El yo ideal, cielo e infierno

 

En primer lugar pido disculpas por robar una expresión al psicoanálisis sin respetar su semántica. De lo que voy a hablar no hace uso de los precisos significados psicoanalíticos de Yo ideal, ni Ideal del yo. Uso la expresión Yo ideal, simplemente porque estéticamente me es adecuada y porque una persona sin formación técnica intuitivamente entenderá, por medio de esa expresión, lo que quiero decir.

Yendo al punto quiero hablar del arquetipo de nosotros mismos que nos construimos, ese Yo ideal, ese Yo que en el presente está incompleto y es toda promesa de futuro.

Siendo concisos, si ese Yo ideal se vuelve un personaje de mí mismo, se convierte en la peor de nuestras torturas. De esto he hablado y escrito mucho.

Lo paradójico es que no podemos prescindir absolutamente de él, necesitamos un Yo ideal que nos empuje a ser mejores, que sea sano, que no nos deje estancados en la mediocridad que nos encontramos, que nos espolee.

Terrible paradoja, la misma cosa que nos empuja hacia la cumbre en cualquier momento puede convertirse en un abismo que nos entrampa en un lugar casi imposible de escapar.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: