Anuncios

Archivo para la categoría depresión

Soledad

Hay una soledad material, que no es de temer, no hay un otro de hecho presente. Hay una soledad formal, que sí es de temer, cuando no se han construido los “otros internos” que han de estar en nosotros, por toda la eternidad, como el molde en el yeso. Eso es estar solo de verdad, eso es el infierno, no haber sido y elegido ser lo suficientemente plásticos para que la bondad de los otros y del Otro, dejen huellas indelebles en nosotros. Pretender la presencia material y permanente del otro es simplemente egoísmo infantiloide.

Anuncios

2 comentarios

Depresión

Un poco simple, sin embargo tiene varios elementos que pueden ayudar.

Deja un comentario

El valor precioso de la tristeza y los devastadores efectos de la euforia

La tristeza tiene mala prensa desde el mismo momento que nacemos. A todos nos encanta un bebé que se ríe y nos deshacemos en mieles con sus pequeñas carcajaditas, sin embargo, admitámoslo, nos saca, nos vuelve loco y nos irrita, aunque pongamos cara de ‘pobrecito el crío’, el bebé que se desgañita gritando en inasibles tonos de agudos creando una catarata de filos de vidrio que se ensañan perrunamente con nuestros tímpanos. Por desgracia a ese bebé siempre lo sostiene impasible la señora de atrás en la cola, del banco de al lado en la iglesia o justo tenía que entrar en el mismo negocio cuando precisamente estaba mirando esos artículos que nunca compro, porque no da el bolsillo, pero que el solo mirarlos me relaja. Pero distingamos un poco, por ahí, el instinto maternal hace que la sensibilidad femenina sea un poco distinta, como dice una amiga, cuando uno los escucha llorar y son de otros se pregunta ¿qué les estará pasando?, cuando son tuyos simplemente te da ganas de matarlos…

Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

La negación del otro síntoma del abuso emocional.

El abusador invalidando al otro, en todos los mecanismos que el otro tiene para crear su propia e independiente escala de valoración de la realidad, busca distorsionar o socavar la percepción del receptor de su mundo. La invalidación ocurre cuando el abusador niega o no reconoce la realidad cómo el otro la percibe. Por ejemplo, si el destinatario se enfrenta al agresor sobre un incidente de insultos, el abusador puede insistir: “Yo nunca dije eso”, “Yo no sé de qué estás hablando”, etc. Genera o busca generar una especie de esquizofrenia perceptiva en el otro. El mensaje es “tu sistema de valoración de la realidad está equivocado, se tiene que subordinar necesariamente al mío”. Leer el resto de esta entrada »

1 comentario

Fue aprobado el DSMV. Lista de cambios.

https://i1.wp.com/g.psychcentral.com/blog/wp-content/uploads/2012/05/dsm5-apa.gif

American Psychiatric Association Board of Trustees Approves DSM-5 Diagnostic manual passes major milestone before May 2013 publication

ARLINGTON, Va. (December 1, 2012) – The American Psychiatric Association (APA) Board of Trustees has approved the final diagnostic criteria for the fifth edition of the Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM-5). The trustees’ action marks the end of the manual’s comprehensive revision process, which has spanned over a decade and included contributions from more than 1,500 experts in psychiatry, psychology, social work, psychiatric nursing, pediatrics, neurology, and other related fields from 39 countries. These final criteria will be available when DSM-5 is completed and published in spring 2013. Leer el resto de esta entrada »

3 comentarios

Etiopatogenia de la depresión

ETIOPATOGENIA

 

Desde el punto de vista personal nos inclinamos por una división en categorías de las depresiones (si excluimos las de causa orgánica), de manera que quedarían diferenciados dos tipos fundamentales:

4 comentarios

Trastorno afectivo estacional

 

En los últimos años se ha descrito (Rosenthal y cok., 1984) un trastorno afectivo estacional (TAE), más frecuente en paí­ses nórdicos y de prevalencia desconocida (0-9,7%) (Magnus­son, 2000), aunque algunos autores no confirman la influen­cia de la latitud y valoran otros factores (vulnerabilidad ge­nética, contexto sociocultural IMersch y cols., 1999]). Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

Depresiones atípicas

DEPRESIONES ATÍPICAS

En la literatura especializada actual se emplea con frecuen­cia el término depresión atípica, cuya prevalencia en el con­texto de las depresiones se sitúa alrededor del 30% (Benazzi, 1999) y su validez desde la perspectiva clínica y biológica em­pieza a considerarse (McGinn y cols., 1996). Sin embargo, como han señalado Paykel y cols. (1983), el mismo término sirve frecuentemente para describir tres tipos diferentes de de­presiones Leer el resto de esta entrada »

1 comentario

Depresiones crónicas

DEPRESIONES CRÓNICAS

En términos generales, la prevalencia de la depresión cró­nica (más de 2 años de duración) es del 12-15%. Merece considerarse la clasificación que Akiskal (1983) ha hecho del heterogéneo grupo de depresiones crónicas:

  • a) depresiones primarias (endógenas) de inicio tardío con cronicidad residual;
  •  b) disforias secundarias crónicas, cuya edad de inicio varía, secundarias a trastornos no afectivos de tipo neurótico y reactivo o a enfermedades médicas incapacitantes, y
  • c) de­presiones caracterológicas de inicio temprano, subdivididas en:
    •  espectro caracterológico y
    • distimias subafectivas (formas genéticamente atenuadas de un trastorno afectivo primario, endógeno). La edad de inicio, el curso, la personalidad, la his­toria familiar, la latencia REM y la respuesta farmacógena son los criterios diferenciales entre estos cuatro grupos, cuya apli­cación en la práctica es importante (tabla 32-10). Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

Depresiones somatógenas

DEPRESIONES SOMATÓGENAS

Constituyen un grupo de disforias secundarias a trastornos orgánicos de diversa índole, algunas de origen específicamen­te cerebral y otras extracerebrales (tabla 32-8), especialmen­te: trastornos tiroideos, anemias, infecciones virales, herpes, carcinomas pancreáticos, parkinsonismo, arteriosclerosis cere­bral y yatrogenia medicamentosa. Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

Aspectos clínicos de la depresión IV

Además del diagnóstico negativo, que descarta la causali­dad orgánica, el diagnóstico positivo de las depresiones en­mascaradas se establece en función de los siguientes puntos Leer el resto de esta entrada »

1 comentario

Aspectos clínicos de la depresión III

Lo cierto es que, de forma directa, a través del suicidio, o por medio de conductas autodestructivas encubiertas, como el alcoholismo, la bulimia, el tabaquismo, las situaciones peli­grosas y que entrañan estrés, el abandono de medicación en enfermedades crónicas, etc., se puede actuar autoagresiva­mente. Existe un consenso general en aceptar que el suicidio es un problema que va aumentando de forma gradual en to­dos los países y los trastornos afectivos representan un por­centaje alto entre los factores causales. Las formas bipolares dan una mayor proporción de suicidas que las unipolares, y ambas, una incidencia claramente más elevada que las depre­siones neuróticas (Klerman, 1987). Las depresiónés psicóticas tienen una prevalencia de suicidios y mortalidad sensible­mente superior a otras depresiones, incluso severas (Vythi­lingam y cola., 2003). Según todas las estadísticas alrededor de un 10-15% de depresivos se suicidan (Gastó, 1986). Leer el resto de esta entrada »

1 comentario

Aspectos clínicos de la depresión II

Algunos autores, como Klein (1974), han enfatizado el fe­nómeno de la anhedonia (incapacidad de obtener y experi­mentar placer) como un fracaso de los mecanismos de ob­tención de placer (alimentación, sexual, relacional, ocupa­cional), relacionándolo con una desorganización funcional de los centros cerebrales del placer. Según Klein, a partir de la anhedonía pueden establecerse diferentes tipos de depresión, ya que, si bien en los pacientes con trastornos reactivos del humor se pierde la capacidad de anticipar y buscar placer, pero se conserva la capacidad de experimentarlo si la situa­ción es propicia, en las depresiones endogenomórficas la anhedonía es total (pérdida del placer anticipatorio y consu­matorio). La diferencia entre depresiones endógenas y no en­dógenas, según la anhedonía se constata en trabajos recientes (Loas y Boyer, 1996). La anhedonía y la inhibición psicomo­tora están íntimamente relacionadas (Lemke y cols., 1999). Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

Aspectos clínicos de la depresión

El eje nuclear afectivo de la depresión es la tristeza vital y profunda que envuelve al sujeto hasta afectar todas las esferas de su relación intra e interpersonal. A partir de aquí podríamos describir varios tipos de clínicas diferentes: la que caracte­riza las depresiones endógenas (1-lamilton, 1989) (tabla 32-6), la típica de las depresiones neuróticas e incluso la que enmar­ca las depresiones orgánicas. Sin embargo, preferimos exponer los aspectos clínicos comunes a toda depresión, ya que ante­riormente hemos descrito los grupos concretos más importan­tes y enfatizado entonces los aspectos más específicos. La abundancia de formas mixtas y la todavía irresoluta cuestión de la clasificación de las depresiones nos han decidido a tratar el tema de esta forma. Leer el resto de esta entrada »

2 comentarios

Depresión involutiva

En la quinta edición del tratado de Kraepelin se aísla un grupo denominado depresión involutiva (aunque en la octa­va edición lo incluye enla PMD) diferente de la demencia precoz y de la psicosis maníaco-depresiva, que aparece entre los 45 y 60 años de edad, caracterizado por depresión grave, teñida de una intensa ansiedad que puede llegar a la agita­ción, además de frecuentes ideas de culpa, de ruina e hipo­condríacas y un alto riesgo de suicidio. En los últimos 30 años la independencia nosológica de la depresión involutiva se ha ido cuestionando hasta el punto de que en el momento actual se tiende a incluirla entre las depresiones endógenas unipola­res de inicio tardío. La base hereditaria, su contextura clíni­ca, la respuesta favorable a los antidepresivos y los electrocho­ques no avalan claramente su independización. Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

Depresiones bipolares y unipolares

La apreciación de Leonhard en 1957 acerca de dos tipos de depresiones endógenas sustancialmente diferentes ha dado lu­gar a numerosos estudios en los últimos años (Viera y Gastó, 1997). Mientras que en las depresiones bipolares alternan los períodos melancólicos con otros maníacos o hipornaniacos, se consideran unipolares aquellos trastornos depresivos endóge­nos que han presentado varias fases melancólicas consecutivas sin episodio maníaco o hipomaníaco intercurrente (Perris es­tableció el límite de tres). Como veremos a continuación, exis­ten numerosas pruebas que apuntan hacia la naturaleza distin­ta de ambos trastornos (tabla 32-4), a pesar de que algunos autores solventes como Kendell (1977) no consideran resuelto el problema por existir escasas diferencias genéticas y clínicas. Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

Depresiones endógenas (psicóticas) versus depresiones neuróticas (reactivas)

Tanto unos términos como otros son excesivamente res­trictivos y no captan más que una parte del problema depre­sivo. De una forma estricta, los términos psicótico y neuróti­co están referidos a la presencia o ausencia de un trastorno grave con ideas delirantes y alucinaciones, y falta de contacto con la realidad o personalidad neurótica, en tanto que endó­geno y reactivo apuntan hacia la presencia o ausencia de fac­tores precipitantes. Pero ni el adjetivo psicótico-neurótico ni el endógeno-reactivo delimitan unos tipos definidos de de­presión, ya que cierto número de estos trastornos no pueden ubicarse en la categoría psicótica o neurótica estrictamente. Leer el resto de esta entrada »

1 comentario

La personalidad depresiva

 

Pérdidas parentales. Las clásicas teorías de Freud y Abra­ham sobré pérdidas parentales infantiles tomaron consisten­cia con los estudios ele Brown y Harris (1978) en Camber­well, donde estos hechos en mujeres, junto a una escasa rela­ción interpersonal, desempleo y presencia en el hogar de tres o más hijos menores de 14 años, constituyen factores de vul­nerabilidad que en presencia de desencadenares abocan a la depresión. Sin embargo, la cuestión es controvertida, ya que no todos los trabajos confirman estos datos. Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

Historia de los trastornos del estado de ánimo.

Ya Homero en el VI canto dela Iliadaexpone la pena de Belofonte al sufrir la cólera y el abandono de los dioses, a la vez que ensalza las virtudes terapéuticas de mezclas de hierbas egipcíacas, «secreto de reinas», como el nepenthes que refrena los desequilibrios biliares. Corresponden, sin embargo, a Hi­pócrates las primeras referencias conceptuales y clínicas de la melancolía. En el Corpus hippocraticum se reconoce ya un ti­pos melancholicus inclinado a padecer este trastorno, de espe­cial incidencia en primavera y otoño, cuya causa es una pa­tología de los humores básicos y concretamente un exceso o alteración de la bilis negra. Fue Aristóteles el primero que dedicó un estudio monográfico a este problema. En el siglo 1, Areteo de Capadocia ofrece una de las mejores descripciones de la melancolía. Leer el resto de esta entrada »

3 comentarios