Anuncios

LA SESION XXVI: EL OBJETO ATRACTIVO – EL PECHO DE LA ESPERANZA

LA SESION XXVI: EL OBJETO ATRACTIVO –
EL PECHO DE LA ESPERANZA

Justo cuando parecía que su juego fragmentado continuaría indefinidamente se produjo un cambio dramático. El estímulo consistió en un parche de sol que aparecía sobre la pared del consultorio. John lo advirtió al entrar aquel lunes por la mañana, en la sesión vigesimosexta, y por primera vez apareció en su rostro una expresión de temor. Duró sólo un instante, para ser reemplazada por una mueca. Comenté que la mancha brillante era como un papá-rayo de sol en el fin de semana dentro de mí. John corrió el cajón, se precipitó sobre un puñado de lápi­ces y los removió dentro de la banda elástica que los unía. Luego los desplegó en abanico dándoles una forma inequívoca de pájaro o aeroplano. Después los dejó caer de a uno, extendió el elástico en forma de óvalo y, salivando profusa­mente, lo succionó. Dije que él sentía que papá me había llenado con cosas buenas pero que John pensaba que sólo podría acercarse a la mamá-comida una vez que hubiera expulsado todas esas partes papá-lápiz. Me abrió la boca, introdujo el de­do, lo sacó y lo olió, hizo movimientos de succión y comenzó a balbucear. Dijo “chupetines” al mismo tiempo que recogía los restos de la planta de arvejilla que había traído consigo esa mañana, levantó los brazos y me empujó hasta la ventana.

 

68                                             I. WITTENBERG

De pie sobre el alféizar se sostuvo el pene, que estaba erecto. Quiso que yo abriera la ventana (a lo cual me negué), observó los árboles y los pájaros y finalmente “voló” dichoso a mis brazos.

Comentario. En el primitivo mundo de John, los objetos que presentaban cierta similitud de forma o asociación funcional eran fácilmente intercambiables o, con más exactitud, no estaban diferenciados. De ese modo el elástico podía equivaler a boca = pecho = ventana que se abre; mancha blanca equivalía a leche = saliva = palabras; lápices equivalían a penes = pezones; lengua = dedos = pene. En esta sesión me pareció que John se hallaba a punto de unir dos objetos parciales en su mente: partes de mamá y de papá unidas de un modo enriquecedor, un papá rayo de sol que hacía brillar la piel-pared de mamá, llenando sus pechos; los lápices de colores colmaban a mamá de comida y mi boca de palabras. Esta unión lo asustaba pero también le traía esperanza, lo liberaba de la apatía inducida por habitar en el trasero-calabozo de mamá, y me convertía en un objeto luminoso e incitante. Al parecer se le ocurrió la idea de que podía posesionarse de ello de un modo nuevo; era como si estuviera diciéndose “Voy a echar a estas Partes de papá y me convertiré yo mismo en el pene-dedo-lengua volando dentro de esta terapeuta-mamá”. Yo estaba profundamente impresionada por la inteligencia que ese juego sugería. Más aún: ese salto hacia adelante cuando yo aparecía lu­minosa y colmada abría la posibilidad de que él pudiera hallar el camino de re­torno a una relación conmigo. Sugería que su pérdida de contacto se había debido, al menos en parte, al temor de que al descartarme me hubiera convertido en “ida”, quemada, mordida. Sin embargo, ¿en qué medida estaba esta relación amenazada por su posesividad y sus celos feroces?

La ilusión de haberme penetrado y de haber desalojado a “papá” continuó durante las sesiones siguientes. De ese modo, después de destrozar las plantas cada mañana, ahora brincaba alrededor de la mesa y bailaba en círculos, con los dedos en alto extendidos en abanico, mirando el sillón de la esquina con expresión de triunfo y susurrando “papá” de manera provocativa. A medida que su danza crecía en excitación también su risa alcanzaba un crescendo antes de que él se lanzara sobre mi falda. No obstante, sus victorias eran breves pues el sonido de un aeroplano o la visión de un pájaro destruían fácilmente la ilusión, lo movían a golpearme con fuerza y a retraerse a la tristeza y de allí al juego con plastilina.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Tarda en llegar, y al final, al final, hay recompensa... en la zona de promesas.

    Gustavo Cerati


  • Seguime en Twitter
  • ¡El cedro no tolera la maceta!

    Hölderlin


  • Se multiplicaron unos pequeños grupúsculoss restauracionistas; yo los llamo fundamentalistas. Como usted dijo, en este cúmulo de incertezas les dicen a los jóvenes: “Hacé asi y asá”. Entonces un pibe o una chica de diecisiete o dieciocho años se entusiasman, le meten para adelante en directivas de rigidez y, en verdad, les hipotecan la vida y a los treinta explotan. Porque no los prepararon para superar las mil y una crisis de la vida, incluso los mil y uno fallos que uno tiene, las mil y una injusticias que uno comete. No tienen elementos para conocer o entender lo que es la misericordia de Dios, por ejemplo. Ese tipo de religiosidad, bien rígida, se disfraza con doctrinas que pretenden dar justificaciones, pero en realidad privan de la libertad y no dejan crecer a la gente. En gran parte terminan en la doble vida.

    Cardenal Bergoglio (ahora Francisco)


  • Lo que eres habla tan fuerte, que no se te escucha lo que dices.

    R.W. Emerson


  • No es la presencia o ausencia de angustia, su calidad o incluso su cantidad lo que permite predecir la enfermedad o el equilibrio psíquico ulterior. Lo único significativo al respecto es la capacidad del Yo para dominar la angustia

    Ana Freud


  • Toda estructura narcisista necesita de alguien a quien frustrar.

    Berenstein


  • Los hombres inteligentes quieren aprender; los demás, enseñar.

    Antón Chéjov


  • Yo no soy un cristiano: Uds. tampoco. Pero yo sé lo que es el ser cristiano y Uds. no. Yo sé que no soy cristiano; Uds. no lo saben y se creen cristianos; y enseñan un cristianismo mitológico.

    S. Kierkegaard


  • Y del mismo modo que de cien cabezas huecas no se hace un sabio, de cien cobardes no surge nunca una decisión heroica.

    Adolf Hitler


  • Conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas, otra alma humana

    Carl G. Jung


  • Mira, no tengo tiempo para tales estudios (una leyenda local griega, cada uno puede remplazarla con algo de su interés objetivo....). Te diré por qué.... Antes debo conocerme a mí mismo, como dice la inscripción de Defos, y veo claramente el ridículo que significaría que yo, que aún carezco de ese conocimiento, me entregara a examinar cosas ajenas a él.

    Sócrates


  • Prefiero morir como un puma que vivir como una gallina.

    Cacique Huazihul


  • si te dibujo sin rostro es por que amo tu interior

    Miguel Mateos


  • Sometimes there's so much beauty in the worId. I feeI Iike I can't take it... and my heart... is just going to... cave in.

    American Beauty


  • Lo que hayas heredado de tus padres, adquiérelo, para poseerlo.

    Goethe


  • Cuando señales al cielo muchos estúpidos mirarán la punta de tu dedo

    Confusio


  • Judas no nos escandaliza. Pero imaginemos que a Judas lo hubieran encubierto los Apóstoles, disimulando sus afanos o la traición, o justificandola con el argumento de que "Dios escribe derecho con líneas torcidas": eso sería escandaloso.

    Ludovicus


  • La clase de filosofía que se elige, depende por tanto de la clase de hombre que se es: pues un sistema filosófico no es un mobiliario muerto que se puede rechazar o aceptar a nuestro antojo, sino que está vivificado por el alma del hombre que lo tiene.

    Johann Gottlieb Fichte


  • Stay hungry, stay foolish.

    Steve Jobs


  • Se puede adorar al verdadero Dios como si fuera un ídolo, y a un ídolo como si fuera el verdadero Dios.

    Sören A. Kierkegaard


  • Cuando se comienza a tener la costumbre de atender a los asuntos, se desprecian todas las teorías, empleándolas, como los geómetras, no para marchar en línea recta, sino para continuar en la misma dirección.

    Napoleón Bonaparte


  • Soy hombre, nada de lo humano me será ajeno

    Terencio


  • No puedo tolerar a las personas honradas a las que uno no puede acercarse sin miedo.

    Dostoievski


  • sólo me encuentro cuando de mí huyo

    Fernando Pessoa


  • Every man dies, not every man really lives

    William Wallace


  • Únicamente debe elegirse el atajo cuando estamos seguros de alcanzar íntegramente la meta [un hombre pleno] que buscamos en ese atajo. Y esta meta [el hombre pleno] no se podría alcanzar si al hombre no se le permitiese pecar [el atajo hacia el hombre pleno: coartar la libertad].

    Tomás de Aquino


  • He sufrido mucho en mi vida por causa de sacerdotes estúpidos, cansados, obnubilados y aun malvados; pero ahora sé lo bastante de mí como para ser consciente de que no debo abandonar la Iglesia (que para mí significaría abandonar la alianza con Nuestro Señor) por ninguno de estos motivos: debería abandonarla porque no creo...

    J.R.R. Tolkien


  • Ora posso amare, ora; Ora posso correre e giocare; Ora volo sopra le parole; Sopra tutte le persone; Sopra quella convinzione; Di avere la verita'..

    Giuseppe Povia


  • La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más.

    Sören A. Kierkegaard


  • El que no dice la verdad se hace cómplice de los mentirosos y falsificadores.

    Charles Péguy


  • Pertenezco, sin embargo, a esa especie de hombres que están siempre al margen de aquello a lo que pertenecen, no ven sólo la multitud de la que son, sino también los grandes espacios que hay al lado.

    Fernando Pessoa


  • I am the master of my fate: I am the captain of my soul.

    William Ernest Henley


  • Los discípulos de un maestro sufren mucho más que el mártir.

    Nietzsche


  • Las convicciones son más peligrosos enemigos de la verdad que las mentiras.

    Nietzsche


  • Toda verdad, quienquiera que la diga, proviene del Espíritu Santo.

    San Ambrosio


  • el hombre sano, el hombre pleno y el santo tienen algo en común: ser iconoclastas de sí mismos

    Plagium Ludovicus


  • Sólo hay un vicio, un vicio: vivir de té beodo / y no tocar el vino por no soltar verdades. / Sólo una cosa hay necesaria: TODO. / El resto es vanidad de vanidades.

    G. K. Chesterton


  • Si la Iglesia no practica la honradez, está perdida; Si la Iglesia atropella la persona humana, está perdida; Si la Iglesia suplanta con la Ley, la norma, la rutina, la juridicidad y la "política"... a la Justicia y a la Caridad, está lista.

    Leonardo Castellani


  • ¡Qué tu felicidad no se rinda!

    Chicho (el peque)


  • Si tuviera que predicar un solo sermón, sería contra el orgullo.

    G. K. Chesterton


  • la humildad es el fundamento y la conservación en su ser de todas las demás virtudes

    Tomás de Aquino


  • Dame, Señor, el sentido del humor, para que pueda obtener algo de felicidad en esta vida y compartirla con los demás.

    Tomás Moro


  • con el número Dos nace la pena

    Leopoldo Marechal


  • El ser humano es raro. La certeza empacha, la duda genera anorexia. Sólo la verdad alimenta.

    Ludovicus


  • Web Analytics Clicky
  • RSS .

  • RSS .

  • RSS Desde la Roca del Grifo

A %d blogueros les gusta esto: