Anuncios

EL COMIENZO DEL TRATAMIENTO Primera sesión: El meteoro

EL COMIENZO DEL TRATAMIENTO

Primera sesión: El meteoro

John emergió de las manos de la madre y de la niñera con aspecto sombrío y decidido. Era un niño bien parecido, vigoroso y bien desarrollado, de andar elástico y movimientos rápidos y bien coordinados. No me miró y no ofreció ninguna resistencia cuando le tomé la mano y lo conduje arriba, sonriendo breve­mente a las flores que había en el rellano de la escalera. Tan pronto como llegamos

 

al consultorio dejó caer el enorme oso de felpa que le había dado su madre. De entre los varios juguetes esparcidos sobre la mesa escogió un aeroplano pequeño, puso la proa en su boca, lo hizo girar en el aire y después se lo puso de nuevo en la boca. Cuando comencé a hablar se lo introdujo más profundamente. En seguida se abalanzó sobre una taza de plástico, la dejó caer diciendo “mooss” con voz áspera, se apoyó contra mis piernas y aferró la parte superior de mi oreja, retor­ciéndola. Tomó de una silla un almohadón marrón, lo olfateó, se sentó en el suelo tirando de los hilos de la funda con mucho esfuerzo y emitiendo sonidos “eh” y “ah” hasta que logró desgarrarla. Extrajo parte del relleno y luego se abrió paso entre mis piernas y se subió a mi falda. Acomodó mis brazos de modo que rodea­ran su cintura y de inmediato encorvó su espalda, se puso rígido y se tiró hacia atrás. Me encontré sosteniéndolo con firmeza para impedir que se cayera. Se rió cuando lo incorporé y convirtió esto en una especie de juego. En un momento creí oírle murmurar “rosas, rosas”, lo cual me recordó la canción infantil y las acciones que habitualmente acompañan a “ringa, ringa coses, a pocket full of posies, tissue, tissue, we all fall down”. Al oír el ruido de un avión distante se arrojó de mi falda, escuchó, miró por la ventana, después escudriñó el interior de un autito verde de juguete por su ventana trasera, olfateó el almohadón ma­rrón, lo arrojó sobre mi falda y saltó sobre él de cola. Dio vuelta el broche que yo llevaba para examinar su reverso, después corrió hacia el diván con el osito pero volvió para tironearme de la mano, me empujó para que me sentara en el diván y se acostó boca abajo, enroscado alrededor de mi cuerpo, succionando y mor­diendo la colcha del diván. De repente se abalanzó hacia adelante, arrojándose de cabeza fuera del diván, por un extremo. Cuando lo tomé y lo tiré hacia atrás, se rió y convirtió esto en un juego. Das veces lo dejé ir y aterrizó de cabeza; acto seguido se chupó el antebrazo, con aspecto de perplejidad y desamparo. Cuando le dije que era hora de irse a la casa, pero que lo vería al día siguiente, permaneció de pie, apoyado contra mis piernas. Lo tomé de la mano pero parecía rengo e incapaz de caminar, de modo que lo llevé abajo en brazos. Se alejó cami­nando entre la madre y la niñera asida de sus manos, sin mirar hacia atrás.

Comentario. Resulta difícil comunicar el impacto que John produjo en mí: una mezcla de sentirme deseada, invadida y necesitada, todo al mismo tiempo. Es igualmente difícil transmitir la fuerza y la pasión con que John tomó posesión de mí, la manera en que tomó el aeroplano, tironeó de los hilos, arrancó el relleno, forzó mis piernas para hacerse lugar entre ellas, se acunó, enterró los dientes en el diván, se echó hacia atrás. Yo me sentí desconcertada e invadida cuando me tiró de la oreja tiránicamente. John ejercía sobre mí, sin embargo, otro poder mucho más apremiante que el de hacerme esclava de sus deseos: el poder que emanaba de su pedido de ayuda y de lo inmediato de sus impulsos suicidas. La conducta de John parecía dirigida a mostrarme que él necesitaba insertar profundamente una parte de mí dentro de la boca, como la proa del avión, rodearla y envolverla como la tetilla a la que, según su madre, se había aferrado con tanta tenacidad. De un modo similar necesitaba ser sostenido, envuelto por mi falda y mis brazos. Daba a entender que la alternativa era deshojarse como las rosas; se incrustó en mi rega­zo con la velocidad y la fuerza de un meteoro y yo sentí el impulso de sostenerlo

 

64                                                          I. WITTENBER G

para que no se lanzara más allá en el espacio y se perdiera. Su renguera al final de la sesión sugirió de un modo intenso que separarse era una catástrofe: ser tirado, algo que estaba más allá de la desesperanza, más bien una apatía desesperada, amputada de la vida misma. Volvió a la vida cuando la madre y la niñera lo toma­ron de las manos: parecía necesitar este pasaje físico de unas manos a otras para evitar el sentimiento de vacío.

Si bien hice comentarios verbales en lenguaje muy simple y de acuerdo con estas impresiones, sentí que la comunicación pertinente se daba en un nivel no verbal. Aunque normalmente desaliento cualquier contacto físico, John no sólo lo exigía sino que parecía expresar una imperativa necesidad de él. Yo no sentía que estaba tratando con un niño de tres años sino con un pequeño bebé aterrori­zado de caer en un abismo.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Tarda en llegar, y al final, al final, hay recompensa... en la zona de promesas.

    Gustavo Cerati


  • Seguime en Twitter
  • ¡El cedro no tolera la maceta!

    Hölderlin


  • Se multiplicaron unos pequeños grupúsculoss restauracionistas; yo los llamo fundamentalistas. Como usted dijo, en este cúmulo de incertezas les dicen a los jóvenes: “Hacé asi y asá”. Entonces un pibe o una chica de diecisiete o dieciocho años se entusiasman, le meten para adelante en directivas de rigidez y, en verdad, les hipotecan la vida y a los treinta explotan. Porque no los prepararon para superar las mil y una crisis de la vida, incluso los mil y uno fallos que uno tiene, las mil y una injusticias que uno comete. No tienen elementos para conocer o entender lo que es la misericordia de Dios, por ejemplo. Ese tipo de religiosidad, bien rígida, se disfraza con doctrinas que pretenden dar justificaciones, pero en realidad privan de la libertad y no dejan crecer a la gente. En gran parte terminan en la doble vida.

    Cardenal Bergoglio (ahora Francisco)


  • Lo que eres habla tan fuerte, que no se te escucha lo que dices.

    R.W. Emerson


  • No es la presencia o ausencia de angustia, su calidad o incluso su cantidad lo que permite predecir la enfermedad o el equilibrio psíquico ulterior. Lo único significativo al respecto es la capacidad del Yo para dominar la angustia

    Ana Freud


  • Toda estructura narcisista necesita de alguien a quien frustrar.

    Berenstein


  • Los hombres inteligentes quieren aprender; los demás, enseñar.

    Antón Chéjov


  • Yo no soy un cristiano: Uds. tampoco. Pero yo sé lo que es el ser cristiano y Uds. no. Yo sé que no soy cristiano; Uds. no lo saben y se creen cristianos; y enseñan un cristianismo mitológico.

    S. Kierkegaard


  • Y del mismo modo que de cien cabezas huecas no se hace un sabio, de cien cobardes no surge nunca una decisión heroica.

    Adolf Hitler


  • Conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas, otra alma humana

    Carl G. Jung


  • Mira, no tengo tiempo para tales estudios (una leyenda local griega, cada uno puede remplazarla con algo de su interés objetivo....). Te diré por qué.... Antes debo conocerme a mí mismo, como dice la inscripción de Defos, y veo claramente el ridículo que significaría que yo, que aún carezco de ese conocimiento, me entregara a examinar cosas ajenas a él.

    Sócrates


  • Prefiero morir como un puma que vivir como una gallina.

    Cacique Huazihul


  • si te dibujo sin rostro es por que amo tu interior

    Miguel Mateos


  • Sometimes there's so much beauty in the worId. I feeI Iike I can't take it... and my heart... is just going to... cave in.

    American Beauty


  • Lo que hayas heredado de tus padres, adquiérelo, para poseerlo.

    Goethe


  • Cuando señales al cielo muchos estúpidos mirarán la punta de tu dedo

    Confusio


  • Judas no nos escandaliza. Pero imaginemos que a Judas lo hubieran encubierto los Apóstoles, disimulando sus afanos o la traición, o justificandola con el argumento de que "Dios escribe derecho con líneas torcidas": eso sería escandaloso.

    Ludovicus


  • La clase de filosofía que se elige, depende por tanto de la clase de hombre que se es: pues un sistema filosófico no es un mobiliario muerto que se puede rechazar o aceptar a nuestro antojo, sino que está vivificado por el alma del hombre que lo tiene.

    Johann Gottlieb Fichte


  • Stay hungry, stay foolish.

    Steve Jobs


  • Se puede adorar al verdadero Dios como si fuera un ídolo, y a un ídolo como si fuera el verdadero Dios.

    Sören A. Kierkegaard


  • Cuando se comienza a tener la costumbre de atender a los asuntos, se desprecian todas las teorías, empleándolas, como los geómetras, no para marchar en línea recta, sino para continuar en la misma dirección.

    Napoleón Bonaparte


  • Soy hombre, nada de lo humano me será ajeno

    Terencio


  • No puedo tolerar a las personas honradas a las que uno no puede acercarse sin miedo.

    Dostoievski


  • sólo me encuentro cuando de mí huyo

    Fernando Pessoa


  • Every man dies, not every man really lives

    William Wallace


  • Únicamente debe elegirse el atajo cuando estamos seguros de alcanzar íntegramente la meta [un hombre pleno] que buscamos en ese atajo. Y esta meta [el hombre pleno] no se podría alcanzar si al hombre no se le permitiese pecar [el atajo hacia el hombre pleno: coartar la libertad].

    Tomás de Aquino


  • He sufrido mucho en mi vida por causa de sacerdotes estúpidos, cansados, obnubilados y aun malvados; pero ahora sé lo bastante de mí como para ser consciente de que no debo abandonar la Iglesia (que para mí significaría abandonar la alianza con Nuestro Señor) por ninguno de estos motivos: debería abandonarla porque no creo...

    J.R.R. Tolkien


  • Ora posso amare, ora; Ora posso correre e giocare; Ora volo sopra le parole; Sopra tutte le persone; Sopra quella convinzione; Di avere la verita'..

    Giuseppe Povia


  • La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más.

    Sören A. Kierkegaard


  • El que no dice la verdad se hace cómplice de los mentirosos y falsificadores.

    Charles Péguy


  • Pertenezco, sin embargo, a esa especie de hombres que están siempre al margen de aquello a lo que pertenecen, no ven sólo la multitud de la que son, sino también los grandes espacios que hay al lado.

    Fernando Pessoa


  • I am the master of my fate: I am the captain of my soul.

    William Ernest Henley


  • Los discípulos de un maestro sufren mucho más que el mártir.

    Nietzsche


  • Las convicciones son más peligrosos enemigos de la verdad que las mentiras.

    Nietzsche


  • Toda verdad, quienquiera que la diga, proviene del Espíritu Santo.

    San Ambrosio


  • el hombre sano, el hombre pleno y el santo tienen algo en común: ser iconoclastas de sí mismos

    Plagium Ludovicus


  • Sólo hay un vicio, un vicio: vivir de té beodo / y no tocar el vino por no soltar verdades. / Sólo una cosa hay necesaria: TODO. / El resto es vanidad de vanidades.

    G. K. Chesterton


  • Si la Iglesia no practica la honradez, está perdida; Si la Iglesia atropella la persona humana, está perdida; Si la Iglesia suplanta con la Ley, la norma, la rutina, la juridicidad y la "política"... a la Justicia y a la Caridad, está lista.

    Leonardo Castellani


  • ¡Qué tu felicidad no se rinda!

    Chicho (el peque)


  • Si tuviera que predicar un solo sermón, sería contra el orgullo.

    G. K. Chesterton


  • la humildad es el fundamento y la conservación en su ser de todas las demás virtudes

    Tomás de Aquino


  • Dame, Señor, el sentido del humor, para que pueda obtener algo de felicidad en esta vida y compartirla con los demás.

    Tomás Moro


  • con el número Dos nace la pena

    Leopoldo Marechal


  • El ser humano es raro. La certeza empacha, la duda genera anorexia. Sólo la verdad alimenta.

    Ludovicus


  • Web Analytics Clicky
  • RSS .

  • RSS .

  • RSS +

A %d blogueros les gusta esto: