Anuncios

El fundamento y la estructura de una relación enferma.

Una relación profunda y significativa para una persona, una relación que haya realmente afectado y moldeado la estructura psíquica de alguien puede ser solamente de dos modos: sana o enferma. Por supuesto no entendiendo esta dicotomía en una lógica binaria de ceros y unos, sino con la multitud de matices que va desde la salud a la patología y viceversa. En realidad, perogrullescamente, lo que quiero decir es que nunca es indiferente.

¿Cómo saber si una relación es sana o enferma? Si bien habría miles de distinciones para hacer en cada caso en particular, la respuesta es bastante simple, una  relación significativa es sana en la medida que promueve la autonomía, el crecimiento, la madurez, la resiliencia. Por el contrario, es enferma, cuando atenta contra todas esas cosas en algún grado.

¿De qué modo práctico puedo identificar si una relación significativa es sana o enferma? La respuesta está en si me puedo configurar psíquicamente, es decir si me puedo estructurar a mí mismo en ausencia física y real de esa relación. Dicho más crudamente es si, por muy significativa que haya sido esa persona y su relación, puedo plantearme la posibilidad y la responsabilidad (que no son lo mismo) de una vida plena sin esa persona.

Conversando con un amigo me dijo algo que me sorprendió, yo le pregunté si no era muy dura la soledad de tener un trabajo que lo vuelve un poco nómade, sin dejarlo echar raíces en un lugar determinado. Él me respondió que había “digerido” dentro de sí todas las personas significativas de su vida (padres, amigos y amores), las tenía dentro de sí, lo acompañaba siempre lo mejor de esas personas, sin embargo no le pesaba la ausencia física y real de esas personas ya que de un modo distinto esas personas estaban siempre con él.

Nunca estamos solos, cuando cada uno de nosotros camina y avanza en la vida lo hace junto a una legión de personas que lo han moldeado.

Las personas son también un aprendizaje que tenemos que hacer. En la vida tenemos la obligación y la necesidad de “aprender” personas. La primera persona que aprendemos es nuestra madre, lo cual se vuelve, tal vez, el aprendizaje matriz de todo aprendizaje (y digo tal vez, porque alguno puede cambiar la madre concreta biológica por la figura materna, que es de lo que estoy hablando). Después viene el padre, que representa la ley, como un límite, no que recluye, sino que abre la puerta para el despliegue infinito de nuestras posibilidades. El padre rompe la simbiosis madre-hijo, con una ley que, aunque reprime el deseo de la satisfacción total de todo deseo que presenta esa relación primitiva y primigenia (madre-hijo), habilita el deseo del hijo para construirse a sí mismo en la infinidad de posibilidades que la realidad misma de las relaciones con OTROS, que no son madre, ofrece. Dicho de otro modo el padre, con su instrumento la ley, rompe el saco amniótico psicológico que recubre la relación de la madre con el hijo, y, desde ese mismo momento, habilita al hijo a desear las relaciones con los demás que no son madre e hijo.

Entonces, teniendo como modelo la más fundante de las relaciones podríamos preguntarnos: ¿qué hace que “aprendamos” a una persona correctamente de modo que no se convierta en una relación enferma?

Todo aprendizaje, dice Piaget, se da por un mecanismo de asimilación que es  una “interiorización o internalización de un objeto o un evento a una estructura comportamental y cognitiva preestablecida”. Es decir, lo mismo que sucede con la comida, eso que está afuera lo incorporo de algún modo adentro. Hay un yo, por tanto hay un adentro y un afuera (un no-yo), y aquello que está afuera, que es no-yo, lo aprendo cuando lo incorporo dentro de mi estructura psíquica y comienza a formar parte de mí.

¿Cómo puede convertirse una persona que asimilo en mis estructuras psíquicas internas en una relación enferma?

La respuesta está de nuevo en Piaget, según él, para que haya un aprendizaje funcional, es decir verdaderamente útil y perfectivo de la persona, la asimilación del objeto tiene que ir acompañada de la “acomodación”. Por tanto lo aprendido, para que sea sano, tiene que ser acomodado en el interior de la persona para que se integre armónicamente con la totalidad jerárquica de los elementos que componen la salud psíquica de una persona, es decir el equilibrio sintónico entre lo aprendido y todas las riquezas que constituyen a la persona en un ser libre e independiente. Cuando no se “acomoda” el objeto aprendido de un modo armónico al conjunto total de lo que el sujeto que aprende es y de su autonomía, entonces se da una relación enferma.

¿Cómo es posible que no se dé una acomodación adecuada? De muchos modos, pero por lo general el objeto a ser asimilado no favorece la autonomía del asimilante y en vez de convertirse en un objeto psíquico más, acomodado entre otros objetos psíquicos del asimilante, subrepticiamente se desliza hacia una “asimiliación directa” del otro a la propia identidad del que asimila, sin pasar por el proceso de la acomodación.

Cuando hay una relación enferma el otro no está “digerido”, como decía mi amigo, convirtiéndose en un objeto psíquico más en relación armónica con el resto de lo que la persona es, muy por el contrario, el otro se vuelve algo “indigesto” dentro del yo de la persona que está enferma con esa relación y, así, se vuelve codependiente. Sin el otro real, físico y concreto no puede vivir, o, al menos, le cuesta una enormidad procesar la ausencia del otro, o termina teniendo consecuencias graves sobre la autonomía, el crecimiento, la madurez y la resiliencia de esa persona.

¿Por qué?

Simple, el Yo, en última instancia, solo cuenta consigo mismo. No vamos a decir soberbiamente con Heidegger que hemos sido arrojados en el mundo (Der Mensch ist in die Welt geworfen), aunque una pléyade de cosas puedan ser efectivamente agresivas para un Yo que amanece a la realidad.

No, en la infinidad, absolutamente desbordante, de placenta existencial que hace posible la vida humana, tenemos la obligación y la responsabilidad de ver un Otro, de ver una intencionalidad que ha preparado el seno total que cobija toda posibilidad de desarrollo del hombre. Sin embargo, dejando de lado ese Otro infinito, en última instancia, el Yo solo cuenta consigo mismo.

Por tanto debe construirse a sí mismo sin dialécticas, incorporando, asimilando y aprendiendo a los demás, pero sin jamás apagar esa verdad del último fundamento de su autonomía. Cuando el otro no se incorpora como un objeto aprendido psíquicamente identificable y que puede ser puesto en un lugar totalmente determinado de la estructura psíquica, en realidad termina incorporándose a la identidad misma de la persona y a su punto resolutivo más íntimo, su Yo.

Si es así ya hay patología, en el Yo se ha incorporado inconscientemente algo extraño al yo convirtiéndolo en una posibilidad de sí mismo. Dicho de otro modo: “Yo, para ser Yo, tengo que ser con este otro indigesto arrojado dentro de mí mismo”, de modo que si el “indigesto” falta se produce automáticamente la amenaza de aniquilación de mi mismo.

¿Qué consecuencias tiene?

La autonomía se ve profundamente afectada, nadie que haya incorporado algo “indigesto” al principio más íntimo de su autonomía y de su ser, puede, por eso mismo, ser capaz de autogobernarse de un modo sano. ¿Por qué? Porque ha puesto en una región donde se coloca solo y únicamente lo que depende de sí algo sobre lo cual no tiene poder. Algo que lo condiciona, algo que lo coarta a una cláusula de sí mismo: “sin este otro, concreto y físico, yo no soy yo”. Por tanto tendré una autonomía relativa, podré “autogobernarme” en la medida que absolutamente y en todo momento pueda contar con un otro. Lo cual es un oxímoron, un Yo que necesita absolutamente de un otro, real y físico, para ser un Yo, es lo mismo que hablar de un círculo cuadrado.

Por tanto este tipo de personas y las estructuras psíquicas, que en el ámbito de este tipo de patología se desarrollan, serán de una autonomía limitada, que puesta a prueba por una circunstancia difícil termina paralizando a la persona, la circunstancia la desborda y la desestructura, porque no ha sido entrenada en la madurez definitiva de la emergencia del Yo.

La resiliencia también se ve profundamente afectada. La resiliencia es simplemente la capacidad de reinventarse frente a una situación adversa. Por lo tanto es esencial la plasticidad del yo para que exista resiliencia. Sin embargo, el Yo que ha asimilado a un otro a su identidad, de un modo indigesto sin acomodarlo como un objeto psíquico más entre otros objetos, de modo tal de hacerlo entrar en el sancta sanctorum de la intimidad de sí mismo, se enrigidece y fosiliza automáticamente. La plasticidad del Yo se basa en la libertad del hombre, en su capacidad de elegir, pero si la necesidad del otro se instala de un modo absoluto e indigesto ahí ya no hay posibilidad de elección, hay rigidez extrema, como dice Lerner, después de ti no hay nada. La capacidad de reinventarse desaparece porque poner algo sobre lo cual no tengo dominio, poder, ni elección como el constitutivo más íntimo de mi identidad implica condenarme a ser así, fatalísticamente, de ese modo, en relación a ese otro. Toda posibilidad de cambiar y reinventarse desaparece. Por tanto lo que más pesa en la consciencia cuando ese otro no está es que “nunca nada volverá a ser lo mismo”. Frase obvia, porque bien entendida dice que nada es lo mismo que lo que fue, y así es una mera afirmación metafísica, pero en la cabeza de alguien que está sumergido en una relación enferma significa: “es imposible, desde todo punto de vista, que vuelva a ser feliz como lo era estando en relación real y física con esa persona”. En otras palabras la vida vuelta tragedia griega, sobre la cual el Yo, no tiene más nada para hacer ni para decir.

La madurez es otro de los elementos que sufre una consecuencia catastrófica. Entre los muchos elementos que constituyen a una persona madura, uno de ellos es que su individualidad se va consolidando, pero la individualidad no se puede consolidar si se incorpora acrítica e indigestamente un otro a la propia identidad. La individualidad se solidifica en la relación a ese otro. Ese otro se convertirá en un mero nene de mamá, o en una mera mamá de sus hijos, en un mero esposo o esposa de, etc. El yo no trasciende la relación con el otro y no lo ha dejado crecer ni madurar, al menos todo lo que debería.

Bien, cierro por aquí este post, que ya se volvió enorme.

Continuaré, en otros posts, con los modos y circunstancias que favorecen y propician este tipo de relaciones enfermas.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Tarda en llegar, y al final, al final, hay recompensa... en la zona de promesas.

    Gustavo Cerati


  • Seguime en Twitter
  • ¡El cedro no tolera la maceta!

    Hölderlin


  • Se multiplicaron unos pequeños grupúsculoss restauracionistas; yo los llamo fundamentalistas. Como usted dijo, en este cúmulo de incertezas les dicen a los jóvenes: “Hacé asi y asá”. Entonces un pibe o una chica de diecisiete o dieciocho años se entusiasman, le meten para adelante en directivas de rigidez y, en verdad, les hipotecan la vida y a los treinta explotan. Porque no los prepararon para superar las mil y una crisis de la vida, incluso los mil y uno fallos que uno tiene, las mil y una injusticias que uno comete. No tienen elementos para conocer o entender lo que es la misericordia de Dios, por ejemplo. Ese tipo de religiosidad, bien rígida, se disfraza con doctrinas que pretenden dar justificaciones, pero en realidad privan de la libertad y no dejan crecer a la gente. En gran parte terminan en la doble vida.

    Cardenal Bergoglio (ahora Francisco)


  • Lo que eres habla tan fuerte, que no se te escucha lo que dices.

    R.W. Emerson


  • No es la presencia o ausencia de angustia, su calidad o incluso su cantidad lo que permite predecir la enfermedad o el equilibrio psíquico ulterior. Lo único significativo al respecto es la capacidad del Yo para dominar la angustia

    Ana Freud


  • Toda estructura narcisista necesita de alguien a quien frustrar.

    Berenstein


  • Los hombres inteligentes quieren aprender; los demás, enseñar.

    Antón Chéjov


  • Yo no soy un cristiano: Uds. tampoco. Pero yo sé lo que es el ser cristiano y Uds. no. Yo sé que no soy cristiano; Uds. no lo saben y se creen cristianos; y enseñan un cristianismo mitológico.

    S. Kierkegaard


  • Y del mismo modo que de cien cabezas huecas no se hace un sabio, de cien cobardes no surge nunca una decisión heroica.

    Adolf Hitler


  • Conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas, otra alma humana

    Carl G. Jung


  • Mira, no tengo tiempo para tales estudios (una leyenda local griega, cada uno puede remplazarla con algo de su interés objetivo....). Te diré por qué.... Antes debo conocerme a mí mismo, como dice la inscripción de Defos, y veo claramente el ridículo que significaría que yo, que aún carezco de ese conocimiento, me entregara a examinar cosas ajenas a él.

    Sócrates


  • Prefiero morir como un puma que vivir como una gallina.

    Cacique Huazihul


  • si te dibujo sin rostro es por que amo tu interior

    Miguel Mateos


  • Sometimes there's so much beauty in the worId. I feeI Iike I can't take it... and my heart... is just going to... cave in.

    American Beauty


  • Lo que hayas heredado de tus padres, adquiérelo, para poseerlo.

    Goethe


  • Cuando señales al cielo muchos estúpidos mirarán la punta de tu dedo

    Confusio


  • Judas no nos escandaliza. Pero imaginemos que a Judas lo hubieran encubierto los Apóstoles, disimulando sus afanos o la traición, o justificandola con el argumento de que "Dios escribe derecho con líneas torcidas": eso sería escandaloso.

    Ludovicus


  • La clase de filosofía que se elige, depende por tanto de la clase de hombre que se es: pues un sistema filosófico no es un mobiliario muerto que se puede rechazar o aceptar a nuestro antojo, sino que está vivificado por el alma del hombre que lo tiene.

    Johann Gottlieb Fichte


  • Stay hungry, stay foolish.

    Steve Jobs


  • Se puede adorar al verdadero Dios como si fuera un ídolo, y a un ídolo como si fuera el verdadero Dios.

    Sören A. Kierkegaard


  • Cuando se comienza a tener la costumbre de atender a los asuntos, se desprecian todas las teorías, empleándolas, como los geómetras, no para marchar en línea recta, sino para continuar en la misma dirección.

    Napoleón Bonaparte


  • Soy hombre, nada de lo humano me será ajeno

    Terencio


  • No puedo tolerar a las personas honradas a las que uno no puede acercarse sin miedo.

    Dostoievski


  • sólo me encuentro cuando de mí huyo

    Fernando Pessoa


  • Every man dies, not every man really lives

    William Wallace


  • Únicamente debe elegirse el atajo cuando estamos seguros de alcanzar íntegramente la meta [un hombre pleno] que buscamos en ese atajo. Y esta meta [el hombre pleno] no se podría alcanzar si al hombre no se le permitiese pecar [el atajo hacia el hombre pleno: coartar la libertad].

    Tomás de Aquino


  • He sufrido mucho en mi vida por causa de sacerdotes estúpidos, cansados, obnubilados y aun malvados; pero ahora sé lo bastante de mí como para ser consciente de que no debo abandonar la Iglesia (que para mí significaría abandonar la alianza con Nuestro Señor) por ninguno de estos motivos: debería abandonarla porque no creo...

    J.R.R. Tolkien


  • Ora posso amare, ora; Ora posso correre e giocare; Ora volo sopra le parole; Sopra tutte le persone; Sopra quella convinzione; Di avere la verita'..

    Giuseppe Povia


  • La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más.

    Sören A. Kierkegaard


  • El que no dice la verdad se hace cómplice de los mentirosos y falsificadores.

    Charles Péguy


  • Pertenezco, sin embargo, a esa especie de hombres que están siempre al margen de aquello a lo que pertenecen, no ven sólo la multitud de la que son, sino también los grandes espacios que hay al lado.

    Fernando Pessoa


  • I am the master of my fate: I am the captain of my soul.

    William Ernest Henley


  • Los discípulos de un maestro sufren mucho más que el mártir.

    Nietzsche


  • Las convicciones son más peligrosos enemigos de la verdad que las mentiras.

    Nietzsche


  • Toda verdad, quienquiera que la diga, proviene del Espíritu Santo.

    San Ambrosio


  • el hombre sano, el hombre pleno y el santo tienen algo en común: ser iconoclastas de sí mismos

    Plagium Ludovicus


  • Sólo hay un vicio, un vicio: vivir de té beodo / y no tocar el vino por no soltar verdades. / Sólo una cosa hay necesaria: TODO. / El resto es vanidad de vanidades.

    G. K. Chesterton


  • Si la Iglesia no practica la honradez, está perdida; Si la Iglesia atropella la persona humana, está perdida; Si la Iglesia suplanta con la Ley, la norma, la rutina, la juridicidad y la "política"... a la Justicia y a la Caridad, está lista.

    Leonardo Castellani


  • ¡Qué tu felicidad no se rinda!

    Chicho (el peque)


  • Si tuviera que predicar un solo sermón, sería contra el orgullo.

    G. K. Chesterton


  • la humildad es el fundamento y la conservación en su ser de todas las demás virtudes

    Tomás de Aquino


  • Dame, Señor, el sentido del humor, para que pueda obtener algo de felicidad en esta vida y compartirla con los demás.

    Tomás Moro


  • con el número Dos nace la pena

    Leopoldo Marechal


  • El ser humano es raro. La certeza empacha, la duda genera anorexia. Sólo la verdad alimenta.

    Ludovicus


  • Web Analytics Clicky
  • RSS .

  • RSS .

  • RSS Desde la Roca del Grifo

A %d blogueros les gusta esto: