Anuncios

MECANISMOS OBSESIVOS PRIMITIVOS

MECANISMOS OBSESIVOS PRIMITIVOS

Mucho del material descrito concerniente a las fantasías de Piffie acerca del interior de la madre como una casa a explorar para tomar posesión, puede comprenderse como expresando la liberación de los impulsos epistemofílicos normales en el bebé en desarrollo. Gran parte de este material indicaba, sin embargo, las formas en que los mecanismos obsesivos primitivos daban fuerza a ese impulso a poseer conocimiento, tanto como obstruían el desarrollo de la comprensión de los objetos totales.

Durante el segundo año de terapia y los siguientes, se puso a la tarea de domi­narme pedacito a pedacito con extrema perseverancia. Retrospectivamente parecería que había planeado de manera deliberada proveerme de suficiente interés y variedad corno para mantenerme feliz y producir una ilusión de cambio, mientras aseguraba privadamente que el desarrollo permaneciera en gran medida detenido.

 

Describiré dos series de actividades que son particularmente reveladoras de sus mecanismos obsesivos. Una se refiere a sus trazados y dibujos de los contenidos del cuarto. En cierta ocasión mientras dibujaba en un papel sobre el piso, hizo el descubrimiento casual de que al sombrear un área se revelaba el trazado de un cabello que se encontraba bajo el papel. Esto lo entusiasmó y durante muchos meses pasó parte de la mayoría de las sesiones haciendo trazados similares, a los que llamaba “álfombras”. Estaba especialmente preocupado en trazar las fisuras y las cabezas de los clavos del piso, usando todos los colores y sus combinaciones. Hizo experimentos poniendo distintos objetos bajo el papel: un trozo de piolín, una goma, tijeras, etc., y todas las combinaciones, variaciones y modelos de esta colección de objetos. También hizo dibujos de los contenidos del cuarto; por ejemplo, una goma y un lápiz separados, una goma y un lápiz juntos, dos sillas juntas, dos sillas separadas, una silla de costado, una silla al revés, una silla sobre el diván, en el lavabo, en el papelero, etc., hasta el infinito. Estos dibujos fueron atesorados durante los años siguientes y volvió a ellos una y otra vez. Los retocaba, les agregaba detalles, emparejaba los bordes deflecados, los reunía como libros, los separaba nuevamente y formaba otros libros con un método distinto de clasificación. Más tarde agregó escritura a los dibujos —pero cada palabra de una oración era encapsulada dentro de un marco y, en consecuencia, aislada de su contexto—. Estas actividades eran una especie de diario y un depósito de memoria para él. Formaron también un museo de los trofeos ganados del interior y exterior de sus objetos maternos.

Revelan una forma concreta de introyección. Casi literalmente se apoderaba de mí pelo a pelo, a veces diciéndose con insistencia: ” ¡Hazlo, hazlo!”. Al frotar su crayón sobre la fisura del piso cubierta por el papel, parecía al mismo tiempo apretarse contra la fisura y tomar posesión de ésta al traspasarla al papel, donde permanecería cuidada por él con solicitud, pero aislada e inmortal.

Estas actividades parecían al principio referirse al trabajo con los procesos introyectivos. Más tarde me fue posible comprender que, para Piffie, esta actividad sólo era una ecuación simbólica, y pude así establecer que la introyección era literalmente para él un proceso de incorporación semejante a la colección de un catálogo.

Su método de encapsularme en partículas separadas y diminutas volvía el proceso casi indoloro. Cuando, por ejemplo, tomó un cabello de mi cabeza, era imposible que yo me quejara de violación sádica. Con diferencia de él, yo ya no era consciente de mi cabello perdido como una parte valorada de mí misma. Puede, sin embargo, considerarse la posibilidad de que él careciera de impulsos sádicos en una forma fuera de lo común. Es posible que el sadismo también haya formado parte del proceso y se fuera convirtiendo en partículas diminutas, casi invisibles. Posiblemente cada dibujo traspasó, no sólo una partícula de mí misma, sino también una partícula del sadismo de Piffie. Su agresión, especialmente manifestada cuando la empleaba con fines posesivos, también la utilizaba para mantenerse aferrado a los segmentos de su inmovilizado objeto.

Otra expresión de sus mecanismos obsesivos, esta vez vinculados al encapsula-miento, se hizo evidente en su actividad, largamente sostenida, de hacer paquetes. Unas pocas semanas antes de sus primeras vacaciones de verano comenzó a dedicar

 

156                                                           S. HOXTER

parte de cada sesión a poner un artículo, o pequeños grupos de artículos, en el medio de círculos concéntricos dibujados en un papel.Esto luego formó la envoltura de un paquete atado con piolín muy tirante. Al principio pensé que simplemente expresaba una fantasía de empacar para las vacaciones, pero el proceso continuó también después, hasta que en una oportunidad sólo un resto del crayón marrón quedó libre para su uso; una vívida ilustración del empobreci­miento que surge de la encapsulación. Esta actividad acompañó una secuencia de cinco vacaciones. La única explicación que daba era que los paquetes eran “para mantener la lluvia afuera”.

Por cierto estaban cerrados a prueba de agua, diseñados para asegurar no sólo la exclusión de los rivales, sino también para asegurar que ninguna parte de mí, su objeto, pudiera escapar o tener alguna clase de asociación o “relación íntima” con alguna otra parte de mí misma. Este proceso es el opuesto a poner todos los huevos en una canasta. De manera similar, pequeñas porciones de Piffie eran depositadas a buen resguardo en apretadas envolturas maternales.

Sus actividades con frecuencia se relacionaban con el ensamblado de objetos. Hizo una serie interminable de gatitos de cartón con miembros segmentados y pegados con cinta adhesiva. También pintó una serie de “negocios de gatos”. Cada vidriera mostraba filas de partes de gatos; una, cabezas, la siguiente, miembros, la siguiente, colas, etc., en distintos colores. Estas partes debían ser compradas en cuotas y entonces armadas. Pero luego de armadas de acuerdo con semejanza de colores y denominadas “gato padre”, “gato madre”, etc., estos gatos debían dividirse y rearmarse con partes multicolores y una total pérdida de identidad, lo que le daba muchísimo placer. En esta forma mostró sus fantasías de que los bebés no crecen sino que se arman con piezas ya hechas dentro de los contenidos del cuerpo materno, así como su decisión de tomar cualquier parte que le sirviera y, muy especialmente, su esfuerzo por controlar la composición de sus objetos.

A menudo quería que hiciera cosas para él. Cuando yo no lo complacía, simulaba que me cortaba las manos y se las ponía en las suyas. Esta actuación se convirtió en un gesto estilizado, que sugeriría el posible origen de ciertos movimientos bizarros de algunos niños autistas.

Cuando se preparaba para ir a la escuela por primera vez, sintió la necesidad de esta acción con particular fuerza. Día tras día dibujó las partes que sentía iba a necesitar. Mi cabeza, su cabeza, mi brazo derecho, su brazo derecho, etc. En cada oportunidad tomaba posesión de una de mis partes, dándome la suya a cambio y llamándome burlonamente “Bebé, señora Hoxter”. Finalmente armó las partes en dos dibujos que fueron: Piffie se convirtió en la señora Hoxter y vicever­sa. Entonces, dudosamente equipado y vestido con mi disfraz, se preparó para la difícil y penosa prueba de la escuela.

A pesar de haberse preparado de esta manera, hizo un rápido progreso en sus lecciones, como ya he descrito. Durante este período hubo oportunidad de trabajar con las perturbaciones más normales y neuróticas. En consecuencia, cuando por razones externas fue necesario interrumpir la terapia a la edad de ocho años, pareció bastante apropiado hacerlo y reconocer los limitados logros y la expectativa de que en la adolescencia sería necesario nuevamente recurrir Al

 

tratamiento. Hubo un período bastante prolongado de preparación para el cierre y Piffie finalmente pareció determinado a enfrentarlo, diciendo: “Adiós para siempre, para siempre y para siempre. Nunca más la volveré a ver”.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Tarda en llegar, y al final, al final, hay recompensa... en la zona de promesas.

    Gustavo Cerati


  • Seguime en Twitter
  • ¡El cedro no tolera la maceta!

    Hölderlin


  • Se multiplicaron unos pequeños grupúsculoss restauracionistas; yo los llamo fundamentalistas. Como usted dijo, en este cúmulo de incertezas les dicen a los jóvenes: “Hacé asi y asá”. Entonces un pibe o una chica de diecisiete o dieciocho años se entusiasman, le meten para adelante en directivas de rigidez y, en verdad, les hipotecan la vida y a los treinta explotan. Porque no los prepararon para superar las mil y una crisis de la vida, incluso los mil y uno fallos que uno tiene, las mil y una injusticias que uno comete. No tienen elementos para conocer o entender lo que es la misericordia de Dios, por ejemplo. Ese tipo de religiosidad, bien rígida, se disfraza con doctrinas que pretenden dar justificaciones, pero en realidad privan de la libertad y no dejan crecer a la gente. En gran parte terminan en la doble vida.

    Cardenal Bergoglio (ahora Francisco)


  • Lo que eres habla tan fuerte, que no se te escucha lo que dices.

    R.W. Emerson


  • No es la presencia o ausencia de angustia, su calidad o incluso su cantidad lo que permite predecir la enfermedad o el equilibrio psíquico ulterior. Lo único significativo al respecto es la capacidad del Yo para dominar la angustia

    Ana Freud


  • Toda estructura narcisista necesita de alguien a quien frustrar.

    Berenstein


  • Los hombres inteligentes quieren aprender; los demás, enseñar.

    Antón Chéjov


  • Yo no soy un cristiano: Uds. tampoco. Pero yo sé lo que es el ser cristiano y Uds. no. Yo sé que no soy cristiano; Uds. no lo saben y se creen cristianos; y enseñan un cristianismo mitológico.

    S. Kierkegaard


  • Y del mismo modo que de cien cabezas huecas no se hace un sabio, de cien cobardes no surge nunca una decisión heroica.

    Adolf Hitler


  • Conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas, otra alma humana

    Carl G. Jung


  • Mira, no tengo tiempo para tales estudios (una leyenda local griega, cada uno puede remplazarla con algo de su interés objetivo....). Te diré por qué.... Antes debo conocerme a mí mismo, como dice la inscripción de Defos, y veo claramente el ridículo que significaría que yo, que aún carezco de ese conocimiento, me entregara a examinar cosas ajenas a él.

    Sócrates


  • Prefiero morir como un puma que vivir como una gallina.

    Cacique Huazihul


  • si te dibujo sin rostro es por que amo tu interior

    Miguel Mateos


  • Sometimes there's so much beauty in the worId. I feeI Iike I can't take it... and my heart... is just going to... cave in.

    American Beauty


  • Lo que hayas heredado de tus padres, adquiérelo, para poseerlo.

    Goethe


  • Cuando señales al cielo muchos estúpidos mirarán la punta de tu dedo

    Confusio


  • Judas no nos escandaliza. Pero imaginemos que a Judas lo hubieran encubierto los Apóstoles, disimulando sus afanos o la traición, o justificandola con el argumento de que "Dios escribe derecho con líneas torcidas": eso sería escandaloso.

    Ludovicus


  • La clase de filosofía que se elige, depende por tanto de la clase de hombre que se es: pues un sistema filosófico no es un mobiliario muerto que se puede rechazar o aceptar a nuestro antojo, sino que está vivificado por el alma del hombre que lo tiene.

    Johann Gottlieb Fichte


  • Stay hungry, stay foolish.

    Steve Jobs


  • Se puede adorar al verdadero Dios como si fuera un ídolo, y a un ídolo como si fuera el verdadero Dios.

    Sören A. Kierkegaard


  • Cuando se comienza a tener la costumbre de atender a los asuntos, se desprecian todas las teorías, empleándolas, como los geómetras, no para marchar en línea recta, sino para continuar en la misma dirección.

    Napoleón Bonaparte


  • Soy hombre, nada de lo humano me será ajeno

    Terencio


  • No puedo tolerar a las personas honradas a las que uno no puede acercarse sin miedo.

    Dostoievski


  • sólo me encuentro cuando de mí huyo

    Fernando Pessoa


  • Every man dies, not every man really lives

    William Wallace


  • Únicamente debe elegirse el atajo cuando estamos seguros de alcanzar íntegramente la meta [un hombre pleno] que buscamos en ese atajo. Y esta meta [el hombre pleno] no se podría alcanzar si al hombre no se le permitiese pecar [el atajo hacia el hombre pleno: coartar la libertad].

    Tomás de Aquino


  • He sufrido mucho en mi vida por causa de sacerdotes estúpidos, cansados, obnubilados y aun malvados; pero ahora sé lo bastante de mí como para ser consciente de que no debo abandonar la Iglesia (que para mí significaría abandonar la alianza con Nuestro Señor) por ninguno de estos motivos: debería abandonarla porque no creo...

    J.R.R. Tolkien


  • Ora posso amare, ora; Ora posso correre e giocare; Ora volo sopra le parole; Sopra tutte le persone; Sopra quella convinzione; Di avere la verita'..

    Giuseppe Povia


  • La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más.

    Sören A. Kierkegaard


  • El que no dice la verdad se hace cómplice de los mentirosos y falsificadores.

    Charles Péguy


  • Pertenezco, sin embargo, a esa especie de hombres que están siempre al margen de aquello a lo que pertenecen, no ven sólo la multitud de la que son, sino también los grandes espacios que hay al lado.

    Fernando Pessoa


  • I am the master of my fate: I am the captain of my soul.

    William Ernest Henley


  • Los discípulos de un maestro sufren mucho más que el mártir.

    Nietzsche


  • Las convicciones son más peligrosos enemigos de la verdad que las mentiras.

    Nietzsche


  • Toda verdad, quienquiera que la diga, proviene del Espíritu Santo.

    San Ambrosio


  • el hombre sano, el hombre pleno y el santo tienen algo en común: ser iconoclastas de sí mismos

    Plagium Ludovicus


  • Sólo hay un vicio, un vicio: vivir de té beodo / y no tocar el vino por no soltar verdades. / Sólo una cosa hay necesaria: TODO. / El resto es vanidad de vanidades.

    G. K. Chesterton


  • Si la Iglesia no practica la honradez, está perdida; Si la Iglesia atropella la persona humana, está perdida; Si la Iglesia suplanta con la Ley, la norma, la rutina, la juridicidad y la "política"... a la Justicia y a la Caridad, está lista.

    Leonardo Castellani


  • ¡Qué tu felicidad no se rinda!

    Chicho (el peque)


  • Si tuviera que predicar un solo sermón, sería contra el orgullo.

    G. K. Chesterton


  • la humildad es el fundamento y la conservación en su ser de todas las demás virtudes

    Tomás de Aquino


  • Dame, Señor, el sentido del humor, para que pueda obtener algo de felicidad en esta vida y compartirla con los demás.

    Tomás Moro


  • con el número Dos nace la pena

    Leopoldo Marechal


  • El ser humano es raro. La certeza empacha, la duda genera anorexia. Sólo la verdad alimenta.

    Ludovicus


  • Web Analytics Clicky
  • RSS .

  • RSS .

  • RSS Desde la Roca del Grifo

A %d blogueros les gusta esto: