Archivo para la categoría reflexión

Soledad

Hay una soledad material, que no es de temer, no hay un otro de hecho presente. Hay una soledad formal, que sí es de temer, cuando no se han construido los “otros internos” que han de estar en nosotros, por toda la eternidad, como el molde en el yeso. Eso es estar solo de verdad, eso es el infierno, no haber sido y elegido ser lo suficientemente plásticos para que la bondad de los otros y del Otro, dejen huellas indelebles en nosotros. Pretender la presencia material y permanente del otro es simplemente egoísmo infantiloide.

2 comentarios

La muerte

Al final después de estudiar toneladas de teorías sobre la madurez, procesarlas, jerarquizarlas e integrar todo sistemáticamente lo que queda en pie es algo viejo como la humanidad, la persona verdaderamente madura es quien día a día convive con la muerte como un estructurante de de todos sus actos y de su proyección total como persona en el tiempo. Memento mori!!!!!! (Recuerda que morirás)

Deja un comentario

Alabanza y generosidad

Hace unos días le envié a un amigo mi opinión sobre un trabajo que él había hecho.

Les dejo aquí la respuesta que no pudo menos que sorprenderme:

Te agradezco. Sabía que valía más de lo que me habían dicho o de un simple muy bueno. Pero no pertenezco al grupo de los que podían hacerlo, de los que me podían servir de espejo. Y se sabe, la generosidad del halago no abunda en aquellos que no pueden vivir sin el retorno narcisista de alabarse a sí mismos alabando a alguien de la ‘pertenencia’.
Te agradezco el reflejo. Sin el otro, sin el otro bueno, preciso y caritativo, la sana imagen de sí no fragua, no se solidifica, no se consolida.
Dios nos hizo de barro, de un mismo barro, y por más que nos retorzamos en la fantasía de una consciencia con pretensión de individualismo absoluto, al final del día, el barro reclama lo suyo, cae el velo, se dobla el espinazo y descubrimos que estamos hechos de tantos otros, descubrimos el arlequín cosido con retazos de humanidades.

Deja un comentario

El tiempo y la enfermedad mental. Un insight terapéutico.

 

Hace meses un amigo me comentaba sobre el caso del “Pequeño Nicolás”, un impostor y figurón que logró hacerse pasar por una persona importante, y lucrar con ello, a partir de dejarse ver con personas famosas. Me decía mi amigo que sería interesante que escribiese algo en mi blog sobre el tema o sobre el Pequeño Nicolás, a lo cual le respondí un tanto evasivamente:

Sí, lo seguí más o menos al caso mientras estaba en la prensa. Lo curioso es que la mayoría de las personas piensan que a los psicólogos nos gustan estos casos raros, y capaz que así sea, los psicoanalistas, por ejemplo, los más ortodoxos, todavía enseñan psicología en base a casos, por supuesto, raros. Y tal vez sea verdad, y hasta se puede detectar un cierto morbo por los casos psicológicos más extremos entre mis compañeros. A mí me pasa lo contrario, los casos raros no me gustan mucho, porque la mayoría casi no tiene solución real (asesinos seriales, violadores, etc.) o porque la terapia a seguir es más que evidente. Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

Abrir la cabeza

Me decía un amigo, en realidad necesito abrir la cabeza.
A lo cual le respondí en un Whatsapp:
Yo la verdad, hasta donde lo puedo percibir, no necesito abrir la cabeza mucho más, ya he generado un protocolo donde de algún modo siempre estoy abierto a la novedad, siempre que esa novedad pase los duros procesos de control de calidad a los que la someto. En realidad lo que necesito es un bosque donde las ramas busquen libremente el sol, no un jardín donde las enredaderas se adhieran férreamente a los muros.

2 comentarios

Zona de promesas

Mama sabe bien
Perdi una batalla
Quiero regresar
Solo a besarla

No esta mal
Ser mi dueño otra vez
Ni temer que el rio sangre y calme
Al contarle mis plegarias

Tarda en llegar
Y al final, al final
Hay recompensa

Mama sabe bien
Pequeña princesa
Cuando regrese
Todo quemaba

No esta mal
Sumergirme otra vez
Ni temer que el rio sangre y calme
Se bucear en silencio

Tarda en llegar
Y al final, al final
Hay recompensa
En la zona de promesas

Hace un tiempo le mandé el link de esta canción de Cerati, que es por lejos la que más me gusta, a un amigo. Por esas cosas que pasan en el ciber espacio, le mandé el link por Skype, nunca tuve feedback  de si le gustaba o no. Unos días atrás me respondió diciendo que no le parecía gran cosa, a lo cual yo le compartí mi hermenéutica de la canción: Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

El envidioso y la envidia

fariseo2

… los fariseos salieron enseguida con los herodianos y se reunieron en consejo contra él para hacerlo morir (Mc 3,6)

 

Ya habían decidido que Él no podía ser el Mesías. Un obrero de Nazareth… ¡por favor, faltaba más!

No le correspondía. Punto.

De nada valía que hubiera expulsado un demonio, que hubiera curado radicalmente una depresión («fiebre»), que hubiera hecho caminar a un paralítico para demostrar que podía perdonar los pecados, que hubiera curado una mano seca para demostrar que el sábado mismo dependía de Él.

No. Por más que estuviera por encima del demonio, del pecado y de la ley… y hubiera dado pruebas, no podía ser. No. Y sanseacabó.

Era la envidia.

Era ver el bien del prójimo como un mal para sí.

Pero este muchacho imprudente con pretensiones de Mesías no paraba de hacer «locuras», una atrás de otra. Si no se lo podía tener bajo control, la única solución era eliminarlo. Y a la hora de eliminar al envidiado, las diferencias se suprimen: es por eso que se juntan en consejo los fariseos y los herodianos.

 

*    *    *

         ¿Qué síntomas presenta la enfermedad de la envidia? Antes de responder a esta pregunta conviene considerar cómo la envidia corroe el alma. Esto se ve en las necesidades que impone a quien la padece.

Leer el resto de esta entrada »

2 comentarios

La mediocrizante generación posmoderna

 

Empecemos por el adjetivo, mediocrizante es un neologismo en español, que seguramente no he inventado yo pero que me viene de maravillas para explicar lo que quiero decir. Y hay veces que no lo podemos explicar hasta que no encontramos la expresión adecuada. Leer el resto de esta entrada »

1 comentario

Consulta psicológica y pedagógica de un docente sobre sus problemas en el aula

Young Man Having Counselling Session

Respondí en estos días esta consulta por medio del chat, como quedó muy lindo y dinámico el diálogo me animo a compartirlo con ustedes. Para conservar la frescura de la conversación mantuve lo más posible la estructura del chat.

A mi interlocutor lo vamos a llamar Daniel para preservar su identidad y sus intervenciones van precedidas por una D mayúscula, las mías por una E.

 

D -Buen día Eduardo.

D -¿Le puedo sacar un minuto?

 

E – Dale, tengo que ordenar el escritorio, pero vos me das una excusa perfecta para hacer otra cosa.

 

D- jajajajajajajajaja

 

E- Decime…

 

D- Me quedé pensando mucho en lo que me dijo sobre ‘el desgaste’ de hablarle a niños poco interesados.

Realmente, entre otras cosas me pasa ESO

A veces los chicos no prestan atención o a veces soy yo el que falla en los métodos.

Por ahí enseño muy difícil y son alumnos de 3, 6 y 7 grado Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

Volver a casa…

¿Por qué será que cada vez que leo un texto de filosofía y me pongo a estudiarlo en serio me siento volver a casa?

¿Por qué será que teniendo consciencia de que la primera pregunta es meramente retórica, y no admite respuesta alguna, no vuelvo más seguido al punto de partida?

¿Qué nos hace cómplices de esta atroz vorágine de alienación?

¿Por qué dejo de cantar Diló-Diló y me embarco en la tortuosa travesía de ser para otros?

Como dicen los tanos: Che ne só io!

3 comentarios

Dos tipos de soberbia (o dos tipos de omnipotencia)

Hay dos tipos de soberbia intelectual (u omnipotencia como decimos los psicólogos). La soberbia por exceso y la soberbia por defecto. La soberbia por exceso de valoración de lo que se sabe, cuando se lo proyecta subrepticiamente sobre lo que se es. Es decir cuando sigilosamente cambiamos la regla última de valoración de nuestros méritos elevando el conocimiento al sancta sanctorum donde solo debe reinar la bondad. Esa es la que todos reconocemos fácilmente y estamos muy prontos a denunciar. Pero está también la soberbia por defecto de valoración de lo que el otro sabe y exceso de valoración de la propia ignorancia, es cuando el que sabe menos al sentirse amenazado por el que sabe más lo acusa de soberbio, a guisa de mecanismo de defensa, cuando comienza a quedar en evidencia su propia ignorancia. Esa es la soberbia (u omnipotencia) del mediocre que no reconoce su nivel inferior de conocimiento y pone a todo el mundo en una igualdad inemergente, en una igualdad de la cual él es la única medida y empareja el universo al minúsculo tamaño de su cabecita.

2 comentarios

Las maravillosas gratificaciones psicológicas del perdón.

 

 

Los estudios demuestran que existen beneficios del perdón para la salud mental y física.

“El débil nunca puede perdonar. El perdón es el atributo de los fuertes “-. Mahatma Gandhi

A menudo se dice que se debe “perdonar y olvidar” las transgresiones de los demás, no importa lo difícil que sea.

Es cierto que perdonar a los demás es beneficioso para uno mismo, como el autor de un nuevo estudio sobre el tema, Saima Noreen, explica:

“Está bien establecido que aprender a perdonar a los demás puede tener beneficios positivos para la salud física y mental de un individuo.

La capacidad de olvidar los recuerdos perturbadores puede proporcionar una estrategia de afrontamiento eficaz que permite a la gente a seguir adelante con sus vidas. ” Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

Consulta sobre problemas cíclicos ¿estamos siempre en el mismo punto?

Consulta de un orientado: Ando tensionado, entre dos polos: me siento como al principio, y me jode

Acordate que aunque parezca todo cíclico, nunca volvemos al mismo punto, eso es una fantasía, en realidad parece el mismo punto pero estamos parados varios escalones más arriba. Es como subir una escalera caracol y pasar por el mismo lugar muchas veces en el punto de coordinadas x y del plano horizontal, pero falta darle peso al eje z del plano vertical, según las coordenadas x y estamos en el mismo punto, según la z subimos un montón. El problema es que tendemos a concentrarnos en el plano horizontal sin tomar conciencia de la altura de la escalera. Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

El valor precioso de la tristeza y los devastadores efectos de la euforia

La tristeza tiene mala prensa desde el mismo momento que nacemos. A todos nos encanta un bebé que se ríe y nos deshacemos en mieles con sus pequeñas carcajaditas, sin embargo, admitámoslo, nos saca, nos vuelve loco y nos irrita, aunque pongamos cara de ‘pobrecito el crío’, el bebé que se desgañita gritando en inasibles tonos de agudos creando una catarata de filos de vidrio que se ensañan perrunamente con nuestros tímpanos. Por desgracia a ese bebé siempre lo sostiene impasible la señora de atrás en la cola, del banco de al lado en la iglesia o justo tenía que entrar en el mismo negocio cuando precisamente estaba mirando esos artículos que nunca compro, porque no da el bolsillo, pero que el solo mirarlos me relaja. Pero distingamos un poco, por ahí, el instinto maternal hace que la sensibilidad femenina sea un poco distinta, como dice una amiga, cuando uno los escucha llorar y son de otros se pregunta ¿qué les estará pasando?, cuando son tuyos simplemente te da ganas de matarlos…

Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

Salud emocional ¿es lo mismo que no tener patologías psicológicas?

 

A menudo, muchas personas dan por sentado su salud mental y emocional, prestando atención solo si se presentan problemas.

Pero yo creo que, del mismo modo que se nos exige el compromiso y el esfuerzo de cuidar y mantener la salud física, así también debe ser para la salud mental y emocional.

Más tiempo y energía se invierte la salud emocional personal, más se incrementará el bienestar.

Pero hoy en día hay muchas cosas que usted puede hacer para mejorar el nivel de bienestar emocional y personal por medio del aumento de la capacidad de obtener un beneficio real de incluso pequeñas cosas simples de la vida cotidiana. Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

Los extraños efectos de la cachetada de un jubilado vasco…

“La hostia se oyó en cuatro términos municipales de Bilbao”, asegura el jefe de la Policía Local de Barakaldo, población donde transcurrieron los hechos, y provocó una grieta de diecisiete metros lineales en el frontón municipal. “Creíamos que se había desplomado la cubierta del polideportivo”, asegura uno de los vecinos. “La mitad de las vacas del pueblo se han quedado sordas”, puntualiza otro vecino de una pequeña localidad situada a ocho kilómetros de Barakaldo. Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

No es la apología, estúpida…. o la apología es estúpida…

Esta mañana me acordé que en algún lugar de mi computadora estaba ‘Psicología Humana’ de Castellani. Me dije ese sí que es un libro digno de estar en este sitio. Pero ya está online puesto por mi archienemigo Scrib, una especie de chantajista del material libre que anda por la red. Pero dejemos eso de lado, en realidad lo que me hizo calentar un poco primero y después subido a la inercia de la calentura me dictó estas líneas fue una frase que encontré en el prólogo: “lo que en Psicología no es tan antiguo como el mundo es falso”, Leer el resto de esta entrada »

2 comentarios

La casa y los cimientos. Psicología, Fe e Iglesia….

¿Es eso una casa?

¿Podría usted vivir allí?

¿Puede existir una casa sin cimientos?

Una casa no se construye para ‘disfrutar de los cimientos’, una casa tiene propósitos muchísimo más altos que meramente estar firmemente fundada sobre la tierra. Tiene el propósito de cobijar a una persona, hacerla feliz, constituir su lugar de pertenencia físico en el mundo, darle espacios suyos, etc. La psicología no agota ni plenifica los propósitos más profundos de la persona, es apenas un cimiento que sirve para que la persona disfrute libremente de otras riquezas que la sobrepasan cualitativamente. Leer el resto de esta entrada »

Deja un comentario

La orfandad de la palabra…

Sobre la ambigüedad del lenguaje y el vaciamiento de realidad del contenido de las palabras, aun en teologías con intenciones ‘angélicas’:

Eso sucede cuando se prostituyen las palabras, se las desnaturaliza, y se les hace decir cosas que están muy lejos del objeto al que primigeniamente la intencionalidad de la palabra hace referencia. Kant lo comparaba a una paloma que vuela en el vacío sin aire para que le provoque resistencia a sus alas termina no pudiendo volar… La palabra sin la resistencia, la cercanía y la fuerza de gravedad del objeto de su intencionalidad aletea en el vacío… mera creación del sujeto… Una especie de arcilloso y maleable wishfull thinking que justifica exactamente lo que se nos da la gana pensar… (voluntarismo le llaman algunos…). Ni de cerca es propiedad exclusiva del progresismo, oggi lo vediamo dappertutto… En el progresismo se reviste de un macaneo grosero… en el conservadurismo se vuelve camaleónicamente más sutil, es sistema reforzante de un relato de sí mismo, instrumento de iconolatría de grupo y de bálsamo reforzante de la pertenencia que en el fondo proclama un “somos mejores que los demás”, que puede hasta ser verdadero en el contexto de una observación de segundo orden (y dentro de ciertos límites), pero cuando se vuelve afirmación de primer orden se torna la petición de principio más antigua de toda la creación, esa misma petición de principio inmediatamente anterior y fundamento del ‘non serviam’. Lo que es auténticamente mejor no se relata a sí mismo ‘in actu signato’, simplemente lo es ‘in actu exercito’.

1 comentario

El niño, o el simple, no atrapa las cosas: las observa y las deja ser….

Nino-mirando-una-rana
Lo que yo quería decir, pero mejor dicho por Diego:
Está de moda hablar del campo. De la crisis del campo. Hagámoslo entonces.
Eso sí: será de otra crisis y de otro campo. El que se despliega, espacioso como nuestras pampas, en las propias entrañas. La Escritura entera gusta llamar a nuestros hondones con esta simplísima expresión: campo; campo abierto.
Al punto que el Verbo se hizo Carne casi a los solos efectos de “acampar” entre nosotros. ¡Que exulte el campo y griten de gozo sus árboles!, arenga el salmista desde la sombra y figura. Leer el resto de esta entrada »

1 comentario

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.302 seguidores