La crisis sacrificial 59

luvio que licúa todas las cosas, convirtiendo el universo sólido en una especie de papilla, reaparece frecuentemente en Shakespeare para señalar la misma indiferenciación violenta que en el Génesis, la crisis sacrificial.

No se perdona a nada ni a nadie; desaparece todo proyecto coherente o actividad racional. Todas las formas de asociación se disuelven o entran en convulsiones, todos los valores espirituales y materiales languidecen. Los diplomas universitarios se ven arrastrados con todo el resto, al no ser otra cosa que unos Degrees, que extraen su fuerza del principio universal de diferenciación y la pierden cuando este principio se oculta.

Soldado autoritario y conservador, no por ello el Ulises de Shakes­peare confiesa cosas menos extrañas sobre el orden que tiene por tarea exclusiva proteger. El término de las diferencias es la fuerza que domina la debilidad; el hijo que golpea a su padre hasta la muerte es, pues, el final de toda justicia humana, la cual también se define, de manera tan lógica como inesperada, en términos de diferencia. Si, como en la tragedia griega, el equilibrio es la violencia, es preciso que la no-violencia relativa asegurada por la justicia humana se defina como un desequilibrio, como una diferencia entre el «bien» y el «mal» paralela a la diferencia sacri­ficial de lo puro y lo impuro. Nada más extraño a este pensamiento, por consiguiente, que la idea de la justicia como balanza siempre equilibrada, imparcialidad jamás turbada. La justicia humana se arraiga en el orden

diferencial y sucumbe con él. En todas partes donde se instala el equili­brio interminable y terrible del conflicto trágico, desaparece el lenguaje

de lo justo y de lo injusto. Qué decir a los hombres, en efecto, cuando

acuden, si no reconciliaos o castigaos los unos a los otros.

Si la crisis doble y única que acabamos de definir constituye una rea­lidad etnológica fundamental, si el orden cultural se descompone en la violencia recíproca y si esta descomposición, a cambio, favorece la difu­sión de la violencia, debemos poder alcanzar esta realidad de otra ma­nera que a través de la tragedia griega, o shakesperiana. A medida que nosotros, modernos, entramos en contacto con ellas, las sociedades primi­tivas desaparecen, pero esta misma desaparición podría producirse, al me­nos en ciertos casos, a través de una crisis sacrificial. No se excluye que dichas crisis hayan sido objeto de observaciones directas. Un examen de la literatura etnológica muestra que tales observaciones existen, están in­cluso bastante extendidas pero es excepcional que compongan un cuadro realmente coherente. Son casi siempre fragmentarias, mezcladas con unas anotaciones de tipo propiamente estructural. La obra de Jules Henry Jungle People, dedicada a los indios kaingang (Botocudo) del Estado de

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: