Anuncios

Inestabilidad anímica e inseguridad. Consecuencias dinámicas de la estructura egocéntrica.

Hasta ahora habíamos visto las “características” de un egocéntrico infantil. Comenzamos, ahora, con las consecuencias que tienen esas características y estructuras en la vida dinámica de la persona.

a- Inestabilidad anímica:

En algunos casos, este modo de ver la realidad conlleva inestabilidad de ánimo. Muchas veces, depresión, porque las cosas no suceden como la burbuja dicta que deberían suceder y, a veces, euforia, porque todo está saliendo según el modo interpretativo de la burbuja. Falta el equilibrio de tener un juicio según la realidad objetiva de las cosas. Y como falta ese equilibrio, el sufrimiento que generan esos contrastes, normalmente, produce angustia. También es causa de esta inestabilidad anímica la extrema valoración de las opiniones ajenas. Esa extrema valoración puede producir que un elogio lleve a euforia y una crítica hunda a esa persona en tristeza. Las opiniones de los hombres son demasiado cambiantes y rarísimamente tienen todo el equilibrio y la sinceridad que debieran para definir una persona, por eso no es extraño que, si existe una excesiva valoración de las mismas, el humor de una persona sea tan cambiante como las opiniones.

b- Inseguridad:

En algunas ocasiones,  esta burbuja genera temperamentos muy inseguros, porque normalmente están chocando con la realidad de las cosas y descubriendo que estaban equivocados. Pero en vez de ser curiosos y dirigirse a la realidad misma, modo de generar seguridad, vuelven a crear el sistema, la burbuja, que volverá invariablemente a estallar en la próxima confrontación con la realidad, produciendo un nuevo déficit de seguridad.

Esta inseguridad  se manifiesta también en la procura de muchas opiniones ajenas. Normalmente, debido a los problemas que les acarrea su condición, están en búsqueda de una solución y piden consejo. Pero no en el modo que lo haría cualquier persona, es decir, buscando alguien sabio en la materia que necesita el consejo y después ejecutando lo aconsejado. El egocéntrico infantil está en búsqueda de la solución mágica de todos sus problemas. Entonces no consulta solamente a la persona adecuada, sino que consulta a todo el que tenga una actitud benévola con él. Pretende llevar a cabo una suerte de consenso de consejos. Pero esto es evidentemente perjudicial, porque los buenos consejos se diluyen y opacan en medio de los que no son tan buenos. Si alguno de esos consejeros dice algo difícil de aceptar, desestima el consejo y pasa al siguiente consejero. Demás está decir que está buscando oír exactamente lo que él quiere escuchar, y no la verdad. Esto puede causar serios problemas al terapeuta, ya que son también habilísimos en la manipulación de la presentación del problema, en orden al mismo fin, obtener la respuesta que están esperando. Análogamente a como son habilísimos para actuar, hablar y maquinar, para llamar la atención y buscar misericordia. También, como consecuencia de este modo de actuar, es posible encontrar pacientes que han consultado un sinnúmero de terapeutas, siempre buscando la solución mágica. Estos son especialmente difíciles de tratar, porque es muy difícil crear una legítima influencia sobre ellos, ya que siempre están cotejando lo que se les dice con lo que los otros terapeutas dijeron. Como evidentemente no tienen una capacidad profesional de integración de las diversas opiniones, ante cualquier contradicción con un consejo anterior, surge la sospecha sobre la validez del consejo del actual terapeuta; no hay ni que pensar lo que sucede si el consejo a cotejar no les agrada, ciertamente la sospecha se potencia exponencialmente.  Y con esto obstaculizan grandemente la influencia e intervención del terapeuta en su conducta, haciendo muy difícil el proceso de recuperación.

El egocéntrico suele comportarse como un niño que imita modelos.

Otra dificultad en el mismo plano del de la búsqueda de consejo, es el de la búsqueda de modelos. En este caso, hay una tendencia a adoptar modelos, espejarse o copiar de alguien el modo de actuar. Esta característica, típicamente adolescente, proviene de la inseguridad de un inadecuado conocimiento de sí mismo. Actuar como lo hace otro es más fácil, más seguro, porque exime de la tarea personal de autoconocerse. Y también exime de ser consecuente con ese autoconocimiento, corrigiendo la conducta en aquello que deba ser corregida. A causa de este modo de actuar, se hace muy difícil la corrección de la conducta, ya que se vive en una especie de mundo de fantasía, en el cual se imita algo que no se es; evidentemente esto trae dificultades, porque choca con la realidad de un actuar no adecuado a las propias circunstancias, potencialidades, capacidad e individualidad en el ser. Sin embargo, esos choques jamás son atribuidos al hecho de estar obrando según una imitación servil, muy por el contrario, esos choques los reinterpreta como provenientes de no estar imitando lo suficientemente bien el arquetipo, con lo cual el círculo se cierra. Ese espejarse, o imitar irreflexivamente, conlleva también una grave dificultad para el consejero o terapeuta, que es el peligro de que use al consejero como una especie de bastón para caminar frente a la vida. Evidentemente, el consejero no debe permitir esto, buscando siempre también generar una sana autonomía y seguridad frente a la vida.

solución mágica

Decíamos también que hay un deseo de solución mágica, porque toda solución en su mente tiene que tener dos condiciones, en primer lugar, que sea algo que no comprometa el esfuerzo personal, porque poseen una voluntad sumamente debilitada. Y también por el hecho de que esa solución no tiene que comprometer la propia libertad, porque según su perspectiva, él mismo no tiene ningún tipo de responsabilidad sobre lo que le está sucediendo, la curación es simplemente encontrar esa pequeñísima traba que está estorbando el desarrollo del propio yo. En segundo lugar, que esa solución no implique admitir algo humillante, algo que le lleve a reconocer que la imagen que tiene de sí está superevaluada. Por tanto, esas dos condiciones cierran fuertemente el camino a una terapia del problema. Por eso no es extraño, en casos más extremos, encontrar enfermos que no quieren dejar su condición de tales.

Ya hemos dicho, en varias ocasiones, que el problema del egocéntrico infantil está en el deseo de crear un mundo artificial, un mundo de valoración paternal, que hemos dado en llamar  nido. Esa creación es un deseo de continuar en el tiempo ese nido, a causa de la sobreprotección recibida. O puede ser creado también para subsanar una subprotección paterna, es decir una carencia afectiva. Ahora bien, justamente la principal característica de ese mundo es la seguridad. Es por eso que el deseo de seguridad, en alguien en este estado, es enorme. Quisieran que el mundo fuera como un juego, es decir con reglas que fuesen puestas por ellos mismos, y si las cosas no salen como ellos quieren, podrían modificar el juego según la propia voluntad . De aquí también se entiende que tiendan a refugiarse en las personas. Se refugian en los padres, amigos,  esposos, novios. Todo amor, en parte, deja de ser amor, para convertirse en refugio y evasión del peligro de la vida real. En las relaciones amorosas tienden a usar el sexo opuesto como una figura paterna. El hombre busca seguridad en la mujer como si fuese, de algún modo, su madre. E inversamente en el caso de la mujer. Con esto no queremos decir que el amor no lleve de ningún modo la noción de protección de lo amado, o la noción de ser protegido por el que ama. Esto es algo totalmente natural, y deseable. Sin embargo, en el caso que estamos estudiando, adquiere un grado morboso. Evidentemente, todo esa exigencia exagerada de seguridad por parte del medio que lo rodea, no puede ser satisfecha, porque el problema no es el medio sino él mismo. Esto, ciertamente, tiene como consecuencia una gran inseguridad, ya que es imposible que esa carencia  sea satisfecha. Más arriba decíamos que se encuentran enfermos que no quieren salir de su enfermedad, en razón de que no quieren hacer el esfuerzo requerido para hacerlo, y también por el hecho de que no soportan la humillación de admitir su condición. En el punto que acabamos de analizar encontramos el tercer sustento de esa inanición para dejar la enfermedad, es dulce de algún modo estar enfermo, porque eso capta la atención benévola de todos y construye un tibio mundo de protección, que, de algún modo, es lo que esa persona deseaba. Además, libera de responsabilidad, porque, justamente, se está enfermo, y nadie puede culpar a un enfermo. Por eso es posible observar en estos casos extremos apenas un deseo ineficaz de sanar, me gustaría sanarme, sin embargo, cuando se les dan indicaciones específicas para salir del problema las evaden habilísimamente. Con esto último no queremos afirmar que la responsabilidad sobre los propios actos en quien padece una neurosis de este tipo esté al cien por ciento. Ciertamente que no es así. Sin embargo, tampoco está al cero por ciento, en ese caso la libertad y la personalidad estarían totalmente anuladas, y aunque es un tema difícil de precisar, podemos decir con tranquilidad que de ningún modo es el caso de las neurosis. Por tanto, el grado de responsabilidad que resta en el enfermo, sea el que fuere, es esencial para su recuperación. Necesitamos reforzarlo y ampliarlo, ya esa tarea por sí sola es terapéutica, puesto que normalmente el enfermo piensa que su grado de responsabilidad en este tipo de problemas es mucho menor de lo que realmente es[1].

mundos de fantasía

Otro modo típico de evadirse de la realidad y de obtener un mundo según las propias reglas es crear fantasías sobre la realidad. Se refugia en aquello que le gustaría que fuese. Es decir, en una realidad hecha exactamente a medida. Pero cuando despierta de esas fantasías, el choque con la realidad sólo genera frustración, tristeza, e inseguridad. En algunos casos, ese deseo de que las cosas fuesen como él quiere, los empuja hasta el extremo de mentir. Usan la mentira análogamente a como lo hacen los niños, es decir para evitar el trauma de sufrir la humillación de haber hecho algo errado. Y en el caso de ser descubiertos en la mentira se refugian en el hecho de no haber sido lo suficientemente entendidos a causa de la mala voluntad de quien está interpelando. Este hecho, de ser descubiertos en una mentira, adquiere un carácter absolutamente traumático, la persona que interpela, casi necesariamente, se vuelve un enemigo declarado. Y no existe, por lo menos en el caso de la mentira, casi ninguna posibilidad de que la persona admita de buena voluntad su error, aunque este sea en extremo evidente. Esto sucede porque, en el plano teórico, la persona capta perfectamente la perversidad intrínseca de la mentira, sin embargo, en el plano práctico, normalmente, se mueve, no para hacer el bien en sí mismo, sino para obtener para sí la benevolencia social. Entonces, la mentira es un medio utilísimo para ese fin, ya que si nuestro error queda en lo oculto, por medio de una mentira, la valoración social no se deprecia, sino que queda intacta. Pero, si la mentira es descubierta, el principal interés del egocéntrico queda enormemente amenazado, él sabe que para la valoración social el mentiroso es algo degradante, entonces el principal bien de su vida, la benevolencia ajena, está al borde del precipicio. Se forja en esa persona el sentimiento de haber sido desnudado y humillado delante de miles de personas. Todo esto sucede porque su ego sobrevaluado no ha alcanzado un estadio típico de la edad madura de las personas, que es el admitir las propias limitaciones y la posibilidad del error, y hasta de la culpa[2], como algo absolutamente normal, aunque en sí mismo no sea deseable. Es verdaderamente sorprendente constatar este efecto propio del infantilismo en las culturas. Si observamos las culturas donde no se da un gran desenvolvimiento de lo racional, y por modo de compensación se da un gran desarrollo de lo emocional y afectivo, podemos ver que el uso de la mentira adquiere estatus universal. Normalmente, en estas culturas, el valor de la verdad está devaluado, no existe horror por la mentira, e invariablemente la mentira es un auxiliar para salir de cualquier situación. Análogamente a lo que sucede con la mentira, acontece también con la hipocresía. El eje de la vida social no es tanto el hacer lo que se debe hacer cumpliendo el papel propio en la sociedad, sino el llevarse bien con la mayor parte de dicha sociedad, y que todos tengan una opinión lo más alta posible de sí mismo.

Tenemos que decir, finalmente, respecto de la inseguridad, que el eje más profundo de este problema se encuentra en que la imagen de sí carece de consistencia y solidez. Como ya dijimos, el egocéntrico infantil posee dos imágenes de sí contrapuestas, la sobrevaluada y la subevaluada. Toda la realidad, en vez de ser un campo para la plenificación personal a partir de un equilibrado y realista conocimiento de sí mismo, se convierte en un campo de confirmación de sí en la lucha antagónica de esas dos imágenes. Entonces la definición de sí mismo se vuelve prioridad y queda de lado la plenificación en la búsqueda de aquello otro que es el objeto plenificante[3]. Se hace evidente, como consecuencia, la división interna que sufre una persona en ese estado, todo el universo consciente está a la caza de confirmación, pero cada supuesta confirmación se convierte en una negación destructiva de alguna de las dos imágenes. Esto genera una permanente inconsistencia del yo, imágenes de sí grandemente inestables,  variables, confusas, e incoherentes, aunque todo esto puede darse con variaciones de grados; citamos un testimonio extremo para ejemplificar esta realidad: “No sé cómo soy, necesito que me lo digan… varío tanto que no sé cómo definirme… soy según con quién estoy… no me hallo a mí mismo… me confundo con una opinión que no me imaginaba y quedo perdida, me vuelo, no sé cómo quedo ubicada”[4]; “Yo creo que doy todo por mi hija, pero si algo me pone furiosa, me veo finalmente egoísta, una mala madre, la peor, de allí salto a que nadie ha hecho tantos méritos y que tengo derecho a ser exigente”[5]. Todo esto genera un estado permanente de inseguridad, de fragilidad, de ser muy débil delante del mundo, de estar vacío, ya que las experiencias anteriores no se digieren ni se capitalizan como aprovechables, por el hecho de que no son armónicamente asimiladas en la unicidad de un conocimiento realista de sí; muy por el contrario, son fuente de eterna contradicción en el interminable intento de establecer una definición de sí basado en la titánica lucha del conocimiento de sí sobrevaluado, contra su eterno contrincante el subvaluado. Veamos un testimonio de esa experiencia de búsqueda infructuosa: “Al final yo estoy en nada, floto, navego sin llegar a nada, como a la deriva; un día me lleva una corriente, me alivio, creo que ya tomé un rumbo, al otro día todo cambió”[6]. Esto genera también un profundo y dañino escepticismo respecto de una posible cura, normalmente este tipo de personas ya se entusiasmaron con muchísimas posibles soluciones y esas soluciones siempre fueron frustrantes, lo que va generando en ellas la creencia de que poseen un problema constitucional insalvable, que por un lado libera de responsabilidad, absolutamente necesaria en orden a poder sanar, y por otro, fija el problema. Evidentemente, ademas de los estados de angustia puntuales, a causa de cada frustración, se genera un fondo depresivo permanente debido a esa sensación de vacío.


[1] Por supuesto, dejando de lado las obsesiones de culpabilidad, en las cuales está dislocado el grado de sentimiento de culpa o escrúpulo y  la conciencia de la propia responsabilidad. Esa conciencia se vuelve tan fuerte que se llega a extender a actos que no conllevan  ningún tipo de responsabilidad para el sujeto.

[2] Confrontar el punto sobre sentimiento de culpa para entender en qué sentido usamos la palabra culpa.

[3] Este hermoso texto literario muestra maravillosamente este fenómeno: “En un valle encantador había una fuente de agua extremadamente clara… lo primero que vio Narciso fue su propia imagen reflejada en el limpio cristal. Incesantemente creyó que aquel rostro hermosísimo que contemplaba era el de un ser real, ajeno a sí mismo. Sí, él estaba enamorado de aquellos ojos.. El objeto de su amor era él mismo ¡y deseaba poseerse!- Como una voz interior le reprochó: ¡Insensato!¿Cómo te has enamorado de un vano fantasma? Tu pasión es una quimera… tu imagen contigo está, contigo ha venido, se va contigo… ¡Y no la poseerás nunca! Ya entregado al abismo, hundido en lo imposible de su pasión de aprisionar su imagen, ya transformado en flor, al borde de las aguas, se seguía contemplando en el espejo sutilísimo” (Ovidio, Las metamorfosis, Madrid, Espasa-Calpe, 1980, Libro III, ps. 61-63 )

[4] citado en FIORINI, H. I., Estructuras y abordajes en psicoterapias psicoanalíticas, Nueva Visión, 1993 Buenos Aires, p. 100.

[5] Idem, p. 101.

[6] Idem, p. 115.

Anuncios

  1. #1 por SusanitaXXI el 30 junio, 2010 - 10:10 PM

    Qué sorprendente este tema….. me deja pensando en aquellas personas que se enamoran de un/una egocéntrico/a… podríamos asegurar que hay “amor” o sólo un engaño que atrapa a los dos “enamorados”?…..

  2. #2 por Theseus el 1 julio, 2010 - 12:46 AM

    Muy bueno, Psique. Me llama la atención el posible parentesco que pueda llagar a existir entre esta ¿patología? y el pecado de soberbia.

    Voy a descentrar la quaestio, llevándola hacia lares clericales: me pregunto si, al revés de lo que se cree, en los casos más graves, la función del director de almas poco avezado no estorbe la tarea del terapeuta. Y si éste no esté, verdaderamente, haciendo una verdadera “cura de almas”.

    Y si también lo otro, que el terapeuta no esté confundiendo “gordura con hinchazón”, patología con pecado.

    O si la patología descrita no sea el estadio del pecado de soberbia más desarrollado.

    O si el pecado espiritual no devenga en patología.

    Saludos, muy bueno todo.

  3. #3 por psiqueyeros el 1 julio, 2010 - 8:57 AM

    Susanita, en parte el enamoramiento es un proceso fuertemente narcisista, en dos facetas, la primera como proyección de sí: “de quien me enamoro es alguien que se me parece”. La segunda es como parte completante de sí: “de quien me enamoro es alguien quien tiene todo lo que a mí me falta”. Ambos motivantes, muy fuertes, son enormemente narcisistas y dominan esa fase de euforia y enajenación que los poetas han dado en llamar enamoramiento, fuego del amor, etc. Es el momento de las locuras y de las angustias indecibles, porque toda la identidad se trastoca. El amor viene después, cuando se descubre al otro en cuanto otro, no en cuanto se me parece, ni en cuanto me completa, sino simplemente siendo ahí un otro absoluto.

    • #4 por SusanitaXXI el 3 julio, 2010 - 2:57 PM

      De acuerdo, pero un egocéntrico/a puede desde su condición “enamorarse plenamente” o sólo alcanza la primera faceta?
      Perdón mi ignorancia…

  4. #5 por psiqueyeros el 1 julio, 2010 - 9:13 AM

    Estimado amigo, narcisismo y soberbia son como cóncavo y convexo, son dos modos de nombrar una misma curva. Decimos narcisismo cuando lo descargamos, en parte, de responsabilidad moral y nos referimos directamente a un problema de estructura de identidad. Decimos soberbia cuando ponemos todo el peso en la responsabilidad de constituirse a sí mismo en el eje del universo.

    Los directores de almas se la han creído siempre con todo eso de la gracia de estado y toda esa boludez, perdone la mala palabra, donde usted vea una mala palabra es que me calenté porque he visto mucho mal y veo mucho mal que se hace revestido de cosa buena. El director espiritual tiene la obligación de ser socrático también, porque aunque trate de cuestiones espirituales, el otro en cuanto otro es una negatividad absoluta para el propio conocimiento, nada puedo saber, de un modo directo, de su relación con Dios, entonces como voy a dar consejos “directivos” o “directivistas”, diciendo “vos tenés que hacer esto o esto otro”. Es una monstruosidad. En todo caso podría prestar modelos de imitación: “el evangelio recomienda esto”, “los santos hacían esto otro”, pero siempre subrayando que, en cualquier decisión de contenido positivo, el alma está ABSOLUTAMENTE sola frente a Dios, no hay director que valga. Otra cosa son los límites negativos, que son bastante más claros, “el por ahí no va la cosa” debería ser el espacio habitual del director espiritual.

    El terapeuta también puede estar tentado de omnipotencia y caer en lo mismo del director espiritual. Haciendo una salvedad, a veces te caen personas tan desestructuradas que hay que darle un par de “recetas” mínimas para poder ponerlas en pie. Pero nada más.

    Patología y pecado, en cuestiones más vecinas al yo, casi siempre van bastante de la mano, en las más periféricas al yo, sin embargo la distinción puede ser más clara. Una fobia es claramente patológica y no involucra para nada la responsabilidad personal. Pero en una estructura egocéntrica todo está más en el campo de lo gris. Ahí no es posible caerse de sí mismo sin responsabilidad alguna al respecto y quitar toda responsabilidad, paradójicamente, entorpece la posible cura. El vilipendiado sentimiento de culpa puede ser un factor de salud importante en muchos casos, el motor inicial de una transformación personal. Y no se puede tener sentimiento de culpa sin creer en que en algún punto se tiene responsabilidad.

  5. #6 por Ansiosa el 1 julio, 2010 - 12:26 PM

    Perdone la fiaca de no buscar por otro lado, pero teniéndolo a mano… la tentación es más fuerte: ¿a qué se refiere exactamente cuando habla del yo? (“cuestiones más vecinas al yo (…), más periféricas al yo”).

    Y dos, ¿en qué sentido toma la palabra “culpa”? porque la nota remite a un lugar del trabajo donde se explica ese sentido, pero que todavía (creo) no ha sido publicado.

    Y sí, Ansiosa.

  6. #7 por psiqueyeros el 1 julio, 2010 - 9:24 PM

    YO, en el sentido de círculo más íntimo de la identidad y núcleo responsable de los actos (aquí es el sentido más bien filosófico). Una fobia, por ejemplo, es algo que se reconoce como algo que se “tiene”, así como tengo un resfrío, por tanto es difícil atribuirla al círculo más íntimo de la identidad. En cambio, los transtornos de personalidad, son en realidad algo que se “es”, soy egocéntrico, por ejemplo, no digo tengo un egocentrismo. Porque son estructuras más cercanas al círculo más íntimo de la personalidad. Sin embargo no se “convierten” o no son lo mismo que ese círculo más íntimo, de otro modo sería imposible el cambio.
    Culpa en el sentido corriente: atribuirse la responsabilidad por un acto nocivo para sí o para otros.
    Lo que sucede es que hay que distinguir los distintos sentimientos que origina la culpa objetiva. El sentimiento de culpa sano se corresponde a una culpabilidad objetiva real y se manifiesta conjuntamente con un sanísimo y vigorizante deseo de reparación. Sin embargo, hay un sentimiento de culpa enfermo que no se preocupa tanto por el daño real causado cuanto por el grado que se ha manchado la imagen de uno mismo. La mayoría de los depresivos, los que no tienen causas fisiológicas para su depresión, cargan con un sentimiento de culpa de este segundo tipo. Sentimiento de culpa, por tanto, nacido de una herida al narcisismo y que implica un gran orgullo de base.

  7. #8 por psiqueyeros el 3 julio, 2010 - 5:49 PM

    Susanita, no sé que sería “enamorarse plenamente”, seguramente puede enamorarse lo que difícilmente llegue a hacer es “amar plenamente”. Justamente la esencia del egocentrismo es un déficit en la consideración del otro para la configuración de la propia vida.

  8. #9 por pau el 10 febrero, 2012 - 11:46 AM

    Hola a mi marido le diagnostiaron esto ya que comenzo su tratamiento porq en 2 ocasones utilizo camras dentro del baño para grabar intimidad de personas del entorno familiar. queria ver como se relacionaria esto con lo que le sucede gracias.Espero respuestas ya q estoy muy preocupada

  9. #10 por psiqueyeros el 10 febrero, 2012 - 11:57 AM

    Disculpe no me queda claro, el síntoma del que habla, instaló la cámara para mirar el cuerpo desnudo de una persona x, o para vigilar el comportamiento? Dicho de un modo vulgar para que me entienda lo hizo en plan ‘mirón’ o en plan ‘controlador’?

  10. #11 por triton el 17 julio, 2015 - 1:35 PM

    la descripcion se asemeja al patron de comportamiento de personas con trastornos provocados por desequilibrios neuroquimicos, como podria ser el deficit de serotonina, en el caso de pacientes con trastorno afectivo bipolar o personas con esquizofrenia. Me suena bastante frivolo este “ensayo”, perdonando la expresion, no obstante es bastante interesante el desglose de argumentos y articulacion a lo que seria una personas con ese trastorno de egocentrismo infantil que tanto se manifiesta en sus postulados.
    Saludos.

  11. #12 por psiqueyeros el 17 julio, 2015 - 5:09 PM

    Estuve un largo rato pensando como contestar su comentario. Me resultaba incómodo hacerlo, y no porque reciba flores todo el tiempo, mucha gente critica lo que hago y escribo gracias a Dios. Me resultaba incómodo porque uno no puede defenderse teóricamente de un juicio infundado. Y digo “infundado” técnicamente hablando, es decir sin fundamento. No digo que usted no pueda tener para sí los fundamentos de lo que acaba de afirmar, se le percibe una persona inteligente y con buen manejo lingüístico. El juicio es que es bastante “frívolo”, lo de ensayo con sus irónicas comillas ya me da a ver que se dio cuenta que es solo un post de internet que se continúa con una serie de posts que hace difícil de entender este de modo aislado. Tomando de la RAE lo que entiendo sería la más adecuada sinonimia de lo que usted interpreto intenta decir con frívolo me quedo con el adjetivo “insustancial” y descarto toda la semántica de la sensualidad que sería aquí inadecuada, todo esto en mi hermenéutica, tiene usted todo el derecho a rebatirme y explicarme mejor qué es lo que quería decir. Entonces interpreto que cuando usted se refiere a este escrito como frívolo quiere decir insustancial. Si no es así por favor corríjame.
    Puede que lo sea y haya una lectura más profunda del tema que es probable que aprenda de usted si tiene la generosidad de comunicármela, pero por ahora lo único que veo es un juicio infundado.
    ¿Cuál sería el fundamento de que este escrito es insustancial?
    Su primera afirmación de que se parece al trastorno bipolar o a la esquizofrenia. Si ese es el fundamento permítame no insultar su inteligencia contestando tal fundamento, seguramente usted conoce la respuesta en relación a la diferencia entre trastornos psicóticos, como los que usted enumera y los de orden neurótico, por usar la todavía no superada nomenclatura freudiana en se ámbito. Me resisto a ponerme a explicarle cómo los déficits químicos, no obstante el hecho que sean químicos, replican, subsisten y se organizan según una estructura paralela a un desorden neurótico dado que lo que varía es la causa patógena inmediata de tal labilidad psíquica, en el hecho de que una es aprendida y otra es química, pero que ambas en su causa formal comparten un mismo patrón de estructura psíquica. Explicarle todo esto sería, insisto, menospreciar su inteligencia.
    A menos que su punto de vista sea reduccionista y piense que todo el hombre se reduce a pura química, por supuesto entonces todo intento de explicación de orden psíquico estructural resultará siempre superficial e insustancial.
    Pero son todas hipótesis que hago respecto de todos los posibles fundamentos de su infundado juicio, al menos en la expresión explícita de tales fundamentos, en realidad el que tiene la última palabra sobre tales fundamentos es usted.
    Atte. El bloguero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Tarda en llegar, y al final, al final, hay recompensa... en la zona de promesas.

    Gustavo Cerati


  • Seguime en Twitter
  • ¡El cedro no tolera la maceta!

    Hölderlin


  • Se multiplicaron unos pequeños grupúsculoss restauracionistas; yo los llamo fundamentalistas. Como usted dijo, en este cúmulo de incertezas les dicen a los jóvenes: “Hacé asi y asá”. Entonces un pibe o una chica de diecisiete o dieciocho años se entusiasman, le meten para adelante en directivas de rigidez y, en verdad, les hipotecan la vida y a los treinta explotan. Porque no los prepararon para superar las mil y una crisis de la vida, incluso los mil y uno fallos que uno tiene, las mil y una injusticias que uno comete. No tienen elementos para conocer o entender lo que es la misericordia de Dios, por ejemplo. Ese tipo de religiosidad, bien rígida, se disfraza con doctrinas que pretenden dar justificaciones, pero en realidad privan de la libertad y no dejan crecer a la gente. En gran parte terminan en la doble vida.

    Cardenal Bergoglio (ahora Francisco)


  • Lo que eres habla tan fuerte, que no se te escucha lo que dices.

    R.W. Emerson


  • No es la presencia o ausencia de angustia, su calidad o incluso su cantidad lo que permite predecir la enfermedad o el equilibrio psíquico ulterior. Lo único significativo al respecto es la capacidad del Yo para dominar la angustia

    Ana Freud


  • Toda estructura narcisista necesita de alguien a quien frustrar.

    Berenstein


  • Los hombres inteligentes quieren aprender; los demás, enseñar.

    Antón Chéjov


  • Yo no soy un cristiano: Uds. tampoco. Pero yo sé lo que es el ser cristiano y Uds. no. Yo sé que no soy cristiano; Uds. no lo saben y se creen cristianos; y enseñan un cristianismo mitológico.

    S. Kierkegaard


  • Y del mismo modo que de cien cabezas huecas no se hace un sabio, de cien cobardes no surge nunca una decisión heroica.

    Adolf Hitler


  • Conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas, otra alma humana

    Carl G. Jung


  • Mira, no tengo tiempo para tales estudios (una leyenda local griega, cada uno puede remplazarla con algo de su interés objetivo....). Te diré por qué.... Antes debo conocerme a mí mismo, como dice la inscripción de Defos, y veo claramente el ridículo que significaría que yo, que aún carezco de ese conocimiento, me entregara a examinar cosas ajenas a él.

    Sócrates


  • Prefiero morir como un puma que vivir como una gallina.

    Cacique Huazihul


  • si te dibujo sin rostro es por que amo tu interior

    Miguel Mateos


  • Sometimes there's so much beauty in the worId. I feeI Iike I can't take it... and my heart... is just going to... cave in.

    American Beauty


  • Lo que hayas heredado de tus padres, adquiérelo, para poseerlo.

    Goethe


  • Cuando señales al cielo muchos estúpidos mirarán la punta de tu dedo

    Confusio


  • Judas no nos escandaliza. Pero imaginemos que a Judas lo hubieran encubierto los Apóstoles, disimulando sus afanos o la traición, o justificandola con el argumento de que "Dios escribe derecho con líneas torcidas": eso sería escandaloso.

    Ludovicus


  • La clase de filosofía que se elige, depende por tanto de la clase de hombre que se es: pues un sistema filosófico no es un mobiliario muerto que se puede rechazar o aceptar a nuestro antojo, sino que está vivificado por el alma del hombre que lo tiene.

    Johann Gottlieb Fichte


  • Stay hungry, stay foolish.

    Steve Jobs


  • Se puede adorar al verdadero Dios como si fuera un ídolo, y a un ídolo como si fuera el verdadero Dios.

    Sören A. Kierkegaard


  • Cuando se comienza a tener la costumbre de atender a los asuntos, se desprecian todas las teorías, empleándolas, como los geómetras, no para marchar en línea recta, sino para continuar en la misma dirección.

    Napoleón Bonaparte


  • Soy hombre, nada de lo humano me será ajeno

    Terencio


  • No puedo tolerar a las personas honradas a las que uno no puede acercarse sin miedo.

    Dostoievski


  • sólo me encuentro cuando de mí huyo

    Fernando Pessoa


  • Every man dies, not every man really lives

    William Wallace


  • Únicamente debe elegirse el atajo cuando estamos seguros de alcanzar íntegramente la meta [un hombre pleno] que buscamos en ese atajo. Y esta meta [el hombre pleno] no se podría alcanzar si al hombre no se le permitiese pecar [el atajo hacia el hombre pleno: coartar la libertad].

    Tomás de Aquino


  • He sufrido mucho en mi vida por causa de sacerdotes estúpidos, cansados, obnubilados y aun malvados; pero ahora sé lo bastante de mí como para ser consciente de que no debo abandonar la Iglesia (que para mí significaría abandonar la alianza con Nuestro Señor) por ninguno de estos motivos: debería abandonarla porque no creo...

    J.R.R. Tolkien


  • Ora posso amare, ora; Ora posso correre e giocare; Ora volo sopra le parole; Sopra tutte le persone; Sopra quella convinzione; Di avere la verita'..

    Giuseppe Povia


  • La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más.

    Sören A. Kierkegaard


  • El que no dice la verdad se hace cómplice de los mentirosos y falsificadores.

    Charles Péguy


  • Pertenezco, sin embargo, a esa especie de hombres que están siempre al margen de aquello a lo que pertenecen, no ven sólo la multitud de la que son, sino también los grandes espacios que hay al lado.

    Fernando Pessoa


  • I am the master of my fate: I am the captain of my soul.

    William Ernest Henley


  • Los discípulos de un maestro sufren mucho más que el mártir.

    Nietzsche


  • Las convicciones son más peligrosos enemigos de la verdad que las mentiras.

    Nietzsche


  • Toda verdad, quienquiera que la diga, proviene del Espíritu Santo.

    San Ambrosio


  • el hombre sano, el hombre pleno y el santo tienen algo en común: ser iconoclastas de sí mismos

    Plagium Ludovicus


  • Sólo hay un vicio, un vicio: vivir de té beodo / y no tocar el vino por no soltar verdades. / Sólo una cosa hay necesaria: TODO. / El resto es vanidad de vanidades.

    G. K. Chesterton


  • Si la Iglesia no practica la honradez, está perdida; Si la Iglesia atropella la persona humana, está perdida; Si la Iglesia suplanta con la Ley, la norma, la rutina, la juridicidad y la "política"... a la Justicia y a la Caridad, está lista.

    Leonardo Castellani


  • ¡Qué tu felicidad no se rinda!

    Chicho (el peque)


  • Si tuviera que predicar un solo sermón, sería contra el orgullo.

    G. K. Chesterton


  • la humildad es el fundamento y la conservación en su ser de todas las demás virtudes

    Tomás de Aquino


  • Dame, Señor, el sentido del humor, para que pueda obtener algo de felicidad en esta vida y compartirla con los demás.

    Tomás Moro


  • con el número Dos nace la pena

    Leopoldo Marechal


  • El ser humano es raro. La certeza empacha, la duda genera anorexia. Sólo la verdad alimenta.

    Ludovicus


  • Web Analytics Clicky
  • RSS .

  • RSS .

  • RSS Desde la Roca del Grifo

A %d blogueros les gusta esto: