El sacerdote y su tentación castradora. Francisco, Papa

Uno no puede suplir nunca la decisión del otro. El sacerdote que se arroga ser exclusivamente directivista, como en los grupos fundamentalistas, anula y castra a las personas en la búsqueda de Dios. El sacerdote, en su rol de maestro, enseña, propone la verdad revelada y acompaña. Aunque tenga que presenciar fracasos, acompaña. El maestro que se arroga tomar las decisiones por el discípulo no es un buen sacerdote, es un buen dictador, un anulador de las personalidades religiosas de los otros.
Francisco, Papa

Desgraciadamente un mal omnipresente que no hace distinción entre neoconservadores, tradicionalistas o lo que fuere. En ese voraz deseo de imprimir sobre el otro la imagen de sí mismo tal vez haya encontrado uno o dos curas que realmente hacían ayuno de asimilar el otro a sí, todos los demás, consciente o inconscientemente, en mayor o menor medida, sirven el brindis final de Scrutopo….

Anuncios

Un comentario sobre “El sacerdote y su tentación castradora. Francisco, Papa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s