El “juego de la obediencia”. …y ¡“huyamos hacia la derecha”!

Así decía  Melquíades cuando las cosas se ponían de tal manera que no había otro recurso sensato al que echar mano…

Yo no sé, a estas alturas, si conviene huir hacia la derecha o hacia la izquierda… ¡o hacia dónde…! Pero de que conviene HUIR, no me cabe ninguna duda…

Máxime cuando uno es jovencito, o no tan jovencito pero muy ingenuo, como en el caso de la muchachita de los post anteriores que, además de haber pasado por las cosas detalladas en ellos (completamente objetivas, tal como sucedieron), fue sometida al jueguito que voy a describir.

Pero antes de continuar, en honor a la verdad, tengo que decir que cuando me refiero a “la muchachita”, en realidad me estoy refiriendo a tres. Porque fueron tres las jóvenes que buscaron consejo en un sacerdote “del palo” (porque las chicas también lo eran), esperando una orientación clara y veraz, y a conciencia, porque ellas, con todo su entusiasmo por concretar una vocación, no estaban jugando…

Curiosa la coincidencia que acabo de ver: eran tres, pero hablamos de una, en singular, como le sucedió a Abrahám en la encina de Mambré. Así que aprovecho esta coincidencia y me encomiendo al Santo Patriarca, para que me ayude a decir lo que, en conciencia, veo que hay que decir, que es bien serio.

Volviendo al punto, sigo con el relato.

Viene, un día, la más ingenua de todas y me dice entre risas y un poco de extrañeza:

-         ¿Sabe que ayer estuve con Fulanita y Menganita y las monjas nos hicieron, a las tres, el “juego de la obediencia”…? -

-         (Atónita, pero disimulando)… ¿Y cómo era eso, querida? –

-         Mire: nos hacían pasar, de a una por vez, a una habitación en donde estaba la Superiora. Cuando una entraba, tenía que sentarse frente a ella (ella también estaba sentada frente a mí, en este caso). Me pusieron un plato en la falda, pero yo no tenía que mirar absolutamente nada del plato ni de lo que había adentro, sólo mirar fijamente a la Superiora y repetir, en espejo, los gestos que ella hacía. Por ej.: se tocaba la frente con el dedo y yo debía hacer lo mismo, tocaba con su dedo su plato y se lo pasaba por la nariz, y yo debía hacer lo mismo con el mío y tocarme la nariz, etc. Fue una risa, porque como yo le hice caso y no miré lo que había en el plato, ¡quedé toda pintada porque había ceniza! Después nos matábamos de la risa… -

-         ¿Y las otras dos, qué hicieron? –

-         No, a ellas no les pasó nada porque se dieron cuenta en seguida, así que todas nos reíamos de cómo quedé yo… -

-         (Tratando de hacerla pensar) ¿Vista, m’hijita? Esto te tiene que enseñar a que, si vos das a un  ser humano (por santito que parezca) la obediencia y confianza “ciega” que sólo se debe a Dios… ¡terminás estropeada! –

Por curiosidad, porque la verdad que estaba decepcionada del cura, le pregunté si había referido este “jueguito” a su asesor, y qué le había dicho. – Sí, le conté, pero lo único que me dijo fue: “Nunca escuché eso…” -  (Aclaro yo que ese tipo de respuesta suelen darla algunos cuando no quieren decir directamente que algo está mal. Dejan caer medias frases, sugieren algo o lo dejan flotando en el aire: si uno lo capta, bien. Y si no, paciencia y que Dios te ayude…).

Vean Uds. si, con la ingenuidad de esta joven, podía procederse de esta manera, con una frase tan escueta y volátil.

Inmediatamente traté de explicarle con la mayor claridad posible qué tipo de técnica les estaban aplicando a las tres para ver el grado de docilidad, confianza, etc., que pueden mostrar hacia un superior, y cómo probablemente las tratarían después.

Y, efectivamente así fue: las vejaciones relatadas en los post anteriores fueron dirigidas hacia una de las que tiene, todavía, un resto de sentido común…

Intenté de todos modos decirle que se apartara de ese instituto, que les avisara a las otras dos para que no fueran más: podían mirar otras cosas, caramba. Pero claro, estaba de por medio “EL RITO” dámaso-gregoriano, y la explosión entusiasta del “Summorum” todavía en su apogeo…

Y el asesor ensotanado, en la estratósfera: por más que fui a verlo, detallándole punto por punto las cosas, y recordándole que yo no hablaba porque sí, no acababa de tomar conciencia de que con la edad cronológica de las jóvenes (y la falta de formación y madurez lógicas) era imposible esperar que supieran “evaluar la situación” y que no acabaran encerradas y adormecidas dentro de ese instituto.

Alguno de Uds. que lee esto, quizá me pregunte: “Está mal esto, Ud. tiene razón, pero ¿por qué se asusta tanto?” Primero, porque como dije en los otros posts, es tremendo el daño que estas cosas causan en la persona, uno queda, literalmente, atontado.

Y, segundo, y aquí va lo grave que tengo que añadir en esta entrada, ese quedar “atontado” es utilizado por esos institutos para conducir ciegamente a los miembros hacia fines de POLÍTICA INTRAECLESIAL. Concretamente: sé (y lo puedo firmar) que estos institutos están marchando hacia una superestructura que los aglutine, en aras de una supuesta “Restauración”… (de ésas que hemos escuchado muchas veces los sub-sesenta). ¿Y está mal? ES UN ENGAÑO.

Es un engaño, así como está, por dos motivos: el primero, porque NO SE PUEDEN UTILIZAR MEDIOS ANTIEVANGÉLICOS para lograr ninguna “restauración”. “El que no tiene el espíritu de Cristo, es del Anticristo”, así de fácil.

Y en segundo lugar, no habrá ahora “restauración”, sino “liquidación” de lo que queda… El único que va a “restaurar” las cosas, es el Señor en su Parusía, ninguno más…

Pero ya me voy hacia esjatologías que no van con la temática del blog, así que lo dejo ahí. Baste lo dicho para comprender que, si alguien quiere “invitar a otros” a restaurar algo, debe hacerlo desde la Verdad, con claridad y no con obscuridades envolventes, nunca sometiendo y destruyendo la inteligencia y el juicio recto de los pobres que se ven envueltos en planes que, a lo mejor si supieran de qué se trata, no querrían hacerlo.

No hay derecho a decidir por otros y obnubilarlos para que “hagan número porque necesitamos gente”… Quienes hacen así nos son de Dios, sino del Otro…

Última cosa: nada extraordinario hay que esperar a que suceda para que estas jovencitas no viajen a Italia y se queden atrapadas, sin poder volverse. No se puede decir: “Recemos, el Señor dirá, están en sus Manos”, con tanto desparpajo… ¿O Él no nos dio inteligencia, manos, pies, boca para hablar…?

Si el ensotanado que se equivocó tan fiero tuviera un poquito de humildad y responsabilidad, de amor por las almas, de paternidad, ¿es mucho pedir?, debería ir a verlas, disculparse y tomarlas bajo su cuidado (y esta vez de verdad), y no abandonarlas en esa organización, porque ellas no alcanzan a ver…

Los que son padres de familia, seguramente, entenderán lo que digo.

Gracias, don Psique, por el espacio.

Cessy Gladstone

PD. Por si hay alguna duda sobre el tema de la obediencia leer este excelente artículo de Castellani

About these ads
  1. #1 por psiqueyeros el 4 mayo, 2012 - 6:57 PM

    Me hace acordar a cuando estaba en el seminario y un seminarista (el Turco) me comentó como una genialidad del discernimiento algo que le dijo su superior (el Gurka) sic: “¿Qué me puede pasar si cometo un pecado mortal en bien del Instituto?”. Mutatis mutandis absolutismo estalinista espiritual del bien común…
    Como decía el Gordo más feliz del mundo:
    Hay un pecado: decir que es gris una hoja verde
    Y se estremece el sol ante el ultraje;

  2. #2 por Domus Aurea el 5 mayo, 2012 - 3:46 PM

    ¿Saben qué es lo más patético de todo esto? El haber tenido que abundar en datos y ejemplos, cuando los más “gordos” fueron conocidos por las chicas ANTES de ingresar como postulantes, como en el caso de aquélla monja a la que hicieron subir a una mesa y cantar entre burlas antes de promoverla como Superiora, o éste del jueguito de la obediencia… Y luego, la barbaridad de hacerle vender sus bienes a la muchacha de 41 años para aceptarla en el postulantado (ver “Crónica de otro Fraude anunciado I “, en este mismo blog).

    Bastaban solamente esas cosas para hablar con ellas y apartarlas de ahí, antes de que siguieran seduciéndolas con “El Rito” y una versión falseada de la “vida religiosa tradicional”…

    Son los adultos los que deben abrir los ojos y ayudar a pensar a los jovencitos, y mostrarles claramente lo que está mal: no pueden hacerlo solos, no tienen con qué…

    ¿Es tan difícil entender estas cosas?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • ¡El cedro no tolera la maceta!

    Hölderlin


  • Seguime en Twitter
  • Se multiplicaron unos pequeños grupúsculoss restauracionistas; yo los llamo fundamentalistas. Como usted dijo, en este cúmulo de incertezas les dicen a los jóvenes: “Hacé asi y asá”. Entonces un pibe o una chica de diecisiete o dieciocho años se entusiasman, le meten para adelante en directivas de rigidez y, en verdad, les hipotecan la vida y a los treinta explotan. Porque no los prepararon para superar las mil y una crisis de la vida, incluso los mil y uno fallos que uno tiene, las mil y una injusticias que uno comete. No tienen elementos para conocer o entender lo que es la misericordia de Dios, por ejemplo. Ese tipo de religiosidad, bien rígida, se disfraza con doctrinas que pretenden dar justificaciones, pero en realidad privan de la libertad y no dejan crecer a la gente. En gran parte terminan en la doble vida.

    Cardenal Bergoglio (ahora Francisco)


  • Lo que eres habla tan fuerte, que no se te escucha lo que dices.

    R.W. Emerson


  • No es la presencia o ausencia de angustia, su calidad o incluso su cantidad lo que permite predecir la enfermedad o el equilibrio psíquico ulterior. Lo único significativo al respecto es la capacidad del Yo para dominar la angustia

    Ana Freud


  • Toda estructura narcisista necesita de alguien a quien frustrar.

    Berenstein


  • Los hombres inteligentes quieren aprender; los demás, enseñar.

    Antón Chéjov


  • Yo no soy un cristiano: Uds. tampoco. Pero yo sé lo que es el ser cristiano y Uds. no. Yo sé que no soy cristiano; Uds. no lo saben y se creen cristianos; y enseñan un cristianismo mitológico.

    S. Kierkegaard


  • Y del mismo modo que de cien cabezas huecas no se hace un sabio, de cien cobardes no surge nunca una decisión heroica.

    Adolf Hitler


  • Conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas, otra alma humana

    Carl G. Jung


  • Mira, no tengo tiempo para tales estudios (una leyenda local griega, cada uno puede remplazarla con algo de su interés objetivo....). Te diré por qué.... Antes debo conocerme a mí mismo, como dice la inscripción de Defos, y veo claramente el ridículo que significaría que yo, que aún carezco de ese conocimiento, me entregara a examinar cosas ajenas a él.

    Sócrates


  • Prefiero morir como un puma que vivir como una gallina.

    Cacique Huazihul


  • si te dibujo sin rostro es por que amo tu interior

    Miguel Mateos


  • Sometimes there's so much beauty in the worId. I feeI Iike I can't take it... and my heart... is just going to... cave in.

    American Beauty


  • Lo que hayas heredado de tus padres, adquiérelo, para poseerlo.

    Goethe


  • Cuando señales al cielo muchos estúpidos mirarán la punta de tu dedo

    Confusio


  • Judas no nos escandaliza. Pero imaginemos que a Judas lo hubieran encubierto los Apóstoles, disimulando sus afanos o la traición, o justificandola con el argumento de que "Dios escribe derecho con líneas torcidas": eso sería escandaloso.

    Ludovicus


  • La clase de filosofía que se elige, depende por tanto de la clase de hombre que se es: pues un sistema filosófico no es un mobiliario muerto que se puede rechazar o aceptar a nuestro antojo, sino que está vivificado por el alma del hombre que lo tiene.

    Johann Gottlieb Fichte


  • Stay hungry, stay foolish.

    Steve Jobs


  • Se puede adorar al verdadero Dios como si fuera un ídolo, y a un ídolo como si fuera el verdadero Dios.

    Sören A. Kierkegaard


  • Cuando se comienza a tener la costumbre de atender a los asuntos, se desprecian todas las teorías, empleándolas, como los geómetras, no para marchar en línea recta, sino para continuar en la misma dirección.

    Napoleón Bonaparte


  • Soy hombre, nada de lo humano me será ajeno

    Terencio


  • No puedo tolerar a las personas honradas a las que uno no puede acercarse sin miedo.

    Dostoievski


  • sólo me encuentro cuando de mí huyo

    Fernando Pessoa


  • Every man dies, not every man really lives

    William Wallace


  • Únicamente debe elegirse el atajo cuando estamos seguros de alcanzar íntegramente la meta [un hombre pleno] que buscamos en ese atajo. Y esta meta [el hombre pleno] no se podría alcanzar si al hombre no se le permitiese pecar [el atajo hacia el hombre pleno: coartar la libertad].

    Tomás de Aquino


  • He sufrido mucho en mi vida por causa de sacerdotes estúpidos, cansados, obnubilados y aun malvados; pero ahora sé lo bastante de mí como para ser consciente de que no debo abandonar la Iglesia (que para mí significaría abandonar la alianza con Nuestro Señor) por ninguno de estos motivos: debería abandonarla porque no creo...

    J.R.R. Tolkien


  • Ora posso amare, ora; Ora posso correre e giocare; Ora volo sopra le parole; Sopra tutte le persone; Sopra quella convinzione; Di avere la verita'..

    Giuseppe Povia


  • La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más.

    Sören A. Kierkegaard


  • El que no dice la verdad se hace cómplice de los mentirosos y falsificadores.

    Charles Péguy


  • Pertenezco, sin embargo, a esa especie de hombres que están siempre al margen de aquello a lo que pertenecen, no ven sólo la multitud de la que son, sino también los grandes espacios que hay al lado.

    Fernando Pessoa


  • I am the master of my fate: I am the captain of my soul.

    William Ernest Henley


  • Los discípulos de un maestro sufren mucho más que el mártir.

    Nietzsche


  • Las convicciones son más peligrosos enemigos de la verdad que las mentiras.

    Nietzsche


  • Toda verdad, quienquiera que la diga, proviene del Espíritu Santo.

    San Ambrosio


  • el hombre sano, el hombre pleno y el santo tienen algo en común: ser iconoclastas de sí mismos

    Plagium Ludovicus


  • Sólo hay un vicio, un vicio: vivir de té beodo / y no tocar el vino por no soltar verdades. / Sólo una cosa hay necesaria: TODO. / El resto es vanidad de vanidades.

    G. K. Chesterton


  • Si la Iglesia no practica la honradez, está perdida; Si la Iglesia atropella la persona humana, está perdida; Si la Iglesia suplanta con la Ley, la norma, la rutina, la juridicidad y la "política"... a la Justicia y a la Caridad, está lista.

    Leonardo Castellani


  • ¡Qué tu felicidad no se rinda!

    Chicho (el peque)


  • Si tuviera que predicar un solo sermón, sería contra el orgullo.

    G. K. Chesterton


  • la humildad es el fundamento y la conservación en su ser de todas las demás virtudes

    Tomás de Aquino


  • Dame, Señor, el sentido del humor, para que pueda obtener algo de felicidad en esta vida y compartirla con los demás.

    Tomás Moro


  • con el número Dos nace la pena

    Leopoldo Marechal


  • El ser humano es raro. La certeza empacha, la duda genera anorexia. Sólo la verdad alimenta.

    Ludovicus


  • Web Analytics Clicky
  • RSS .

  • RSS .

  • RSS +

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.158 seguidores

%d personas les gusta esto: