Anuncios

ANSIEDADES RELACIONADAS CON LA ESCUELA

ANSIEDADES RELACIONADAS CON LA ESCUELA

Durante los primeros años escolares surgió material relacionado con las seve­ras ansiedades que vivenciaba al asistir a la escuela. Esto continuaba básicamente sin cambios cuando recomenzó su terapia. Sin embargo, hasta que cumplió doce años no fue realmente capaz de hablar acerca de la escuela de manera directa en su tratamiento. Los siguientes comentarios se refieren entonces al sufrimiento experimentado desde al menos la edad de seis años, y que sólo disminuyeron de alguna manera en tiempos más recientes.

A la sola mención de la escuela acostumbraba poner las manos sobre sus orejas y a correr como un animal atrapado. Quería mantener su relación conmigo como un área protegida de uso exclusivo para las ansiedades e indulgencias de Piffie, su self bebé, y excluir todo lo relacionado con su vida exterior como Chris­topher, el escolar.

La rígida separación entre la vida escolar y familiar se ilustraba en sus senti­mientos acerca del uniforme escolar. Cuando pequeño había experimentado severas ansiedades al usar ropas nuevas. Ponerse el uniforme escolar, especialmente la corbata, era para él una prueba muy penosa. Con grandes esfuerzos evitó siem­pre venir a la sesión con su uniforme. Esta ansiedad había sido un factor más en

 

sus dificultades en hacer amigos; era incapaz de tolerar el encuentro con alguien vinculado con la escuela, fuera de ésta. E, incluso más tarde, cuando deseaba tener amigos, sufría terribles dilemas acerca de si las visitas debían hacerse en vestimenta escolar o de casa.

Sentía terror de los otros niños y era totalmente incapaz de participar en nin­gún juego que implicara actividad física y que lo expusiera a burlas; se agitaba excesivamente si alguien tomaba prestado o escondía útiles en su pupitre. Una paradoja de la rígida separación que había impuesto entre hogar y escuela fue su insistencia en que lo llamaran “Piffie” en la escuela. Era suficiente que un compañero lo llamara Christopher para que quedara reducido a rabia y lágrimas impotentes. Piffie el bebé debía permanecer seguro en casa dentro de mamá y sólo en estos términos era capaz de entrar en su uniforme e identidad de escolar. Pero también existía el terror de la pérdida total de identidad. Parecía que la mera mención del nombre del alumno Christopher, podía confirmar mágicamente la finalidad de ser segregado de la identidad de Piffie, el bebé que vive dentro de la mamá.

Podía separarse de su madre y asistir a la escuela en tanto sintiera que una parte de sí mismo continuaba viviendo dentro del objeto, manteniéndose ambos, él y ella, en un estado de unión eterna. Emerger de su objeto, separarse y crecer, contenían los terrores de una muerte inminente. Los cumpleaños (antes de los trece años) estaban siempre precedidos por semanas de creciente ansiedad. Mien­tras no se mencionaran, todo parecía andar bien, pero si alguien en su casa o en la escuela hacía la menor mención de su cumpleaños, surgían en él ansiedades de proporciones aterrorizant es.

Había un tabú semejante con respecto a toda mención sobre su crecimiento. Si podía de alguna forma imaginarse como un adulto, era como un huérfano sol­terón, viviendo como un ermitaño, aprisionado en un cuarto en ruinas, en un estado de la más abyecta miseria y pobreza. Más adelante dejaba caer comentarios como “cuando crezca…” o “cuando vaya a la universidad.. .”, y entonces se tapaba la boca con las manos.

Durante su segundo período de psicoterapia se hizo evidente que todos los intereses y hobbies de Piffie se relacionaban con sus mecanismos e impulsos obsesivos. Poseía una gran colección de conocimientos inútiles. Para dar sólo dos entre muchos ejemplos posibles: acostumbraba copiar de los diarios los detalles acerca de la temperatura del día anterior, máxima y mínima, la cantidad de lluvia caída, etc. Se enfurecía cuando había huelga de diarios, y su temor a las vacaciones se expresaba en gran parte en su rabia por los intervalos que habría en sus anotaciones del tiempo, mientras viajaba al exterior. También hacía listas de todos los artículos lavados en el lavarropas familiar. Era posible, por ejemplo, saber cuántas veces había sido lavado un determinado par de medias. Las vacacio­nes familiares y los lavados de ropa inesperados despertaban su furia por causar estragos en sus anotaciones. Muchos temas y palabras eran tabú, es decir que no podían abrirse los compartimientos donde habían sido encerrados. Así su nom­bre, Christopher, no podía ser mencionado, pero también había palabras que nunca debían pronunciarse juntas: “madre” era permitida, “fumando” también, pero las palabras “madre fumando” eran excesivamente peligrosas y las contra‑

 

162                                                           S. HOXTER

rrestaba tapándose los oídos y con gritos. De esta manera, continuó, en gran medida con su excesivo control en el hogar, aunque fuera capaz en varios aspectos de llevar la vida corriente de un niño de su edad.

Continuaba fascinado por explorar casas. Tanto en la vida real como en sus sueños, pasaba mucho tiempo investigando el espacio bajo el techo de su propia casa y de la casa vecina. También disfrutaba en rastrear los sistemas de cañerías y hablaba de abrir agujeros secretos para pozos de inspección, con la esperanza de hacer trabajos de detective sobre la prueba provista por la defecación y la menstruación.

Tenía un extenso conocimiento de geografía y en particular disfrutaba en coleccionar datos concernientes a oscuros lugares de los cuales nadie había oído hablar. Su envidia y rivalidad habían sido casi exclusivamente expresadas en este contexto. Muchos de sus sueños se referían a bordes y fronteras, aduanas y control de pasaportes. Había viajado mucho con su familia, pero sus largas histo­rias de las vacaciones no daban información alguna acerca de sus experiencias, pues se reducían a listas de datos. tales como nombres de lugares y horarios de salida y de llegada.

Podía disfrutar de la lectura de enciclopedias pero no sentía ningún placer en la ficción o la literatura. Los boletines escolares indicaban que su compren­sión era pobre y que sus composiciones carecían de imaginación. Se hacían comentarios acerca de su tendencia a manipular hechos sin entrar en materia. Era excelente en cronología y en hacer árboles genealógicos buscando en la Biblia, por ejemplo, desde Adán a Jesucristo. Pero los boletines escolares indi­caban un progreso irregular en conocimientos de religión y odiaba historia de la manera en que la enseñaban en la escuela, debido a que se ocupaba sobre todo de guerras. Era excelente en matemática.

Al principio, en la escuela lo consideraban un alumno excepcionalmente capaz; quizá la pobreza del programa de estudios que imponía el examen de ingreso y el énfasis puesto en el aprendizaje mecánico de memoria, enmascararon la aridez del desarrollo de Piffie. Más tarde, sin embargo, los boletines escolares indicaron en principio una creciente conciencia de la naturaleza de sus dificultades educacionales, y luego cierto progreso en este aspecto.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Tarda en llegar, y al final, al final, hay recompensa... en la zona de promesas.

    Gustavo Cerati


  • Seguime en Twitter
  • ¡El cedro no tolera la maceta!

    Hölderlin


  • Se multiplicaron unos pequeños grupúsculoss restauracionistas; yo los llamo fundamentalistas. Como usted dijo, en este cúmulo de incertezas les dicen a los jóvenes: “Hacé asi y asá”. Entonces un pibe o una chica de diecisiete o dieciocho años se entusiasman, le meten para adelante en directivas de rigidez y, en verdad, les hipotecan la vida y a los treinta explotan. Porque no los prepararon para superar las mil y una crisis de la vida, incluso los mil y uno fallos que uno tiene, las mil y una injusticias que uno comete. No tienen elementos para conocer o entender lo que es la misericordia de Dios, por ejemplo. Ese tipo de religiosidad, bien rígida, se disfraza con doctrinas que pretenden dar justificaciones, pero en realidad privan de la libertad y no dejan crecer a la gente. En gran parte terminan en la doble vida.

    Cardenal Bergoglio (ahora Francisco)


  • Lo que eres habla tan fuerte, que no se te escucha lo que dices.

    R.W. Emerson


  • No es la presencia o ausencia de angustia, su calidad o incluso su cantidad lo que permite predecir la enfermedad o el equilibrio psíquico ulterior. Lo único significativo al respecto es la capacidad del Yo para dominar la angustia

    Ana Freud


  • Toda estructura narcisista necesita de alguien a quien frustrar.

    Berenstein


  • Los hombres inteligentes quieren aprender; los demás, enseñar.

    Antón Chéjov


  • Yo no soy un cristiano: Uds. tampoco. Pero yo sé lo que es el ser cristiano y Uds. no. Yo sé que no soy cristiano; Uds. no lo saben y se creen cristianos; y enseñan un cristianismo mitológico.

    S. Kierkegaard


  • Y del mismo modo que de cien cabezas huecas no se hace un sabio, de cien cobardes no surge nunca una decisión heroica.

    Adolf Hitler


  • Conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas, otra alma humana

    Carl G. Jung


  • Mira, no tengo tiempo para tales estudios (una leyenda local griega, cada uno puede remplazarla con algo de su interés objetivo....). Te diré por qué.... Antes debo conocerme a mí mismo, como dice la inscripción de Defos, y veo claramente el ridículo que significaría que yo, que aún carezco de ese conocimiento, me entregara a examinar cosas ajenas a él.

    Sócrates


  • Prefiero morir como un puma que vivir como una gallina.

    Cacique Huazihul


  • si te dibujo sin rostro es por que amo tu interior

    Miguel Mateos


  • Sometimes there's so much beauty in the worId. I feeI Iike I can't take it... and my heart... is just going to... cave in.

    American Beauty


  • Lo que hayas heredado de tus padres, adquiérelo, para poseerlo.

    Goethe


  • Cuando señales al cielo muchos estúpidos mirarán la punta de tu dedo

    Confusio


  • Judas no nos escandaliza. Pero imaginemos que a Judas lo hubieran encubierto los Apóstoles, disimulando sus afanos o la traición, o justificandola con el argumento de que "Dios escribe derecho con líneas torcidas": eso sería escandaloso.

    Ludovicus


  • La clase de filosofía que se elige, depende por tanto de la clase de hombre que se es: pues un sistema filosófico no es un mobiliario muerto que se puede rechazar o aceptar a nuestro antojo, sino que está vivificado por el alma del hombre que lo tiene.

    Johann Gottlieb Fichte


  • Stay hungry, stay foolish.

    Steve Jobs


  • Se puede adorar al verdadero Dios como si fuera un ídolo, y a un ídolo como si fuera el verdadero Dios.

    Sören A. Kierkegaard


  • Cuando se comienza a tener la costumbre de atender a los asuntos, se desprecian todas las teorías, empleándolas, como los geómetras, no para marchar en línea recta, sino para continuar en la misma dirección.

    Napoleón Bonaparte


  • Soy hombre, nada de lo humano me será ajeno

    Terencio


  • No puedo tolerar a las personas honradas a las que uno no puede acercarse sin miedo.

    Dostoievski


  • sólo me encuentro cuando de mí huyo

    Fernando Pessoa


  • Every man dies, not every man really lives

    William Wallace


  • Únicamente debe elegirse el atajo cuando estamos seguros de alcanzar íntegramente la meta [un hombre pleno] que buscamos en ese atajo. Y esta meta [el hombre pleno] no se podría alcanzar si al hombre no se le permitiese pecar [el atajo hacia el hombre pleno: coartar la libertad].

    Tomás de Aquino


  • He sufrido mucho en mi vida por causa de sacerdotes estúpidos, cansados, obnubilados y aun malvados; pero ahora sé lo bastante de mí como para ser consciente de que no debo abandonar la Iglesia (que para mí significaría abandonar la alianza con Nuestro Señor) por ninguno de estos motivos: debería abandonarla porque no creo...

    J.R.R. Tolkien


  • Ora posso amare, ora; Ora posso correre e giocare; Ora volo sopra le parole; Sopra tutte le persone; Sopra quella convinzione; Di avere la verita'..

    Giuseppe Povia


  • La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más.

    Sören A. Kierkegaard


  • El que no dice la verdad se hace cómplice de los mentirosos y falsificadores.

    Charles Péguy


  • Pertenezco, sin embargo, a esa especie de hombres que están siempre al margen de aquello a lo que pertenecen, no ven sólo la multitud de la que son, sino también los grandes espacios que hay al lado.

    Fernando Pessoa


  • I am the master of my fate: I am the captain of my soul.

    William Ernest Henley


  • Los discípulos de un maestro sufren mucho más que el mártir.

    Nietzsche


  • Las convicciones son más peligrosos enemigos de la verdad que las mentiras.

    Nietzsche


  • Toda verdad, quienquiera que la diga, proviene del Espíritu Santo.

    San Ambrosio


  • el hombre sano, el hombre pleno y el santo tienen algo en común: ser iconoclastas de sí mismos

    Plagium Ludovicus


  • Sólo hay un vicio, un vicio: vivir de té beodo / y no tocar el vino por no soltar verdades. / Sólo una cosa hay necesaria: TODO. / El resto es vanidad de vanidades.

    G. K. Chesterton


  • Si la Iglesia no practica la honradez, está perdida; Si la Iglesia atropella la persona humana, está perdida; Si la Iglesia suplanta con la Ley, la norma, la rutina, la juridicidad y la "política"... a la Justicia y a la Caridad, está lista.

    Leonardo Castellani


  • ¡Qué tu felicidad no se rinda!

    Chicho (el peque)


  • Si tuviera que predicar un solo sermón, sería contra el orgullo.

    G. K. Chesterton


  • la humildad es el fundamento y la conservación en su ser de todas las demás virtudes

    Tomás de Aquino


  • Dame, Señor, el sentido del humor, para que pueda obtener algo de felicidad en esta vida y compartirla con los demás.

    Tomás Moro


  • con el número Dos nace la pena

    Leopoldo Marechal


  • El ser humano es raro. La certeza empacha, la duda genera anorexia. Sólo la verdad alimenta.

    Ludovicus


  • Web Analytics Clicky
  • RSS .

  • RSS .

  • RSS +

A %d blogueros les gusta esto: