Anuncios

Autocompasión. El estadio más profundo de la queja: la desintegración de la identidad.

Les dejo este post que va en la misma línea del anterior, en realidad es el subsuelo más profundo de la queja. Les pido disculpa por no haber estado contestando las preguntas en los comentarios, tuve la semana pasada una gripe horrible y todavía estoy tratando de recuperarme al 100%.

Sentir la compasión ajena por medio de la queja, o, por medio de una exposición de nuestros males, generar en otros conmiseración es ciertamente un alivio, aunque temporario y engañoso, es un alivio. Quien se autocompadece busca generar ese alivio en su propia persona. Se produce en él como un desdoblamiento, por un lado se coloca como víctima y por otro lado se compadece de ser víctima. En ese desdoblamiento se generan en el egocéntrico dos imágenes de sí mismo. Una, la que tiene como buen egocéntrico, superevaludada en las cualidades personales, indulgente con los propios defectos, en fin, la imagen inflada que tiene de sí. Y la otra, la imagen de víctima, en la cual se ve a sí como un ser miserable, digno de compasión, sumamente débil, cruelmente desaprovechado en lo que sus cualidades podrían producir, y que resalta todo lo negativo de sí. De todos modos, el egocéntrico no cree sinceramente en esta última imagen, simplemente la necesita para activar los mecanismos de autocompasión, sea en otros, sea en él mismo.

Por eso, de un egocéntrico se pueden oír opiniones muy cambiantes de sí. Recuerdo con mucha fuerza una chica, después de un desengaño amoroso, se calificaba a sí misma muy duramente, repetía constantemente que era una “imbécil”; en ese momento, yo traté de hacerle entender que ese no era el problema, sino que se había estado comportando de modo egocéntrico, entonces su comportamiento hacia mi mudó radicalmente, se puso furiosa y me comenzó a atacar verbalmente. De aquí es claro que tenemos que deducir que la imagen de víctima que el egocéntrico crea es únicamente ordenada a generar compasión, en otros, o en sí mismo. Justo en el momento en que tomó conciencia de que su estratagema era inútil se sintió descubierta y por eso reaccionó con ira. Este tipo de mecanismos internos de autocompasión, es según mi juicio personal, el más venenoso. Saca del alma de la persona todas las energías que tendría para superar el problema y las invierte en compadecerse. Es un especie de agujero en el alma por el cual se derraman todas las energías.

Esto sucede porque toda persona en su obrar necesita tener un conocimiento de sí en una imagen de sí mismo. Y cuando esa imagen de sí es lo más ajustada a la realidad de sus potencialidades, el obrar de esa persona es más seguro. Porque justamente sabe lo que puede y lo que no puede hacer, y si además, esa imagen de sí es humilde, es decir ajustada a la verdad objetiva, entonces rara vez se equivoca. Y en el caso de equivocarse, el error no es un trauma para la seguridad sicológica, porque la humildad de su imagen le hace tener siempre presente la posibilidad del error. Admite el error como algo que forma naturalmente parte su propio ser limitado. Esto, evidentemente, crea seguridad en el obrar y en la sicología de esa persona.  En las antípodas de esta actitud, el egocéntrico crea una imagen de sí desorbitada. Esa imagen, por no ser humilde y ajustada a la realidad, está en permanente conflicto con la realidad que lo rodea. Ahora bien, en vez de resolver ese conflicto con la realidad, ajustando su imagen a la realidad, condena a la misma realidad como causa de su padecimiento. Entonces desenvuelve una segunda imagen condenatoria, donde el culpable es todo lo otro menos yo. Ahí aparece la víctima. En esta imagen resalta todo lo malo de sí mismo, pero siempre con un cuidado habilísimo de no ser responsable por eso malo, sino que es siempre producido en él por algo otro. Desenvuelve entonces otro mecanismo interno,  la excusa. Por eso puede decir de sí soy un imbécil, o soy un ingenuo, o eso me pasa por intentar ayudar, es decir descargar la culpa en cosas periféricas de las cuales el núcleo íntimo de responsabilidad y libertad no se puede hacer cargo y no está comprometido. Nadie puede culpar a nadie por ser imbécil, o ingenuo, o intentar ayudar, aquí simplemente el egocéntrico crea una cortina de humo para generar compasión sin hacerse cargo de la culpa. Y si no hay culpa, no hay nada errado en su persona, por tanto, no hay nada para mejorar, es entonces cuando está cerrado el círculo vicioso y el egocéntrico no puede huir de él. En esa cárcel se enfrenta con la paradoja de vivir con dos imágenes de sí, una en la cual cree profundamente y otra que usa para obtener el alivio de la autocompasión. Pero, como decíamos más arriba, nadie puede obrar sin tener una imagen de sí, y el egocéntrico tiene dos, en abierto conflicto entre ellas, lo cual hace que esté partido por la mitad y sus decisiones sean un mar de dudas y frustración. Todo esto sucede aunque normalmente el egocéntrico obre según la imagen inflada que tiene de sí, que es en la cual cree sinceramente. Pero, como dijimos, esa imagen entra en conflicto con la realidad, justamente por el hecho de estar inflada, y es en esos momentos cuando el egocéntrico pierde toda firmeza en el obrar y todas sus energías huyen. Porque en medio de ese conflicto o choque con la realidad se siembra la duda ¿no será que todo lo negativo que pienso de mí mismo es finalmente verdadero? Es justamente en ese punto donde el alma queda suspensa en un impasse de indecisión, ya que no hay una imagen de sí firme, base para el obrar, y se llena de un mar de angustia y frustración.

Otra actitud también dirigida a generar compasión en otros o a alimentar la autocompasión es la actitud de despecho. Como decíamos anteriormente, en el niño caprichoso hay una actitud de todo o nada, hay una necesidad de que la realidad se someta a su voluntad. En algunos casos, ese deseo de que la realidad se someta a su voluntad, y su indeseable consecuencia de matar o morir, llega a ser tan fuerte que si las cosas no salen como él quisiera esa persona termina castigándose a sí misma, se desquita despechadamente consigo misma. Obviamente no hay en esto nada constructivo, no es que se quiera castigar para no volver a hacerlo nunca más, se castiga para generar la compasión ajena o para colocarse delante de ella misma como una pobre criatura digna de compasión. Evidentemente, esta es una manifestación extrema de hasta donde puede conducir el deseo de autocompasión; sin embargo, es muy bueno aprender a detectar este despecho que puede darse con diversos grados sutilísimos muy difíciles de reconocer.

En un libro de incomparable penetración sicológica, El gran divorcio de C. S. Lewis, el autor se imagina el mecanismo de la autocompasión como dos hombres grotescos atados por una cadena. Uno es grotescamente grande y el otro es grotescamente pequeño. Los dos están atados por medio de una cadena, justamente, porque uno vive de el otro. El hombre grotescamente grande es la imagen inflada que el egocéntrico tiene de sí, el pequeño la compasión que siente por el hecho de ser víctima. Se da una relación parásita mutua, uno vive y se alimenta del otro. La autocompasión se comporta como una sanguijuela que vive de la sangre podrida que se junta en los golpes y heridas que recibe el organismo vivo. El egocentrismo es la sangre podrida, la autocompasión es la sanguijuela. El egocentrismo necesita del alivio que produce la sanguijuela, y la sanguijuela vive de la sangre podrida que genera el egocentrismo en torno a los sufrimientos de la vida, angustias, golpes y heridas que es él mismo quien causa en la mayoría de los casos. Por eso, para el organismo, el único camino de vida y salvación verdadera, es el de matar los dos parásitos, la sangre podrida y la sanguijuela. Y aunque en esto el ejemplo no se adecua, lo primero por matar es la sanguijuela, es decir la autocompasión, y con esto desciende sensiblemente el nivel de sangre podrida, egocentrismo, en el organismo sano.

Anuncios

  1. #1 por Cande el 6 septiembre, 2010 - 11:56 PM

    Es una estupidez mi comentario, pero me da demasiado asco esa última imagen de la sanguijuela! me eriza!

    • #2 por psiqueyeros el 7 septiembre, 2010 - 12:08 AM

      Y pensar que las realidades espirituales son más asquerosas que las físicas…

  2. #3 por Silvia Teresita el 7 septiembre, 2010 - 1:06 AM

    Cruda, si lo es, me refiero a la imagen.
    Suma a la crudeza con la que se aborda el tema.
    Crudeza necesaria para que cale profundo.
    Llegar a nuestras profundidades alberga una esperanza.
    Si provoca reacción, el cambio es posible.
    No hay queja que no proyecte un ego inflado que se siente agraviado, dolido, desterrado, sumido en el submundo de la percepción subjetiva de si mismo, de los otros, de las circunstancias. El desafío es llegar al fondo y darse cuenta.
    Entonces llegó el momento del despojo, de la entrega, necesarios para alivianar las cargas. Y si aún así no me puedo poner en el lugar del otro, es porque el ego sigue desafinando…

  3. #4 por carlos el 7 septiembre, 2010 - 2:26 PM

    Me surge una pregunta…
    No habrá una autocompasión buena? Cuando sería?
    Porque también está aquel que siempre se infravalora, y cree que es menos, cuando en verdad no es así…Esto suele pasar con gente que tuvo por ej, un padre excesivamente autoritario…
    Como intrepretarías casos asi P&E?

  4. #5 por psiqueyeros el 7 septiembre, 2010 - 4:32 PM

    ¿autocompasión buena….? mmm… eso es lo interesante de escribir un post en un blog, los lectores te obligan a pensar, a ver puntos de vista nuevos, es como una Quaestio Disputata medieval…
    Por lo pronto atendamos a tu ejemplo, Carlos, “El que se infravalora porque tuvo un padre autoritario”, si se infravalora es porque en algún punto “se valora”, expliquémonos mejor, si capta que se está infravalorando es porque tiene todo lo necesario para captar que esa infravaloración es inadecuada al valor real que posee. Entonces ya tenemos alguien que tiene dos imágenes de sí mismo, la que capta él que es su verdadero valor y la que su padre le hizo creer que valía. Para funcionar de modo compensatorio, muy probablemente, la que él mismo capta está inflada, para poder equilibrarse con la imagen denigrante que le transmitió su padre. Bueno, Carlos, estamos entonces exactamente frente a un perfil egocéntrico provocado por carencia más que por sobreprotección. En este perfil no hay nada de sano en la autocompasión, es una monstruosa sanguijuela que vive de la sangre muerta provocada sea por lo denigrante del juicio paterno, sea por los choques con la realidad que provoca la imagen compensatoria -inflada- en contra de los juicios paternos. Hay que comenzar por matar la sanguijuela urgentemente, hay que construir una imagen de sí única, hay que superar y dejar en el pasado la influencia del juicio paterno, hay que construir mecanismos sanos de construcción de la imagen de sí que tengan a la propia experiencia como último eje valorativo…. todo esto con urgencia… esa persona sufre mucho en su círculo parásito y lo único que la aliviaría es arrancar con violencia el parásito que hasta ahora le ha permitido vivir… sin piedad… con una determinación de hierro…
    Si existe una autocompasión buena…. mmm no sé…. tendría que pensarlo un poco más… lo que es seguro es que la que vos describís no es de las buenas… es de las peores…

  5. #6 por Paula el 15 enero, 2014 - 5:26 PM

    Muy buen articulo.

    Termine una relacion, yo podria decir obsesiva por parte de el y dependiente, donde al final el utilizo esa experiencia para buscar esa compasion en los demas y lo sigue haciendo!, para todos es el “pobrecito”, sin contar que tiene una baja autoestima y siempre se ha sentido solo.

    Aunque por ciertas situaciones tengo que seguir viendolo, corte todo trato con el (solo el inevitable hola y adios) porque me hacia sentir culpable por mi decision y a la vez se culpaba el y eso creo alimentaba ese sufrimiento que lo hacia buscar y recibir mas esa compasion. Es como si buscara afecto manipulando a los demas (tal vez inconscientemente) por medio de su sufrimiento.

    Como se lidia con una persona que es asi, peor aun, que utiliza las experiencias vividas con uno para buscar la compasion y hacerse la victima con los demas?

  6. #7 por psiqueyeros el 15 enero, 2014 - 9:00 PM

    No hay modo de lidiar con una persona así. Lo que has hecho está bien, hay que tomar distancia. Uno tiene que cuidar muy bien el círculo de personas que están dentro del campo personal de vulnerabilidad. Lo mejor es no permitirles que nos hagan daño, como has hecho.

  7. #8 por Paula el 16 enero, 2014 - 12:12 AM

    Exactamente por eso lo hice, comenzaba a dañarme emocionalmente. Y sobre la autocompasion buena, creo que tal vez un poco de autocompasion cuando nos sucede algo no es malo, siempre y cuando no se vuelva parte de nosotros porque sino nos cierra el mundo y evita que nos responsabilicemos o superemos situaciones. Seria muy interesante un post sobre eso.

  8. #9 por psiqueyeros el 16 enero, 2014 - 7:48 AM

    Mmmm… no sé si lo llamaría autocompasión, más bien le diría quererse bien a sí mismo. Com-padecerse es “padecer con” siempre tiene algún otro con el cual hacemos empatía y nos ‘com-padecemos’, si sacamos al otro, quedamos nosotros mismos a solas… con nosotros mismos. Lo de bueno que tiene la compasión, cuando se saca al otro y se le agrega el “auto” desaparece, porque no hay un otro frente al cual sentir empatía, sino un desdoblamiento, un tanto perverso, de la personalidad. Pero no sé igual decime si se te ocurre algo más de cómo funcionaría esta “autocompasión buena”, tal vez salga algo interesante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Tarda en llegar, y al final, al final, hay recompensa... en la zona de promesas.

    Gustavo Cerati


  • Seguime en Twitter
  • ¡El cedro no tolera la maceta!

    Hölderlin


  • Se multiplicaron unos pequeños grupúsculoss restauracionistas; yo los llamo fundamentalistas. Como usted dijo, en este cúmulo de incertezas les dicen a los jóvenes: “Hacé asi y asá”. Entonces un pibe o una chica de diecisiete o dieciocho años se entusiasman, le meten para adelante en directivas de rigidez y, en verdad, les hipotecan la vida y a los treinta explotan. Porque no los prepararon para superar las mil y una crisis de la vida, incluso los mil y uno fallos que uno tiene, las mil y una injusticias que uno comete. No tienen elementos para conocer o entender lo que es la misericordia de Dios, por ejemplo. Ese tipo de religiosidad, bien rígida, se disfraza con doctrinas que pretenden dar justificaciones, pero en realidad privan de la libertad y no dejan crecer a la gente. En gran parte terminan en la doble vida.

    Cardenal Bergoglio (ahora Francisco)


  • Lo que eres habla tan fuerte, que no se te escucha lo que dices.

    R.W. Emerson


  • No es la presencia o ausencia de angustia, su calidad o incluso su cantidad lo que permite predecir la enfermedad o el equilibrio psíquico ulterior. Lo único significativo al respecto es la capacidad del Yo para dominar la angustia

    Ana Freud


  • Toda estructura narcisista necesita de alguien a quien frustrar.

    Berenstein


  • Los hombres inteligentes quieren aprender; los demás, enseñar.

    Antón Chéjov


  • Yo no soy un cristiano: Uds. tampoco. Pero yo sé lo que es el ser cristiano y Uds. no. Yo sé que no soy cristiano; Uds. no lo saben y se creen cristianos; y enseñan un cristianismo mitológico.

    S. Kierkegaard


  • Y del mismo modo que de cien cabezas huecas no se hace un sabio, de cien cobardes no surge nunca una decisión heroica.

    Adolf Hitler


  • Conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas, otra alma humana

    Carl G. Jung


  • Mira, no tengo tiempo para tales estudios (una leyenda local griega, cada uno puede remplazarla con algo de su interés objetivo....). Te diré por qué.... Antes debo conocerme a mí mismo, como dice la inscripción de Defos, y veo claramente el ridículo que significaría que yo, que aún carezco de ese conocimiento, me entregara a examinar cosas ajenas a él.

    Sócrates


  • Prefiero morir como un puma que vivir como una gallina.

    Cacique Huazihul


  • si te dibujo sin rostro es por que amo tu interior

    Miguel Mateos


  • Sometimes there's so much beauty in the worId. I feeI Iike I can't take it... and my heart... is just going to... cave in.

    American Beauty


  • Lo que hayas heredado de tus padres, adquiérelo, para poseerlo.

    Goethe


  • Cuando señales al cielo muchos estúpidos mirarán la punta de tu dedo

    Confusio


  • Judas no nos escandaliza. Pero imaginemos que a Judas lo hubieran encubierto los Apóstoles, disimulando sus afanos o la traición, o justificandola con el argumento de que "Dios escribe derecho con líneas torcidas": eso sería escandaloso.

    Ludovicus


  • La clase de filosofía que se elige, depende por tanto de la clase de hombre que se es: pues un sistema filosófico no es un mobiliario muerto que se puede rechazar o aceptar a nuestro antojo, sino que está vivificado por el alma del hombre que lo tiene.

    Johann Gottlieb Fichte


  • Stay hungry, stay foolish.

    Steve Jobs


  • Se puede adorar al verdadero Dios como si fuera un ídolo, y a un ídolo como si fuera el verdadero Dios.

    Sören A. Kierkegaard


  • Cuando se comienza a tener la costumbre de atender a los asuntos, se desprecian todas las teorías, empleándolas, como los geómetras, no para marchar en línea recta, sino para continuar en la misma dirección.

    Napoleón Bonaparte


  • Soy hombre, nada de lo humano me será ajeno

    Terencio


  • No puedo tolerar a las personas honradas a las que uno no puede acercarse sin miedo.

    Dostoievski


  • sólo me encuentro cuando de mí huyo

    Fernando Pessoa


  • Every man dies, not every man really lives

    William Wallace


  • Únicamente debe elegirse el atajo cuando estamos seguros de alcanzar íntegramente la meta [un hombre pleno] que buscamos en ese atajo. Y esta meta [el hombre pleno] no se podría alcanzar si al hombre no se le permitiese pecar [el atajo hacia el hombre pleno: coartar la libertad].

    Tomás de Aquino


  • He sufrido mucho en mi vida por causa de sacerdotes estúpidos, cansados, obnubilados y aun malvados; pero ahora sé lo bastante de mí como para ser consciente de que no debo abandonar la Iglesia (que para mí significaría abandonar la alianza con Nuestro Señor) por ninguno de estos motivos: debería abandonarla porque no creo...

    J.R.R. Tolkien


  • Ora posso amare, ora; Ora posso correre e giocare; Ora volo sopra le parole; Sopra tutte le persone; Sopra quella convinzione; Di avere la verita'..

    Giuseppe Povia


  • La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más.

    Sören A. Kierkegaard


  • El que no dice la verdad se hace cómplice de los mentirosos y falsificadores.

    Charles Péguy


  • Pertenezco, sin embargo, a esa especie de hombres que están siempre al margen de aquello a lo que pertenecen, no ven sólo la multitud de la que son, sino también los grandes espacios que hay al lado.

    Fernando Pessoa


  • I am the master of my fate: I am the captain of my soul.

    William Ernest Henley


  • Los discípulos de un maestro sufren mucho más que el mártir.

    Nietzsche


  • Las convicciones son más peligrosos enemigos de la verdad que las mentiras.

    Nietzsche


  • Toda verdad, quienquiera que la diga, proviene del Espíritu Santo.

    San Ambrosio


  • el hombre sano, el hombre pleno y el santo tienen algo en común: ser iconoclastas de sí mismos

    Plagium Ludovicus


  • Sólo hay un vicio, un vicio: vivir de té beodo / y no tocar el vino por no soltar verdades. / Sólo una cosa hay necesaria: TODO. / El resto es vanidad de vanidades.

    G. K. Chesterton


  • Si la Iglesia no practica la honradez, está perdida; Si la Iglesia atropella la persona humana, está perdida; Si la Iglesia suplanta con la Ley, la norma, la rutina, la juridicidad y la "política"... a la Justicia y a la Caridad, está lista.

    Leonardo Castellani


  • ¡Qué tu felicidad no se rinda!

    Chicho (el peque)


  • Si tuviera que predicar un solo sermón, sería contra el orgullo.

    G. K. Chesterton


  • la humildad es el fundamento y la conservación en su ser de todas las demás virtudes

    Tomás de Aquino


  • Dame, Señor, el sentido del humor, para que pueda obtener algo de felicidad en esta vida y compartirla con los demás.

    Tomás Moro


  • con el número Dos nace la pena

    Leopoldo Marechal


  • El ser humano es raro. La certeza empacha, la duda genera anorexia. Sólo la verdad alimenta.

    Ludovicus


  • Web Analytics Clicky
  • RSS .

  • RSS .

    • Man's Search for Meaning - Viktor Frankel
      “Everything can be taken from a man but one thing: the last of the human freedoms—to choose one’s at
      jamspm5
    • Ah, Sweet Mystery of Life!
      My first Creative Convivium on August 9th was a sweet success! Lunch-goers swooned to Ms. Alise’s so
      Kristen Caven
    • Addiction
      Like much of my generation, I was thrilled by rock & roll, beginning in my case with the Beatles
      allenstarbuck
    • Linger
      I wanna feel things deeply. I want to let myself. I used to feel like a deep scoop was taken from my
      mochachaii
    • ~Polluted Mind~
      And so it was, this dayUnlike the other, I wake to find The fowl stench of my mindStale and putrid T
      nicolemoncada
    • Coming Out as Lesbian, Gay or Bi
      Coming out of the closet and revealing your non-heterosexuality to others can have variety of reacti
      kunwarkaranvirsingh
    • The one trick that will help your toddler calm down ... and it works on adults, too!
      I ran across a trick for handling an emotional toddler that made me think, “Gee, I’m going to try th
      Cynthia Dermody
    • DOUBT
      My second week on Hansons and seventh week of marathon training (out of 18 – almost halfway th
      spiritcatrunner
    • Your life (the movie)
      Wow! It’s been a really hectic week. It’s 6 a.m. in the morning. I’ve never wrote
      thefourthdimensionoflife
    • All – Ex – Andros… Stuart France
        One is All… In Alchemy there are no short cuts. Many are those who have spent a life-time seeking
      Sue Vincent
  • RSS Feed desconocido

    • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.
  • RSS +

A %d blogueros les gusta esto: