Anuncios

‘EL TRATAMIENTO BASADO EN LA EVIDENCIA’ GARANTIZA LA DISTRIBUCIÓN DEL TRASTORNO Y EL TRATAMIENTO FÍSICO

‘EL TRATAMIENTO BASADO EN LA EVIDENCIA’ GARANTIZA

LA DISTRIBUCIÓN DEL TRASTORNO Y EL TRATAMIENTO FÍSICO

El interés por la “evidencia” es característico de una aproximación propiamente psicológica que permita definir la evaluación de los tratamientos terapéuticos26. De este modo, el giro cultural hacia una política de “grupos focales” (focus groups), según el cual los dirigentes intentan garantizar que sus medidas reflejen lo que las personas dicen querer decir, es un escenario propicio para el triunfo de la psicología sobre la psiquiatría clínica tradicional. En un primer momento, a las personas que participan en estos grupos se las invita a definir sus ideales de salud y las prácticas saludables en función de las representaciones existentes, para pasar seguida­mente a informar al psicólogo en qué medida se aproximan a estos ideales.

La tendencia a atenerse a la “evidencia” en el tratamiento de los problemas médicos y psicológicos descansa en supuestos sobre la naturaleza de lo que será medido y evaluado. Por tanto, debería defi­nirse claramente lo que se trata; un cometido lo suficientemente arduo en lo que se refiere a los síntomas físicos, y extremadamente ambiguo en lo que concierne a nuestra experiencia de inquietud y malestar. También deberían compararse los efectos de dis­tintos tratamientos, idealmente a partir de ensayos controlados aleatorios donde los participantes no sepan si se les ha propor­cionado el tratamiento auténtico o si han sido asignados al “grupo control”27. Señalar de nuevo que esta comparación resulta muy difícil en los tratamientos médicos, al haberse comprobado que los placebos presentan efectos beneficiosos para casi todas las dolencias28.

La toma de medicamentos conlleva un aspecto experiencial que supone un efecto sobre los síntomas físicos, de manera que las comparaciones entre tratamientos psicológicos resultan inverosí­miles al menos que descartemos los aspectos experienciales. Así, pues, el fenómeno que la psicología deseaba estudiar inicialmente es suprimido en aras de la definición del procedimiento mecánico y la observación de los efectos. Esta apelación a la “evidencia” ase­gura que el psicólogo deje a sus clientes en manos de otros

 

IAN PARKER

profesionales que se presentan como expertos en áreas específicas, y llegado el caso, si el psiquiatra así lo estima, el psicólogo será uno de esos muchos profesionales que legitime el uso de los tratamien­tos físicos tales como el electroshock. De este modo, el criterio ético capaz de cuestionar estas prácticas abusivas es reemplazado por la adhesión a las categorías diagnósticas acordadas entre los psicólo­gos y los psiquiatras29.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: