de los 10 a los 14 años en las chicas y de los 12 a los 16 en los chicos, su­pone la maduración biológica, corporal, que culmina con la capacidad de ambos para engendrar. Esta «edad del pavo» se caracteriza por una hipersensibilidad psicológica: grandes cambios de ánimo y de criterio, inestabilidad emocional, rebeldía, ..sentimientos de incomprensión, rabietas, crisis de llanto que requieren por parte de los padres tacto, paciencia y saber hacer con esta conducta ondulante. Quieren ser más mayores de lo que realmente son, como si tuvieran prisa por crecer. Leer el resto de esta entrada »

1 comentario

Los distintos aprendizajes del niño II

El llanto sigue siendo el lenguaje prioritario. Se inicia un periodo más «fantástico» en el que los cuentos tienen un valor funda­mental. Los padres suelen acompañar a sus hijos por la noche cuando se meten en la cama —ese bed time inolvidable— y leen relatos e historias que cumplen una doble misión: educar y estimular su imaginación. Son vivencias que quedan graba­das a fuego en la personalidad y que, cuando pasan los años, son rememoradas con amor, como los tiempos más dulces que uno ha vivido. Leer el resto de esta entrada »

,

Deja un comentario

Los distintos aprendizajes del niño

DISTINTOS APRENDIZAJES DEL NIÑO

El niño recién nacido dispone ya de todas las células nerviosas que poseerá en el futuro, pero su sistema nervioso es inmaduro, está sin hacer y, por tanto, cuenta con muchas limitaciones: no puede andar, ni hablar, ni valerse mínimamente por sí mis­mo. Esto es debido a la falta de conexiones nerviosas, lo que lleva consigo, entre otras cosas, que no sea capaz de recordar liada en esa etapa de su vida. Esta amnesia infantil contrasta con la enorme dedicación de la madre, que se beneficia espe­cialmente de esa relación tan tierna y delicada que consolida la maternidad como una de la experiencias más entrañables en la vida de una mujer. Leer el resto de esta entrada »

, , ,

1 comentario

La infancia: el momento más feliz. III

Cuando tiene unos seis meses, se ríe al ver el biberón o al re­cibir un juguete o un mordedor. En esta época descubre su imagen en el espejo y se queda sorprendido, sin saber bien lo que está pasando. Poco a poco se va familiarizando con ella y, en torno al año, descubre a los demás. Tiene un significado es­pecialmente rico la aparición de otro niño, su igual, con quien es capaz de compartir una relación nueva, singular, notable, de exploración recíproca. Leer el resto de esta entrada »

, , ,

Deja un comentario

La infancia II

Por su parte, el desarrollo intelectual empieza hacia los cin­co-siete meses, cuando sólo asoma cierta inteligencia práctica. Todo se mezcla: las habilidades psicomotoras, el lenguaje no verbal y verbal, la capacidad para empezar a resolver pequeños problemas de coordinación, formando los esquemas visuales y manuales un díptico singular, operativo. Al año o año y medio surgen las conductas intencionales, a base de tanteos, y es en­tonces cuando empieza a funcionar la relación estímulo-res­puesta: la madre, por ejemplo, abre la puerta de su habitación y el niño le dice algo o le da un beso. Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario