Anuncios

Aspectos clínicos de la depresión II

Algunos autores, como Klein (1974), han enfatizado el fe­nómeno de la anhedonia (incapacidad de obtener y experi­mentar placer) como un fracaso de los mecanismos de ob­tención de placer (alimentación, sexual, relacional, ocupa­cional), relacionándolo con una desorganización funcional de los centros cerebrales del placer. Según Klein, a partir de la anhedonía pueden establecerse diferentes tipos de depresión, ya que, si bien en los pacientes con trastornos reactivos del humor se pierde la capacidad de anticipar y buscar placer, pero se conserva la capacidad de experimentarlo si la situa­ción es propicia, en las depresiones endogenomórficas la anhedonía es total (pérdida del placer anticipatorio y consu­matorio). La diferencia entre depresiones endógenas y no en­dógenas, según la anhedonía se constata en trabajos recientes (Loas y Boyer, 1996). La anhedonía y la inhibición psicomo­tora están íntimamente relacionadas (Lemke y cols., 1999).

Como consecuencia de este estado de ánimo,

  • el paciente está pesimista y pierde la ilusión por su familia, su trabajo y un proyecto existencial que él se siente incapaz de alcanzar.
  • El llanto es la expresión de este estado emocional. En ocasiones el enfermo se queja de no poder llorar, a pesar de sentirse pro­fundamente triste, y prevalece cierta anestesia afectiva. En cualquier caso, el llanto del depresivo es más inmotivado, sur­ge de la esfera de los sentimientos más vitales y no propor­ciona alivio, a diferencia del llanto del neurótico angustiado que se debe a su estado de ansiedad, es una reacción a factores de índole personal o ambiental y alivia la sobretensión en que se encuentra el sujeto.
  • Lógicamente, el rendimiento del paciente va disminuyendo progresivamente hasta llegar a la abulia y la apatía total, en que el sujeto es incapaz de realizar cualquier actividad. Expe­rimentalmente (Vallejo, 1978), a partir de los tiempos de reacción, hemos comprobado la notable afectación psicomo­tora y sensoperceptiva que los pacientes endógenos muestran frente a controles normales u otros grupos de pacientes como angustiados y obsesivos.
  • Otros autores han confirmado pausas más largas del len­guaje y
  •  deterioros del rendimiento y de la reactividad motora, que se normalizan con la mejoría clínica (Ballús y Vallejo, 1983). Los trastornos psicomotores (inhibición, agitación) específicos de la melancolía han sido considerados por algu­nos autores como eje central psicopatológico de la misma (Parker y liazdi-Paylovic, 1996). La inhibición depresiva, si­milar conductualmente a la bradicinesia parkinsoniana, ha sido interpretada como una disfunción de los ganglios basales(Caligiuri y Ellwanger, 2000).
  • La atención y la concentración disminuyen, ya que al paciente le falta la energía vital sufi­ciente para polarizar con claridad y eficacia su conciencia ha­cia tareas específicas.
  • Los estudios de memoria muestran, por una parte, que frecuentemente los déficit mnésicos son subje­tivos y no se corresponden con una medición objetiva y, por otra, el descenso de rendimiento en pruebas de memoria in­mediata se resuelve una vez recuperado el paciente de su de­presión. Los recuerdos están lógicamente centrados en expe­riencias negativas, lo cual conecta con las teorías cognicivas de la depresión.
  • En términos generales, pues, se producen en la depresión trastornos cognitivos cuantitativos y cualitativos,la mayor parte de los cuales desaparecen con la recuperación clínica. Las conclusiones de la excelente revisión de Bulbena (2000) sugieren que el deterioro cognitivo grave se asocia con frecuencia a un buen pronóstico a corto plazo y malo a largo plazo, si bien a menudo se detectan antecedentes de episodios afectivos anteriores con iguales características cognitivas. Asi­mismo, la edad puede afectar la disfunción cognitiva y, con­cretamente, los cuadros afectivos de inicio tardío con signos neurológicos menores, pueden mostrar una notable disfun­ción no siempre reversible.
    • Es interesante la constatación de que los pacientes depresivos con delirios pueden presentar disfunciones visoespaciales.
  • La demencia melancólica, des­crita por Mairet en1883, hadado paso a la actual seudode­mencia depresiva (v. “Diagnóstico diferenciaba), que gira en torno a los déficit cognitivos de la depresión, que están rela­cionados con la gravedad de la misma (Miller, 1975).
  • En el pensamiento, la lentitud y los contenidos de tonalidad negativa marcan la pauta. Las vivencias de desánimo e inca­pacidad ocupan el pensamiento de estos enfermos, vivencias que en casos especialmente graves (como ciertas depresiones endógenas) pueden cristalizar en auténticas ideas deliroides, cuyo contenido gira alrededor de la culpa, la ruina y la hipo­condría, cuyo máximo exponente es el síndrome de Cotard. En estas depresiones intensas pueden aparecer dudas de cariz obsesivoide, especialmente en sujetos con rasgos preexistentes de personalidad obsesiva o melancólica.
  • La vida instintiva se encuentra también profundamente afectada. Respecto al sueño, aunque no todos los trabajos coinciden en los resultados, la experiencia clínica evidencia trastornos frecuentes. Dificultades para dormir y pesadillas en las depresiones neuróticas y despertar precoz en las endógenas son los hechos más constantes. Kupfer y cola. (1978) han su­gerido dos índices específicos de depresión endógena, a saber: acortamiento de latencia REM (inferior a 45-60 min, desde que se inicia el adueño hasta el primer REM) y una mayor ac­tividad y cantidad del REM, durante la primera mitad de la noche, que las observadas en otros tipos de depresión. Por otra parte, persistente densidad de REM a lo largo de la noche y un acortamiento excesivo dela LREM(inferior a 20 min) han sido observados en pacientes especialmente graves que no responden al tratamiento farmacológico y pueden requerir TEC (Gillin y cols., 1984).
  • En síntesis, insomnio (85%) e hipersomnia (15%), ésta sobre todo en depresiones bipolares, son los trastornos del sueño más frecuentes (Cart­wright, 1993). Sin embargo, la disminución dela LREM, que se postuló en la década de 1970 como marcador biológi­co de depresión, no ha sido confirmado como tal (Berger y cols., 2003).
  • En general, existe disminución del impulso se­xual, y pérdida de apetito y peso en la mayoría de los casos (66% según Paykel) frente a un incremento en otros (15%). La anorexia se corresponde más bien con depresiones endóge­nas y la bulimia con depresiones neuróticas, depresiones atí­picas y trastornos afectivos estacionales.
  • La tendencia a los autorreproches es frecuente en estos pa­cientes. La agresividad dirigida hacia sí mismo provoca en el enfermo penosos sentimientos de culpabilidad y desesperan­za que pueden llevarle al suicidio. Los estudios psicoanalíticos de Freud y Abraham sugieren una introyección de los impul­sos agresivos que previamente se han externalizado. En una lí­nea similar, Kendell (1973) ha sustentado que el síndrome depresivo es originado por la inhibición de las respuestas agre­sivas a la frustración, de tal manera que, según este autor, la incidencia de depresiones aumenta en situaciones en que se incrementa la agresión sin posibilidades de manifestarla y dis­minuye cuando se permite su expresión o el nivel de frustra­ción es bajo.
Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Tarda en llegar, y al final, al final, hay recompensa... en la zona de promesas.

    Gustavo Cerati


  • Seguime en Twitter
  • ¡El cedro no tolera la maceta!

    Hölderlin


  • Se multiplicaron unos pequeños grupúsculoss restauracionistas; yo los llamo fundamentalistas. Como usted dijo, en este cúmulo de incertezas les dicen a los jóvenes: “Hacé asi y asá”. Entonces un pibe o una chica de diecisiete o dieciocho años se entusiasman, le meten para adelante en directivas de rigidez y, en verdad, les hipotecan la vida y a los treinta explotan. Porque no los prepararon para superar las mil y una crisis de la vida, incluso los mil y uno fallos que uno tiene, las mil y una injusticias que uno comete. No tienen elementos para conocer o entender lo que es la misericordia de Dios, por ejemplo. Ese tipo de religiosidad, bien rígida, se disfraza con doctrinas que pretenden dar justificaciones, pero en realidad privan de la libertad y no dejan crecer a la gente. En gran parte terminan en la doble vida.

    Cardenal Bergoglio (ahora Francisco)


  • Lo que eres habla tan fuerte, que no se te escucha lo que dices.

    R.W. Emerson


  • No es la presencia o ausencia de angustia, su calidad o incluso su cantidad lo que permite predecir la enfermedad o el equilibrio psíquico ulterior. Lo único significativo al respecto es la capacidad del Yo para dominar la angustia

    Ana Freud


  • Toda estructura narcisista necesita de alguien a quien frustrar.

    Berenstein


  • Los hombres inteligentes quieren aprender; los demás, enseñar.

    Antón Chéjov


  • Yo no soy un cristiano: Uds. tampoco. Pero yo sé lo que es el ser cristiano y Uds. no. Yo sé que no soy cristiano; Uds. no lo saben y se creen cristianos; y enseñan un cristianismo mitológico.

    S. Kierkegaard


  • Y del mismo modo que de cien cabezas huecas no se hace un sabio, de cien cobardes no surge nunca una decisión heroica.

    Adolf Hitler


  • Conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas, otra alma humana

    Carl G. Jung


  • Mira, no tengo tiempo para tales estudios (una leyenda local griega, cada uno puede remplazarla con algo de su interés objetivo....). Te diré por qué.... Antes debo conocerme a mí mismo, como dice la inscripción de Defos, y veo claramente el ridículo que significaría que yo, que aún carezco de ese conocimiento, me entregara a examinar cosas ajenas a él.

    Sócrates


  • Prefiero morir como un puma que vivir como una gallina.

    Cacique Huazihul


  • si te dibujo sin rostro es por que amo tu interior

    Miguel Mateos


  • Sometimes there's so much beauty in the worId. I feeI Iike I can't take it... and my heart... is just going to... cave in.

    American Beauty


  • Lo que hayas heredado de tus padres, adquiérelo, para poseerlo.

    Goethe


  • Cuando señales al cielo muchos estúpidos mirarán la punta de tu dedo

    Confusio


  • Judas no nos escandaliza. Pero imaginemos que a Judas lo hubieran encubierto los Apóstoles, disimulando sus afanos o la traición, o justificandola con el argumento de que "Dios escribe derecho con líneas torcidas": eso sería escandaloso.

    Ludovicus


  • La clase de filosofía que se elige, depende por tanto de la clase de hombre que se es: pues un sistema filosófico no es un mobiliario muerto que se puede rechazar o aceptar a nuestro antojo, sino que está vivificado por el alma del hombre que lo tiene.

    Johann Gottlieb Fichte


  • Stay hungry, stay foolish.

    Steve Jobs


  • Se puede adorar al verdadero Dios como si fuera un ídolo, y a un ídolo como si fuera el verdadero Dios.

    Sören A. Kierkegaard


  • Cuando se comienza a tener la costumbre de atender a los asuntos, se desprecian todas las teorías, empleándolas, como los geómetras, no para marchar en línea recta, sino para continuar en la misma dirección.

    Napoleón Bonaparte


  • Soy hombre, nada de lo humano me será ajeno

    Terencio


  • No puedo tolerar a las personas honradas a las que uno no puede acercarse sin miedo.

    Dostoievski


  • sólo me encuentro cuando de mí huyo

    Fernando Pessoa


  • Every man dies, not every man really lives

    William Wallace


  • Únicamente debe elegirse el atajo cuando estamos seguros de alcanzar íntegramente la meta [un hombre pleno] que buscamos en ese atajo. Y esta meta [el hombre pleno] no se podría alcanzar si al hombre no se le permitiese pecar [el atajo hacia el hombre pleno: coartar la libertad].

    Tomás de Aquino


  • He sufrido mucho en mi vida por causa de sacerdotes estúpidos, cansados, obnubilados y aun malvados; pero ahora sé lo bastante de mí como para ser consciente de que no debo abandonar la Iglesia (que para mí significaría abandonar la alianza con Nuestro Señor) por ninguno de estos motivos: debería abandonarla porque no creo...

    J.R.R. Tolkien


  • Ora posso amare, ora; Ora posso correre e giocare; Ora volo sopra le parole; Sopra tutte le persone; Sopra quella convinzione; Di avere la verita'..

    Giuseppe Povia


  • La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más.

    Sören A. Kierkegaard


  • El que no dice la verdad se hace cómplice de los mentirosos y falsificadores.

    Charles Péguy


  • Pertenezco, sin embargo, a esa especie de hombres que están siempre al margen de aquello a lo que pertenecen, no ven sólo la multitud de la que son, sino también los grandes espacios que hay al lado.

    Fernando Pessoa


  • I am the master of my fate: I am the captain of my soul.

    William Ernest Henley


  • Los discípulos de un maestro sufren mucho más que el mártir.

    Nietzsche


  • Las convicciones son más peligrosos enemigos de la verdad que las mentiras.

    Nietzsche


  • Toda verdad, quienquiera que la diga, proviene del Espíritu Santo.

    San Ambrosio


  • el hombre sano, el hombre pleno y el santo tienen algo en común: ser iconoclastas de sí mismos

    Plagium Ludovicus


  • Sólo hay un vicio, un vicio: vivir de té beodo / y no tocar el vino por no soltar verdades. / Sólo una cosa hay necesaria: TODO. / El resto es vanidad de vanidades.

    G. K. Chesterton


  • Si la Iglesia no practica la honradez, está perdida; Si la Iglesia atropella la persona humana, está perdida; Si la Iglesia suplanta con la Ley, la norma, la rutina, la juridicidad y la "política"... a la Justicia y a la Caridad, está lista.

    Leonardo Castellani


  • ¡Qué tu felicidad no se rinda!

    Chicho (el peque)


  • Si tuviera que predicar un solo sermón, sería contra el orgullo.

    G. K. Chesterton


  • la humildad es el fundamento y la conservación en su ser de todas las demás virtudes

    Tomás de Aquino


  • Dame, Señor, el sentido del humor, para que pueda obtener algo de felicidad en esta vida y compartirla con los demás.

    Tomás Moro


  • con el número Dos nace la pena

    Leopoldo Marechal


  • El ser humano es raro. La certeza empacha, la duda genera anorexia. Sólo la verdad alimenta.

    Ludovicus


  • Web Analytics Clicky
  • RSS .

  • RSS .

  • RSS Desde la Roca del Grifo

A %d blogueros les gusta esto: