La fe que se obra por dilección…

fides non potest dici fundamentum, nisi quia per eam christus habitat in nobis, cum supra dictum sit quod fundamentum est ipse christus iesus. Non enim habitat christus in nobis per fidem informem, alioquin habitaret in Daemonibus, de quibus scriptum est Iac. II, 19: et Daemones credunt et contremiscunt. Unde quod dicitur Eph. III, 17, habitare christum per fidem in cordibus nostris, oportet intelligi de fide per charitatem formata, cum scriptum sit I Io. IV, 16: qui manet in charitate in deo manet, et deus in eo. Haec est fides quae per dilectionem operatur

La Fe puede llamarse fundamento solamente por el hecho que Cristo habita en nosotros, dado que el fundamento es el mismo Jesucristo (como se dijo más arriba). Cristo no habita en nosotros por medio de la Fe informe, si fuese el caso habitaría en los demonios, de quienes está escrito que “los demonios creen y se estremecen” Santiago 2, 19. Por lo que Efesios 3, 7 dice que Cristo habita en nuestros corazones por la Fe, en lo que es necesario entender la Fe formada por la Caridad, está escrito que “quien permanece en la caridad permanece en Dios y Dios en él” Juan 4, 16. Esta es la fe que se obra por dilección.
(Traducción hecha al vuelo para quien no lee latín)
Sto. Tomás de Aquino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s