Anuncios

MATERIAL CLINICO N° 3

MATERIAL CLINICO N° 3

Cuando Jonathan comenzó su análisis llevaba casi cinco años en un estado catatónico de creciente profundidad, al cual lo habían impulsado de manera ine­xorable varios años de creciente confusión, ansiedades paranoides y estallidos de

 

EL MUTISMO                                                                                177

rabia que comenzaron en la pubertad. A los veinte años tenía el aspecto de un púber desgreñado de doce, de un triste payasito o incluso, a ratos, de un muñeco de trapo. Sus respuestas verbales estaban prácticamente limitadas a una especie de tic consistente en “no sé, no sé” o “sí, sí”, excepto en momentos dé rabia cuan­do corría por todos lados golpeando las puertas y gritando: “Dejen de molestar­me” o “Déjenme de joder”. A veces, y a propósito de nada en particular, insistía con enojo: “Me voy a salir con la mía” o “Voy a hacer lo que quiera”. Su voz carecía de música, era arrítmica, mecánica. Se orinaba y se ensuciaba constante­mente, se masturbaba, desgarraba sus ropas, se reía sin motivo y afectadamente, y era incapaz de mirar a la gente en la cara, especialmente en los ojos. En algunas sesiones se quedaba completamente inmóvil, sentado con las ropas mal puestas–sin zapatos o con pantuflas puestas en el pie que no correspondía, con la bra­gueta abierta, la camisa fuera del pantalón y las manos metidas dentro de las mangas—. Parecía generalmente exhausto a pesar de que por las noches dormía mu­cho y profundamente.

No puedo describir el contenido completo de los primeros cinco años de su análisis, pero quisiera concentrarme en el aspecto del lenguaje. Luego de estable­cido el contacto, las respuestas tipo tic de “no sé, no sé” fueron reemplazadas por series de palabras que parecían referirse a sueños y, más raramente, a cancio­nes o títulos de películas de TV. Más tarde intentó recitar toda la letra de la canción, de modo que fue evidente que el contenido tenía significado en relación con la experiencia de la transferencia psicoanalítica. En muy pocas ocasiones, irrumpía un fragmento de recuerdo, totalmente desubicado en el tiempo o la geo­grafía de su experiencia vital; pero inevitablemente se reducía a algo inaudible y era reemplazado por “no sé, no sé, no sé”. A medida que el analista comenzó a reunir estos fragmentos en una historia de su vida interior, se hizo notorio que ciertos elementos fijos, tales como llamarse a sí mismo “Boris” o insistir en que tenía dieciocho años (edad en que fue admitido en el hospital) comenzaron a ablandarse y a moverse hacia la verdad. La impresión no dejaba lugar a dudas del • hecho de que a veces él había comenzado a ser capaz de retomar de esa “ningu­na parte” de su sistema delirante, al mundo de la identidad, el espacio y el tiem­po de la realidad psíquica y externa. De alguna forma la absoluta desesperación (en el sentido de Kierkegaard) de su enfermedad había cedido su lugar a la espe­ranza. Fue entonces cuando las reacciones a la separación comenzaron a ser muy severas.

En el cuarto año de análisis, fue ocasionalmente capaz de relatar un sueño o un recuerdo alterado o de describir un suceso reciente en el hospital o en la casa de la pareja a la que visitaba regularmente. En el quinto año comenzó a reunir palabras con significados abstractos y pudo experimentar perplejidad acerca del significado de la conducta de otra gente o de sus propias y numerosas compulsio­nes, que incluían extrañas fonnas de locomoción, conteo y repetición de palabras de dos a cuatro veces. Su uso del lenguaje con propósitos de comunicación, sin embargo, encontraba gran oposición interior, de modo que su discurso era inte­rrumpido con frecuencia debido a que cubría su boca con sus manos, se pellizca­ba los labios, se reía sin sentido y se rascaba el trasero, o bien iba de un salto a “lavarse”. El grado de su esclavitud con un perseguidor interior podría apreciarse

 

178                                              D. MELTZER

adecuadamente por la distancia a la que sus manos se retraían dentro de las man­gas de su camisa.

Esta larga descripción de un proceso de parcial recuperación de una catástro­fe esquizofrénica, tiene la intención de ilustrar una cierta tesis sobre el desarrollo del lenguaje y acerca del mutismo en el paciente catatónico. La enfermedad irro­gó una destrucción tal del objeto interno, la base de la identidad, que acarreó la destrucción de la capacidad de tener pensamientos y, por ende, los fundamentos del habla, tanto en su aspecto vocal como verbal. En el lento avance que Jona­than hizo hacia la recuperación de su estructura y sus funciones mentales, se pue­de discernir una recapitulación lenta del desarrollo de estas dos dimensiones del proceso del habla, aunque con mucha distorsión y sufrimiento.

La primera dimensión, la verbalización, está ilustrada por la manera en que Jonathan logró introyectar un objeto parlante, o más bien cantante, y pudo repetir con notable precisión la letra de una canción, primero de manera mecáni­ca, pero gradualmente, con mayor ritmo y modulaciones. Fue fácil reconocer que el contenido de esas canciones hacía referencia a interpretaciones recientes acerca de la evolución de las cualidades y relaciones de sus objetos internos y de su signifi­cado transferencial, extraídas de la inferencia analítica de sus sueños, relatos de hechos y recuerdos, y de su conducta durante las sesiones.

La segunda dimensión, la vocalización, que corresponde al balbuceo o al jue­go con palabras del niño pequeño, estaba representada en el tormento de la repe­tición de palabras por parte de Jonathan, y su construcción y reconstrucción de un vocabulario para la expresión de sus propios pensamientos y experiencias, todo lo cual parecería dar sustento a un creciente sentido de identidad.

En contraste, entonces, con el adusto retraimiento de Sylvia de todo inter­cambio verbal y del desplazamiento hecho por Phillipa de este intercambio verbal en una conversación mímica silenciosa con un objeto alucinado, Jonathan ilustra un mutismo basado en una severa fragmentación de la estructura de la personali­dad, con la cor _iguiente pérdida de la capacidad de poseer sus propios pensa­mientos con los cuales pensar. Al progresar ambas dimensiones de la evolución del habla, comenzó a tener pensamientos propios, de Manera que pudo sentir el deseo de comprender sus experiencias, y pedir al analista que le explicara su sig­nificado. La gran diferencia con el desarrollo gozoso de un niño sano radica en el grado extraordinario de sufrimiento mental. Para Jonathan, cada paso adelante debía darse enfrentando la severa oposición de un perseguidor interno amenazan­te y, en la matriz del resentimiento por las separaciones, también frente a su deseo cruel de decepcionar a sus objetos.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Tarda en llegar, y al final, al final, hay recompensa... en la zona de promesas.

    Gustavo Cerati


  • Seguime en Twitter
  • ¡El cedro no tolera la maceta!

    Hölderlin


  • Se multiplicaron unos pequeños grupúsculoss restauracionistas; yo los llamo fundamentalistas. Como usted dijo, en este cúmulo de incertezas les dicen a los jóvenes: “Hacé asi y asá”. Entonces un pibe o una chica de diecisiete o dieciocho años se entusiasman, le meten para adelante en directivas de rigidez y, en verdad, les hipotecan la vida y a los treinta explotan. Porque no los prepararon para superar las mil y una crisis de la vida, incluso los mil y uno fallos que uno tiene, las mil y una injusticias que uno comete. No tienen elementos para conocer o entender lo que es la misericordia de Dios, por ejemplo. Ese tipo de religiosidad, bien rígida, se disfraza con doctrinas que pretenden dar justificaciones, pero en realidad privan de la libertad y no dejan crecer a la gente. En gran parte terminan en la doble vida.

    Cardenal Bergoglio (ahora Francisco)


  • Lo que eres habla tan fuerte, que no se te escucha lo que dices.

    R.W. Emerson


  • No es la presencia o ausencia de angustia, su calidad o incluso su cantidad lo que permite predecir la enfermedad o el equilibrio psíquico ulterior. Lo único significativo al respecto es la capacidad del Yo para dominar la angustia

    Ana Freud


  • Toda estructura narcisista necesita de alguien a quien frustrar.

    Berenstein


  • Los hombres inteligentes quieren aprender; los demás, enseñar.

    Antón Chéjov


  • Yo no soy un cristiano: Uds. tampoco. Pero yo sé lo que es el ser cristiano y Uds. no. Yo sé que no soy cristiano; Uds. no lo saben y se creen cristianos; y enseñan un cristianismo mitológico.

    S. Kierkegaard


  • Y del mismo modo que de cien cabezas huecas no se hace un sabio, de cien cobardes no surge nunca una decisión heroica.

    Adolf Hitler


  • Conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas, otra alma humana

    Carl G. Jung


  • Mira, no tengo tiempo para tales estudios (una leyenda local griega, cada uno puede remplazarla con algo de su interés objetivo....). Te diré por qué.... Antes debo conocerme a mí mismo, como dice la inscripción de Defos, y veo claramente el ridículo que significaría que yo, que aún carezco de ese conocimiento, me entregara a examinar cosas ajenas a él.

    Sócrates


  • Prefiero morir como un puma que vivir como una gallina.

    Cacique Huazihul


  • si te dibujo sin rostro es por que amo tu interior

    Miguel Mateos


  • Sometimes there's so much beauty in the worId. I feeI Iike I can't take it... and my heart... is just going to... cave in.

    American Beauty


  • Lo que hayas heredado de tus padres, adquiérelo, para poseerlo.

    Goethe


  • Cuando señales al cielo muchos estúpidos mirarán la punta de tu dedo

    Confusio


  • Judas no nos escandaliza. Pero imaginemos que a Judas lo hubieran encubierto los Apóstoles, disimulando sus afanos o la traición, o justificandola con el argumento de que "Dios escribe derecho con líneas torcidas": eso sería escandaloso.

    Ludovicus


  • La clase de filosofía que se elige, depende por tanto de la clase de hombre que se es: pues un sistema filosófico no es un mobiliario muerto que se puede rechazar o aceptar a nuestro antojo, sino que está vivificado por el alma del hombre que lo tiene.

    Johann Gottlieb Fichte


  • Stay hungry, stay foolish.

    Steve Jobs


  • Se puede adorar al verdadero Dios como si fuera un ídolo, y a un ídolo como si fuera el verdadero Dios.

    Sören A. Kierkegaard


  • Cuando se comienza a tener la costumbre de atender a los asuntos, se desprecian todas las teorías, empleándolas, como los geómetras, no para marchar en línea recta, sino para continuar en la misma dirección.

    Napoleón Bonaparte


  • Soy hombre, nada de lo humano me será ajeno

    Terencio


  • No puedo tolerar a las personas honradas a las que uno no puede acercarse sin miedo.

    Dostoievski


  • sólo me encuentro cuando de mí huyo

    Fernando Pessoa


  • Every man dies, not every man really lives

    William Wallace


  • Únicamente debe elegirse el atajo cuando estamos seguros de alcanzar íntegramente la meta [un hombre pleno] que buscamos en ese atajo. Y esta meta [el hombre pleno] no se podría alcanzar si al hombre no se le permitiese pecar [el atajo hacia el hombre pleno: coartar la libertad].

    Tomás de Aquino


  • He sufrido mucho en mi vida por causa de sacerdotes estúpidos, cansados, obnubilados y aun malvados; pero ahora sé lo bastante de mí como para ser consciente de que no debo abandonar la Iglesia (que para mí significaría abandonar la alianza con Nuestro Señor) por ninguno de estos motivos: debería abandonarla porque no creo...

    J.R.R. Tolkien


  • Ora posso amare, ora; Ora posso correre e giocare; Ora volo sopra le parole; Sopra tutte le persone; Sopra quella convinzione; Di avere la verita'..

    Giuseppe Povia


  • La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más.

    Sören A. Kierkegaard


  • El que no dice la verdad se hace cómplice de los mentirosos y falsificadores.

    Charles Péguy


  • Pertenezco, sin embargo, a esa especie de hombres que están siempre al margen de aquello a lo que pertenecen, no ven sólo la multitud de la que son, sino también los grandes espacios que hay al lado.

    Fernando Pessoa


  • I am the master of my fate: I am the captain of my soul.

    William Ernest Henley


  • Los discípulos de un maestro sufren mucho más que el mártir.

    Nietzsche


  • Las convicciones son más peligrosos enemigos de la verdad que las mentiras.

    Nietzsche


  • Toda verdad, quienquiera que la diga, proviene del Espíritu Santo.

    San Ambrosio


  • el hombre sano, el hombre pleno y el santo tienen algo en común: ser iconoclastas de sí mismos

    Plagium Ludovicus


  • Sólo hay un vicio, un vicio: vivir de té beodo / y no tocar el vino por no soltar verdades. / Sólo una cosa hay necesaria: TODO. / El resto es vanidad de vanidades.

    G. K. Chesterton


  • Si la Iglesia no practica la honradez, está perdida; Si la Iglesia atropella la persona humana, está perdida; Si la Iglesia suplanta con la Ley, la norma, la rutina, la juridicidad y la "política"... a la Justicia y a la Caridad, está lista.

    Leonardo Castellani


  • ¡Qué tu felicidad no se rinda!

    Chicho (el peque)


  • Si tuviera que predicar un solo sermón, sería contra el orgullo.

    G. K. Chesterton


  • la humildad es el fundamento y la conservación en su ser de todas las demás virtudes

    Tomás de Aquino


  • Dame, Señor, el sentido del humor, para que pueda obtener algo de felicidad en esta vida y compartirla con los demás.

    Tomás Moro


  • con el número Dos nace la pena

    Leopoldo Marechal


  • El ser humano es raro. La certeza empacha, la duda genera anorexia. Sólo la verdad alimenta.

    Ludovicus


  • Web Analytics Clicky
  • RSS .

  • RSS .

  • RSS +

A %d blogueros les gusta esto: