Aspectos clínicos de la depresión III

Lo cierto es que, de forma directa, a través del suicidio, o por medio de conductas autodestructivas encubiertas, como el alcoholismo, la bulimia, el tabaquismo, las situaciones peli­grosas y que entrañan estrés, el abandono de medicación en enfermedades crónicas, etc., se puede actuar autoagresiva­mente. Existe un consenso general en aceptar que el suicidio es un problema que va aumentando de forma gradual en to­dos los países y los trastornos afectivos representan un por­centaje alto entre los factores causales. Las formas bipolares dan una mayor proporción de suicidas que las unipolares, y ambas, una incidencia claramente más elevada que las depre­siones neuróticas (Klerman, 1987). Las depresiónés psicóticas tienen una prevalencia de suicidios y mortalidad sensible­mente superior a otras depresiones, incluso severas (Vythi­lingam y cola., 2003). Según todas las estadísticas alrededor de un 10-15% de depresivos se suicidan (Gastó, 1986).

  • Por otra parte, las repercusiones fisiológicas de la depresión son evidentes. Además de la astenia, que en ocasiones aparece como síntoma principal (p. ej., depresiones por agotamien­to), otros síntomas, como la pérdida de peso, las cefaleas, la amenorrea, la sequedad de boca, el estreñimiento y las palpi­taciones, son también frecuentes. La disregulación vegetativa es bastante constante yen ocasiones tan importante que cons­tituye el aspecto clínico más llamativo (depresiones vegetati­vas de Lemke), a veces en forma de crisis de sudación.

 

En relación con los aspectos físicos de la depresión nos pa­rece oportuno tratar con cierto detalle el problema de las

  • de­presiones enmascaradas, también conocidas como equivalentes depresivos (López-Ibor Aliño, 1972), ya que son trastornos que llegan a representar casi la mitad de la totalidad de las de­presiones y constituyen auténticos enfermos problema que desorientan al clínico. Tales equivalentes depresivos, cuya
  • naturaleza puede ser tanto endógena como neurótica, se han definido como síntomas que habitualmente corresponden o pueden corresponder a enfermedades muy dispares que se presentan en enfermos en los que no es aparente su trastorno del estado de ánimo» (López-Ibor Aliño). Aunque no hay sín­tomas específicos,
  • las formas más frecuentes son algias y pa­restesias, sobre todo cefaleas y trastornos gastrointestinales, neurológicos y neurovegetativos.
Anuncios

Un comentario sobre “Aspectos clínicos de la depresión III

  1. You can undoubtedly go to your expertise from the work you’re. The earth desires a lot more excited writers just like you that aren’t reluctant to cover where did they consider. On a regular basis pursue the center.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s