La crisis sacrificial 69

lingüístico, pues el elemento representativo sigue estando presente. La defi­nición clásica del símbolo conviene, paradójicamente, a la relación entre los gemelos y la crisis sacrificial.

En el caso de los hermanos enemigos, el elemento representativo se ha difuminado. La relación entre hermanos es una relación normal, situada en el interior de la familia. Entre hermanos, pues, siempre hay una dife­rencia, por pequeña que sea. Cuando se pasa de los gemelos a los herma­nos, se pierde algo en el plano de la representación simbólica, que se recu­pera del lado de la verdad social; se asientan los pies en la realidad. Puesto que, en la mayoría de las sociedades, la relación entre hermanos sólo supone realmente un mínimo de diferencia, podría muy bien constituir un punto débil del sistema diferencial, siempre expuesto a un ataque de la indiferenciación violenta. Si la fobia a los gemelos en tanto que gemelos es claramente mítica, no se puede decir lo mismo de la preponderancia de la rivalidad fraternal. No es prerrogativa exclusiva de los mitos que los her­manos estén a la vez aproximados y distanciados por una misma fascina­ción, la del objeto que ambos desean ardientemente y que no quieren o no pueden compartir, un trono, una mujer, o, de manera más general, la he­rencia paterna.

Los hermanos enemigos, a diferencia de los gemelos, están a caballo entre la desimbolización puramente simbólica y la desimbolización real, la auténtica crisis sacrificial. En algunas monarquías africanas, la muerte del rey abre entre sus hijos una querella sucesoria que les convierte en herma­nos enemigos. Es difícil, cuando no imposible, determinar en qué medida esta querella es simbólica y ritual, y en qué medida se abre sobre un futu­ro indeterminado, sobre unos acontecimientos reales. En otras palabras, no sabemos si nos encontramos ante un auténtico conflicto o ante un simu­lacro sacrificial, destinado únicamente a alejar con sus efectos catárticos la crisis que significa de una manera un poco demasiado directa.

Si no entendemos lo que representan los gemelos o incluso los herma­nos enemigos, se debe fundamentalmente, claro está, a que ignoramos completamente la existencia de la realidad representada. No sospechamos que la más insignificante pareja de gemelos o de hermanos enemigos anuncia y significa la totalidad de la crisis sacrificial, que siempre se trata de la parte entendida por el todo, al nivel no de una retórica formal sino de una violencia muy real: cualquier indiferenciación violenta, por muy redu­cida que sea en su origen, puede extenderse como un reguero de pólvora y destruir toda la sociedad.

No somos enteramente responsables de nuestra incomprensión. Nin­guno de los temas míticos es realmente adecuado para conducirnos a la verdad de la crisis sacrificial. En el caso de los gemelos, la simetría y la identidad están representadas de una manera muy exacta; la no-diferencia está presente en tanto que no-diferencia, pero se encarna en un fenómeno tan excepcional que constituye una nueva diferencia. La no-diferencia re­presentada acaba por aparecer como la diferencia por excelencia, la que

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: