Anuncios

Segunda sesión

Segunda sesión

El segundo día Barry estaba un poco reacio a ir delante de mí por el corredor, pero una vez en el cuarto se sentó en el diván. Me examinó de la cabeza a los pies, luego miró los cajones de la cómoda (donde se guardaban sus cosas y las de otros niños). Despacio escudriñó el cuarto nuevamente, y dijo: “¿De dónde

* La Clínica del Instituto de la Sociedad Británica de Psicoanálisis. [N. del S.]

 

viene usted?”. Otra vez recorrió el cuarto con su vista y luego las puertas diciendo: “¿Quién está allí?” y ” ¡Dos en uso!” (esto parecía indicar algo que había observado cuando atravesaba el corredor; que otros dos cuartos de tratamiento estaban en uso). Comenzó a mirar fijaménte al frente, pellizcándose las manos, tocándose las uñas, rascándose una marca sobre el pantalón, en la rodilla. Hizo va­rias muecas y mostró sus dientes, primero de un lado y luego del otro. Pasó un gas oloroso, se lamió los labios, abrió la boca, hizo unos sonidos • pequeños y entrecortados y tomó su muñeca como si estuviera tomándose el pulso. Luego se agarró las manos fuertemente y las separó como si fuera una acción violenta y difícil. Su cabeza y sus hombros se encorvaron lentamente y entonces dio más y más la impresión de un pequeño hombre viejo desesperado, mirando la muerte. En este punto me despertó mucha simpatía, mientras le interpretaba; Barry suspiró, pero permaneció callado, con la cabeza a un lado —una especie de figura de crucifixión—. Nuevamente comenzó a hacer muecas, ahora sosteniéndose en una posición como si estuviera dentro de un chaleco de fuerza. Comenzó entonces a jugar, otra vez con sus manos, limpiándose las uñas y volviendo a la postura del viejito, pero esta vez un pqco más encorvado y deformado, tanto que me hizo pensar en “el jorobado de Notre Dame”.

Cuando dije que faltaban cinco minutos para el final de la sesión, me preguntó: “¿Cuántos más?”, que tomé corno si preguntara si podía soportar volver a verlo. Cuando fue la hora se quedó unos segundos de pie al lado del diván y al atravesar la puerta se volvió para mirarme.

Fue una sesión muy conmovedora en lo que respecta a la contratransferencia, muy perturbadora en su intensidad emocional y en el patetismo de la situación de Barry.

Comentario. El contraste entre estas dos .sesiones es sorprendente. En la primera estaba la destructividad total de Barry y en la segunda la ansiedad depresiva temprana, la desesperación y lo que parecía ser la concepción de sí mismo como un monstruo intolerable. Mi impresión era que él sentía que sólo un tipo de figura como Cristo podría ayudarlo. Quisiera ahora examinar su conducta detalladamente.

Como ya he dicho, la impresión inmediata de que no era un niño sino un gorila, parecía implicar la existencia de una confusión de su imagen corporal (más tarde, en esa semana, Barry hizo un dibujo de sí mismo que llamó “babuino”), hecho confirmado más adelante en el análisis, cuando se puso de manifiesto que él creía que podía transformar su cuerpo de varias maneras, haciéndolo enorme, distorsionado, horrible. Durante muchos meses se comportó como una masa amorfa, una especie de bulto sin forma, que parecía equivaler a las heces fecales o a la suciedad que él constantemente recogía y comía. Fue sólo después de tres años de análisis que su postura evidenció una estructura ósea y muscular. De a poco, Barry se convirtió en un ser menos repugnante y horroroso. Más adelante, cuando pudo acostarse en el diván, parecía a menudo identificado con un elefante, al subir y bajar en cuatro patas. Luego de aproximadamente cinco años (1968) fue capaz de dirigirse al consultorio en una posición bastante erguida y con una actitud de .determinación.

 

100                                              D. WEDDELL

Los ojos de Barry fueron importantes desde su primera mirada á mi abdomen en la sala de espera; eran ojos que miraban profundamente. En la contratransferen­cia me sentí muy invadida por su mirada. En la primera sesión, sus ojos parecían ser el órgano principal de la penetración y el sadismo oral, con los que a la vez se metía adentro y saqueaba mi cuerpo y mi mente. Más tarde descubrí cómo los ojos de Barry funcionaban con terrible independencia, como instrumentos de tortura; como espejos; delante, detrás, arriba y abajo. El interior del objeto parecía ser el espacio donde sus ojos, como partes de sí mismo, vivían, exploraban y viajaban; exigiendo que debía ver todo, ir a todas partes, sin ningún límite a esta forma de penetración. Cuando más tarde, en el análiSis, cubrió las paredes del consultorio con tiza roja como si estuvieran chorreando sangre, se hizo evidente la violencia que esos ojos invasores ejercían sobre el objeto. Más adelante, sus exploraciones en el subterráneo de Londres fueron llevadas a cabo de manera implacable, pero más bajo la influencia de una sed de conocimiento que de una brutal posesividad. La forma en que Barry miraba televisión también se consideró como su manera de supervisar y controlar mi vida, aunque antes de comenzar su análisis tenía también la función de aliviar a sus padres, dándoles un respiro, un tiempo para ellos mismos.

La boca de Barry parecía funcionar un poco como sus ojos, y entonces se refería al cuerpo, la boca, el trasero, como si al nombrarlos éstos desaparecieran de su vista, por su garganta. Un tiempo después, a menudo parecía morder lo que se interpretaba en el análisis, como si las palabras o ideas pudieran tragarse. Más tarde, el análisis pareció confirmar algo de esto cuando, en una sesión, hurgó su nariz, puso su dedo delante de mis ojos con mocos colgando y dijo: “El Minotauro tiene hombre”.

Después de algunos días llamó a la analista Pig*. Piggiewiggie era el bebé y piggiwiggie wagga era masculino. Durante la última parte del análisis empleó en gran medida los juegos de palabras y de doble sentido.

Barry utilizaba sus dedos para comunicar cómo sentía que podía volver del derecho al revés un objeto, de modo que todo el interior inmediatamente se viven-ciaba como visible, y se manifestó el problema de separación en la lucha de separar una mano de la otra. Daba una impresión muy fuerte de que sus dedos estaban personificados: arañaban, rasgaban, recorrían todo el cuerpo, sacaban la suciedad para que él la comiera y parecían, como sus ojos, meterse en todas partes. Más tarde se reconoció que esta invasión mediante sus ojos y sus dedos producía el objeto parasitado y comido, por el cual se sentía envuelto y poseído —el monstruo, el jorobado, el viejito—.

Los gases que Barry produjo luego del comentario de que había dos consultorios en uso, fue la primera indicación de lo que más tarde se consideró corno su extrema posesividad, a menudo los celos asesinos de otros niños, el “mandarlos a la cámara de gas”. Este fue el tema dominante de las siguientes semanas de tratamiento.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Tarda en llegar, y al final, al final, hay recompensa... en la zona de promesas.

    Gustavo Cerati


  • Seguime en Twitter
  • ¡El cedro no tolera la maceta!

    Hölderlin


  • Se multiplicaron unos pequeños grupúsculoss restauracionistas; yo los llamo fundamentalistas. Como usted dijo, en este cúmulo de incertezas les dicen a los jóvenes: “Hacé asi y asá”. Entonces un pibe o una chica de diecisiete o dieciocho años se entusiasman, le meten para adelante en directivas de rigidez y, en verdad, les hipotecan la vida y a los treinta explotan. Porque no los prepararon para superar las mil y una crisis de la vida, incluso los mil y uno fallos que uno tiene, las mil y una injusticias que uno comete. No tienen elementos para conocer o entender lo que es la misericordia de Dios, por ejemplo. Ese tipo de religiosidad, bien rígida, se disfraza con doctrinas que pretenden dar justificaciones, pero en realidad privan de la libertad y no dejan crecer a la gente. En gran parte terminan en la doble vida.

    Cardenal Bergoglio (ahora Francisco)


  • Lo que eres habla tan fuerte, que no se te escucha lo que dices.

    R.W. Emerson


  • No es la presencia o ausencia de angustia, su calidad o incluso su cantidad lo que permite predecir la enfermedad o el equilibrio psíquico ulterior. Lo único significativo al respecto es la capacidad del Yo para dominar la angustia

    Ana Freud


  • Toda estructura narcisista necesita de alguien a quien frustrar.

    Berenstein


  • Los hombres inteligentes quieren aprender; los demás, enseñar.

    Antón Chéjov


  • Yo no soy un cristiano: Uds. tampoco. Pero yo sé lo que es el ser cristiano y Uds. no. Yo sé que no soy cristiano; Uds. no lo saben y se creen cristianos; y enseñan un cristianismo mitológico.

    S. Kierkegaard


  • Y del mismo modo que de cien cabezas huecas no se hace un sabio, de cien cobardes no surge nunca una decisión heroica.

    Adolf Hitler


  • Conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas, otra alma humana

    Carl G. Jung


  • Mira, no tengo tiempo para tales estudios (una leyenda local griega, cada uno puede remplazarla con algo de su interés objetivo....). Te diré por qué.... Antes debo conocerme a mí mismo, como dice la inscripción de Defos, y veo claramente el ridículo que significaría que yo, que aún carezco de ese conocimiento, me entregara a examinar cosas ajenas a él.

    Sócrates


  • Prefiero morir como un puma que vivir como una gallina.

    Cacique Huazihul


  • si te dibujo sin rostro es por que amo tu interior

    Miguel Mateos


  • Sometimes there's so much beauty in the worId. I feeI Iike I can't take it... and my heart... is just going to... cave in.

    American Beauty


  • Lo que hayas heredado de tus padres, adquiérelo, para poseerlo.

    Goethe


  • Cuando señales al cielo muchos estúpidos mirarán la punta de tu dedo

    Confusio


  • Judas no nos escandaliza. Pero imaginemos que a Judas lo hubieran encubierto los Apóstoles, disimulando sus afanos o la traición, o justificandola con el argumento de que "Dios escribe derecho con líneas torcidas": eso sería escandaloso.

    Ludovicus


  • La clase de filosofía que se elige, depende por tanto de la clase de hombre que se es: pues un sistema filosófico no es un mobiliario muerto que se puede rechazar o aceptar a nuestro antojo, sino que está vivificado por el alma del hombre que lo tiene.

    Johann Gottlieb Fichte


  • Stay hungry, stay foolish.

    Steve Jobs


  • Se puede adorar al verdadero Dios como si fuera un ídolo, y a un ídolo como si fuera el verdadero Dios.

    Sören A. Kierkegaard


  • Cuando se comienza a tener la costumbre de atender a los asuntos, se desprecian todas las teorías, empleándolas, como los geómetras, no para marchar en línea recta, sino para continuar en la misma dirección.

    Napoleón Bonaparte


  • Soy hombre, nada de lo humano me será ajeno

    Terencio


  • No puedo tolerar a las personas honradas a las que uno no puede acercarse sin miedo.

    Dostoievski


  • sólo me encuentro cuando de mí huyo

    Fernando Pessoa


  • Every man dies, not every man really lives

    William Wallace


  • Únicamente debe elegirse el atajo cuando estamos seguros de alcanzar íntegramente la meta [un hombre pleno] que buscamos en ese atajo. Y esta meta [el hombre pleno] no se podría alcanzar si al hombre no se le permitiese pecar [el atajo hacia el hombre pleno: coartar la libertad].

    Tomás de Aquino


  • He sufrido mucho en mi vida por causa de sacerdotes estúpidos, cansados, obnubilados y aun malvados; pero ahora sé lo bastante de mí como para ser consciente de que no debo abandonar la Iglesia (que para mí significaría abandonar la alianza con Nuestro Señor) por ninguno de estos motivos: debería abandonarla porque no creo...

    J.R.R. Tolkien


  • Ora posso amare, ora; Ora posso correre e giocare; Ora volo sopra le parole; Sopra tutte le persone; Sopra quella convinzione; Di avere la verita'..

    Giuseppe Povia


  • La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más.

    Sören A. Kierkegaard


  • El que no dice la verdad se hace cómplice de los mentirosos y falsificadores.

    Charles Péguy


  • Pertenezco, sin embargo, a esa especie de hombres que están siempre al margen de aquello a lo que pertenecen, no ven sólo la multitud de la que son, sino también los grandes espacios que hay al lado.

    Fernando Pessoa


  • I am the master of my fate: I am the captain of my soul.

    William Ernest Henley


  • Los discípulos de un maestro sufren mucho más que el mártir.

    Nietzsche


  • Las convicciones son más peligrosos enemigos de la verdad que las mentiras.

    Nietzsche


  • Toda verdad, quienquiera que la diga, proviene del Espíritu Santo.

    San Ambrosio


  • el hombre sano, el hombre pleno y el santo tienen algo en común: ser iconoclastas de sí mismos

    Plagium Ludovicus


  • Sólo hay un vicio, un vicio: vivir de té beodo / y no tocar el vino por no soltar verdades. / Sólo una cosa hay necesaria: TODO. / El resto es vanidad de vanidades.

    G. K. Chesterton


  • Si la Iglesia no practica la honradez, está perdida; Si la Iglesia atropella la persona humana, está perdida; Si la Iglesia suplanta con la Ley, la norma, la rutina, la juridicidad y la "política"... a la Justicia y a la Caridad, está lista.

    Leonardo Castellani


  • ¡Qué tu felicidad no se rinda!

    Chicho (el peque)


  • Si tuviera que predicar un solo sermón, sería contra el orgullo.

    G. K. Chesterton


  • la humildad es el fundamento y la conservación en su ser de todas las demás virtudes

    Tomás de Aquino


  • Dame, Señor, el sentido del humor, para que pueda obtener algo de felicidad en esta vida y compartirla con los demás.

    Tomás Moro


  • con el número Dos nace la pena

    Leopoldo Marechal


  • El ser humano es raro. La certeza empacha, la duda genera anorexia. Sólo la verdad alimenta.

    Ludovicus


  • Web Analytics Clicky
  • RSS .

  • RSS .

  • RSS +

A %d blogueros les gusta esto: