Anuncios

REFLEXIONES ACERCA DEL CAMBIO EN LA NATURALEZA DE LA RELACION DE JOHN

REFLEXIONES ACERCA DEL CAMBIO EN LA NATURALEZA
DE LA RELACION DE JOHN

Estos ejemplos del juego de John después de las vacaciones sugieren con fuerza que se sentía entonces mucho más como si estuviera afuera y mirara la relación de papá-mamá combinados. Las vacaciones y el fin de semana prolon­gado habían aplastado en cierto grado su omnipotencia, su idea de sentirse capaz de abrirse camino desgarrando y tomar posesión. Ya no sucedía, como en la pri­mera separación cuando las vacaciones de Navidad, que el objeto materno de John parecía indefenso con sus orificios abiertos a los invasores. Los orificios parecían ser menos permeables y tener puntos de entrada determinados; su objeto ahora te­nía una estructura que asemejaba cajones con un contenido y con pezones-perillas y agujeros por los cuales mirar y ver si uno podía extraer el pezón llave-papá-pene. Por el hecho de estar más protegido por el papá-portero-pezón, este pecho-mamá

 

estaba poseído más permanentemente por el “papá” y estimulaba tanto la curio­sidad de John como su deseo de participar a través del voyeurismo en la unión de mamá y papá. El mesmerismo producido por las rosas rojas sugiere una excitación altamente erótica; quería meterse adentro, poseer ese pecho-luz, asirse de los pezo­nes-botones y arrojar los bebés-semillas para tener un encuentro excitante y vi­brante con mamá-pecho-lámpara. Era al mismo tiempo el bebé, que tizoneaba y empujaba el pecho, y el papá pezón-lengua que controlaba y excitaba el pecho. Pero nuevamente sus intentos abortaron; no podía mantener por mucho tiempo esta relación idealizada con el pecho rosa-lámpara. ¿Fue papá el que vino y se lle­vó a mamá “para dar un paseo”? ¿O es que sintió que yo no toleraría su control por medio de mordiscos y empujones y “me iría”? ¿O será que se refiere a su ansiedad de que siempre que mamá se “iba de paseo” él sentía que su voracidad la había “destruido”? Cualquiera que haya sido su fantasía, intentaba disociar su sadismo oral en el jabón para preservar su idealizada relación con el pezón-rosa.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: