Anuncios

El Sacrificio 23

deber de la venganza se debe a que el crimen horroriza y que hay que impedir que los hombre se maten entre sí. El deber de no derramar nunca la sangre no es, en el fondo, distinto del deber de vengar la sangre derra­mada. Para terminar con la venganza, por consiguiente, o, en nuestros días, para terminar con la guerra, no basta con convencer a los hombres de que la violencia es odiosa; precisamente porque están convencidos de ello, se creen con el deber de vengarla.

En un mundo sobre el cual sigue planeando la venganza, es imposible alimentar a su respecto unas ideas sán equívoco, hablar de ella sin contra­decirse. En la tragedia griega, por ejemplo, no existe y no puede existir

una actitud coherente respecto a la venganza. Empeñarse en extraer de la tragedia una teoría, positiva o negativa, de la venganza, ya equivale a

confundir la esencia de lo trágico. Cada cual abraza o condena la venganza con idéntico ardor, según la posición que ocupe, en cada momento, en el tablero de la violencia.

Existe un círculo vicioso de la venganza y ni siquiera llegamos a sos­pechar hasta qué punto pesa sobre las sociedades primitivas. Dicho círcu‑

lo no existe para nosotros. ¿A qué se debe este privilegio? Podemos apor‑

tar una respuesta categórica a esta pregunta en el plano de las institucio­nes. El sistema judicial aleja la amenaza de la venganza. No la suprime: la

limita efectivamente a una represalia única, cuyo ejercicio queda confiado a una autoridad soberana y especializada en esta materia. Las decisiones de la autoridad judicial siempre se afirman como la última palabra de la venganza.

En este campo existen algunas expresiones más reveladoras que las teorías jurídicas. Una vez que la venganza interminable ha quedado des‑

cartada, se la designa con el nombre de venganza privada. La expresión

supone una venganza pública, pero el segundo término de la oposición ja­más queda explícito. En las sociedades primitivas, por definición, sólo

existe la venganza privada. No es en ellas, pues, donde hay que buscar la venganza pública, sino en las sociedades civilizadas, y sólo el sistema ju­dicial puede ofrecer la garantía exigida.

No existe, en el sistema penal, ningún principio de justicia que difiera realmente del principio de venganza. El mismo principio de la reciprocidad

violenta, de la retribución, interviene en ambos casos. O bien este prin‑

cipio es justo y la justicia ya está presente en la venganza, o bien la jus­ticia no existe en ningún lugar. Respecto a quien se toma la venganza por

su cuenta, la lengua inglesa afirma: He takes the law into bis own hands, «toma la ley en sus propias manos». No hay ninguna diferencia de prin­cipio entre venganza privada y venganza pública, pero existe una diferen­cia enorme en el plano social: la venganza ya no es vengada; el proceso ha concluido; desaparece el peligro de la escalada.

Numerosos etnólogos están de acuerdo respecto a la ausencia del sis­tema judicial en las sociedades primitivas. En Crime and Custom in Sa­vage Society (Londres, 1926), Malínowski llega a las siguientes conclusio‑

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: