Anuncios

LA SUPERFICIALIDAD COMO UNA ORGANIZACION DEL CARACTER

LA SUPERFICIALIDAD COMO UNA ORGANIZACION
DEL CARACTER

Material clínico. Una mujer joven, atractiva y buena moza que vino a anali­zarse años después de la muerte de uno de sus padres demostró en su conducta cierto aire social, habilidad para charlar con agudeza e intereses muy dispersos, que estaban por un lado en marcado contraste con las características del ambiente

* Shallowness, falta de profundidad, frivolidad. [N. del S.l

 

LA DIMENSIONALIDAD                                                                         207

de su niñez y, por el otro, con sus aspiraciones. Tenía gran admiración por las personas de convicciones apasionadas, devoción, fidelidad, siempre dispuesta

a acudir al llamado de los demás, y era muy consciente de que esas cualidades

le faltaban por completo. Su relación con el tiempo era vaga, aunque no era impun­tual. Más bien, observaba en sí misma una especie de “espera” indolora, que tam‑

bién notaban sus amigos, y acerca dedo cual le hacían bromas pues siempre se la

encontraba sentada detrás de un periódico. Los demás debían buscarla, lo cual hacíaii, ya que ella era atrayente y amistosa, pero no provocaba en ellos senti‑

mientos intensos, excepto por su atractivo sexual. Su respuesta emocional más intensa era provocada por cuestiones de “buen gusto” en materia de vestir, de­coración de casas y comportamiento social. Lo que le impresionaba de los otros eran, en primera instancia, la apariencia y las ropas, de modo que, al parecer, la relación con su piel se distinguía poco de la relación con su propia ropa.

Durante el segundo año de análisis desarrolló varias perturbaciones menores en la piel, y se pudo observar que su relación con el analista y con su médico

clínico eran ambas indiferenciables de la relación con su peluquero, cuando éste

le hacía un mal arreglo. Era evidente que se sentía sucia más que enferma, humillada más que preocupada, irritable e impaciente más que interesada en el

tratamiento de su perturbación dermatológica. Fue muy pronto evidente en el análisis que una organización narcisista de esclavitud respecto de un aspecto de sí misma cuñada-mayor era el factor determinante de la persistencia de esta actitud. Pero mientras servía para aclarar su forma respecto del mundo exterior, no explicaba realmente su cualidad fundamental, la frivolidad (shallowness).

Algunos años de análisis trajeron muchos logros en la organización de su per­sonalidad en otros aspectos. Se casó, tuvo hijos. Se sentía feliz pero no satisfecha,

ya que notaba que sus intereses eran todavía extendidos y superficiales; sus activi­dades eran más dependientes de las exigencias de otros que dirigidas desde aden­tro, y ningún sentimiento de fuerza individual e identidad parecía crecer natural­mente en ella.

La irrupción de esta superficialidad sobrevenía a veces abruptamente, sólo para volver a desaparecer con igual prontitud. Un torrente de amor en la transferencia

podía hacerla volver de manera transitoria a momentos igualmente raros en su

relación infantil con su madre, para luego desaparecer y ser reemplazados por re­cuerdos de sus vestidos sucios o mojados. Un interesante sueño ilustra este proceso

con cierta elocuencia. En el sueño ella y su hijita parecían estar viviendo en la casa

de su empleada doméstica, y ella se sentía muy impresionada a la vez por la cuali­dad de la vida en la casa y por la enorme cantidad de trabajo que la señora C. era

capaz de realizar. Y el jardín del frente era muy hermoso (como el del consultorio del analista) y su hijita se desplazaba por la superficie de hielo de un pequeño lago con peces. Pero repentinamente se caía a través del hielo, y la paciente, en un momento de intenso dolor más que de pánico, se tiró al agua para rescatarla. De alguna manera, cuando emergió, sólo la parte delantera de su vestido estaba un poco mojada, como cuando se mofaba de pequeña.

El proceso de la toma de contacto con sentimientos más intensos era para­lelo con otro aspecto del trabajo analítico, es decir, la investigación de su voyeu­rismo envidioso. Una y otra vez fue necesario aportarle la prueba de que su minu‑

 

208                                                           D. MELT ZER

cioso escrutinio de las cualidades superficiales de la vida del analista —sus ropas, el consultorio, casa, jardín, etc.— estaba en realidad acompañado por invasiones dañinas, como se ilustró en el sueño de la niña que caía a través de la superficie de hielo, menoscabando su objeto y reduciéndolo a ser “la mujer de la limpieza”, el tipo de sirvienta que venía a limpiar la casa, se le pagaba y no se pensaba más en ella. Sólo muy gradualmente disminuyó la omnipotencia de su voyeurismo y emergió la apreciación de la privacidad y el misterio fundamental de sus objetos.

El material de este caso puede ayudar a demostrar cómo un área particular de la relación infantil inconsciente con la madre interna como objeto total (la señora C., la mujer de la limpieza) y con el pecho como objeto-parcial (el laguito de los peces) puede deteriorarse en cuanto a ser piel-continente y a la dimensio­nalidad, socavando la fuerza y la vitalidad de la personalidad como un todo, mientras que apenas producía efecto alguno que pudiera identificarse desde un punto de vista descriptivo puramente psiquiátrico. La paciente en cuestión está en un alarmante contraste con, digamos, Barry, y ponerlos juntos sirve para ilus­trar la importancia de los factores económicos y de la matriz total de la personali­dad dentro de la cual se encuentra incrustada una particular área defectual. En el caso descrito, la bidimensionalidad no era un fracaso primario del desarrollo, sino que fue instrumentada regresivamente en la infancia como una organización defensiva frente al complejo de Edipo genital y reforzada en la tardía adolescen­cia frente a la muerte repentina de uno de sus padres. Cabe ahora plantearse la pregunta de la forma en que la bidimensionalidad que describimos difiere de la renegación de la realidad psíquica, que se ve por ejemplo en la latencia, con su sentido común, su falta de imaginación y el empobrecimiento del afecto.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Tarda en llegar, y al final, al final, hay recompensa... en la zona de promesas.

    Gustavo Cerati


  • Seguime en Twitter
  • ¡El cedro no tolera la maceta!

    Hölderlin


  • Se multiplicaron unos pequeños grupúsculoss restauracionistas; yo los llamo fundamentalistas. Como usted dijo, en este cúmulo de incertezas les dicen a los jóvenes: “Hacé asi y asá”. Entonces un pibe o una chica de diecisiete o dieciocho años se entusiasman, le meten para adelante en directivas de rigidez y, en verdad, les hipotecan la vida y a los treinta explotan. Porque no los prepararon para superar las mil y una crisis de la vida, incluso los mil y uno fallos que uno tiene, las mil y una injusticias que uno comete. No tienen elementos para conocer o entender lo que es la misericordia de Dios, por ejemplo. Ese tipo de religiosidad, bien rígida, se disfraza con doctrinas que pretenden dar justificaciones, pero en realidad privan de la libertad y no dejan crecer a la gente. En gran parte terminan en la doble vida.

    Cardenal Bergoglio (ahora Francisco)


  • Lo que eres habla tan fuerte, que no se te escucha lo que dices.

    R.W. Emerson


  • No es la presencia o ausencia de angustia, su calidad o incluso su cantidad lo que permite predecir la enfermedad o el equilibrio psíquico ulterior. Lo único significativo al respecto es la capacidad del Yo para dominar la angustia

    Ana Freud


  • Toda estructura narcisista necesita de alguien a quien frustrar.

    Berenstein


  • Los hombres inteligentes quieren aprender; los demás, enseñar.

    Antón Chéjov


  • Yo no soy un cristiano: Uds. tampoco. Pero yo sé lo que es el ser cristiano y Uds. no. Yo sé que no soy cristiano; Uds. no lo saben y se creen cristianos; y enseñan un cristianismo mitológico.

    S. Kierkegaard


  • Y del mismo modo que de cien cabezas huecas no se hace un sabio, de cien cobardes no surge nunca una decisión heroica.

    Adolf Hitler


  • Conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas, otra alma humana

    Carl G. Jung


  • Mira, no tengo tiempo para tales estudios (una leyenda local griega, cada uno puede remplazarla con algo de su interés objetivo....). Te diré por qué.... Antes debo conocerme a mí mismo, como dice la inscripción de Defos, y veo claramente el ridículo que significaría que yo, que aún carezco de ese conocimiento, me entregara a examinar cosas ajenas a él.

    Sócrates


  • Prefiero morir como un puma que vivir como una gallina.

    Cacique Huazihul


  • si te dibujo sin rostro es por que amo tu interior

    Miguel Mateos


  • Sometimes there's so much beauty in the worId. I feeI Iike I can't take it... and my heart... is just going to... cave in.

    American Beauty


  • Lo que hayas heredado de tus padres, adquiérelo, para poseerlo.

    Goethe


  • Cuando señales al cielo muchos estúpidos mirarán la punta de tu dedo

    Confusio


  • Judas no nos escandaliza. Pero imaginemos que a Judas lo hubieran encubierto los Apóstoles, disimulando sus afanos o la traición, o justificandola con el argumento de que "Dios escribe derecho con líneas torcidas": eso sería escandaloso.

    Ludovicus


  • La clase de filosofía que se elige, depende por tanto de la clase de hombre que se es: pues un sistema filosófico no es un mobiliario muerto que se puede rechazar o aceptar a nuestro antojo, sino que está vivificado por el alma del hombre que lo tiene.

    Johann Gottlieb Fichte


  • Stay hungry, stay foolish.

    Steve Jobs


  • Se puede adorar al verdadero Dios como si fuera un ídolo, y a un ídolo como si fuera el verdadero Dios.

    Sören A. Kierkegaard


  • Cuando se comienza a tener la costumbre de atender a los asuntos, se desprecian todas las teorías, empleándolas, como los geómetras, no para marchar en línea recta, sino para continuar en la misma dirección.

    Napoleón Bonaparte


  • Soy hombre, nada de lo humano me será ajeno

    Terencio


  • No puedo tolerar a las personas honradas a las que uno no puede acercarse sin miedo.

    Dostoievski


  • sólo me encuentro cuando de mí huyo

    Fernando Pessoa


  • Every man dies, not every man really lives

    William Wallace


  • Únicamente debe elegirse el atajo cuando estamos seguros de alcanzar íntegramente la meta [un hombre pleno] que buscamos en ese atajo. Y esta meta [el hombre pleno] no se podría alcanzar si al hombre no se le permitiese pecar [el atajo hacia el hombre pleno: coartar la libertad].

    Tomás de Aquino


  • He sufrido mucho en mi vida por causa de sacerdotes estúpidos, cansados, obnubilados y aun malvados; pero ahora sé lo bastante de mí como para ser consciente de que no debo abandonar la Iglesia (que para mí significaría abandonar la alianza con Nuestro Señor) por ninguno de estos motivos: debería abandonarla porque no creo...

    J.R.R. Tolkien


  • Ora posso amare, ora; Ora posso correre e giocare; Ora volo sopra le parole; Sopra tutte le persone; Sopra quella convinzione; Di avere la verita'..

    Giuseppe Povia


  • La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más.

    Sören A. Kierkegaard


  • El que no dice la verdad se hace cómplice de los mentirosos y falsificadores.

    Charles Péguy


  • Pertenezco, sin embargo, a esa especie de hombres que están siempre al margen de aquello a lo que pertenecen, no ven sólo la multitud de la que son, sino también los grandes espacios que hay al lado.

    Fernando Pessoa


  • I am the master of my fate: I am the captain of my soul.

    William Ernest Henley


  • Los discípulos de un maestro sufren mucho más que el mártir.

    Nietzsche


  • Las convicciones son más peligrosos enemigos de la verdad que las mentiras.

    Nietzsche


  • Toda verdad, quienquiera que la diga, proviene del Espíritu Santo.

    San Ambrosio


  • el hombre sano, el hombre pleno y el santo tienen algo en común: ser iconoclastas de sí mismos

    Plagium Ludovicus


  • Sólo hay un vicio, un vicio: vivir de té beodo / y no tocar el vino por no soltar verdades. / Sólo una cosa hay necesaria: TODO. / El resto es vanidad de vanidades.

    G. K. Chesterton


  • Si la Iglesia no practica la honradez, está perdida; Si la Iglesia atropella la persona humana, está perdida; Si la Iglesia suplanta con la Ley, la norma, la rutina, la juridicidad y la "política"... a la Justicia y a la Caridad, está lista.

    Leonardo Castellani


  • ¡Qué tu felicidad no se rinda!

    Chicho (el peque)


  • Si tuviera que predicar un solo sermón, sería contra el orgullo.

    G. K. Chesterton


  • la humildad es el fundamento y la conservación en su ser de todas las demás virtudes

    Tomás de Aquino


  • Dame, Señor, el sentido del humor, para que pueda obtener algo de felicidad en esta vida y compartirla con los demás.

    Tomás Moro


  • con el número Dos nace la pena

    Leopoldo Marechal


  • El ser humano es raro. La certeza empacha, la duda genera anorexia. Sólo la verdad alimenta.

    Ludovicus


  • Web Analytics Clicky
  • RSS .

  • RSS .

  • RSS Desde la Roca del Grifo

A %d blogueros les gusta esto: