Anuncios

LA BIDIMENSIONALIDAD Y LA RENEGACION DE LA REALIDAD PSIQUICA

LA BIDIMENSIONALIDAD Y LA RENEGACION
DE LA REALIDAD PSIQUICA

En la bibliografía psicoanalítica existe gran confusión entre la descripción del deterioro de las funciones mentales, y el deterioro de la conciencia de los hechos mentales. Freud intentó remediarlo diferenciando “renegación” de “ne­gación”* y “supresión” de “represión” (1910 y 1925), con lo que algo logró para establecer bien las cosas; pero la confusión tiende a proliferar. Como concepto, la renegación (denial) de la realidad psíquica monta a horcajadas en estas dos categorías de una manera bien desafortunada, ya que con este concepto tende­mos a significar a la vez que el repudio del interés y la atención a los hechos del mundo interior deteriora su torna de conciencia, y también que la falta de atención facilita ciertas operaciones de la omnipotencia.

Por otro lado, al hablar de bidimensionalidad, parecería que no estamos

* Traducimos denial por “renegación” y negation por “negación”. (La palabra original freudiana es Verieugnung, que al castellano se vierte como “renegación, refutación o repudio” y que Strachey traduce como disavowal. Meltzer prefiere denial. La palabra alemana Verneinung se traduce al español por “negación” y al inglés por negation.) [N. del S.

 

LA DIMENSIONALIDAD                                                                         209

afirmando en lo más mínimo algo referente a la conciencia, interés o atención, sino ocupándonos puramente de la organización de los procesos perceptuales concernientes al self y los objetos, el “mundo”. Por “superficialidad” (shallow­ness), por ejemplo, no intento referirme a la delgadez de la vida emocional en particular, sino implicar que esta misma delgadez es una consecuencia necesaria de la relación de superficie a superficie con los objetos.

Otro punto de importancia se refiere a la cuestión de la fuerza del yo. Parece más que posible que al describir la función continente-contenido (Bion) y la función “piel-continente” (Bick), estos dos autores hayan hecho una profunda incursión en el problema, importante y misterioso, de la fuerza del yo. Mientras Freud pudo encontrar la respuesta a la pregunta de cómo la gente evita enfermar­se al descubrir el papel de los procesos de disociación, Bion y Bick probable­mente hayan recorrido cierto camino hacia el descubrimiento de cómo la gente desarrolla una real fortaleza.

 

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: