El Sacrificio 45

Gorgona. Una es un veneno mortal, la otra un remedio. Entonces el viejo esclavo de la reina pregunta:

¿Y cómo se cumple en ellas el doble don de la diosa?

CREÚSA. — Bajo el golpe mortal, de la vena vacía brota una

gota…

EL ANCIANO. — ¿Para qué sirve? ¿Cuál es su virtud?

CREÚSA. — Aleja las enfermedades y aumenta el valor.

EL ANCIANO. — ¿Y cómo actúa la segunda?

CREÚSA. — Mata. Es el veneno de las serpientes de la Gor‑

gona.

EL ANCIANO. — ¿Las llevas juntas o separadas?

CREÚSA. — Separadas. ¿Mezclarías tú lo saludable y lo no‑

civo?

Nada más diferente que estas dos gotas de sangre y, sin embargo, nada más semejante. Es fácil, por consiguiente, y tal vez tentador, confundir las dos sangres y mezclarlas. Si se produce esta mezcla, desaparece cual­quier distinción entre lo puro y lo impuro. Ya no hay diferencia entre la buena y la mala violencia. Mientras lo puro y lo impuro permanecen dife­renciados, en efecto, es posible lavar hasta las mayores manchas. Una vez que se han confundido, ya no se puede purificar nada.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: