Sesión a los trece años

Sesión a los trece años

Comenzó la sesión mirando y husmeando en un papelero, y tizoneando de las manijas de algunos cajones cerrados con llave, asegurándose de que yo lo miraba. Extrajo de su bolsillo un papel arrugado y mientras se sentaba a la mesita dijo: “Ahora mis sueños”. Durante este período ésta era la pauta estándar de sus • sesiones: primero, una investigación preliminar, reducida casi a un gesto, como

 

.para recordarme que estas cosas todavía eran importantes; luego el relato de sue­ños de los que él había tomado notas para traer a la sesión, y que en su transcurso copiaba en una versión un poco más prolija y larga mientras los relataba; final­mente, terminaba la sesión hablando de los hechos en su vida cotidiana. La plani­ficación de este procedimiento era por lo general perfectamente sincronizada para llenar los cincuenta minutos de la sesión.

En esta ocasión relató tres sueños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s