Anuncios

La soledad de los hijos de Chronos. Una metáfora de la paternidad posmoderna.

Dice la leyenda Griega:

Cronos (Saturno) era el más jóven de los Titanes, hijos de la Madre Tierra y Urano (la tierra y el cielo). Urano, odiaba a sus hijos y los escondió en la Madre Tierra causándole gran dolor. Como venganza fabricó una hoz para Cronos y le convenció de que diese muerte a su padre. Cuando cumplió sus deseos, se desposó con su hermana Rea, pero temeroso de que sus propios hijos se levantasen en su contra, se los tragaba en cuanto nacían: primero Hestia, luego a Deméter, Hera, Hades y Posidón. Sin embargo, cuando Zeus, su sexto hijo, estaba por nacer, Rea lo alumbró en el silencio de la noche y lo confió a los cuidados de su madre, la Madre Tierra. En lugar de entregarle al bebé, le dió a Crono una piedra para que se la comiera. Cuando Zeus creció, pidió ser el copero de Cronos.. le preparó pues a su padre una poderosa sustancia que le hizo vomitar a la piedra y a sus otro cinco hijos mayores. Zeus, luego condujo a sus hermanos a la guerra contra los Titanes, a los que vencen y destierran al Tártro, en el mundo subterraneo. En adelante, Zeuz reinaría como el jefe supremo de los dioses.

Es la perfecta metáfora de la paternidad y de la educación en los tiempos posmodernos. Seguimos peleando, como sociedad, contra un fantasma de algo que hace ya tiempo hemos destruido, el autoritarismo, y en el fondo ya ni siquiera nos pregutamos si alguna vez hubo niño, la autoridad, al tirar el agua sucia. 

Las reuniones de formación docente se han convertido en un eterno lamento boliviano, un mea culpa de un paradigma que no existe, que tal vez existió alguna vez, pero del cual, hoy por hoy, no quedan ni rastros. No hace mucho tiempo en una jornada para formación docente nos pasaban este video, que es una caricatura de un maestro que ni siquiera yo conocí, hace 40 años y que dudo que alguna vez haya existido:

Entre tanto, veo día a día, en mis alumnos posmodernos una escalofriante soledad, están abandonados, del mayor abandono que es la ausencia de los instrumentos que les permite construir su propia identidad. Son, como los hijos de Chronos, víctimas del peor de los abandonos jamás concebido, son devorados por sus padres.

Sus padres, esclavos de sus propios fantamas, hijos de sus propios parricidios, no han podido o no han sabido, y en muchos casos me consta no han querido escapar del intento de muerte simbólica del propio padre, no como algo que ha de vivirse y superarse, sino como algo en lo que se han fosilizado para siempre, vivir para ser la muerte del padre. Eso que ellos sufrieron como autoritarismo, rigor, distancia o abandono, sin discriminar e intentando dejarlo atrás, lo han convertido en el peor de los abandonos el pastiche de la disolución de la propia identidad y de la identidad del hijo en una gelatinosa e informe medusa llena de filamentos ácidos con los que defienden la simbiosis de todo aquél que no pertenezca al monstruo.

Es el peor de los abandonos. Porque para ser abandonado y percibirse como tal al menos uno necesita construir una identidad autónoma que pueda, luego, ser abandonada. Aquí ni siquiera se llega a esa posibilidad, esa identidad autónoma jamás se construye, es devorada por las anomalías psicológicas de padres que jamás llegan a resolver ni enfrentar sus propios demonios, y los alimentan con la carne de sus hijos. El demonio de “mi padre fue autoritario” o “mi padre me abandonó” termina deglutiendo y triturando a sus propios hijos, que cargarán con el demonio de “mi padre devoró mi identidad”…

Esos hijos, a su vez, volverán a ser ambas cosas parricidas y filicidas, si es que no llegan a librarse por sus propios medios y por la gracia divina de los demonios heredados.

Lo mismo sucede en educación. Todos quedamos marcados por el ahora políticamente correcto John Keating. Como en un absolutismo comunista la revolución se ha vuelto ortodoxia. Cuando yo vi la sociedad de los poetas muertos todavía escandalizaba, y no me extraña, dos o tres años atrás había egresado de lo que todavía con orgullo se pensaba a sí mismo el mejor colegio secundario de San Juan: La Industrial. Todavía la educación era medianamente sana.  Dejó de estarlo y repito, Keating se volvió ortodoxia. Ya no escandaliza a nadie. Se ha vuelto una especie de parámetro inconsciente de lo que el sistema pretende de nosotros como profesores y frente al cual tenemos que hacer un eterno mea culpa de no ser Keating. La revolución se ha vuelto un sórdido automatismo que ya ni siquiera causa placer, porque en realidad ya no hay nada para destruir. Se ha vuelto el remedo payasesco venezolano del realismo mágico de las palabras. Sudamérica se merece a García Márquez y la enorme ironía del premio Nobel al fundador del realismo mágico, sin discutir sus méritos literarios. Se rieron en grande de nosotros los noruegos, premiaron no solo a García Márquez, premiaron a la patria grande bolivariana: Macondo. Es decir sociedades que devoran a sus miembros para que no sean sino exactamente lo que lo políticamente correcto y el gran hermano de la deconstrucción revolucionara espera de ellos que sean. Seguimos inventando y celebrando tonteras deconstructivas tipo “La educación prohibida” sin siquiera develar el truquito demagógico que encierran con un candor rayano en la estupidez más abyecta, la estupidez deseada.

Toda esta catarsis fue a propósito de un muy buen post que compartió un amigo en facebook:

http://revistaens.blogspot.com.ar/2014/08/coros-vivos-poetas-muertos.html

Allí se compara a John Keating con Clément Mathieu de la película los Coristas.

Ninguno de los dos modelos nos sirve demasiado hoy en día.

Necesitamos, los profesores, derrocar el parámetro interno inconsciente de querer ser John Keating, y la situación posmoderna ni siquiera nos da lugar para ser Clément Mathieu, porque un internado de reeducación para menores de Francia de los años 50, aun inmersos en el hipócrita, impotente imperio de lo rígido, donde hay, en el fondo, una fuga al no involucrarse, aun en esa situación, esos niños están mejor que nuestros posmodernos, abandonados también, no para refugiarse en la rigidez, sino lo que conlleva peores efectos, abandonados en la terrible y absoluta soledad de la disolución de la propia personalidad por medio de una unión simbiótica con sus padres. Víctimas de una metamorfosis kafkiana que ni en los más alocados delirios oníricos del bohemio hubiera jamás imaginado.

Anuncios

  1. #1 por adriana el 2 septiembre, 2014 - 2:39 AM

    “A dónde iremos, Señor?…Sólo Tú tienes palabras de vida eterna”.
    ¿Qué explicación puede redimir de una elección del Mal que no quiere ser redimida?
    El joven rico sigue dando la espalda, pero la samaritana aún va pidiendo el agua saciadora para su sed inextinguida, y Quien se ha quedado con nosotros espera solo un gesto…
    Creo que son épocas de oración…y contemplación.
    Dios está haciendo nuevo todo lo que nosotros no podremos ya.
    Si es que El es el Salvador, no podría sino…salvar!
    El pasaje está siendo incómodo, menos elegante de lo previsto, obviamente. Y etc.
    No elegimos las armas en este duelo. O sí, pero en alguna medida,,,
    Sin embargo, las semillas que están bajo la tierra brotarán a su tiempo, otra vez ,como hace milenios…Y manos humildes reaprenderán los gestos del cuidado. Nunca hubo otra cosa. Aunque bien pudieran admitirse visiones mas ampliadas…
    Será esta la redención verdadera? Creo que sí.
    Hablamos de signos y de arquetipos y el suave resplandor del silencio se nos escapa cuando chisporrotean el miedo y la ira…
    Pero los angeles no dejan de visitarnos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Tarda en llegar, y al final, al final, hay recompensa... en la zona de promesas.

    Gustavo Cerati


  • Seguime en Twitter
  • ¡El cedro no tolera la maceta!

    Hölderlin


  • Se multiplicaron unos pequeños grupúsculoss restauracionistas; yo los llamo fundamentalistas. Como usted dijo, en este cúmulo de incertezas les dicen a los jóvenes: “Hacé asi y asá”. Entonces un pibe o una chica de diecisiete o dieciocho años se entusiasman, le meten para adelante en directivas de rigidez y, en verdad, les hipotecan la vida y a los treinta explotan. Porque no los prepararon para superar las mil y una crisis de la vida, incluso los mil y uno fallos que uno tiene, las mil y una injusticias que uno comete. No tienen elementos para conocer o entender lo que es la misericordia de Dios, por ejemplo. Ese tipo de religiosidad, bien rígida, se disfraza con doctrinas que pretenden dar justificaciones, pero en realidad privan de la libertad y no dejan crecer a la gente. En gran parte terminan en la doble vida.

    Cardenal Bergoglio (ahora Francisco)


  • Lo que eres habla tan fuerte, que no se te escucha lo que dices.

    R.W. Emerson


  • No es la presencia o ausencia de angustia, su calidad o incluso su cantidad lo que permite predecir la enfermedad o el equilibrio psíquico ulterior. Lo único significativo al respecto es la capacidad del Yo para dominar la angustia

    Ana Freud


  • Toda estructura narcisista necesita de alguien a quien frustrar.

    Berenstein


  • Los hombres inteligentes quieren aprender; los demás, enseñar.

    Antón Chéjov


  • Yo no soy un cristiano: Uds. tampoco. Pero yo sé lo que es el ser cristiano y Uds. no. Yo sé que no soy cristiano; Uds. no lo saben y se creen cristianos; y enseñan un cristianismo mitológico.

    S. Kierkegaard


  • Y del mismo modo que de cien cabezas huecas no se hace un sabio, de cien cobardes no surge nunca una decisión heroica.

    Adolf Hitler


  • Conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas, otra alma humana

    Carl G. Jung


  • Mira, no tengo tiempo para tales estudios (una leyenda local griega, cada uno puede remplazarla con algo de su interés objetivo....). Te diré por qué.... Antes debo conocerme a mí mismo, como dice la inscripción de Defos, y veo claramente el ridículo que significaría que yo, que aún carezco de ese conocimiento, me entregara a examinar cosas ajenas a él.

    Sócrates


  • Prefiero morir como un puma que vivir como una gallina.

    Cacique Huazihul


  • si te dibujo sin rostro es por que amo tu interior

    Miguel Mateos


  • Sometimes there's so much beauty in the worId. I feeI Iike I can't take it... and my heart... is just going to... cave in.

    American Beauty


  • Lo que hayas heredado de tus padres, adquiérelo, para poseerlo.

    Goethe


  • Cuando señales al cielo muchos estúpidos mirarán la punta de tu dedo

    Confusio


  • Judas no nos escandaliza. Pero imaginemos que a Judas lo hubieran encubierto los Apóstoles, disimulando sus afanos o la traición, o justificandola con el argumento de que "Dios escribe derecho con líneas torcidas": eso sería escandaloso.

    Ludovicus


  • La clase de filosofía que se elige, depende por tanto de la clase de hombre que se es: pues un sistema filosófico no es un mobiliario muerto que se puede rechazar o aceptar a nuestro antojo, sino que está vivificado por el alma del hombre que lo tiene.

    Johann Gottlieb Fichte


  • Stay hungry, stay foolish.

    Steve Jobs


  • Se puede adorar al verdadero Dios como si fuera un ídolo, y a un ídolo como si fuera el verdadero Dios.

    Sören A. Kierkegaard


  • Cuando se comienza a tener la costumbre de atender a los asuntos, se desprecian todas las teorías, empleándolas, como los geómetras, no para marchar en línea recta, sino para continuar en la misma dirección.

    Napoleón Bonaparte


  • Soy hombre, nada de lo humano me será ajeno

    Terencio


  • No puedo tolerar a las personas honradas a las que uno no puede acercarse sin miedo.

    Dostoievski


  • sólo me encuentro cuando de mí huyo

    Fernando Pessoa


  • Every man dies, not every man really lives

    William Wallace


  • Únicamente debe elegirse el atajo cuando estamos seguros de alcanzar íntegramente la meta [un hombre pleno] que buscamos en ese atajo. Y esta meta [el hombre pleno] no se podría alcanzar si al hombre no se le permitiese pecar [el atajo hacia el hombre pleno: coartar la libertad].

    Tomás de Aquino


  • He sufrido mucho en mi vida por causa de sacerdotes estúpidos, cansados, obnubilados y aun malvados; pero ahora sé lo bastante de mí como para ser consciente de que no debo abandonar la Iglesia (que para mí significaría abandonar la alianza con Nuestro Señor) por ninguno de estos motivos: debería abandonarla porque no creo...

    J.R.R. Tolkien


  • Ora posso amare, ora; Ora posso correre e giocare; Ora volo sopra le parole; Sopra tutte le persone; Sopra quella convinzione; Di avere la verita'..

    Giuseppe Povia


  • La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más.

    Sören A. Kierkegaard


  • El que no dice la verdad se hace cómplice de los mentirosos y falsificadores.

    Charles Péguy


  • Pertenezco, sin embargo, a esa especie de hombres que están siempre al margen de aquello a lo que pertenecen, no ven sólo la multitud de la que son, sino también los grandes espacios que hay al lado.

    Fernando Pessoa


  • I am the master of my fate: I am the captain of my soul.

    William Ernest Henley


  • Los discípulos de un maestro sufren mucho más que el mártir.

    Nietzsche


  • Las convicciones son más peligrosos enemigos de la verdad que las mentiras.

    Nietzsche


  • Toda verdad, quienquiera que la diga, proviene del Espíritu Santo.

    San Ambrosio


  • el hombre sano, el hombre pleno y el santo tienen algo en común: ser iconoclastas de sí mismos

    Plagium Ludovicus


  • Sólo hay un vicio, un vicio: vivir de té beodo / y no tocar el vino por no soltar verdades. / Sólo una cosa hay necesaria: TODO. / El resto es vanidad de vanidades.

    G. K. Chesterton


  • Si la Iglesia no practica la honradez, está perdida; Si la Iglesia atropella la persona humana, está perdida; Si la Iglesia suplanta con la Ley, la norma, la rutina, la juridicidad y la "política"... a la Justicia y a la Caridad, está lista.

    Leonardo Castellani


  • ¡Qué tu felicidad no se rinda!

    Chicho (el peque)


  • Si tuviera que predicar un solo sermón, sería contra el orgullo.

    G. K. Chesterton


  • la humildad es el fundamento y la conservación en su ser de todas las demás virtudes

    Tomás de Aquino


  • Dame, Señor, el sentido del humor, para que pueda obtener algo de felicidad en esta vida y compartirla con los demás.

    Tomás Moro


  • con el número Dos nace la pena

    Leopoldo Marechal


  • El ser humano es raro. La certeza empacha, la duda genera anorexia. Sólo la verdad alimenta.

    Ludovicus


  • Web Analytics Clicky
  • RSS .

  • RSS .

  • RSS Desde la Roca del Grifo

A %d blogueros les gusta esto: