Anuncios

La autocompensación. El sentimiento del “derecho” a gratificarse.

Les dejo aquí otro viejo texto mío, con una idea interesante: “el sentimiento de derecho” en relación a ciertas compensaciones.

Otro mecanismo igualmente dañino para la sicología de la persona es el mecanismo de autocompensación. El que está sufriendo normalmente busca compensar sus sufrimientos con placeres. Es típico en el mundo de hoy ver personas que cuando están tristes salen a hacer compras, es decir a autocompensarse con cosas. En otros casos más extremos la compensación puede hacerse con sexo, drogas, etc. Allí la persona se convence que está sufriendo demasiado y que esto le da derecho a “descargar tensiones”, o ansiedades por medio del sexo, masturbación, drogas, comiendo, etc. Es ciertamente una fuga que no soluciona nada ya que la misma persona percibe que eso solo trae un alivio parcial y temporario. Y además genera un sentimiento de culpabilidad que desemboca en más frustración y tristeza, que a su vez pide más compensaciones. El hacer algo de lo cual después uno puede sentirse culpable nunca puede ser remedio ni alivio verdadero para ningún tipo de problemas. La raíz del problema se encuentra en el sentimiento, o en algunos casos hasta la idea de derecho, que forja el que está sufriendo. El derecho es una noción que surge de la vida en sociedad de los hombres, en la cual la persona establece una especie de relación de posibilidad de posesión legítima respecto de aquellas cosas que la perfeccionan. En otras palabras tengo derecho a aquellas cosas que me plenifican. Eso que sucede delante de los hombres, el hecho de tener derecho, también sucede con el hombre delante de si mismo. Subjetivamente la persona tiene derecho a todo aquello que constituye su propia perfección. Ahora bien esos derechos en el plano social se restringen a las cosas que hacen a la vida social y muchas veces no pueden limitar o legislar lo que hace a la vida íntima de la persona, con tal que es vida íntima no afecte la vida social. Por ejemplo, si una persona en su vida íntima mantiene relaciones homosexuales, difícilmente el derecho civil de los hombres, sobre todo en el mundo de hoy, pueda tener alguna ingerencia en ese hecho. Por eso podríamos decir, de algún modo, en el plano civil, que esa persona tiene derecho delante de los hombres a obrar homosexualmente. Ese derecho civil delante de los hombres no es tal delante de la propia naturaleza, y de la propia consciencia. La persona cuando se enfrenta a la propia consciencia, que es testigo de un orden distinto de sí misma, sólo tiene derecho única y estrictamente a aquellas cosas que la plenifican. Jamás tiene derecho a algo que no sea constructivo de esa plenificación. Sin embargo, el hombre cuando sufre desarrolla en sí mismo una especie de sentimiento, como decíamos a veces puede llegar a una idea explícita, de tener derecho a hacer cosas erradas, a causa de los padecimientos sufridos. La venganza es también un mecanismo de esta naturaleza[1]. En todas estas tendencias a procurar cosas que no plenifican hay una especie de compensación que viene del instinto de conservación. Si un animal está deshidratado busca por cualquier medio agua, hasta que compensa y satisface esa deshidratación. Ese instinto de conservación en la vida afectiva humana toma el siguiente modo de manifestarse: quien está sufriendo (principalmente en el plano sicológico, no tanto en el físico y real) siente una intensidad mayor en el deseo de placer, es algo lógico ya que ese placer lo hace descansar del sufrimiento.  Ese deseo de satisfacción empuja a la afectividad del hombre a crear un sentimiento o idea de derecho de la compensación que se satisface en la búsqueda de eso placeres. Sin embargo, esos placeres compensatorios, la mayoría de las veces no son cosas plenificantes, o por lo menos no son por ellos mismos la solución del problema del sufrimiento. Esto hace que naturalmente el problema del sufrimiento no disminuya sino transitoriamente. Porque la misma consciencia se hace testigo de que aquellos placeres son solamente una fuga pasajera al problema de fondo. Entonces esa consciencia se hace oír con más frustración y dolor. Es claro entonces que hay que hacer crecer a la persona en la consciencia de que el hombre no tiene derecho a compensarse con cosas que no lo plenifican verdaderamente. Y aunque esas cosas fueran legítimas, también hay que hacer crecer a esa persona en la consciencia de que la compensación por sí misma no resuelve nada en absoluto. Además si hay algo que causa tristeza, el único modo de vencer el efecto de la tristeza es encontrando y enfrentado la causa, jamás poniendo la esperanza del alivio en algo que no tiene nada que ver con el eje íntimo del problema.

Ese sentimiento de derecho es, según mi opinión, la raíz de varias perversiones de orden sexual, como por ejemplo la masturbación crónica o la homosexualidad. Ese sentimiento de derecho crea un mecanismo de consciencia muy difícil de quebrar, ya que borra o disminuye notablemente la consciencia de responsabilidad en el acto errado. Esa disminución de la consciencia se percibe en el echo que, por ejemplo en la masturbación crónica, quien ejecuta ese acto normalmente sustenta que es apenas un mecanismo de alivio, percibe que se trata de una compensación, y aunque desearía no estar esclavizado por esa compensación, le resta importancia sobre todo en cuanto a la carga de responsabilidad, o a la nocividad de ese acto respecto de su mecanismo sicológico. Esa disminución de la consciencia de la nocividad del acto lógicamente le hace bajar los brazos, ya que prácticamente no se considera responsable por ese acto, lo considera como algo compulsivo e involuntario. Evidentemente el círculo vicioso está cerrado, no hay fuerzas ni responsabilidad para salir porque no afecta el núcleo íntimo de la libertad, ya que es algo compulsivo e involuntarioy al mismo tiempo la práctica del acto se perpetua, haciendo cada vez más difícil la recuperación. Con esto no queremos decir que la responsabilidad no esté disminuida de ningún modo, ciertamente que esa responsabilidad tiene atenuantes. Sin embargo, jamás está disminuida al nivel que la persona cree que está y eso ciertamente dificulta la recuperación. Exactamente el mismo proceso se da con intoxicaciones crónicas como la drogadicción y el alcoholismo. Siempre el modo más eficaz en ayudarlos va a ser descubrirles el sistema interno de autocompensación que conllevan sus actos y también fortalecer serenamente la conciencia de libertad y responsabilidad frente a esos actos. Y aunque no toca estrictamente el plano de lo sicológico es bueno poner también de manifiesto que este proceso de autocompensación se da también en muchos casos de infidelidad matrimonial. En estos casos de apoco el egoísmo va apagando el amor, al mismo tiempo que activa el mecanismo de búsqueda de compensaciones a raíz de ese amor que está faltando, y se busca en la ilusión de una persona distinta de aquella con la cual se ha asumido una relación, y por qué no, un compromiso.


[1] Nos relata Frankl una experiencia muy interesante en el momento de liberación de los presos de un campo de concentración: “Durante esta fase psicológica se observaba que las personas de naturaleza más primitivas no podían escapar de las influencias de la brutalidad que les había rodeado mientras vivieron en el campo. Ahora, al verse libres, pensaban que podían hacer uso de su libertad licenciosamente y sin sujetarse a ninguna norma. Lo único que había cambiado para ellos era que en vez de ser oprimidos eran opresores. Se convirtieron en instigadores y no objetores, de la fuerza y de la injusticia. Justificaban su conducta en sus propias y terribles experiencias y ello solía ponerse de manifiesto en situaciones aparentemente inofensivas. En una ocasión paseaba yo con un amigo camino del campo de concentración, cuando de pronto llegamos a un sembrado de espigas verdes. Automáticamente yo las evité, pero él me agarró del brazo y me arrastró hacia el sembrado. Yo balbucí algo referente a no tronchar las tiernas espigas. Se enfadó mucho conmigo, me lanzó una mirada airada y me gritó: ‘¡No me digas! ¿No nos han quitado bastante ellos a nosotros? Mi mujer y mi hijo han muerto en la cámara de gas -por no mencionar las demás cosas- y tu me vas a prohibir que tronche unas pocas espigas de trigo?’. Solo muy lentamente se podía devolver a aquellos hombre la verdad lisa y llana de que nadie tenía derecho a obrar mal, ni aun cuando a él le hubieran hecho daño. Tendríamos que luchar para hacerles volver a esa verdad, o las consecuencias serían aún peores que la pérdida de unos cuantos cientos de granos de trigo. Todavía puedo ver a aquél prisionero que, enrollándose las mangas de la camisa, metió su mano derecha bajo mi nariz y gritó: ‘¡Que me corten la mano si no me la tiño con sangre el día que vuelva a casa!’Quiero recalcar que quien decía estas palabras no era un mal tipo: fue el mejor de los camaradas en el campo y también después” (FRANKL, V., El hombre en busca de sentido, Herder, Barcelona, decimoctava edición 1996, p. 91).

Anuncios

  1. #1 por Gabi´s el 12 junio, 2011 - 7:15 PM

    Hola Psique,
    A veces me pasa de ver a algunos amigos y conocidos que efectivamente sufren -y mucho- a causa de este tipo de problemas, es cierto que el sufrimiento personal es en alguna medida atenuante, pero también es cierto que hay una importante cuota de culpa en justificar todo recurriendo a la duda sobre todo lo que se tenga por legitimo y bueno – Parece que de lo único que no se puede dudar es de la legitimidad del dudar mismo-, o creer que el supuesto “sufrir uno las consecuencias” justifica ser la causa de ese sufrimiento. Yo creo que es una lástima que al sufrimiento y las propias carencias se las haya menospreciado y desvalorado tanto y que se intente por todos los medios de esconderlo o de metamorfosearlo para que parezca placer, o alguna especie de auto afirmación cuando en realidad, me parece que muchas veces son las propias carencias y hasta el dolor a ellas asociado el lugar de donde secretamente surge lo mejor de nosotros y aquello que más nos lleva a planificarnos y en esto último, por lo menos a mí, la Religión me ayuda bastante y también es una lástima que no se le dé bola…aunque sea como terapia gratis!

    Respecto a la masturbación crónica y a otras desviaciones sexuales, creo es el mismo libro de frankl en el que leí de una especie de experimento o prueba que me pareció muy grafico y que siempre lo pongo de ejemplo. Cuenta de que ponen a un ratón con unos electrodos que le producen estimulación sexual y hacen que los electrodos se activen mediante un interruptor que el ratón puede apretar desde dentro de la jaula, la cosa es que pasado un tiempo y aprendido el mecanismo por el simpático roedor, le meten dentro de la jaula a una ratona y creo que también comida pero ya a esa altura el onanista bichito prefiere apretar el botón a comer o a buscar a la ratona. Se me ocurre que a veces aquello que buscamos por compensación termina suplantando a aquello que tenemos como “derecho” legitimo.

    • #2 por psiqueyeros el 13 junio, 2011 - 7:29 PM

      Es cierto que la religión hace bien…. pero también puede complicar las cosas… mmm es un tema…

  2. #3 por Gabi´s el 14 junio, 2011 - 2:50 AM

    Isss si, es un tema… Vos que pensas…¿cuando es que complica y cuando es que hace bien?

    • #4 por psiqueyeros el 14 junio, 2011 - 8:16 AM

      Complica cuando se queda en idea, en un nivel extrínseco, cuando no se busca más allá, en lo más profundo, se convierte en un mero imperativo categórico sin objeto… y eso vaya si jode…

  3. #5 por Gabi´s el 22 junio, 2011 - 3:07 AM

    Sis, Sin duda! siempre que se piense a la religión como una relación con un objeto… y se le atribuyan semejantes características a algo que se trata, consciente o inconscientemente, como tal…Sin duda, Va a joder y bastante!, sería como vos decís, un imperativo categórico o lo que es más o menos lo mismo, una mera proyección hiperbolizada de uno mismo.

    Pero No, sabido es que la religión no ess essso y sabido es que tan poco es algo que se juzgue cuantitativamente, de hecho: ni se puede juzgar. Por otro lado – a mi entender – la religión es relación que se da en lo más intimo, personal y hasta en cierto sentido secreto de uno mismo, y en todo caso, podrá ser algo que te interpele y desafíe, te rete y te ponga en encrucijadas, pero de ahí a que te joda…mm, ya no me parece que se justo atribuírselo a la religión. Distinto es el no muy infrecuente caso de cuando nos jodemos – o nos joden- con la religión, usando de la religión o con la religión como circunstancia, esa es otra cosa…. Pero en relación con que si la religión hace bien o no y un poco más, si es necesario o no… una vez te leí – no me acuerdo donde ni si entendí bien, tendría que buscarlo en todo el blog- algo así como que no es necesario para, digamos: plenificarse como persona, el tener una cosmovisión (o algo por el estilo) de tipo religioso, yo estoy de acuerdo pero me interesaba chusmear tu opinión de por qué crees que es así?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Tarda en llegar, y al final, al final, hay recompensa... en la zona de promesas.

    Gustavo Cerati


  • Seguime en Twitter
  • ¡El cedro no tolera la maceta!

    Hölderlin


  • Se multiplicaron unos pequeños grupúsculoss restauracionistas; yo los llamo fundamentalistas. Como usted dijo, en este cúmulo de incertezas les dicen a los jóvenes: “Hacé asi y asá”. Entonces un pibe o una chica de diecisiete o dieciocho años se entusiasman, le meten para adelante en directivas de rigidez y, en verdad, les hipotecan la vida y a los treinta explotan. Porque no los prepararon para superar las mil y una crisis de la vida, incluso los mil y uno fallos que uno tiene, las mil y una injusticias que uno comete. No tienen elementos para conocer o entender lo que es la misericordia de Dios, por ejemplo. Ese tipo de religiosidad, bien rígida, se disfraza con doctrinas que pretenden dar justificaciones, pero en realidad privan de la libertad y no dejan crecer a la gente. En gran parte terminan en la doble vida.

    Cardenal Bergoglio (ahora Francisco)


  • Lo que eres habla tan fuerte, que no se te escucha lo que dices.

    R.W. Emerson


  • No es la presencia o ausencia de angustia, su calidad o incluso su cantidad lo que permite predecir la enfermedad o el equilibrio psíquico ulterior. Lo único significativo al respecto es la capacidad del Yo para dominar la angustia

    Ana Freud


  • Toda estructura narcisista necesita de alguien a quien frustrar.

    Berenstein


  • Los hombres inteligentes quieren aprender; los demás, enseñar.

    Antón Chéjov


  • Yo no soy un cristiano: Uds. tampoco. Pero yo sé lo que es el ser cristiano y Uds. no. Yo sé que no soy cristiano; Uds. no lo saben y se creen cristianos; y enseñan un cristianismo mitológico.

    S. Kierkegaard


  • Y del mismo modo que de cien cabezas huecas no se hace un sabio, de cien cobardes no surge nunca una decisión heroica.

    Adolf Hitler


  • Conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas, otra alma humana

    Carl G. Jung


  • Mira, no tengo tiempo para tales estudios (una leyenda local griega, cada uno puede remplazarla con algo de su interés objetivo....). Te diré por qué.... Antes debo conocerme a mí mismo, como dice la inscripción de Defos, y veo claramente el ridículo que significaría que yo, que aún carezco de ese conocimiento, me entregara a examinar cosas ajenas a él.

    Sócrates


  • Prefiero morir como un puma que vivir como una gallina.

    Cacique Huazihul


  • si te dibujo sin rostro es por que amo tu interior

    Miguel Mateos


  • Sometimes there's so much beauty in the worId. I feeI Iike I can't take it... and my heart... is just going to... cave in.

    American Beauty


  • Lo que hayas heredado de tus padres, adquiérelo, para poseerlo.

    Goethe


  • Cuando señales al cielo muchos estúpidos mirarán la punta de tu dedo

    Confusio


  • Judas no nos escandaliza. Pero imaginemos que a Judas lo hubieran encubierto los Apóstoles, disimulando sus afanos o la traición, o justificandola con el argumento de que "Dios escribe derecho con líneas torcidas": eso sería escandaloso.

    Ludovicus


  • La clase de filosofía que se elige, depende por tanto de la clase de hombre que se es: pues un sistema filosófico no es un mobiliario muerto que se puede rechazar o aceptar a nuestro antojo, sino que está vivificado por el alma del hombre que lo tiene.

    Johann Gottlieb Fichte


  • Stay hungry, stay foolish.

    Steve Jobs


  • Se puede adorar al verdadero Dios como si fuera un ídolo, y a un ídolo como si fuera el verdadero Dios.

    Sören A. Kierkegaard


  • Cuando se comienza a tener la costumbre de atender a los asuntos, se desprecian todas las teorías, empleándolas, como los geómetras, no para marchar en línea recta, sino para continuar en la misma dirección.

    Napoleón Bonaparte


  • Soy hombre, nada de lo humano me será ajeno

    Terencio


  • No puedo tolerar a las personas honradas a las que uno no puede acercarse sin miedo.

    Dostoievski


  • sólo me encuentro cuando de mí huyo

    Fernando Pessoa


  • Every man dies, not every man really lives

    William Wallace


  • Únicamente debe elegirse el atajo cuando estamos seguros de alcanzar íntegramente la meta [un hombre pleno] que buscamos en ese atajo. Y esta meta [el hombre pleno] no se podría alcanzar si al hombre no se le permitiese pecar [el atajo hacia el hombre pleno: coartar la libertad].

    Tomás de Aquino


  • He sufrido mucho en mi vida por causa de sacerdotes estúpidos, cansados, obnubilados y aun malvados; pero ahora sé lo bastante de mí como para ser consciente de que no debo abandonar la Iglesia (que para mí significaría abandonar la alianza con Nuestro Señor) por ninguno de estos motivos: debería abandonarla porque no creo...

    J.R.R. Tolkien


  • Ora posso amare, ora; Ora posso correre e giocare; Ora volo sopra le parole; Sopra tutte le persone; Sopra quella convinzione; Di avere la verita'..

    Giuseppe Povia


  • La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más.

    Sören A. Kierkegaard


  • El que no dice la verdad se hace cómplice de los mentirosos y falsificadores.

    Charles Péguy


  • Pertenezco, sin embargo, a esa especie de hombres que están siempre al margen de aquello a lo que pertenecen, no ven sólo la multitud de la que son, sino también los grandes espacios que hay al lado.

    Fernando Pessoa


  • I am the master of my fate: I am the captain of my soul.

    William Ernest Henley


  • Los discípulos de un maestro sufren mucho más que el mártir.

    Nietzsche


  • Las convicciones son más peligrosos enemigos de la verdad que las mentiras.

    Nietzsche


  • Toda verdad, quienquiera que la diga, proviene del Espíritu Santo.

    San Ambrosio


  • el hombre sano, el hombre pleno y el santo tienen algo en común: ser iconoclastas de sí mismos

    Plagium Ludovicus


  • Sólo hay un vicio, un vicio: vivir de té beodo / y no tocar el vino por no soltar verdades. / Sólo una cosa hay necesaria: TODO. / El resto es vanidad de vanidades.

    G. K. Chesterton


  • Si la Iglesia no practica la honradez, está perdida; Si la Iglesia atropella la persona humana, está perdida; Si la Iglesia suplanta con la Ley, la norma, la rutina, la juridicidad y la "política"... a la Justicia y a la Caridad, está lista.

    Leonardo Castellani


  • ¡Qué tu felicidad no se rinda!

    Chicho (el peque)


  • Si tuviera que predicar un solo sermón, sería contra el orgullo.

    G. K. Chesterton


  • la humildad es el fundamento y la conservación en su ser de todas las demás virtudes

    Tomás de Aquino


  • Dame, Señor, el sentido del humor, para que pueda obtener algo de felicidad en esta vida y compartirla con los demás.

    Tomás Moro


  • con el número Dos nace la pena

    Leopoldo Marechal


  • El ser humano es raro. La certeza empacha, la duda genera anorexia. Sólo la verdad alimenta.

    Ludovicus


  • Web Analytics Clicky
  • RSS .

  • RSS .

    • Man's Search for Meaning - Viktor Frankel
      “Everything can be taken from a man but one thing: the last of the human freedoms—to choose one’s at
      jamspm5
    • Ah, Sweet Mystery of Life!
      My first Creative Convivium on August 9th was a sweet success! Lunch-goers swooned to Ms. Alise’s so
      Kristen Caven
    • Addiction
      Like much of my generation, I was thrilled by rock & roll, beginning in my case with the Beatles
      allenstarbuck
    • Linger
      I wanna feel things deeply. I want to let myself. I used to feel like a deep scoop was taken from my
      mochachaii
    • ~Polluted Mind~
      And so it was, this dayUnlike the other, I wake to find The fowl stench of my mindStale and putrid T
      nicolemoncada
    • Coming Out as Lesbian, Gay or Bi
      Coming out of the closet and revealing your non-heterosexuality to others can have variety of reacti
      kunwarkaranvirsingh
    • The one trick that will help your toddler calm down ... and it works on adults, too!
      I ran across a trick for handling an emotional toddler that made me think, “Gee, I’m going to try th
      Cynthia Dermody
    • DOUBT
      My second week on Hansons and seventh week of marathon training (out of 18 – almost halfway th
      spiritcatrunner
    • Your life (the movie)
      Wow! It’s been a really hectic week. It’s 6 a.m. in the morning. I’ve never wrote
      thefourthdimensionoflife
    • All – Ex – Andros… Stuart France
        One is All… In Alchemy there are no short cuts. Many are those who have spent a life-time seeking
      Sue Vincent
  • RSS Feed desconocido

    • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.
  • RSS +

A %d blogueros les gusta esto: