Relación con la diferenciación self-no self. Profundización en el vínculo de integración temporal.

Si el sentimiento de identidad depende de la posibilidad del individuo de sentirse “separado y distinto” de otros (vínculo espa­cial) , tendríamos que pensar que un incipiente sentimiento de esta naturaleza debe acompañar cada paso de la progresiva diferencia­ción que el niño hace entre el self y no-self desde su nacimiento. El nacimiento físico de un nuevo organismo vivo en el mundo inaugura procesos que avanzan rápidamente, y en virtud de los cuales en un tiempo sorprendentemente breve el niño se siente real y vivo y posee un sentido de ser una entidad, con continuidad en el tiempo y un lugar en el espacio. “Por lo tanto, el individuo puede experimentar su propio ser como real, vivo, entero; como diferenciado del resto del mundo, en circunstancias ordinarias, tan claramente que su identidad y su autonomía no se pongan nunca en tela de juicio; como un continuo en el tiempo que posee una congruencia interior, sustancialidad, autenticidad y valor; como es­pacialmente co-extenso con el cuerpo; y, por lo común, como comenzando en el nacimiento, o poco después de él, y como ex­puesto a la extinción por la muerte.” (9)

Muchos factores concurren para que esto sea así. La no-pre­sencia permanente del pecho, cuyas apariciones y desapariciones no coinciden exactamente con los deseos del bebé ni satisfacen la fan­tasía omnipotente de suministro incondicional e inagotable, va esta­bleciendo un principio de discriminación entre un sujeto que desea y un objeto que satisface o frustra. Ese ritmo de apariciones y desa­pariciones del pecho, que condiciona ciclos de satisfacción y necesi­dad, junto con los ciclos sueño-vigilia, contribuye a desarrollar la experiencia temporal.

Al mismo tiempo, el niño descubre que la madre que lo gratifica y la madre que lo frustra son una y la misma. Ha alcan­zado a integrar entonces las imágenes provenientes de distintos momentos de su experiencia. Esta integración de la figura de la madre en el tiempo, es correlativa de su propia integración temporal.

La posición depresiva infantil marca un jalón muy importante en la evolución del niño. Al colocarse en primer plano la posición depresiva, se inicia el desarrollo ulterior en la línea de integración y síntesis. Estos procesos de síntesis actúan en la totalidad del campo de las relaciones de objeto externas o internas. Los diversos aspectos de los objetos se unen y esos objetos son ahora personas totales.

Cuando el bebé llega a integrar las múltiples impresiones, pre­viamente muy aisladas y disociadas, en el concepto de una persona, se encuentra en realidad con dos personas, la madre y el padre, y esta situación incluye la relación entre ellos. El campo de sus expe­riencias emocionales no sólo aumenta cuantitativamente, sino tam­bién cambia cualitativamente, porque constituye el tipo triangular de relación objetal: este temprano escenario triangular representa el origen del complejo de Edipo (6) .

Si esto es así, el bebé no sólo ha descubierto que hay cosas que no son la madre, y que él no es la madre, sino también que él no es ni el padre ni la madre.

 

Acerca de estos anuncios
  1. Deja un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.203 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: