ESPIRITUALIDAD, SEXUALIDAD Y DIFERENCIAS RACIALES EN LA PSICOLOGÍA

ESPIRITUALIDAD, SEXUALIDAD Y DIFERENCIAS RACIALES EN LA PSICOLOGÍA

Las fantasías sobre la experiencia auténticamente natural fuera del marco racional de referencia en el que hemos pasado a estar atrapados en la cultura psicologizada han suscitado visiones diferenciadas de los hombres y las mujeres como racionales y emocionales respectivamen­te. El desarrollo del hombre racional y de la mujer emocional psicologizados en el mundo occidental que depende de la colonización de otros países y del “subdesarrollo” de otras culturas supone apelar a determinadas fantasías sobre las diferencias raciales, de aquello que es el “otro”, lo extraño y ajeno, para abordar cuestiones que los occiden­tales creen que están al margen de la razón37. Por tanto, cuando la psicología considera la “espiritualidad” para intentar zanjar la escisión entre la razón y lo expulsado de ella, influye inevitablemente en las concepciones de la “raza” y las diferencias raciales.

En este giro a la “espiritualidad” en psicología resulta sintomá­tico que las cuestiones relacionadas con la “raza” y el “racismo” hayan quedado desplazadas y convertidas en asuntos de creencias y acti­tudes religiosas. De este modo, el interés por la “espiritualidad” funciona como una suerte de relación individualizada con la religión en perfecta armonía con el neoliberalismo y, a modo de religión psi­cologizada, la “identidad” y la experiencia espiritual hacen que los problemas relacionados con la raza y el racismo pasen a figurar como problemas de fe religiosa.

 

LA PSICOLOGÍA COMO IDEOLOGÍA

Por ejemplo, las respuestas a la violencia política desde el “mundo islámico” (una categoría ya de por sí degradada e implícitamente psico­logizante) conllevan una psicologización de los conflictos políticos —ocupaciones coloniales, secularismo forzado y explotación imperialis­ta—, unas respuestas que representan los problemas políticos como si se originaran en las mentes de los fanáticos que se aferran firmemente a sus creencias religiosas38. El mismo término “fundamentalismo” es parte de la psicologización del conflicto político que permite ocultar los efectos reales del racismo occidental. Así, pues, una serie de imágenes “orientalistas” de las “otredades”, los abyectos, de Occidente son reem­plazadas por otras imágenes que con gran destreza hacen de los “otros” el problema.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: