Anuncios

DISCUSION

DISCUSION

Estos sueños indicaban la posibilidad de que las barreras obsesivas comenza­ran a derrumbarse, lo que le despertó un estado interno tanto de alarma como de excitación. El peligro de liberar a sus objetos de los procesos de segmentación. y restricción era de dos tipos. Por un lado, si su objeto era totalmente liberado de los límites que lo encapsulaban (como la piscina sin cerco) no iba a tener es­tructura para proveer un continente, ni límites para prevenir su invasión infantil, y él se vería forzado a zambullirse nuevamente en un estado idealizado de total inmersión en su objeto. Sin embargo, incluso en su sueño, él desea emerger de este estado pero teme la pérdida de partes de sí mismo (ropa) y se encuentra en un estado de confusión. En el sueño está perdido en un ambiente desconcertante, ya que diferentes áreas se han separado de sus sitios acostumbrados. Sin límites, no podía decir si estaba dentro o fuera de su objeto. “Afortunadamente” encon­tró que tenía una brújula para guiarse (desde un punto de vista optimista esto podría representar un objeto analítico combinado capaz de mantener su propia unidad y sus propios límites). En realidad, en esa época, Piffie comenzaba a viajar con mayor independencia. Asociando con sus sueños dijo que llevaba consigo una brújula y explicó que ésta le era muy útil, ya que si preguntaba por alguna direc­ción la gente podía decirle que vaya a la derecha o a la izquierda, y él no saber si estaba mirando en esa dirección o en la opuesta. En el sueño, desde el momento en que encontró su brújula, recuperó sus ropas y se recobró de los riesgos de entrar en un objeto no cercado.

Al recobrar su orientación más madura de estar separado de su objeto y ser externo a él, se enfrentó con el segundo grupo de ansiedades, las que acompañan a la liberación de sus objetos de sus mecanismos obsesivos. En el sueño vio las jaulas podridas de donde los animales se habían escapado. Esas criaturas estaban representadas por las filas de miles de personas ante las puertas de su casa. Esto parece representar la posibilidad de un retorno a sí mismo de la multitud de por­ciones segmentadas de objetos, ahora liberadas de sus jaulas de solitario encierro. Antes de que el movimiento de liberación pudiera ponerse en marcha realmente, apareció un hombre con un sistema de alarma llamando la atención sobre la situación. El odiado loro ya se había escapado del jardín de atrás y picoteaba en la cocina, indicando posiblemente que los ataques orales dejaban su localización anal y estaban “regresando al hogar”, la relación con el pecho nutricio. El mayor foco de ansiedad se refería sin embargo a la osa panda: estaba muy alarmado de perder el control sobre ese aspecto Chi-Chi de su objeto materno. Si ella

 

se escapara de los confines de un estado de frigidez y esterilidad, sin hijos, él podría perderla en las garras de un rival.

Con respecto al segundo sueño es importante considerar que, para Piffie, Nepal era una de las porciones remotas y secretas de la madre-tierra, con una ubicación precisa que sólo unos pocos conocían con exactitud y accesible sola­mente a los más privilegiados, y en contraste con el despreciado estado de Dina­marca, que era un lugar común, fácilmente conocido por todos.

Comparado con Barry, por ejemplo, Piffie tenía conceptos muy refinados de la estructura materna, expresados durante sus primeros años en sus construc­ciones cuerpo-casa, y también más tarde en su detallado y excelente conoci­miento de la geografía. Se deleitaba en coleccionar los datos más oscuros acerca de pequeñas islas y estados montañosos poco conocidos, y se regocijaba en la superioridad que esto le otorgaba. Tanto en sueños como en la realidad, se ponía enormemente ansioso y excitado al atravesar los bordes entre uno y otro estado, incluso entre un condado inglés y otro. Su necesidad casi compulsiva de dominar la estructura geográfica, señala el esfuerzo requerido para mantener, tanto a su objeto como a sí mismo, fuera del estado autista propiamente dicho.

Estos sueños confirman varias indicaciones previas que sugerían que la es­tructura y los límites intrínsecos del objeto materno todavía se diferenciaban sólo vagamente de la compartimentalización producida por su propia organización obse­siva. Es posible considerar que esta organización tiene el propósito de defender a Piffie y a su objeto de los peligros de una invasión excesiva, y también se utiliza para mantenerse aferrado posesivamente de partes divorciadas de su objeto, exclu­yendo a los rivales. En el segundo sueño no es más él mismo, sino el padre —rey de Nepal— el responsable de cuidar que el aislado objeto materno no sea expoliado por las incursiones de sus rivales; y después de su muerte, Piffie puede organizar levantamientos en el palacio. Esta situación edipiana típica, este reconocimiento de su posición como hijo rival, raramente se manifestaba en Piffie. Es interesante notar que, en este punto, fue capaz de unirse a otros muchachos en sus diversio­nes, algo que prácticamente nunca ocurrió en sus sueños o en la realidad. En la distancia, sin embargo, permanecían los castos monjes de una orden de clausura, la contraparte masculina de la enjaulada Chi-Chi, que también reflejaba la posi­ción distante a la cual Piffie generalmente se retiraba, alejado de toda travesura infantil. El mantenimiento de las organizaciones obsesivas a menudo parecía ser para Piffie una actividad consumidora de vida. Desde el punto de vista interno, el rey era un gobernante exigente, con el cual Piffie generalmente se identificaba. Este esclavizante señor lo mantenía al tanto del detalle de sus tareas, que concer­nían a las partes cercadas del self y de los objetos. En relación con estos objetos enjaulados, Piffie estaba acostumbrado a comportarse como un cuidador de zoológico sobrecargado, responsable pero benevolente, que necesitaba controlar que en todo momento las jaulas estuvieran seguras y sus habitantes bien atendidos (es decir, ni olvidados ni perdidos; olvidarse, perder, llegar tarde o hacer errores triviales le causaban excesiva ansiedad). Su vida diaria estaba organizada con la precisión y el planeamiento de un horario de ferrocarril: sin blancos, sin tiempo libre; no toleraba ningún descuido en su larga lista de obligaciones diarias; nada podía dejarse a la casualidad —o a la espontaneidad—. Esto también se reflejó

 

S_ HOXTER

en la rutina y el gran esfuerzo que desplegó en sus sesiones semanales, y en su ho- rror a correr el riesgo de un período de silencio, cuando lo desconocido, lo no pla­neado, pudiera liberarse de sí mismo o de su terapeuta. Por cierto, sería una nove­dad de enorme importancia si (como dijo acerca del rey de Nepal) este gobernante interno muriera y se abriera el camino para enfrentar las ansiedades que acompaña­ban a la liberación de sus objetos.

El tercer sueño llevó a asociaciones concernientes a tomar fotografías. Dijo que dentro de cien años podría mostrar las fotografías a sus nietos y ellos las encontrarían muy interesantes. (Por primera vez no se tapó la boca con su mano para ahogar la escapada admisión de que podía considerar un futuro para sí como padre y adulto, pero ahora la duración de su vida había sido de algún modo maníacamente alargada.)

Coleccionar fotografías y estudiar viejos álbumes familiares había tenido gran importancia para él. Le fascinaba que mediante el clic de una cámara, se pudiera inmortalizar un momento pasajero. Dijo que sus dibujos de pequeño de los contenidos del consultorio eran como fotografías y estaba contento de pensar que podía volver a ellos para revivir sus recuerdos y encontrar que las cosas no habían cambiado. Analizamos su sentimiento de que las fotografías no sólo impedían la muerte del objeto, sino que también impedían que éste ‘ cambiara y viviera. Concluyó la sesión diciendo que pronto iría al zoológico, pero esta vez no llevaría su cámara: ya tenía suficientes fotografías de los anima­les. Con una sonrisa chispeante agregó que sus fotos incluían una de Chi-Chi.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Tarda en llegar, y al final, al final, hay recompensa... en la zona de promesas.

    Gustavo Cerati


  • Seguime en Twitter
  • ¡El cedro no tolera la maceta!

    Hölderlin


  • Se multiplicaron unos pequeños grupúsculoss restauracionistas; yo los llamo fundamentalistas. Como usted dijo, en este cúmulo de incertezas les dicen a los jóvenes: “Hacé asi y asá”. Entonces un pibe o una chica de diecisiete o dieciocho años se entusiasman, le meten para adelante en directivas de rigidez y, en verdad, les hipotecan la vida y a los treinta explotan. Porque no los prepararon para superar las mil y una crisis de la vida, incluso los mil y uno fallos que uno tiene, las mil y una injusticias que uno comete. No tienen elementos para conocer o entender lo que es la misericordia de Dios, por ejemplo. Ese tipo de religiosidad, bien rígida, se disfraza con doctrinas que pretenden dar justificaciones, pero en realidad privan de la libertad y no dejan crecer a la gente. En gran parte terminan en la doble vida.

    Cardenal Bergoglio (ahora Francisco)


  • Lo que eres habla tan fuerte, que no se te escucha lo que dices.

    R.W. Emerson


  • No es la presencia o ausencia de angustia, su calidad o incluso su cantidad lo que permite predecir la enfermedad o el equilibrio psíquico ulterior. Lo único significativo al respecto es la capacidad del Yo para dominar la angustia

    Ana Freud


  • Toda estructura narcisista necesita de alguien a quien frustrar.

    Berenstein


  • Los hombres inteligentes quieren aprender; los demás, enseñar.

    Antón Chéjov


  • Yo no soy un cristiano: Uds. tampoco. Pero yo sé lo que es el ser cristiano y Uds. no. Yo sé que no soy cristiano; Uds. no lo saben y se creen cristianos; y enseñan un cristianismo mitológico.

    S. Kierkegaard


  • Y del mismo modo que de cien cabezas huecas no se hace un sabio, de cien cobardes no surge nunca una decisión heroica.

    Adolf Hitler


  • Conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas, otra alma humana

    Carl G. Jung


  • Mira, no tengo tiempo para tales estudios (una leyenda local griega, cada uno puede remplazarla con algo de su interés objetivo....). Te diré por qué.... Antes debo conocerme a mí mismo, como dice la inscripción de Defos, y veo claramente el ridículo que significaría que yo, que aún carezco de ese conocimiento, me entregara a examinar cosas ajenas a él.

    Sócrates


  • Prefiero morir como un puma que vivir como una gallina.

    Cacique Huazihul


  • si te dibujo sin rostro es por que amo tu interior

    Miguel Mateos


  • Sometimes there's so much beauty in the worId. I feeI Iike I can't take it... and my heart... is just going to... cave in.

    American Beauty


  • Lo que hayas heredado de tus padres, adquiérelo, para poseerlo.

    Goethe


  • Cuando señales al cielo muchos estúpidos mirarán la punta de tu dedo

    Confusio


  • Judas no nos escandaliza. Pero imaginemos que a Judas lo hubieran encubierto los Apóstoles, disimulando sus afanos o la traición, o justificandola con el argumento de que "Dios escribe derecho con líneas torcidas": eso sería escandaloso.

    Ludovicus


  • La clase de filosofía que se elige, depende por tanto de la clase de hombre que se es: pues un sistema filosófico no es un mobiliario muerto que se puede rechazar o aceptar a nuestro antojo, sino que está vivificado por el alma del hombre que lo tiene.

    Johann Gottlieb Fichte


  • Stay hungry, stay foolish.

    Steve Jobs


  • Se puede adorar al verdadero Dios como si fuera un ídolo, y a un ídolo como si fuera el verdadero Dios.

    Sören A. Kierkegaard


  • Cuando se comienza a tener la costumbre de atender a los asuntos, se desprecian todas las teorías, empleándolas, como los geómetras, no para marchar en línea recta, sino para continuar en la misma dirección.

    Napoleón Bonaparte


  • Soy hombre, nada de lo humano me será ajeno

    Terencio


  • No puedo tolerar a las personas honradas a las que uno no puede acercarse sin miedo.

    Dostoievski


  • sólo me encuentro cuando de mí huyo

    Fernando Pessoa


  • Every man dies, not every man really lives

    William Wallace


  • Únicamente debe elegirse el atajo cuando estamos seguros de alcanzar íntegramente la meta [un hombre pleno] que buscamos en ese atajo. Y esta meta [el hombre pleno] no se podría alcanzar si al hombre no se le permitiese pecar [el atajo hacia el hombre pleno: coartar la libertad].

    Tomás de Aquino


  • He sufrido mucho en mi vida por causa de sacerdotes estúpidos, cansados, obnubilados y aun malvados; pero ahora sé lo bastante de mí como para ser consciente de que no debo abandonar la Iglesia (que para mí significaría abandonar la alianza con Nuestro Señor) por ninguno de estos motivos: debería abandonarla porque no creo...

    J.R.R. Tolkien


  • Ora posso amare, ora; Ora posso correre e giocare; Ora volo sopra le parole; Sopra tutte le persone; Sopra quella convinzione; Di avere la verita'..

    Giuseppe Povia


  • La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más.

    Sören A. Kierkegaard


  • El que no dice la verdad se hace cómplice de los mentirosos y falsificadores.

    Charles Péguy


  • Pertenezco, sin embargo, a esa especie de hombres que están siempre al margen de aquello a lo que pertenecen, no ven sólo la multitud de la que son, sino también los grandes espacios que hay al lado.

    Fernando Pessoa


  • I am the master of my fate: I am the captain of my soul.

    William Ernest Henley


  • Los discípulos de un maestro sufren mucho más que el mártir.

    Nietzsche


  • Las convicciones son más peligrosos enemigos de la verdad que las mentiras.

    Nietzsche


  • Toda verdad, quienquiera que la diga, proviene del Espíritu Santo.

    San Ambrosio


  • el hombre sano, el hombre pleno y el santo tienen algo en común: ser iconoclastas de sí mismos

    Plagium Ludovicus


  • Sólo hay un vicio, un vicio: vivir de té beodo / y no tocar el vino por no soltar verdades. / Sólo una cosa hay necesaria: TODO. / El resto es vanidad de vanidades.

    G. K. Chesterton


  • Si la Iglesia no practica la honradez, está perdida; Si la Iglesia atropella la persona humana, está perdida; Si la Iglesia suplanta con la Ley, la norma, la rutina, la juridicidad y la "política"... a la Justicia y a la Caridad, está lista.

    Leonardo Castellani


  • ¡Qué tu felicidad no se rinda!

    Chicho (el peque)


  • Si tuviera que predicar un solo sermón, sería contra el orgullo.

    G. K. Chesterton


  • la humildad es el fundamento y la conservación en su ser de todas las demás virtudes

    Tomás de Aquino


  • Dame, Señor, el sentido del humor, para que pueda obtener algo de felicidad en esta vida y compartirla con los demás.

    Tomás Moro


  • con el número Dos nace la pena

    Leopoldo Marechal


  • El ser humano es raro. La certeza empacha, la duda genera anorexia. Sólo la verdad alimenta.

    Ludovicus


  • Web Analytics Clicky
  • RSS .

  • RSS .

  • RSS +

A %d blogueros les gusta esto: