La queja nauseabunda

artworks-000073180910-wvaav7-original

Normalmente escribo un post y busco una imagen para ilustrarlo. En este caso me sucedió al revés. Encontré una imagen impresionante y me obligó a escribir algo al respecto.

No tengo mucho nuevo para decir al respecto, la queja y la autocompasión son el cáncer del alma. Son un pedido de auxilio trágico al universo donde de alguna manera yo mismo me autositúo como víctima fatal de las circunstancias.

Es una lectura determinista que hace que la persona se autodevore, se canibalice a sí misma pasándose la mano por la cabeza diciendo “pobrecita de mí”.

Alguien que se mutila a sí mismo para comer sus trozos desgarrados de alma e hipócritamente lo pinta de tragedia shakesperiana.

La queja nauseabunda.

La autocompasión vomitiva.

 

Deja un comentario

Lo que le falta a la carta del profesor uruguayo

Me movió mucho la carta de un profesor uruguayo que se volvió viral:

http://www.infobae.com/sociedad/2016/09/13/la-carta-del-profesor-uruguayo-que-conmueve-al-mundo-de-la-educacion/

descarga

Esa carta me inspiró las siguientes reflexiones:

 

 

No quiero ser presuntuoso, la carta del profesor uruguayo pintando su debacle espiritual frente a los alumnos es una obra de arte. Tiene el mismo fulgor trágico del tenebrismo de Caravaggio, el dramatismo emocional de Shakespeare y la desesperación impotente de la Fedra de Eurípides, que después de suicidarse termina condenando a aquél mismo que había sido el objeto de su seducción, en este caso, el del profesor, casi diría que con justicia.

No quiero ser presuntuoso, la carta del profesor es poesía de emoción desgarrada, que según Castellani es la mejor poesía, esa poesía o prosa (ya no importa), que te atropella rasgándote el alma hasta el punto que la estética formal se vuelve absolutamente irrelevante. Leer el resto de esta entrada »

4 comentarios

La falacia de “nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario” contra la condena social.

0010708099¿Cuantas veces discutiendo con alguien fanatizado en política no obtuvo una respuesta como la siguiente? “nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario”.

Con lo cual subrepticiamente se pretende invalidar el decir del contrincante hasta que la justicia no se haya expedido. En esto hay  hay un error conceptual, una falacia, la falacia sería, poniendo un ejemplo del campo político,: “Cristina no tiene condena firme, la condena social hasta que la condena jurídica no esté absolutamente establecida es injusta. No se la puede llamar ladrona hasta que no sea condenada por la justicia”. Eso es falso de toda falsedad. La condena social es algo previo, injusto o justo, verdadero o falso, pero previo al desarrollo de cualquier proceso judicial. La condena social es espontánea, no sistemática, ni probatoria, afecta solamente la fama del acusado y no alcanza ni usa ningún aspecto coercitivo, de otro modo caeríamos en la ley de la jungla, linchamientos por ejemplo.

La condena social se forma de un modo connatural a la vida social de los pueblos, no necesita de una superestructura llamada justicia para existir, le es previa, muy anterior, es una especie de opinión común sobre el valor social de una persona determinada.

El proceso judicial pretende una objetividad contrastada por  pruebas en base a un protocolo que debería pretender abstraer de los individuos, tratarlos a todos por igual, al menos en relación a dicho protocolo y a eso es a lo que llamamos ley.

La condena social se basa en la opinión individual, en la formación de certezas personales, no sociales, de quien posee determinadas evidencias que son suficientes para sí mismo de que alguien es repudiable por una determinada actitud.

¿La condena social es injusta?

Es injusta si son falsos o insuficientes los fundamentos de la misma. Si lo que se esparce es un rumor o una mentira, la condena social es injusta y puede hacer mucho mal.

¿La condena social puede ser justa?

Por supuesto, antes de que la justicia se expida, que es extremadamente lenta, yo necesito tener una opinión sobre una determinada persona para mí mismo y sostenerla delante de los demás para, mediante la opinión, comenzar a defender el tejido social de aquél a quien yo, con mis evidencias fundadas (evidencias no necesariamente de orden jurídico o procesual) considero un delincuente, perverso, ladrón, etc.

Eso es totalmente legítimo y no puede ser suprimido como un derecho inalienable porque la justicia no se ha expedido.

En todo caso si afecto la fama de alguien públicamente y el otro considera que es injusto puede llevar el caso a la justicia y probar que yo estoy mintiendo o difamando.

Pero si en lo personal tengo evidencias de lo que digo para decir lo que digo y con ello prevengo de que muchos más sean dañados por el mismo delito, no solo tengo derecho a la denuncia pública que apela la condena social, sino que también, en algunos casos especiales será hasta obligatoria, teniendo en cuenta la lentitud de la justicia procesual, y, también, a veces la injusticia del sistema de justicia.

En resumen si veo un tipo que tira por una medianera un bolso con 9 millones de dolares, imposibles de justificar desde todo punto de vista, tengo derecho a decir y condenar en todo el ámbito social el estatus de “ladrón” de tal persona, sin necesidad a que de aquí a 6 años un proceso judicial se expida diciendo la misma cosa.

1 comentario

Todos somos López

84C

Somos López porque hacemos posible que los López existan. No podemos mirar para otro lado como hace un padre que lleva al psicólogo a un niño porque hace berrinches, papá vos creaste el berrinche, creaste el espacio para que el berrinche existiera, vos sos el berrinche. Todos hemos mantenido narcotizados los berrinches de nuestros gobernantes. Estamos narcotizados, la mejor prueba es el mismo López. Necesitamos de impacto sensible para escandalizarnos. Necesitamos ver un tipo enterrando la plata para que la sociedad se escandalice y repudie generalizadamente el kirchnerismo. Esa necesidad infantil nuestra crea el espacio para que existan los López. No nos escandaliza los otros perjuicios enormes que hacen que lo de López sea irrelevante: dólar futuro, licuación de los fondos de Santa Cruz, sobreprecio pornográfico en la obra pública, etc. Y eso por hablar de los perjuicios económicos, que son los que duelen al bolsillo, nos escandaliza mucho menos los perjuicios culturales de estos 12 años de mierda. En educación, por ejemplo, asistimos de lo más tranquilos a una pandemia de “retraso mental adquirido”, el 75% de los jóvenes de 18 años no comprende textos. ¿Quién se escandaliza con eso?¿Nadie se da cuenta del cáncer transgeneracional que esto va provocar? Es retroceder culturalmente cientos de años. Pero no, necesitamos ver un tipo con una pala y bolsos con plata. Somos increíblemente infantiloides. Así nos va. Todos somos López.

Deja un comentario

Projimocracia a tope… el inexorable resultado perverso del progresismo estúpido.

En atención a un crítico de mis ideas es necesario que explicite que no demonizo la “projimocracia” en sí, me parece un concepto ingenuo, un poco tonto, pero que tiene un núcleo rescatable. Ese núcleo rescatable es la tensión por el otro desvalido en un contexto social. Bien entendido sería asistencia social o espíritu de ONG, con lo cual no dice nada nuevo, ni nada que no estuviera ya dicho. Mi rebelión es al uso dialéctico de projimocracia puesto como sustituto de la meritocracia o, al menos como yo la entiendo, justicia distributiva. No me hago cargo de la concepción liberal que junta egoísmo y mérito.

Por lo demás, disfruten del video, es espectacular.

 

Deja un comentario

Projimocracia, la última estupidez del progresismo estúpido.

El progresismo siempre hace la misma estupidez, esa estupidez se llama “deconstrucción”, siendo más precisos “deconstrucción destructiva” o “deconstrucción por la deconstrucción misma”. Usted me dirá yo no sé filosofía, no sé que es “deconstrucción”, y tiene razón, no todo el mundo tiene por qué saberlo. Definamos. Deconstrucción destructiva es “tirar el niño con el agua sucia”. Hay algo inmensamente valioso, el niño, es necesario lavarlo de la suciedad y conservarlo en su inmaculada pureza y qué hace el progresismo, dice “está sucio” tiremos todo, el agua sucia y el niño. Leer el resto de esta entrada »

2 comentarios

Para tiempos de progresismo estúpido, el eje de la deconstrucción: “Tirar al niño con el agua sucia”

bebeventana

Tirar al niño con el agua de bañarlo

Tout vray à tout vray consone

Origen

La frase «tirar al niño con el agua de bañarlo» y sus múltiples variantes no entran en español (ni en francés) desde el alemán, sino desde el inglés To throw out the baby with the bath water. A su vez, el inglés la había tomado del alemán, donde ya era proverbial en el siglo xvi. Aparece impresa por vez primera en 1512, en la obra de Thomas Murner Narrenbeschwörung (Conjuro1 de locos), reelaboración -y a veces auténtico plagio- de la famosa Nave de los locos de Sebastian Brant de 1494. Como puede verse en la reproducción del original adjunta2, un ama de casa, adornada con los cascabeles del loco convencional, vacía maquinalmente en el arroyo el barreño en el que acaba de bañar al niño.

Este capítulo (el 81) se titula «Das kindt mit dem bad vß schittē» e ilustra la locura de quienes, al deshacerse de algo malo, pierden también algo bueno. Los versos de la introducción desarrollan esta idea, modificando el segundo (por razones de rima) la formulación de la frase:

Ein Narr der meint, es sy nit schad
Das kindt vß schitten mit dem bad
Und sy so gůt in die hell gesprungen
Als mit rütschen dryn gerungen

El hecho de que la frase se repita tres veces y reaparezca en obras posteriores del autor permite suponer que no la acuñó él mismo y que aquí estaría glosando el habla popular de su época refiriéndose a algo que muy bien podría tener raíces medievales. Sea como fuere, la locución pertenece al folklore lingüístico germánico y es recurrente en todos los periodos de la literatura alemana, desde Lutero a Günter Grass. Fue Lutero (fustigado por Murner en otras sátiras) quien introdujo en la fórmula una dimensión exhortatoria: Man sol das kind nicht mit dem bad ausgiessen3. Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

Radio: Los límites como constructores esenciales de la identidad.

 

Primera parte del programa:

Segunda parte del programa:

Deja un comentario

Estupradores intelectuales

23369-violacion
Una Universidad en la que no se debate es lo mismo que una violación sexual, algo que debería ser el culmen de la relación de dos adultos para plenitud y goce de ambos, se convierte en la torpe violencia unilateral de un miope acomplejado, ignorante e inseguro como para abrir el juego de la seducción intelectual frente al alumno y del aprendizaje que tal seducción socrática conlleva, inclusive para él mismo.
En una fórmula breve el profesor que no discute, ni se pone en discusión estupra tu mente.
El profesor universitario que no debate es un simple mediocre que aspiró a algo que lo supera, no tiene la inteligencia, la cultura , la seguridad en sus conocimientos y experiencia que te quitan todo miedo de aprender enseñando, en definitiva es un estuprador intelectual.

Deja un comentario

El fraude de la educación en la Argentina by Bullrich

Esto lo vengo diciendo desde que entré en el sistema secundario argentino, ES UN FRAUDE, terminé renunciando a todas las horas de clase que tenía en los secundarios, NO PODÍA SOPORTAR EL FRAUDE, se me hacía insostenible. Me consta que muchos pensaron y dijeron que es un loquito intelectual tirabombas. ¿Y ahora qué? Lo dice el ministro de educación, ES UN FRAUDE, pregunto ¿Cuando m-i-e-r-d-a vamos a hacer algo?

Deja un comentario

Reglas de adulto y las alas de los niños…

12936516_994513827280854_7103899444612595754_n

El modo más eficaz de cortarle las alas a un niño es la ausencia total de reglas de adultos. Por castrante que sea una regla de adulto jamás deja de producir, en algún nivel, el más profundo de los efectos que puede deseársele a un niño: la creación del deseo. Si al agua se le pone delante un paredón monstruoso al menos se crea un dique con toda una potencia deseante de vencer el paredón y eventualmente, de algún modo, podrá derrotarlo. Si al agua se le quita delante todo obstáculo el agua se distribuye mansamente en la planicie, perdiendo toda ulterior capacidad para vencer cualquier obstáculo, sirviendo finalmente nada más que para ser agua podrida o evaporada por el sol.

Deja un comentario

El yo ideal, cielo e infierno

 

En primer lugar pido disculpas por robar una expresión al psicoanálisis sin respetar su semántica. De lo que voy a hablar no hace uso de los precisos significados psicoanalíticos de Yo ideal, ni Ideal del yo. Uso la expresión Yo ideal, simplemente porque estéticamente me es adecuada y porque una persona sin formación técnica intuitivamente entenderá, por medio de esa expresión, lo que quiero decir.

Yendo al punto quiero hablar del arquetipo de nosotros mismos que nos construimos, ese Yo ideal, ese Yo que en el presente está incompleto y es toda promesa de futuro.

Siendo concisos, si ese Yo ideal se vuelve un personaje de mí mismo, se convierte en la peor de nuestras torturas. De esto he hablado y escrito mucho.

Lo paradójico es que no podemos prescindir absolutamente de él, necesitamos un Yo ideal que nos empuje a ser mejores, que sea sano, que no nos deje estancados en la mediocridad que nos encontramos, que nos espolee.

Terrible paradoja, la misma cosa que nos empuja hacia la cumbre en cualquier momento puede convertirse en un abismo que nos entrampa en un lugar casi imposible de escapar.

Deja un comentario

La pulga en la oreja

 

Entre estos dos contrincantes, entre estos dos protagonistas de la historia: el cuerpo y el alma, materia y espíritu, el tiempo y la eternidad, se encuentra el significado de nuestro ser; pero la clave de este significado no es la sociedad, no son los partidos, no es la Iglesia, no es ninguna una fuerza exterior, es el yo inmortal, el yo indestructible, que no admite ninguna delegación  porque tiene que ser solo él mismo.

 

Fra questi due altercanti, fra questi due protagonisti della storia: il corpo e l’anima, la materia e lo spirito, il tempo e l’eternità, sta il significato del nostro essere; ma la chiave di questo significato non è la società, non sono i partiti, non è la Chiesa, non è nessuna forza esteriore, è l’io immortale, l’io indistruttibile, quell’io che non ammette nessuna delega perché deve essere solo se stesso.

 

Cornelio Fabro

 

Este tipo de afirmaciones me pusieron la pulga en la oreja, me devolvieron la libertad, me devolvieron, sobre todo, donde se encuentra el último parámetro en base al cual construirse uno mismo, que jamás está en el afuera en tanto que ‘conjunto de parámetros construidos por otros’, significantes en el lenguaje de Saussure, sino, en el mejor de los casos esos parámetros ajenos contribuyen a la tarea en tanto que significados, es decir siendo meros vehículos del ser en su irreductible alteridad.

Todo hombre tiene la irrenunciable tarea de tamizar todo lo que lo construye. De no dar nada por sentado. Sin caer en el oposicionismo revolucionario absurdo y adolescentonto descalificador de todo lo anterior por el simple hecho que no le pertenece. Pero, tampoco, sin la comodidad acrítica y la inconsciencia letárgica de no pesar por sí mismo cada ladrillo que constituye lo más profundo de su esencia. Somos seres históricos y la historicidad limitante de nuestro ser en el cuerpo nos obliga a recibir la mochila cultural de otros, que nos precedieron, nos obliga a ser humildes, a reconocer nuestra condición de seres cultivables y no rechazar los planos que otros dibujaron simplemente porque no son nuestros, sería un gran error y sería estúpido. Del mismo modo que sería estúpido usar esos planos para construir nuestra casa sobre un terreno existencialmente diverso sin hacerlos nuestros, sin filtrarlos en la incomunicable experiencia personal de poder decir, en la más solipsista de las expresiones, “estos planos TAMBIÉN construyen la verdad de mi casa”.

 

Deja un comentario

La razón y Procusto

La razón es siempre ese lecho de Procusto que estamos obligados a usar para descansar en lo que es en el mismo momento que el lecho cumple su función, desaparecer de la consciencia para dar lugar al menos onírico de todos los lugares: la diamantina dureza de la alteridad de lo real.
P&E

Deja un comentario

Emborracharse con Metafísica

Io mi ubriaco di metafisica per essere solo, per sentirmi solo, e per sentir palpitare in questo silenzio tutto ciò che deve desiderare e pensare di scegliere ogni uomo che vuol vivere in dignità.

 

Me emborracho de metafísica para estar solo, para sentirme solo, y para sentir palpitar en este silencio todo lo que debe desear y pesar escoger todo hombre que quiere vivir en dignidad.

Cornelio Fabro

Puedo dar testimonio personal que los insights más importantes de mi vida se dieron escuchando a este ebrio de la metafísica. Tuve el absoluto privilegio de escuchar sus clases grabadas y de cada una de ellas algo martillaba profundamente en mí. Fue Fabro el que me puso la pulga en la oreja que me permitieron detectar las monstruosidades corporativistas (no fueron el “mal espíritu”, la “murmuración”, ni mi rebeldía, domada by the way…). Por eso, cada vez que siento que pierdo el norte, lo que más me calma es agarrar el auto, irme a algún lugar que necesite 3 o 4 horas manejando y coloco en el pen drive las clases de Fabro en Perugia y me emborracho de su borrachera. Esos humores no etílicos, sino más bien de musa boeciana, vuelven a poner en su norte y en paz mi alma.

Hay hombres que no sé de qué tela están hechos que han nacido mutilados de la posibilidad de aprovechar un retiro espiritual. El pudor de la fe es tan enfermamente intenso en ellos que cualquier predicación, del apóstol, cualquier comunicación directa les suena a puro hollejo. Son como perros callejeros que por haber sido tan golpeados solo aceptan la mano del mendigo, del Sócrates, y de su elixir bacanal: la metafísica.

Deja un comentario

El sentimiento discutido

Si può dire che a volte noi attingiamo in modi misteriosi le qualità delle persone e delle cose, così per delle spinte profonde del sentimento; e non è un sentimento cieco ma è un sentimento che è stato preceduto da esperienza, riflessioni, letture, discussioni, sofferenze; è un sentimento che è il punto di arrivo di una maturazione profonda.

 

“Podemos decir que a veces nos acercamos de manera misteriosa la cualidad de las personas y de las cosas, del mismo modo sucede con las mociones profundas del sentimiento; y no es un sentimiento ciego, sino que es un sentimiento que ha sido precedido por la experiencia, las reflexiones, las lecturas, las discusiones, los  sufrimientos; Es un sentimiento que es la culminación de una maduración profunda”.

 

Il sentimento non può mai diventare oggettivo. Il sentimento è ciò che c’è di più appartenente, indissolubilmente, insolubile, incomunicabile e impartecipabile. È assurdo sentire per un altro e sentire con un altro. Il sentirsi in atto del sentimento è ciò che c’è di più incomunicabile perché è lì che l’io decide la propria responsabilità.

 

“El sentimiento nunca puede volverse algo objetivo. El sentimiento es lo que hay de más propio (perteneciente), indisolublemente, insoluble, incomunicable e imparticipable. Es absurdo oír sentir por un otro y sentir con un otro. El sentirse en acto del sentimiento es lo más incomunicable que existe, porque es allí que el Yo decide su propia responsabilidad”.

 

“Niente di più intimo e di più inafferrabile del sentimento”.

Nada de más íntimo y de más inaferrable que el sentimiento.

 

Cornelio Fabro

 

El sentimiento es el “phantasma” de la voluntad, es el lugar donde la voluntad hace la “conversio” en orden a “encarnar” una acción. No existe el acto de voluntad puro que pueda prescindir de un sentimiento para ponerse en acto. Tampoco es fenomenológicamente determinable el “puro acto de voluntad” o, lo que es lo mismo, determinar fenomenológicamente en su pureza, la puesta en acto de la voluntad, de un modo tal que dicha fenomenología responda patognomónicamente a un supuesto acto de voluntad y solo a él.

Lo que percibimos fenomenológicamente son las acciones. Las acciones, en su fenomenología, nos aparecen como un mixto de movimiento corpóreo ( externo no siempre) y movimiento emocional interno (siempre) imposible de separar del fundamento voluntario que las origina (y que las compone) de modo que podamos decir “este fenómeno corresponde al puro acto de la voluntad”.

Lo más parecido al acto de la voluntad que podemos percibir e identificar es el sentimiento, o siendo más precisos la “moción emocional” que acompaña todo acto voluntario.

Esa moción emocional no solo acompaña sino que conecta y desencadena la acción a nivel corpóreo, haciendo que se “ponga en acto”, o para no sonar demasiado escolástico, pero queriendo decir exactamente lo mismo, para que se “actúe”.

Está tan próximo el sentimiento y tan sintonizado con el acto de la voluntad, o, lo que es lo mismo, con el actuarse de la voluntad, que como dice Fabro, nunca puede volverse algo objetivo. Es la carne del esqueleto del estructurarse más íntimo de nuestra identidad: la scelta (la elección). Es por eso que no hay nada que nos pertenezca de más profundo, ni nada que sea más incomunicable. El sentimiento es mío, y me estructura en lo más profundo de mi identidad, porque es una resonancia directa de la scelta “estructurante”, que es lo más mío que puedo tener.

Por eso mi maestra de psicología me enseñó que el sentimiento no se discute, no hay objetividad alguna para discutir en el sentimiento, desde afuera o desde la propia consciencia se lo podrá considerar adecuado o no. Pero eso es lo que se siente y de algún modo eso es lo que se es, aunque sea en un momento determinado de nuestra historia.

Algo diverso es que se pueda poner en cuestión la cosmovisión (en tanto que aprendizajes de la realidad y elecciones que estructuran y refundan dichos aprendizajes en una totalidad como posición del hombre frente al mundo) que funda ese sentimiento y que hace que el sentimiento se exprese de una manera determinada frente a una realidad determinada. Pero el sentimiento no se discute, se legitima, se le da derecho a ser. Es el único modo de conectar con quien verdaderamente soy, darle cabida, reconocerlo como tal, sin querer distorsionar sus contornos, sin querer meterlo en el lecho de Procusto de nuestra razón, sin juzgarlo, es lo que es, el resultado de la sintonía corporal influenciado por ese mix de inteligencia y elección (scelta), vuelto cosmovisión, que reacciona frente a una realidad determinada.

Cuestionar el sentimiento sería como cuestionar el síntoma, ponerse a discutir sobre la perversidad de la fiebre que enardece el cuerpo. Un absurdo, el síntoma es pura manifestación de causas más profundas. Mucho peor sería negar el síntoma y romper el termómetro, al estilo K, no hay inflación. El síntoma es nada más que eso manifestación de algo ulterior. El sentimiento es el síntoma de lo que somos. No se discute. Se lo acepta, se lo acoge, se le da un lugar, se lo deja ser y se trabaja consigo mismo sin usar una lógica represiva que lo niegue o lo deforme, ni una lógica sentimentaloide que lo exacerbe como si fuera el último eje constituyente de lo que somos.

P&E

 

 

Deja un comentario

Pedagogía

 

 

“L’unica pedagogia è la profondità del nostro essere”.

“L’unica scuola è il nostro bisogno interior”.

Cornelio Fabro

La única pedagogía es la profundidad de nuestro ser. La única escuela es nuestra necesidad interior.

Dos elementos absolutamente olvidados en la pedagogía contemporánea. La emergencia del ser de quien aprende, totalmente por encima de cualquier truquito pirotécnico pedagógico. Y, en segundo lugar, no por ello menor en importancia, el deseo como motor estructurante del aprendizaje: “bisogno interior”. Mientras no se corrija la mentira fundante de todas las pedagogías contemporáneas, arraigadas en el silencioso e invisible poder estructurante de sus cosmovisiones, muy previas a las pedagogías en sí, no habrá educación, habrá simplemente macroplasia social, no individuos, mucho menos personas.

 

Macroplasia: crecimiento amorfo y exagerado de tejidos.

 

1 comentario

El barco sin capitán

barco-sin-capitan-el

A pesar de las diferencias entre sus marineros el barco había logrado navegar bastante bien, sin perder ningún marinero. Estaban a un tercio del camino, se habían propuesto demostrar que la tierra era redonda.

Zhen He, el legendario capitán chino, había concebido la peregrina idea de que la tierra era redonda. El mismo emperador Zhu Di, su íntimo amigo, rió a mandíbula batiente cuando escuchó de labios de Zhen He la lunática idea. Las carcajadas de Zhu Di diciendo “La tierra redonda” resonaron por toda la ciudad prohibida. Sin embargo, como lo amaba más que a su propia vida, y ya había tenido 7 expediciones gloriosas, que le habían traído una fama inconmensurable no solo al capitan Zhen He, sino a toda China y hasta al mismo Emperador, simplemente se rió, no quiso contradecirlo y le regaló una Champán, que no es una bebida, sino un especie de buque chino de esa época, con lugar para unos 120 marineros. Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

Discusión pseudo socrática con un relativista K

2012_02_15_21_08_391

 

Mantuve una discusión con un militante kirchnerista con una cierta capacidad de escucha con algunos ribetes interesantes.

 

Lo llamaremos K, para no ser originales.

K había puesto en su muro la siguiente reflexión:

 

K- La heterosexualidad no es una condición natural, es un concepto construido por el hombre en sociedad. Este concepto se definió en contexto donde el paradigma vigente era el biologismo, la hegemonía de lo natural y cristiano. Estamos hablando del siglo XIX, sin embargo todavía hay opiniones conservadoras de tal idea naturalista y providencialista.

Es solo por ello que desnaturalizan a la homosexualidad desde la lógica que la sexualidad esta ligada a la reproducción (otra vez el biologismo). Como si nuestra condición biológica determinara nuestra subjetividad.

Lo mas preocupante es que vamos a tener un presidente que piensa de la Homosexualidad como una enfermedad.

 

A lo que yo comento lo siguiente:

E- La vida no es una condición natural, es un concepto construido por el hombre en sociedad. Este concepto se definió en contexto donde el paradigma vigente era el biologismo, la hegemonía de lo natural y cristiano. Estamos hablando del siglo XIX, sin embargo todavía hay opiniones conservadoras de tal idea naturalista y providencialista.

Es solo por ello que desnaturalizan al asesinato desde la lógica que el asesinato amenaza la conservación de la especie (otra vez el biologismo). Como si nuestra condición biológica determinara nuestra subjetividad. Leer el resto de esta entrada »

5 comentarios

Fanatismo


El fanatismo siempre es una patología, pone de relieve alguna carencia en la historia de afectos que construyeron la identidad, hay como una necesidad de refundar la identidad en esta novedad que viene a substituir la mala experiencia temprana. Este soy yo, este ser refundado en base a esta novedad girocopernicana, al menos de mi historia personal. Por eso, por lo general, el fanático es un tipo resentido. Está enojado con su historia, con los personajes que provocaron esa mala experiencia y necesita un demonio afuera para proyectarlo. De ese modo se vuelve dicotómico, ve la realidad en términos de blancos y negros, amigos y enemigos, en la medida que favorezcan o vayan en contra de su pensamiento único que, esencialmente ha expulsado al otro y a su diversidad. Es la violencia intrínseca del pensamiento único, las masacres más grandes de la historia de la humanidad comienzan con este mecanismo. Los millones de muertos de la Rusia comunista son una mera consecuencia de este modo de pensar. Nuestros fanáticos locales no distan mucho de eso. Escuché un diálogo entre dos pibes camporistas en la puerta de la Catedral de San Juan con ocasión de los cacerolazos: Si tuviera un rifle los liquidaba a todos. En realidad debería traducirse: Si tuviera el poder suficiente los liquidaba a todos. Nada muy distinto de Stalin, Mao o Castro. La ideología de pensamiento único es intrísecamente asesina. Que algunos estén solo al comienzo del camino u otros hayan matado millones es solo cuestión de tiempo y medios para hacerlo. Nada más.

Deja un comentario